1563-2007-shootereltirador-espanol-1000159297.jpgLa fama le llegó a Antoine Fuqua gracias a la estimable “Training Day”, aunque hay que recordar que a él le debemos películas como “Bait” con un perseguido Jammie Foxx, “Lagrimas del Sol”, la majilla “Asesinos de Reemplazo” o la Bruckheimer´s “El Rey Arturo”. Parece que tras el éxito de la película protagonizada por Washington y Hawke (y que le valió el Oscar al primero) se le consideró un nombre a tener en cuenta en las películas de acción y en este “Shooter” parece que el hombre se lo cree.

La historia no puede ser más simple y copiada como la de un antiguo miembro del ejército, bien entrenado para alcanzar cualquier blanco a una distancia de más de 2000 metros, al que piden ayuda para planificar el asesinato del Presidente e impedirlo. Hasta ahí bien, el problema es cuando supuesto atentado da lugar y culpan al pobre francotirador, entonces será cuando él demuestre de que pasta está hecho.
Si no se hubiera estrenado esta película aún bien podría ser el guión de la nueva película de Rambo. De hecho dicha historia se ha llevado a la pantalla varias veces, con los rostros de Seagal, Norris o Van Damme como protagonistas, aquí sin embargo cogen a Mark Wahlberg que parece tiene más prestigio, e iguales músculos, para que sea quien reparta caña a diestro y siniestro. El hombre da vida a un exsoldado que cree en la Paz y la Justicia americana y que, cuando ve que el sistema falla, se dedica a hacer su propia Justicia, la del rifle (seguro que este film es de los favoritos de Charlton Heston). Por supuesto le ponen a un compañero que cree en su inocencia, y que por una vez en este tipo de producciones no aporta ningún toque cómico, como es el agente del FBI que acaba de salir de la Academia. También le dará tiempo a nuestro protagonista a conquistar a la mujer de su antiguo compañero que murió de manera rapidísima (ya se dicen hola como si se conocieran de toda la vida cuando en realidad él solo le manda flores una vez al año).

Como he citado esta historia ha sido mil veces contada, y es más, me atrevería a decir que estamos ante un remake de una película de los 90 titulada “Se Busca” en que Keenen Ivory Wayams daba vida a un personaje al que le encargan proteger a la primera Dama, a la que matan echándole la culpa del asunto. Si fuera el guionista de aquel film estaría preparando trámites legales contra Fuqua y su guionista, que también escribió los guiones de “Planeta Rojo” y de la serie “Sensación de Vivir”, y que aquí demuestra su maestría en los diálogos con frases del tipo “¿Por qué no los dejas en Paz y te marchas? No puedo, han matado a mi perro”.
El director se preocupa en hacer un film entretenido y con buen ritmo. Y lo consigue. La acción está bien llevada y no decae en ningún momento a pesar de sus 2 horas de duración. Pero es que no hay por donde coger la trama, si es que a Wahlberg le pegan dos tiros y va a se cura, leches si querían vendernos la 2ª parte de “El Castigador haberlo avisado y esto se digiere de otra manera. Pero es que para rematar la faena el bueno del director abusa de los planos a cámara lenta en que Wahlberg sale como un héroe. Que demonios, para eso deberían haber contratado a Michael Bay, hubiera cogido al guionista, le habría impuesto que creará a un personaje cachondo como agente del FBI y compañero del prota que luego hubiera dado vida Steve Buscemi, y habría realizado las cámaras lentas con sus contrapicados chuleros, y estaríamos ahora ante un film memorable que no se tomaría en serio a sí mismo y no con “Yo Soy la Justicia 4”.

Walhberg está todo el rato con su rostro hierático, de piedra, incluso cuando le disparan y le dicen que han matado a su canino amigo el tio sigue sin inmutarse. Estos del ejercito les enseñan que no hay que mostrar sentimientos y lo siguen al pie de la letra aunque ya no estén en activo. A su lado vemos a Michael Peña como el novato agente del FBI que resulta saber más que sus jefes en cuanto a administración, porque en coger un arma lo lleva mal. Kate Mara es la mujer del antigua compañero de Wahlberg, que se debe sentir muy sola ya que nada más verle le deja entrar aunque se entera de que ha matado a un hombre. Regálale a una mujer rosas y te dejara entrar aunque seas un asesino. Como artistas invitados tenemos a Elias Koteas como un sanguinario agente del gobierno, y a Danny Glover pasándoselo en grande con Ned Beatty.

Lo Mejor: El principio.

Lo Peor: La hemos visto mil veces (y mejor).