El agente Jack Mosley es el encargado de escoltar a un testigo al tribunal para que declare en un juicio. En una parada en el trayecto, unos hombres intentarán asesinar al testigo, impidiendoselo Mosley y comenzando así un día que parecía rutinario, en el que Mosley tendrá que llegar al tribunal en menos de dos horas, protegiendo al muchacho.

Película de acción a la vieja usanza, o sea, sin camarás lentas ni rollos estilo matrix ni videoclipero como nos tiene últimamente acostumbrado el cine de acción. Dirigida por Richar Donner, conocido del género (Arma Letal, Saga a reivindicar) y director de películas celebres como “La Profecía”, “Superman”, y de algún que otro descalabros como “Asesinos” y “Timeline”. En esta película tiene la posibilidad de volver a demostrar que es un buen conocedor de cine de acción dotando a la historia de un estilo clásico.

El protagonista de la cinta, Jack Mosley (Bruce Willis), es el típico policia perdedor y medio alcoholíco, cansado de su trabajo, al que le asignan una misión que él no quiere pero acepta. Cuando intentan matar a la persona que ha sido encargada de proteger, tendrá que demostrar lo que vale, y enfrentarse a todo tipo de obstaculos para llevar a cabo su misión. En mi opinión estamos ante un heroe clásico en este tipo de género, el policia que no busca problemas pero que se va a encontrar con ellos y tendrá que resorverlos.

Donner rueda bien las escenas de acción, la historía está bien llevada, aunque algo rapida en su planteamiento y algún momento mal explicado (¿como leches consiguen saber tan rapido donde están en cada momento?), el protagonista tiene gancho, y la película es corta (escasos 90 minutos), y pasa en un vuelo con lo entretenida que es. Pero, porque ahora vienen los peros, el coprotagonista (o sea, el testigo protegido) resulta muy cargante y cansino. No hace más que parlotear sin parar (como le recrimina Mosley en más de una ocasíon). Si fuera una o dos veces, no importaría pero toda la trama sin poder cerrar la boca le entran a uno ganas de que se lo carguen. Tambíen citar que la escena del autobus me recordó a “Ruta Suicida”, con la que tiene algún que otro parecido.

El elenco interpretativo está correcto, sobresaliendo Bruce Willis, en un papel bien conocido por él como es el de polícia, aunque aqui algo envejecido y gordo (hay que ver como está ya el Sargento McLane). Le acompañan Mos Def como el cargante testigo y el siempre bienvenido secundario David Morse (La Roca, Crazy in Alabama).

En resumidas cuentas, una buena película de acción de factura clásica, con un Willis mayorcete, y en la que se agradece los momentos de acción al estilo de las películas de los años 80.

6/10