X-Men: Fénix Oscura (Dark Phoenix), de Simon Kinberg

Gracias a “Días del Futuro Pasado” la línea cronólogica de la Saga X-Men fue modificada, eliminando con su epílogo la olvidable tercera entrega que dirigiese Brett Ratner en 2006. Con esto, el guionista Simon Kinberg y el director Bryan Singer decidieron sentar las bases para recuperar la historia de Fénix Oscura en “Apocalipsis”, ofreciendo ya en ella detalles sobre los problemas de Jean Grey para con sus poderes, desencadenándolos al final. Kinberg reconoció que nunca estuvo satisfechó con cómo se adaptó la historia en “La Decisión Final” y pensaba reelaborarla siendo más fiel a la obra original de John Byrne y Chris Claremont. El primer problema ante el que se encontró la producción fue la baja de Singer, quien rechazó el volver a hacerse cargo de un nueva entrega tras la tibia recepción de “Apocalipsis”. Para sustituirlo se ofreció Kinberg, siendo elegido. El segundo fue el contrato del reparto, ya expirado, aunque Kinberg (y la FOX) logró convencerlo para que siguiesen en sus roles. La producción que se llevó a cabo en verano de 2017 con vistas a estrenarse en 2018 sufrió varios retrasos que obligaron a cambiar la fecha de estrena hasta Junio de 2019, cuando el panorama dentro de FOX ha cambiado drásticamente. Y es que, sin imaginarlo, lo que iba a ser el inicio de una nueva Trilogía en la mente de Kinberg ha resultado ser el fin de ciclo de los mutantes tras la compra de FOX por parte de la Disney. Y es que el futuro de los mutantes se encontrará bajo el amparo de su casa madre, MARVEL Studios. Aunque para ver una nueva película de Xavier y sus alumnos creo que deberemos esperar varios años.

Llevando a cabo una misión de rescate en el espacio, Jean Grey sufre el ataque de una masa espacial que despierta en su interior un poder inimaginable poniendo en peligro a todos aquellos que la rodean.
Sigue leyendo

Anuncios

X-Men: Apocalipsis (X-Men: Apocalypse), de Bryan Singer

Antes incluso de que “Días del Futuro Pasado” llegase a las pantallas se anunció la que sería la siguiente aventura mutante, “Apocalipsis”. El director Bryan Singer volvió a capitanear al reparto de “Primera Generación” en la que se prometía como el enfrentamiento definitivo al tener como rival a uno de los villanos más poderosos del equipo.

La Tierra se ve amenazada ante la presencia de En Sabah Nur, también conocido como Apocalipsis. Charles Xavier tratará de detenerlo con la ayuda de sus jóvenes estudiantes.
Sigue leyendo

X-Men: Días del Futuro Pasado (X-Men: Days of Future Past), de Bryan Singer

Inmersos como nos encontramos en una voragine cinematográfica plagada de adaptaciones de comics que revientan taquillas, donde se celebra la reunión de diferentes personajes en la gran pantalla, es justo volver a recordar que todo empezó gracias a los mutantes. Era el año 2000 y, tras el éxito de “Blade”, Fox decidió dar un paso adelante produciendo la primera gran película Marvel, “X-Men”. Aquel film, de duración tan ajustada como su presupuesto, hacía cobrar vida a personajes míticos dentro del imaginario marvelita, con Lobezno como principal estrella. Como se esperaba, el film fue todo un éxito que, además de servir como inicio a la Saga, facilitaría la luz verde de otros proyectos cinematográficos con personajes de la Casa de las Ideas. No lo olvidemos. La primera mitad de los 2000 estuvo protagonizada por el Spider-Man de Raimi, el Hulk de Ang Lee, el Daredevil con el rostro de Affleck o la, infantil e inofensiva, familia Fantástica. Proyectos mejores (pocos) o peores (la mayoría), pero fueron los encargados de dar el primer paso en que el cine se tomase en serio a los superhéroes de MARVEL en el cine. Luego llegó Iron Man y cambiaron las normas. Pero, repito, toda la maquinaria empezó con los mutantes, y por ello creo que sus películas merecen una muestra de respeto aún a pesar de su descenso de calidad.

Sigue leyendo

Toy Story 4, de Josh Cooley

“Toy Story” significó un antes y un después en el cine de animación hace nada más y nada menos que veinticuatro años. Fue el primer largometraje animado realizado por completo mediante ordenador. Cuatro años después de su estreno llegaría una secuela que volvería a deleitar a todos los espectadores, confirmando que sus protagonistas habían calado hondo entre el público. Como no hay dos sin tres, once años después, en 2010, se estrenaría la que, se suponía, era el cierre de la Saga. “Toy Story 3” fue un broche magistral que dejaba con el corazón en un puño a todos aquellos que habían crecido con esos juguetes que cobran vida cuando nadie les ve, completando así una de las llamadas Trilogías Perfectas de la Historia del Cine. PIXAR, desde dicha conclusión, ha seguido narrando aventuras de los juguetes en diferentes cortometrajes, pero poco se podía sospechar sobre la realización de una nueva entrega de Woody, Buzz y compañía. La duda sobre el proyecto ofrecía una pregunta que siempre órbita sobre cualquier secuela y que ha sido una de las más habituales en toda entrevista a los actores y directores del film: ¿hacía falta?

