Las Vacaciones de Mr. Bean, de Steve Bendelack

Mr. Bean gana una rifa por la cual viajará a Francia.

Diez años después de que asaltará la gran pantalla por primera vez con su famoso personaje, Rowan Atkinson vuelve a enfundarse su chaqueta marrón con corbata roja para traernos una nueva aventura de Mr. Bean. El propio actor ha declarado que esta será la última vez que interprete al celebre personaje inglés, por lo cual había que despedirlo por todo lo alto, y que mejor manera que mandarlo de vacaciones a la costa azul para que incordie un poco a los franceses.

Más conseguida que su antecesora, aquella en la que Bean se hacía pasar por un experto en arte y tiene su aventurilla con “La madre de Wistler”, esta nueva película nos trae un Bean más suelto y más cercano al televisivo. Recién ganado el premio, Bean viaja a Francia en donde vivirá varias situaciones, rozando lo absurdo, hasta llegar a su destino, Cannes.
Bean siempre se ha caracterizado por los gags propios del personaje. En esta ocasión hay abundantes, aunque la gran mayoría son previsibles y fallidos contiene algunos verdaderamente memorables que consiguen la carcajada. Rowan Atkinson hace gala de sus mohines y no deja de mover cada músculo de su rostro, poniendo todo tipo de caras para, supuestamente divertir al espectador, llegando a límites inaguantables. Su personaje siempre ha estado cómodo en televisión y el paso al cine le sigue quedando grande. Por suerte, en esta ocasión, los personajes secundarios están mejor construidos que en la anterior aventura cinematográfica. Con el telón de fondo del Festival de Cannes, Bean se verá inmerso en el supuesto secuestro del hijo de un miembro del jurado, hará la vida imposible a un famoso director de cine (excepcional Willem Dafoe) y, como no podía ser de otra manera, se enamorará de una bella actriz.
Los momentos del egocéntrico director al que da vida Dafoe consiguen llegar a ser mucho más divertidos que las parafernalias de Mr. Bean. Véase por ejemplo ese momento en el festival en que el director admira entusiasmado su obra, pues su nombre y presencia la abarca completamente, que está aburriendo a todo espectador. Una mirada crítica a ciertos directores que se creen las estrellas de sus propias películas en todos los campos llevada al extremo y que Dafoe realiza de manera magistral.

El film está dirigido por el televisivo Steve Bendelack, que conoce bien el personaje de Bean. Sin conseguir momentos realmente brillantes, hace lo correcto para esta película, que es seguir al protagonista y ponerse a su servicio. Como ya he citado la cinta contiene momentos realmente cómicos como pueden ser el momento autostop, la actuación de Bean cantando, o todos los momentos Willem Dafoe que valen su peso en oro y por los que merece la pena ver la película. El resto son una sucesión de gags creados para el personaje que harán la delicia de todo buen seguidor, y que no engañan a nadie.

4,5/10

Anuncios

3 pensamientos en “Las Vacaciones de Mr. Bean, de Steve Bendelack

  1. Si la 1era ya era muuu mala, ¿¿como será esta segunda??? jeje

    Me alegro que vuelva a estar activo tu gran blog tio!!

    Un saludo

  2. Efectivamente es más divertida que la anterior,aunque sigue sin tener la chispa de la serie de televisión.Merece la pena verla por contemplar a Emma de Caunes.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s