Ratatouille, de Brad Bird

ratatouille_ver3_xlg.jpgPor fin está aquí la nueva película de Pixar que esperaba como brisa fresa, y he de decir que la espera ha merecido la pena. Tras la un tanto decepcionante, pero no por ello floja, “Cars” nos llega la historia de Remy, una rata con una característica peculiar como es su exquisito gusto por la comida. Al contrario que su hermano y los miembros de su clan él no consiente en comer comida putrefacta, y sin lavarse las manos. Su pasión por la comida crece al conocer al cocinero Gousteau, su ídolo y consejero, desde el más allá, en los quehaceres gastronómicos. Será así como Remy haga amistad con una cocinero que ha comenzado ha trabajar en el famoso Restaurante francés del cocinero y mediante él prepare platos deliciosos.

La película de Pixar habla de temas universales, como son habituales en sus producciones (como en las de Disney), y que llevan consigo una moraleja. En este caso es lucha por lo que quieres y demuestra lo que vales. Con la frase de cabecera “Todo el mundo puede cocinar” de Gousteau, Remy quiere demostrar a todos los que no creen en él (su familia) que dicha afirmación es cierta y que él, una rata de alcantarilla, puede llegar a ser el mejor gourmet de Francia. Por supuesto él no puede cocinar, como es obvio, por lo que se hará aliado de un joven que acaba de llegar como fregaplatos al restaurante Gousteau y que se convertirá en otro de los protagonistas de la cinta, Linguini. El joven posee todas las características de protagonista, como puede ser torpeza, timidez, y no hablar suertudamente, pero como estamos ante una historia de superación, el joven subirá de status gracias a su amigo roedor e incluso llegará a ser alguien inesperado. Pero claro, los caminos de la fama, y del amor, ciegan los pasos del hombre y el muchacho, llegado el punto álgido alcanzado, olvidará a su pequeño amigo y vivirá la mentira que ha creado, en el fondo es lo que les pasa a todos aquellos que llegan a la gloria y se olvidan de aquel que les ayudó.
Además de estos dos personajes, a los que podemos considerar los protagonistas, tenemos una galería de secundarios variopinta como son el hermano de Remy, Emile, amante de la comida de basurero y al que su hermano quiere orientar en los placeres de la comida; el pequeño chef (a Bird le gustan los de baja estatura, porque debe ser primo lejano de Edna Moda) que no confía en el chico y busca deshacerse de él; la chica del film, Colette, me parece todo un acierto, ya no solo por lo bien que está diseñada (incluso me recordó a una amiga mía) sino por el carácter francés tan conseguido, por no hablar del acento.
ratatouillefotogramacritica.jpg
Mención aparte merece el crítico gastronomito Antón Ego, un personaje creado con todo lujo de detalles como para convertirse en uno de los villanos más memorables del cine de animación (ya no solo Pixar). Su esquelética figura erguida, sus ojos, sus manos nos recuerdan la imagen de un vampiro, por no hablar de su habitación, presidida con un retrato suyo y una maquina de escribir que aparenta una calavera, y que, gracias a un excelente plano cenital, vemos la forma de ataúd que tiene. Suya es la frase más memorable de la cinta, y que pone a caldo al mundo de la crítica, ya que afirma que “el trabajo de un crítico es dar su opinión ante lo que se le ofrece, criticar algo malo resulta fácil, e incluso divertido, pero lo difícil es ver la grandeza que tiene tal producto”. Desde luego razón no le falta al hombre, al que presta su voz el gran Peter O´Toole.

Que el film es Pixar ya es una buena carta de presentación, ahora bien si además la dirige un hombre como Brad Bird, que lleva la animación en la sangre y al que le debemos joyas como “El Gigante de Hierro” o “Los Increíbles” (la mejor Pixar hasta la fecha) podemos estar seguros de que no nos va a defraudar el film. Con un ritmo que no decae (y mira que dura cerca de 2 horas), la película contiene momentos de diálogos con otros en donde la acción es protagonista. Sin ir más lejos, la secuencia de apertura en casa de la anciana (que debe ser hermana de Geri por el parentesco) donde Remy y su hermano huyen de los disparos de esta es una maravilla tanto a nivel técnico como narrativo. Pero lo mejor es la planificación del film, casi siempre estamos en el punto de vista de Remy, o sea de rata. La cámara va a ras del suelo siguiendo los paso de nuestro protagonista e incluso huimos a la par que él en esa gran secuencia en la cocina que contiene travellings de infarto y al que da más emoción la partitura de Giacchino. Incluso en las secuencias de menos acción quedamos maravillados como Remy al descubrir como aparece ante nuestros ojos la ciudad de París en todo su esplendor.
Puede que lo peor de todo el conjunto sea la historia, que resulta previsible y demasiado tópica, y la construcción de algunos personajes a los que no se les saca todo el jugo posible e impiden que se consigue empalizar con ellos, pero para eso tenemos ese climax final, perfectamente conseguido, apasionante y con sorpresa final que hace que Bird alcance la cima una vez más, pero quedándose un paso atrás de “Los Increíbles”.

Una nueva Joya de la animación, y de la casa Pixar, destinada a todos los públicos (aunque habrá cosas que los niños no pillarán) y donde queda claro que “Todo el mundo puede conseguir lo que se proponga”, aunque sea una rata. Antes ponen el cortometraje “Lifted” una pequeña maravilla más de Pixar.

Lo Mejor: El ritmo, Remy, la dirección, Antón Ego.

Lo Peor: Puede resultar demasiado tópica.

Anuncios

5 pensamientos en “Ratatouille, de Brad Bird

  1. Acabo de llegar del cine y estoy encantado con lo que he visto. Tardaran mucho, pero mucho tiempo en superar tecnicamente este film, es lo mas perfecto que he visto en mucho tiempo. En cuanto a la historia, si la analizamos por el lado frio parece muy previsible, pero tiene dos o tres giros argumentales bastante dignos para una pelicula presumiblemente destinada a niños, que creo que en esta ocasion es el publico minoritario de la cinta.

    A mi quizas me ha faltado profundizar un poquito mas en los secundarios de la cocina, seguro que si hubiesen estado un tanto mas elaborados el film me habria parecido todavia mejor

    Un saludo!!!!

  2. Tecnicamente es una película perfecta. Tras haberla digerido en estos días puedo decir que es de las mejores Pixar, y eso que a mi tan solo me ha decepcionado “Cars”.
    Bien podrían haber desarrolado mejor a los personajes secundarios de la cocina, como el matón rubio, pero se quedan en ligeros esbozos. Eso sí, yo me enamoré del personaje de Colette. Que delicia.

    Saludos.

  3. hola ramón

    Haber si encuentro un momento pa verla. Últimamente entre unas cosas y otras voy poquisimo al cine. batiendo récords negativos de asistencia 😦

    Saludos!!!

  4. Has de ver esta maravilla en cine, es una delicia. TRanqui, yo también pasé, y pasaré, la racha de abstinencia cinematográfica.

    Saludos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s