Yo soy la Juani, de Bigas Luna

Juani, una adolescente del extrarradio, tiene problemas en su casa y discute con su novio, Jonah, a quien no hay quien le aguante. Están juntos desde los quince años, sus celos y sus indecisiones son insoportables. Juani explota, lo deja y decide hacer todo lo que no ha hecho mientras ha estado perdiendo el tiempo con él. Harta de conformarse y de tanta tontería, lo que ella quiere es ir adelante y triunfar en esta vida. Quiere ser actriz, y para ello se va a Madrid con su mejor amiga, Vane.

Debo reconocer que quedé gratamente sorprendido por esta película de la que no esperaba absolutamente nada, y mucho menos viniendo de Bigas Luna, autor de “clásicos” españoles como “Jamón, Jamón”, “Huevos de Oro”, o “Volaverunt”. Ya se llevaba tiempo hablando de está película debido al exhaustivo casting que realizaron los creadores para encontrar a la Juani. Cerca de ocho meses y miles de aspirantes que se presentaron. Al final se decantaron por Verónica Echegui, una joven con enorme talento que había participado en series como “Paco y Veva”, y que vista en la película no se puede decir que hubiera nadie más adecuado.

La película se divide en dos partes.
La primera parte en que se nos muestra el ambiente en que vive Juani. Los problemas de sus padres, él destrozado porque están a punto de quitarles su casa y tiene problemas con el alcohol, y ella que echó por la borda todos sus sueños de cantante por quedarse junto a él. Su relación con Jonah, con quién lleva saliendo desde los quince años, va cada vez a peor. Los celos de él, sus obsesiones con el tooning (según sus propias palabras “el dinero es para tunear su coche y ponerle cosas molonas”), y sus flirteos amorosos con alguna que otra. Su mejor amiga, Vane, no lo está pasando mejor que ella. Su novio la trata mal, y está obsesionada con operarse los pechos.

La segunda parte del film coincide con la marcha de Juani y Vane a Madrid en busca de libertad y de alcanzar sus sueños. Mientras Juani busca castings y estudia en escuelas de teatro, Vane empieza a trabajar en un salón de belleza para ahorrar y conseguir hacerse la operación de pechos.La primera parte del film intenta reflejar a los jóvenes de hoy día, o mejor dicho a un determinado grupo: los amantes del tooning. Si bien abunda el vocabulario soez y malsonante, no es erróneo el decir que muchos jóvenes hablan así. Ahora bien, el abuso de ese lenguaje y de escenas sexuales no lleva a ningún sitio en los primeros 45 minutos. Veamos. Está bien que se nos muestre la pasión de los jóvenes por las carreras de coches y los tooning, pero que todas las relaciones se basen en el sexo me parece un tanto irreal, y mucho menos en los lugares en que lo practican (el aparcamiento de un supermercado), más que parejas de novios parece que vemos rollos sexuales (tan solo la secuencia en que Jonah y Juani están tomando algo y ella le comunica su intención de irse a Madrid tiene cierta realidad). También vemos la importancia que se da a las vestimentas de las chicas y la moda que llevan, prueba de ello es cuando Juani termina su turno de trabajo en el MadiaMarkt y se quita el uniforme en plana calle quedándose con un top y una falda negra (la del póster), pintándose los labios y colocándose su piercing en el labio. En esta parte del film, Bigas Luna se decanta por una narración estilo videoclip y con música rapera y reggaeton, muestra de ello es la participación del sevillano Haze o el interesante montaje que hace en el momento de la carrera en que se nos muestra la vista subjetiva de Juani conduciendo como si estuviera en un videojuego, cosa muy inteligente ya que en la sociedad de hoy día muchos confunden juego (carrera de coches) y realidad (se juegan la vida de sus novios que están atados en los capós). El montaje acelerado concuerda con la velocidad a la que van los coches de los chicos.
La segunda parte del film, y en mi opinión la que de verdad merece la pena, tiene lugar en el momento en que Juani se marcha con Vane a Madrid tras descubrir a Jonah con otra. Juani tiene un sueño: ser actriz. Para ello se enfrentará a la vida de Madrid, se presentará a pruebas, realizará cursos de interpretación, asistirá a fiestas en donde un representante le dirá bien claro que sin estudios ni idiomas no se llega a ningún sitio en ese mundo. En este tramo del film se encuentra la verdadera esencia de la Juani, representación de otras miles de chicas que dejaron su hogar en busca de un sueño con esa ilusión de comerse el mundo, de demostrar lo que valen, pero descubriendo que no es tan fácil como parece llegando incluso a tirar la toalla, pero Jani no quiere renunciar a sus sueño y va a demostrar al mundo quién es, no va a acabar como su madre. Hay una frase maravillosa que dice ella cuando un hombre le pregunta “¿De donde eres?” y ella le reponde “Del mundo”, pues podría pertenecer a cualquier parte y ser cualquiera que haya ido a Madrid en busca de ese sueño alcanzable para unos pocos. Bigas Luna se decanta aquí por una narración más urbana, menos videoclipera, intensificando más la relación entra Juani y Vane, pues se tienen la una a la otra en esa inmensa urbe.
El final en la parada de tren es de los más conseguido del film. Juani se pone los auriculares y comenzamos a escuchar la música de la Mala Rodríguez mientras Jonah, mudo por la canción, le suplica y le grita que no se vaya, que la quiere. Pero Juani ha tomado una decisión, el pertenece al pasado, no quiere volver a escuchar su voz. Los gritos del chico son sordos para ella (y para nosotros). Tras subir al tren y alejarse de él, la joven mirará hacia delante (menudo primer plan de Veronica Echegui, qué mirada) con la vista puesta en una meta: Hollywood, todo ello con un montaje de nuevo videoclipero-onírico y con un plano final que resume todo (la sombra de Juani en medio del letrero de Hollywood, conquistandolo).

