Dancer in the Dark, de Lars Von Trier

Sufrimiento. Agonía. Desesperación. Tristeza. Impotencia. Esos sentimientos despierta “Dancer in the Dark”, película que cerraba la llamada Trilogía “Corazón Dorado” del director Lars Von Trier, iniciada por “Rompiendo las Olas” y seguida por “Los Idiotas”.

“Dancer in the Dark” es el drama elevado a su máxima potencia. Como es habitual en el cine del director danés tenemos a una protagonista, Selma, inmigrante checa que trabaja sin descanso en una fábrica de Estados Unidos para reunir una gran suma de dinero que consiga pagar a su hijo una operación. Selma padece una enfermedad hereditaria por la que va quedándose ciega poco a poco, y sabe que su hijo Jim también la padece y se quedará ciego si no lo opera antes de que sea demasiado tarde.
La crueldad del mundo se pone de manifiesto anulando por completo la pura bondad de nuestra protagonista, indefensa ante la manada de lobos que la acechan y acorralan parar convertirse en sus verdugos.
No se puede ser buena, no en un mundo hostil donde palabras como fidelidad, confianza, amistad, carecen de completo sentido.

Esta película duele. Mucho. Von Trier es experto en darnos puñetazos en el estomago con sus historias, pero aquí lo hace de una forma más cruel al jugar con el género más alegre del Cine, el musical.
Nuestra protagonista, con la que conseguimos tener empatía para más inri debido a su inocencia y fragilidad, es una amante de los musicales. Su sueño es participar en el montaje que se está preparando sobre “Sonrisas y Lágrimas”, pero su enfermedad, que ya ha alcanzado el mayor grado, se lo impide. Aún así, Selma vive su propio musical en su mente, pues su ceguera no le impide crear fantasías que la hagan imaginar a las personas que la rodean cantando y bailando junto a ella, componiendo una elaborada y hermosa coreografía, alejada de la gris realidad. El musical es su válvula de escape, al que recurre cada vez que tiene ocasión para sentirse segura, en especial en los momentos tensos, a través de un sonido que llegue hasta ella, pues, como dice, “En los musicales nunca pasa nada malo”.

Von Trier hace su particular homenaje al musical, abriendo el film con una obertura a ritmo de “The next to last song” acompañada por pinturas del pintor expresionista Per Kirkeby e iniciando la historia con una canción de “Sonrisas y Lágrimas”. Además cuenta entre el reparto con el actor Joel Grey, el inolvidable maestro de ceremonias de “Cabaret”.

El director rueda la trama dramática a su estilo, cámara en mano como si de un documental se tratase, consiguiendo naturalidad en los actores. Pero eso cambia en los tramos musicales, donde la cámara se muestra más estática, el color se incrementa y los personajes muestran su cara más amable. Desgraciadamente todo es sueño, el tramo alegre cubre la crueldad del relato, como el momento en que Selma es apresada, ensayando una escena de la obra. Ahora, donde el director nos deja completamente destrozados es en el final. La protagonista dice que de pequeña se salía del cine en la penúltima canción de las películas musicales que veía, así no acababan nunca. Pues bien, a mí me hubiera gustado salirme en la penúltima canción de éste musical dogma, porque la canción final augura de todo menos algo bueno. Ver a la pobre Selma cantando sabiendo cuál va a ser su destino es escalofriante, y llega a ser infinitamente cruel cuando dicha canción es interrumpida de golpe, dejándonos el corazón engarrotado.

Lars Von Trier escribe el guión de la cinta, siendo la primera que ambientaría en Estados Unidos. Al tener lugar a mediados de los 60 se hace alusión al miedo general que existía en USA por el comunismo, poniendo a Selma como diana a la que atacar.

