Hamlet, de Franco Zeffirelli

hamlet_xlg.jpgShakespeare puede considerarse el mayor artífice de guiones de Hollywood y la persona a la cual le hacen más versiones de sus obras. Sobre Hamlet se han hecho ya varias (más de cincuenta), la más famosa la que realizó Laurence Olivier y con la que ganó el Oscar en 1948 correspondiente a Película y Actor. En 1990 Franco Zaffirelli volvió a trasladar a la pantalla el clásico inmortal sobre el Príncipe de Dinamarca.

Antes de nada, he de decir que, a pesar de tratarse de mi obra teatral favorita, tan solo he visto la versión cinematográfica de 1996 que realizó Kenneth Branagh y que la de Olivier aún no he podido verla íntegramente, aunque si he visto fragmentos. Si por algo me ha gustado esta versión, además de por sus magníficas interpretaciones, es por lo bien ambientada que está la época y lo tenebroso que resulta todo. La película, situada en Plena Edad Media, comienza como la obra, en el castillo de Elsinor, pero justo cuando el Rey Hamlet acaba de fallecer y vemos como su sequito rodea su cuerpo preparado para que lo sepulten, la Reina se abraza al cuerpo inerte de quien fuera su marido y una mano aparece en cuadro, esa mano esparce arena sobre el cuerpo sin vida de manera suave. Sin mostrarnos aún quien está tras la capa de esa mano sabemos ya quien es, el príncipe Hamlet.
Zeffirelli se toma libertades con respecto a la Obra de Teatro y la adapta de manera brillante como este inicio en donde nos presenta al personaje de Hamlet y donde nos da pistas sobre la relación con su madre. Un leve mirada ya nos indica el amor que se profesan. En esta adaptación se muestra más que en otras el complejo de Edipo de Hamlet, ese amor hacía su madre aquí muy presente a lo largo de todo el film.
Manteniendo la esencia, el director no se olvida que una de las cosas más importantes son los monólogos, que aquí siguen impunes a como los escribió el escritor Inglés, con la única diferencia de algún cambio de orden a la hora de exponerlos. El “Ser o no ser” está aquí presente tras su encuentro con Ofelia siendo espiado por Polonio y Claudio enmarcado entre tumbas, con lo que se consigue que todo lo que se dice en él tenga más fuerza. Esto es muy importante a lo largo de todo el film, la puesta en escena de las situaciones, pues, aunque Zeffirelli tenga conocimiento que está es una película de actores, sabe enmarcar muy bien cada momento de la obra consiguiendo secuencias sublimes que ponen los pelos de punta, tal es el caso de el encuentro de Hamlet con su madre en su alcoba en que aparece el fantasma de su padre, y la sensacional secuencia en que florece la locura de Ofelia y donde el director no muestra el miedo, a la vez que la tristeza, que le tienen a la muchacha la Reina como su sequito.
Abarcar toda la obra de Shakespeare es complicado, tan solo Branagh lo ha hecho, y Zeffirelli no solo cambia de orden algunos momentos, sino que elimina la escena de apertura en que Marcelo y Bernardo ven al fantasma, para luego resumirlo en la llegada de Horacio. El personaje de Fortimbrás se elimina completamente y Rosencrantz y Guildernstern, que en la de Olivier ni aparecían, son muy secundarios.