Entre el elenco interpretativo destacar a la fabulosa Verónica Echegui que da cuerpo y alma a Juani, la joven chica de extrarradio que quiere conseguir convertirse en actriz. Dani Martín (vocalista de El Canto del Loco) está plano, su Jonah es un deslenguado, malhablado, obsesionado por tunear su coche con una mentalidad un tanto infantil. Un personaje algo caricatura se podría decir. Laya Martín esta muy bien como Vane, la mejor amiga de Juani, obsesionada con operarse los pechos. José Chaves y Mercedes Hoyos están fantásticos en sus breves papeles de los padres de Juani.

En conclusión, película que me dio más de lo esperaba (que tampoco es que sea mucho), en donde se representa a un grupo de la juventud de hoy día, protagonizada por una actriz que habrá que seguir de cerca.
5/10

Anuncios

3 pensamientos en “Yo soy la Juani, de Bigas Luna

  1. Yo es que desde que vi el nombre de Chimo Bayo en el cartel como músico de la peli, pues…. se me quitaron las pocas ganas que ya tenía por verla.

    PD: la veré cuando la echen por la tv.

    Un saludo

  2. elena
    ¡¡¡¡¡vaya peaso de peli!!!!!!la vi en el cine kn uns amigos mios y me encanto.es un poco…km ksi toas la pelis epañolas pero k le vamos acer si la vida e asi.ekeme usto todo, la b.s.o los actores(ya ves km dani)kien no veria esa pelicula
    enorabuena la volveria a ver sin duda refleja la vida tal y km es. un beso mmmmuuuuacckkk!!!!!!!!

  3. elena
    ¡¡¡¡¡vaya peaso de peli!!!!!!la vi en el cine kn uns amigos mios y me encanto.tiene algunos momntos un poco…km ksi toas la pelis epañolas pero k le vamos acer si la vida e asi.ekeme usto todo, la b.s.o los actores(ya ves km dani)kien no veria esa pelicula
    enorabuena la volveria a ver sin duda refleja la vida tal y km es. un beso mmmmuuuuacckkk!!!!!!!!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s