Basada en hechos reales….. o casi.

Así comienza la nueva película de Tony Scott, que después de “El fuego de la venganza” vuelve para deleitarnos con otro de sus chutes visuales.

Basada, ligeramente, en la vida de la exmodelo y cazarrecompensas Domino Harvey, fallecida en 2005 antes de que viera la película, a la cual había dado su consentimiento (era amiga de Scott). Tras la muerte de su padre, actor, Domino y su madre deciden trasladarse, pero las inquietudes de la joven y su forma de ser la llevarán a unirse a un grupo de cazarrecompensas, convirtiendose en una de las personas más famosas dentro del mundillo.

Como ya he citado al principio, estamos ante otras de las muestras del “talento” del hermano de Ridley. Director de películas tan famosas y “talentosas” como “Top Gun”, “Enemigo Público”, “Spy Game” o las que se podrían considerar sus mejores pelis, “Amor a Quemarropa” y “Marea Roja”. Previamente a “Domino” realizo “El fuego de la Venganza”, una notable película con unos impresionantes Denzel Washington y Dakota Fanning, en donde ya se veían los rasgos más característicos del director que en esta que nos ocupa llevara al límite, o sea, manejo abominable de la camara sin parangón, dotando a las imagenes de estilo videoclipero y mareante, lo que hace que en más de un momento el espectador sienta monotonía y cansancio.

Scott piensa que esto del cine es como hacer un videoclip gigante, incluso amontona planos, uno encima de otro, para componer una escena, algo que pierde total fuerza dramatica. Quizás si hubiera jugado mejor con esta idea en tres momentos del film no habría que reprocharselo, sino todo lo contrario. Por ejemplo, si hace esto tan solo en el momento en que la furgoneta descarrila y los protagonistas, drogados, se quedan en el desierto habría sido fantastico pues concordaría con el estado emocional de los personajes. El momento en que si que se puede decir que esto utiliza un momento épico y adrenalínico como se merece es en el tiroteo final en la torre, con una Keira Knightley salvaje armada con dos ametralladoras. Lastima que estas dos secuencias queden aisladas en un conjunto visual cargante y mareante.

El guión de la película corre a cargo de Richard Kelly (creador de esa joya que es Donnie Darko), y sinceramente, merecía una dirección mucho mejor que la que le proporciona Scott y sus alucinadas imagenes. Pero habrá que conformarse con lo que hay. El guión está narrado en primera persona y, tras mostrar en su primera mitad a base de flashbacks la vida de Domino hasta convertirse en cazarrecompensas, se centra principalmente en una misión que deben realizar Domino y sus compañeros, Ed (soberbio Mickey Rourke) y Choco: atrapar a los que han robado diez millones de dolares a unos de los capos más poderosos. Cuando parece que han encontrado y atrapado a los culpables la historia dara un giro que involucrará a los protagonistas, y les hará tomar decisiones en contra de su voluntad. Una buena historía con un guión que habría dado para un más que digno thriller de acción con violencia, que eso si que hay, menos mal. En fin.

El reparto de la película está lleno de rostros conocidos. Comenzando por una Keira Knightley más salvaje y dura que nunca (olvidense de la tierna y dulce Elizabeth Swann de Piratas del Caribe), Keira construye una Domino fría y dura, capaz de cualquier cosa con tal de llevar a cabo su misión, cosa que demuestra en su primer trabajo junto a Ed y Choco (menudo striptease :D), aunque la actriz se oculta demasiasdo tras esa cara de mala leche que dota al personaje, debería haber profundizado más y mostrar a Domino de otro perfil, pero bueno, yo me quedo satisfecho con su interpretación y carisma; Mickey Rourke esta magnifico como Ed, quien enseña a Domino el negocio del cazarrecompensas, y se convertirá en su amigo; Edgar Ramirez es Choco, tercero del grupo, callado pero frío y de metodos un tanto extremistas (lo que le hace a uno de los que atrapan en la furgoneta es de infarto), pero a la vez tierno y calido con Domino (muy buena la escena en el desierto entre ambos). Completan el reparto Delroy Lindo como jefe de los cazarrecompensas, Christopher Walken como director del programa de televisión que sigue los pasos de la banda;Mena Suvari como ayudante de Walken, en un papel que me sorprendió;Lucy Liu como la encargada de interrogar a Domino y escuchar la historia;y Jaqueline Bisset como madre de la protagonista. Además aparecen actores de la serie Sensación de vivir (dato fundamental en la película) que hacen de ellos mismos, y del presentador Jerry Springer en la peor secuencia de la película en mi opinión.

Podría ser una película mucho mejor, la fotografía es fabulosa en más de una ocasión, los actores están fabulosos, el guión es mejor que el de la mayoría de thrillers de acción actuales, pero la direccion de Tony Scott hace que todo se vaya por la borda, realizando un videoclip gigante en donde tan solo tres momento queden memorables.

Eso si, seguro que a Domino, tía adrenalinica donde las haya (murió de sobredosis), le hubiera gustado.

4/10