30 Años sin Groucho

20060814134130grouchomatr2.jpgHoy, 19 de Agosto de 2007, se cumplen 30 años de la muerte de uno de los mayores genios que ha tenido el Séptimo Arte: Groucho Marx.

Nacido en 1890 en Nueva York como Julius Henry Marx, procedente de una modesta familia de inmigrantes alemanes judíos, a los 15 años ya debutó sobre un escenario como cantante, e interpretaría junto a sus hermanos (Chico, Zeppo y Harpo) obras de vodevil, hasta debutar en Broadway con la obra “Coconauts” en 1925. Los hermanos firmaron un acuerdo con Paramount para cinco films, entre ellos el basado en sus obras “Los Cuatro Cocos” y “El Conflicto de los Marx”. Concluirían el contrato con “Pistoleros de Aguadulce”, “Plumas de Caballo” y “Sopa de ganso”, uno de sus films más celebrados. Posteriormente firmarían para la MGM, ya sin Zeppo, para la cual realizarían títulos inolvidables como “Un Día en las Carreras” y la magistral “Una Noche en la Ópera”.

Groucho siempre daba vida al empresario buscavidas que, con lengua acida y crítica, intentaba florecer de la manera más sencilla sin dejar de poner a caldo a la sociedad. La velocidad de sus diálogos y el humor absurdo consiguió que se metiera al público en el bolsillo, a la par que su característica imagen con bigote pintado, gafas y puro le convertirían en un icono del Séptimo Arte tan reconocible como Chaplin, con quien coincidió en un partido de tenis. Además de actuar escribió varios libros, entre ellos “Groucho y Yo” donde da rienda suelta a su característico humor.

Hoy me gustaría homenajear a tal personaje con varias de sus frases celebres:

Debo confesar que nací a una edad muy temprana.

Jamás aceptaría pertenecer a un club que me admitiera como socio.

Nunca olvido una cara. Pero en su caso, estaré encantado de hacer una excepción.

Desde el momento en que cogí su libro me caí al suelo rodando de risa. Algún día espero leerlo.

Una mañana me desperté y maté a un elefante en pijama. Me pregunto como pudo ponerse mi pijama.

La televisión ha hecho maravillas por mi cultura. En cuanto alguien enciende la televisión, voy a la biblioteca y me leo un buen libro.

El matrimonio es una gran institución. Por supuesto, si te gusta vivir en una institución.

Bebo para hacer interesantes a las demás personas.

Solo hay una forma de saber si un hombre es honesto: preguntárselo. Y si responde “sí”, sabes que es un corrupto.

El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla, está hecho.

Detrás de cada gran hombre hay una gran mujer. Detrás de ella, esta su esposa.

El matrimonio es la principal causa de divorcio.

He pasado una noche estupenda… pero no ha sido ésta.

¿Pagar la cuenta?… ¡Qué costumbre tan absurda!

Estaba con esa mujer porque me recuerda a usted… sus ojos, su cara, su risa… todo me recuerda a usted… excepto usted.

Hasta luego cariño… ¡Caramba!, la cuenta de la cena es carísima… ¡Es un escándalo!… ¡Yo que tú no la pagaría!

El verdadero amor sólo se presenta una vez en la vida… y luego ya no hay quien se lo quite de encima.

Oiga mozo, ¿y no sería más fácil que en lugar de intentar meter mi baúl en el camarote, metiera mi camarote dentro del baúl?

He disfrutado mucho con esta obra de teatro, especialmente en el descanso.

Perdonen que no me levante

Descanse en Paz, Maestro. Nosotros no le olvidamos.

Anuncios

Un pensamiento en “30 Años sin Groucho

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s