Comprendo las opiniones que tienen algunas personas sobre la película, a la cual tachan de manipuladora emocional. Uno de los objetivos del cine es hacer sentir, y si eso se consigue bienvenido sea, siempre y cuando se haga bien. Von Trier tiene su particular estilo, nos presenta a sus protagonistas, que en el caso de la Trilogía que cerraba la película presente siempre eran mujeres con alto grado de inocencia y bondad, para en el tramo final darnos un mazazo que nos deje destrozados. Creo que hay exponentes más claros sobre la manipulación emocional o el cine tremendista, como algunas posteriores del propio director (su última “Antichristo” por ejemplo), y que “Dancer in the Dark” entra dentro de esos grandes dramas bien construidos que consiguen llegarte al corazón.

Uno de los grandes logros del film es la elección de la protagonista. Todo empezó por la creación de la Banda Sonora. El director contrató a Björk para que escribiera la música de la cinta y cuando la artista le mostró lo que había compuesto, cantándole algunas canciones para la misma, Von Trier le propuso interpretar a Selma. La cantante lo pasó mal durante el rodaje, jurando que no volvería a participar en ningún otro film (aunque luego participó brevemente en una película dirigida por su marido), pero su trabajo en “Dancer in the Dark” es merecedor de todos los elogios, consiguiendo uno de los personajes femeninos más inolvidables de la Historia del Cine. Ingenua, bondadosa, soñadora, Selma es la personificación de lo mejor del ser humano, y Björk consigue transmitírnoslo en todo momento, sin posibilidad de ver en el personaje a la controvertida artista. Björk se convierte en Selma en cuerpo y alma, pero lo mejor de todo es que se convierte en el alma de la película.
Acompañan a la cantante Catherine Deneuve como Kathy, la mejor amiga de Selma, su protectora, la única que sabe sobre su enfermedad y la ayuda en la fábrica en que trabajan a desempeñar su trabajo. Peter Stormare es Jeff, el pretendiente de Selma, tan inocente como ella. David Morse es Bill, policía y propietario del remolque en que vive Selma con su hijo, y que demuestra no ser tan buena persona como aparenta. Joel Grey es Oldrich Novy, el artista que Selma tiene idolatrado. Udo Kier es el médico al que recurre Selma para que opere al pequeño Jim. El actor fetiche de Von Trier, Stellan Skarsgard, no pudo participar en el papel que se le asignó en principio, pero colaboró dando vida brevemente al médico que revisa la vista a Selma.

Las canciones compuestas por Björk son una maravilla, engrandecidas por la puesta en escena del director. Inolvidable el “I´ve seen it all” cantado en el tren.

La película recibió aplausos y vapuleos, ganando más los primeros. En Cannes ganó la Plama de Oro y el Premio a Mejor Actriz para Björk. En los Oscars la película no tuvo más repercusión que la nominación a Mejor Canción, cuando Björk merecía estar nominada con todo derecho.

“Dancer in the Dark” es el drama en su máxima expresión. Tengan kleenex al lado cuando la vean. La mejor cinta de su director junto con “Rompiendo las Olas”.

Lo Mejor: Es de esas películas que no olvidas. Björk.

Lo Peor: Rozar el cine tremendista.

About these ads

2 comentarios to “Dancer in the Dark, de Lars Von Trier”

  1. Alejandro Colera Says:

    Brutal, dramática, artística. El mejor musical que se haya hecho nunca, y sin duda, la obra maestra de Von Trier. Es dificil olvidarse de quien es la protagonista, pero el MAESTRO, lo consigue a los dos minutos escasos. El mérito no es sólo de él. Björk compone una de las mejores bandas sonoras de la historia del cine, y la canción que más me ha emocionado en mi vida, I´ve seen at all, que luego mejoró aún más, con el cantante de Radiohead.

    De mi ton ten. Si no la has “visto”, te falta algo….

  2. Ramón Says:

    Ya echaba de menos un comentario tuyo aquí Alejandro, con la de veces que has sacado la peli de Von Trier en nuestras conversaciones, jeje.

    Saludos ;)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 35 seguidores

%d personas les gusta esto: