Alien: Covenant, de Ridley Scott

Cuando Ridley Scott regresó al Universo Alien con “Prometheus” provocó una sensación general de decepción. Si bien soy defensor de la cinta creo que su fallo a la hora de contar una historia dónde las preguntas lanzadas carecieran de respuesta le hicieron mucho daño. Eso no impidió que la película fuese considerada un éxito y que se realizara una continuación que tardó cinco años en llegar, esta vez, si, con el nombre Alien en su título.

La nave colonizadora Covenant se dirige al Planeta Origae 6. En su viaje sufrirán una tormenta eléctrica que hará despertar del criosueño a la tripulación y perder a varios de sus miembros, además de recibir una señal en un Planeta cercano al que deciden acercarse para investigar.
Sigue leyendo

Anuncios

Capitana Marvel (Captain Marvel), de Anna Boden y Ryan Fleck

Vers es una soldado Kree que en su persecución contra la raza Skrull acaba en la Tierra, dónde descubrirá su verdadero origen y deberá aceptar su destino.

Con “Capitana Marvel” la Casa de las Ideas estrena su primer film protagonizado por una heroína. Si bien llega con retraso (DC dio en la diana con “Wonder Woman”), el resultado no es para nada desdeñable, volviendo a ofrecer una buena ración de aventuras con dosis de diversión cuya mayor pega es la de seguir a rajatabla cualquier historia de orígenes narrada con anterioridad.
Sigue leyendo

Ellas dan el Golpe (A League of Their Own), de Penny Marshall

Desde que la cazase en televisión por primera vez, hace ya más de un cuarto de Siglo (nos hacemos mayores), “Ellas dan el Golpe” ha formado parte de mi colección de películas amables imprescindibles. No es raro que pasen un par de años y me anime a volver a verla. Y es que la película contiene el sello de su directora, Penny Marshall, quien supo sacar de nuevo todo el jugo a un reparto de primera para narrar una historia deportiva que habla sobre prejuicios y superación personal.
Sigue leyendo

Fanático (The Fan), de Tony Scott

No son pocas las ocasiones en que el cine norteamericano ha puesto su mirada en un deporte tan puramente americano como el Beisbol (“El Mejor”, “Los Búfalos de Durham”, “Ellas dan el golpe”, “Campo de Sueños”, “Moneyball”) centrándose la mayoría de las veces (como casi el total de películas deportivas) en el equipo. La figura del fan deportivo, por otra parte, ha sido mostrada casi siempre como figura secundaria en ese tipo de producciones (a mi memoria viene como excepción la adaptación de la novela de Nick Hornby “Fever Pitch”). Si bien es cierto que en muchos títulos los personajes sentían euforia por cualquier equipo, ésta no era la rama central del film, sino una de las características del personaje. En 1996 el director Tony Scott se centró al 100% en un personaje con dicha pasión con resultados irregulares.

Gil Renard es una gran aficionado al Beisbol, y en especial a los San Francisco Giants, quienes han fichado para la nueva temporada a la figura número 1 del momento, Bobby Reiburd. Cuando comienza la temporada el nuevo jugador pasa una mala racha, y Renard se sentirá en la obligación de ayudarlo.
Sigue leyendo

Moneyball, de Bennet Miller

Mi conocimiento sobre cualquier deporte es limitado, pero siempre recordaré que en mi viaje a Estados Unidos asistí a un partido de Beisbol que tenía a los Red Sox como anfitriones y ganadores del encuentro. Un encuentro de Beisbol para el no iniciado es sorprendente, ya que se llena más tiempo con los cambios y los descansos que con el juego en sí, logrando que la duración de un encuentro pueda alcanzar largas horas (en mi caso, creo recordar, fueron alrededor de tres). Claro que lo que importa no es sólo el partido, sino el ambiente familiar y de buen rollo que se palpa. El Beisbol es un deporte para pasarlo bien, ir con los amigos y familia y empacharte de perritos calientes a lo largo del encuentro. Un deporte, se puede decir, sin riesgos (salvo la posibilidad de que te dé una bola en la cabeza de un batazo).
El cine ha puesto su mirada no pocas veces en el deporte del bate, regalando títulos fundamentales dentro del calificado cine deportivo (“Los Bufalos de Durham”, “El Mejor”, “The Babe”), y acercándose al mismo de manera interesante y arriesgada, como en la presente película estrenada en 2011 escrita por Aaron Sorkin y Steve Zaillian que llevó a cabo el director de “Capote”.

2001. Los Athlethics de Oakland acaban de perder el último encuentro que les permitía acceder a los Play Offs de las series nacionales. Billy Beane, el manager, intentará reparar el asunto de cara a la próxima temporada con la ayuda del economista Peter Brand ideando una nueva manera de crear un equipo competitivo con el poco presupuesto que tienen.
Sigue leyendo

Bailando con Lobos (Dances with Wolves), de Kevin Costner

Es habitual que muchos interpretes decidan pegar el salto tras la cámara para dar rienda suelta a su vena creativa mostrando sus dotes a la hora de narrar una historia. En 1990 el mundo fue testigo del debut en la dirección del actor Kevin Costner, quien elegiría para la ocasión un género por entonces abandonado, el western.

Durante la Guerra de Secesión el Teniente John Dunbar es premiado con elegir su próximo puesto gracias a haber sido decisivo en un combate contra el bando rival. El sueño del Teniente es ver la frontera india antes que ésta desaparezca con la invasión de los colonos.
Sigue leyendo

Soldado Azul (Soldier Blue), de Ralph Nelson

Si el Cine ha sido importante en mi vida es gracias a mi padre, quien desde pequeño me descubrió películas que se acabarían convirtiendo en imprescindibles para mi. Por supuesto, con el paso de los años, nuestros gustos han ido distanciándose, pero eso no ha impedido que sigamos disfrutando juntos de películas y que me siga descubriendo films que tuvieron repercusión en su juventud. Así, hace unos meses vimos juntos “Soldado Azul”.

Un pagador y su escolta son asaltados por un grupo de indios quedando vivos un soldado novato y una mujer a la que custodiaban para que se reuniera con su prometido en el Fuerte. Juntos trataran de alcanzar su destino cruzando territorio hostil.
Sigue leyendo

Tiempos de Gloria (Glory), de Edward Zwick

La Guerra de Secesión Americana ha funcionado como telón de muchas películas míticas (“Lo que el Viento se Llevó”, “El Bueno, el Feo y el Malo”), claro que a la hora de tratar el conflicto centrándose en los campos de batalla pocas películas logran captar mi interés. Casi se podría decir que la película bélica por excelencia que trata dicho periodo es “Gettysburg”, pero a nivel personal mi favorita siempre ha sido la cinta que dirigiese Edward Zwick en 1989.

En 1862 los Estados que luchan por la Union deciden formar regimientos con personas de raza negra. Para instruir a una de estas compañías el estado de Massachussets confía en el recién nombrado Coronel Robert Gould Shaw, recién recuperado de una cruenta batalla.
Sigue leyendo

A Propósito de Llewyn Davis (Inside Llewyn Davis), de Joel & Ethan Coen

Un micrófono sirve para que la voz de quien vaya a usarlo se proyecte y alcance a la persona que más lejos se encuentre del escenario. Su presencia es habitual en mitines o reuniones, pero su habitat natural es un escenario, dónde puede ser utilizado por artistas, especialmente cantantes y músicos. La imagen de un micrófono a solas sobre un escenario siempre me ha resultado triste, como un animal abandonado bajo la lluvia en busca de quien le dé cobijo. Puede que no venga a cuento con la película que estoy a punto de hablar y me haya ido por las ramas, pero que una película comience mostrando en primerísimo primer plano un micrófono a solas, aguardando la voz de un cantante, me transmite tristeza. El plano dura ínfimos segundos, pero con él los geniales Coen han transmitido la atmósfera y descrito al protagonista de su película.

Llewyn Davis es un músico que busca despuntar en la escena folk de Nueva York a principios de los 60.

Sigue leyendo