Como bien es sabido para levantar una película basada en una obra de teatro hace falta más que un buen director, y eso es un buen reparto. Puede que esta versión eche para atrás a los incondicionales de Shakespeare al ver que el protagonista es Mel Gibson, pero la sorpresa que se llevaría viéndolo sería mayúscula. El Hamlet de Gibson es el más atormentado que he visto en una pantalla, puede que resulte un tanto extrovertido, pero he de reconocer está sublime. Además dota a Hamlet de inocencia y un atisbo de locura, como bien se ve en el momento en que lucha con Laertes, lo que le queda muy bien y nos da otro enfoque del personaje. Glenn Close da vida a Gertrude, madre de Hamlet. Igual que Gibson, Close dota a su personaje de cierta inocencia y timidez, pero sin olvidar que da vida a una Reina, y que lleva sobre sí el dolor de ver a un hijo perder la razón y no poder hacer anda para impedirlo. Mención especial merece Helena Bonham Carter, quien consigue personificar todo lo que es Ofelia, la ternura, la inocencia, el amor que luego la llevan a la más extrema locura que la actriz sabe expresar muy bien llegando a compadecernos de ella. Su imagen cantando entre la corte es la más sobrecogedora que he visto en una adaptación de Hamlet. Alan Bates da vida a Claudio de manera magistral, sobre todo en el momento en que contempla la obra de teatro y se ve reconocido en ella, vemos en él la mancha de la traición. Ian Holm está muy extrovertido como Polonio, que aquí no deja de hacer sinónimos con cada palabra ni de dar explicaciones. Las apariciones de Paul Scofield como el padre de Hamlet también son memorables, pues siempre aparece tenue, casi como si no estuviera, como el fantasma que es.
Para secundar al magnifico elenco interpretativo tenemos una brillante dirección artística y diseño de vestuario, además de esa sombría partitura de Ennio Morricone que nos avecina ya la tragedia de la que somos testigos.

Lo Mejor: El reparto, con especial mención a Gibson y Bonham Carter. La puesta en escena de lo monólogos.

Lo Peor: Puede resultar muy teatral en algún que otro momento.

Anuncios

8 pensamientos en “Hamlet, de Franco Zeffirelli

  1. Pedazo de critica si señor !! Conocedor del texto y de las adaptaciones al cine de la obra como pocos !

    No he visto el film de Zeffirelli (de él creo que solo he visto la mastodóntica “Jesús de Nazareth”), pero tiene buena pinta y tras leer la critica aún entran más ganas de verla.

    A ver si la veo prontito y te comento que tal.

    Un saludo tio y a seguir asi con el blog !!! 😉

  2. Que va, no soy un conocedor experto del texto pero reconozco que es la Obra teatrala que más me gusta.

    De Zeffirelli yo he vsito tn solo “Jesús de Nazaret”, “Campeón”, “Callas Forever” y la presente, y no puedo decir que sea un director que me apasione, aunque siempre cuenta con excelentes repartos. A ver si me veo en breve su versión de “Romeo y Julieta”.

    Saludos.

  3. Yo no he visto otras películas de este director italiano, Zeffirelli, mas que la de Hamlet.. bueno, yo no tengo mayor experiencia en esto de la cinematografía, pero a mi parecer, es muy buen filme.. con exelentes actuaciones y muy fieles a la obra original de Shakespeare. En lo personal, me parece maravillosa la actuación de Gibson y de Helena Bonham Carter… sin ellos el filme sería muy pobre de dramatismo.

  4. Perfecta critica , no me he visto muchas adaptaciones de la obra cumbre de nuestro dramaturgo preferido tan solo la larguisima y francamente soporifera versión de Kenneth Branagh(no porque sea mala pero una cosa es la duración en el teatro y otra muy distinta el corto tiempo del cine)

    Esta es una de mis cintas favoritas asi como lo es la obra creo que Zeffirelli supo captar la total escencia sombría y turbadora de la historia enriquesiendola con parajes reales y vestuario acorde a la epoca una adptación temporal completa y que decir que aqui Mel Gibson construye con mucho su mejor actuacón esta francamente esplendido con su arrebatadora locura y a la vez sombría lucidez su amor edipico por su madre sencillamente una actuación magnifica asi como la de la desventurada, gracil, inocente Ofelia de la genial Bonham Carter a mi ver muchisimo mejor que Winslet en ese papel en verdad una grandiosa adaptación de las mejores que se a hecho no solo de Hamlet sino de la obra completa de Shakespeare…

  5. Pingback: La influencia de los prerrafaelistas en el cine | vitamina gráfica

  6. Pingback: 1951-1999 « esteticahamlet

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s