The Hunchback of Notre Dame, de William Dieterle

Quasimodo es el campanero de Notre Dame, un ser deforme y feo, con una enorme joroba. El día de los locos es nombrado rey y conocerá a la joven gitana Esmeralda, de la cual se enamorará. Mientras tanto en París comienza a conjurarse una revolución contra los nobles por parte de Clopin, jefe de los ladrones, y Gringoire, un escrito idealista que se casa con Esmeralda. El magistrado Frollo será su principal enemigo, maldiciendo inventos como la imprenta, y sintiendo un deseo irresistible hacia Esmeralda, a la que acusará de brujería.

Adaptación de la célebre novela de Victor Hugo realizada en el año 1939 de la mano del director alemán William Dieterle. La obra ha sido adaptada en más ocasiones con más o menos suerte. La versión muda protagonizada por Lon Chaney en 1922, una version protagonizada por Anthony Quinn y Lila Lollobrigida en 1956 y la versión animada de los estudios Disney son las más remarcables, siendo esta última un magistral remake-homenaje a la que ahora nos ocupa.

La película comienza cuando el Rey Luis XI está junto con Frollo viendo un nuevo invento, la imprenta, por el cual el pueblo podrá leer al igual que los nobles. Mientras que al Rey le parece un invento revolucionario al magistrado le parecerá un invento del diablo. Ese mismo día se celebra la fiesta de los locos, en donde se juntan en la plaza de Notre Dame todo el pueblo para conmemorar dicho evento, sin embargo les estará prohibida la entrada a los gitanos. Esmeralda, una joven gitana conseguira entrar y bailar para el Rey. En ese momento se nombrará al rey de los locos, y será nombrado Quasimodo, el horrible campanero de la catedral, hacia el que Esmeralda sentira terror. Tras esto veremos como Frollo queda prendado por la joven, la entrada en la corte de los milagros, la historia de amor entre Esmeralda y Foebus, y la revolución que se crea en la ciudad.

Con un tremendo cuidado en la ambientación el director alemán consigue una obra realmente poderosa y sobrecogedora con secuencias como la de la fiesta de los locos (como con unos pocos detalles se ve en realidad como dicha fiesta sirve para que los ladrones campen a sus anchas), la entrada de Esmeralda en la iglesia arrodillandose frente a la virgen, el castigo hacia Quasimodo y cómo Esmeralda le da agua (magistral), la entrada en la Corte de los Milagros con ese juego de luces subliminal y mostrandonos como los tullidos en realidad no lo son, el momento en que el jorobado salva a la chica y reclama el derecho a Sagrado. Una puesta en escena magnifica, perfectamente llevada en todo momento y con una música compuesta por el legendario compositor Alfred Newman.

El elenco interpretativo no se queda atrás. Maureen O´Hara interpreta brillantemente a la joven Esmeralda, quien no busca más que la libertad de que su pueblo camine libremente por la ciudad y que se enamora del capitán Phoebus; Sir Cedric Hardwicke como el magistrado Frollo, hermano del arzobispo de la ciudad, azote de los gitanos y ladrones, que sentirá un fuerte deseo hacia Esmeralda, llevando incluso a asesinar por ella; Edmond O´Brien como el alegre escritor y filosofo Gringoire, quien ve la palabra como la mejor arma para combatir y se enamorará de Esmeralda, casandose con ella para salvarla de la muerte; Thomas Mitchell como Clopin, lider de los ladrones y asesinos, al contrario que Gringoire, ve que la mejor arma para combatir es la fuerza.

Para el final dejo a ese monstruo interpretativo que es Sir Charles Laughton, el cual realiza una magistral interpretación como Quasimodo, consiguiendo la mejor personificación que se ha hecho jamás del personaje. Quasimodo transmite ternura y compasión al espectador, su humanidad es tan grande como la catedral en la que vive. Laughton realiza un trabajo con el cuerpo y la mirada antologicos, la cantidad de cosas que transmite sin decir apenas una palabra. Su escena final junto a la górgola es realmente emocionante citando la mejor frase de la película. Como he citado anteriormente Disney realizó en el año 1996 la Obra Maestra de animación del mismo titúlo y no es de extrañar que su Quasimodo tenga tantisimas cosas en común como el de Laughton, entre ellas el físico.

Magnifica adaptación de la obra de Hugo con un sobrecogedor Charles Laughton.

8,5/10

Anuncios

2 pensamientos en “The Hunchback of Notre Dame, de William Dieterle

  1. Sinceramente, me encanto, creo que es una gran adaptacion literaria, y como ya menciono junto a la de Diney la mejor de la obra en que se basa.
    Saludos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s