Bonnie, la nueva dueña de Woody, ha creado en su primer día de escuela un juguete con elementos procedentes de la basura. El recién llegado, llamado Forky, no se sentirá cómodo con su nueva personalidad. Woody tendrá que ayudarlo a aceptar su nuevo cometido como juguete infantil.
Sigue leyendo

John Wick: Chapter 3 – Parabellum, de Chad Stahelski

En un panorama cinematográfico dominado por superhéroes es de agradecer encontrar en la cartelera un producto de acción tan honesto y violento como es “John Wick: Parabellum”. El personaje que se dio a conocer en 2014 (y que a España llegó por VOD sin editarse, aún a día de hoy, en DVD o Blu Ray) otorgando a Keanu Reeves nuevos picos de popularidad entre los espectadores del cine de acción se convirtió en todo un icono gracias a la secuela realizada tres años después (“Pacto de Sangre”). Su acción directa, sin concesiones y bien coreografiada, al más puro estilo oriental, convirtieron las andanzas del sicario retirado en verdaderos eventos fílmicos que bien podrían haber sido el plato estrella en cualquier festival (en Sitges arrancaría aplausos). A ello había que sumarle un universo de sectas asesinas que tiene en el Hotel Continental su centro de operaciones. Fue en dicho recinto dónde John Wick se colgó una diana en la cabeza, eliminando a uno de los miembros ilustres de la mesa que domina dicho submundo. Ahora el asesino debe huir y matar por su vida.
Sigue leyendo

Legend, de Ridley Scott

Durante la década de los 80 el género de fantasía alcanzó gran popularidad llegando a desarrollarse dentro del mismo títulos que han acabado convirtiéndose en clásicos. “Willow”, “La Historia Interminable”, “Cristal Oscuro”, “La Princesa Prometida”, “Lady Halcón” o “Conan el Bárbaro” son ejemplos bastante claros de cómo el cine explotó las historias de espada y brujería. Dentro de esa corriente se desarrolló el cuarto proyecto de Ridley Scott, quien decidió realizar una película para toda la familia siguiendo el clásico esquema del cuento de hadas donde se narre la lucha del bien contra el mal.

El Señor de las Tinieblas ordena a su siervo Blix que asesine a los dos unicornios que quedan vivos en el Reino Mágico y le traiga sus cuernos para que así su poder aumente y pueda hundir al mundo en una oscuridad perpetua. A su vez, la Princesa Lili solicita a su amado Jack que le muestre a los unicornios rompiendo la regla de no poder tocarlos. En ese momento, Blix ejecuta parte de su mandato y el mundo comienza a congelarse anunciando la llegada de la oscuridad. Tanto Lili como Jack intentarán detener al Señor de la Oscuridad antes de que sea demasiado tarde.
Sigue leyendo

Lenny, de Bob Fosse

Vivimos en tiempos dónde se examina la más ínfima mota de polvo en cualquier programa, espectáculo o declaración pública (ahí está twitter para ejercer de juez y jurado). Me parece muy bien que se denuncien actos al margen de la ley, en especial aquellos que vulneren la seguridad de las personas y se les falte al respeto de manera violenta o abusiva (qué duda cabe). Sin embargo, viendo el panorama en que nos encontramos, veo que lo políticamente correcto, marcado por el más marcado conservadurismo de valores, es uno de los enemigos del arte. Tanto es así que más de un artista ha tenido que enfrentarse hacia la autocensura y reprimir decir u ofrecer cualquier frase o imagen que pudiese ofender a algún sector de la sociedad. Craso error. El papel del artista es ofrecer su visión del mundo, guste más o guste menos. Sigue leyendo

Los Hermanos Sisters (Les Fréres Sisters), de Jacques Audiard

Charlie y Eli Sisters son dos pistoleros a los que su patrón encarga encontrar a un buscador de oro y al cazarrecompensas que partió antes que ellos en su busca.

Muchas veces basta con ver la primera escena de una película para saber que va a ser buena. En el caso del salto al cine anglosajón de Jacques Audiard bastan dos minutos para ser conscientes de que el visionado de la cinta valdrá la pena. Una cabaña se muestra en gran plano general al anochecer. Un grito anuncia a los dos personajes que dan título al film. Se desencadena un tiroteo. La sencillez argumental de la escena (un asalto al lugar) es engrandecida por una puesta en escena envolvente y hermosa, con imágenes sobrecogedoras como la de un caballo en llamas al galope. En dicha escena, además, se describe a los hermanos Sisters. No hacen más que anunciarse con voz en grito y exigir a un hombre para que se desencadene una lluvia de tiros, dejando clara su profesión de pistoleros a sueldo. Una secuencia introductoria brillante que continua con algo que hará avanzar la cinta más que cualquier asalto o duelo, las conversaciones.
Sigue leyendo

Vengadores: Endgame (Avengers: Endgame), de Anthony & Joe Russo

El sueño se inicia en la habitación de un hospital, con un niño descubriendo las páginas que esconde una portada llena de colores plagada de grandes personajes de cómic. En el número se narra una gran batalla con los héroes de la portada frente a los villanos. Es un número especial, no sólo por lo que se narra en sus páginas y por contener en su desplegable central una pequeña ficha descriptiva de cada personaje, sino por ofrecer a ese niño atado a una cama entre cuatro paredes blancas la posibilidad de escaparse de su cautiverio convirtiéndose en un héroe más dentro de las viñetas. Desde entonces, puede que un poco antes ya incluso, el niño sería fiel a todo personaje que vistiese un llamativo atuendo y luchase contra las fuerzas del mal. Empezaría adorando a Superman, después idolatraría a Batman. A los personajes creados bajo el amparo de Stan Lee les profesaría una incontenible admiración con etapas de mayor y menor efusividad. Y, por supuesto, siempre aguardaría el día de estreno de cualquier película basada en un personaje de cómic, acudiendo religiosamente a verla, ya fuese buena o mala. Porque les debía el haberle acompañado en sus momentos de soledad. Les debía el haberle hecho soñar.

Sigue leyendo