Mi Vida Sin Mi, de Isabel Coixet

mividasinmicartel.jpgIsabel Coixet consiguió un gran éxito de crítica y público con esta película que relata la historia de Ann, una chica de 23 años, casada y con dos hijas, a la que se le localiza un tumor en ambos ovarios anunciándole que le quedan pocos meses de vida. Tras conocer la noticia la joven tomará una difícil decisión, no comunicar a nadie de sus conocidos la noticia. Dicha decisión no es tomada a la ligera, sino que Ann no quiere que en los pocos meses que le quedan de vida ella sea una carga más para ningún miembro de su familia, sino que todo sea como si no tuviera más que un poco de anemia.

Antes de que llegue el final de su vida, Ann confeccionará una lista de cosas que tendrá que hacer, como es grabar cintas para sus hijas, hacerse unos cambios de look, visitar a su padre, quedar bien con su madre, buscar una buena mujer para que cuide de su marido y sus hijas, y mantener una aventura con otro hombre. El objetivo de no hacer daño a nadie mientras vive sus últimos días no será posible del todo, pues le romperá el corazón a Lee, el hombre con el que tendrá una aventura. Él no sabrá la existencia de su enfermedad en ningún momento de su relación, pero lo que para ella es vivir una aventura, para Lee es haber encontrado a la mujer de su vida, la única persona que lo ha querido y que ha llegado en el momento más necesitado. La única persona que sabrá de la enfermedad de Ann será el médico que le comunique la noticia, y para el que Ann tendrá reservada una tarea en su ausencia, un médico que trata de subir el animo a la joven llevándole caramelos en cada visita.

El dilema que se nos plantea en este film es sencillo pero muy complicado ¿Qué haríamos si nos dijeran que vamos a morir en dos o tres meses? ¿Seriamos capaces de comunicar la noticia a nuestros familiares para conseguir que también ellos sufrieran nuestros últimos días, o por el contrario no diríamos nada hasta que llegará nuestra última hora y ya ellos lo aceptarán igualmente? Ann toma la que posiblemente sea la decisión más dura de todas, esperando que todos la entiendan llegado el momento.

La directora catalana se arriesga contándonos esta historia de la manera más honesta posible, en donde la sensibilidad (que no sentimentalismo) es palpada en cada momento, ayudada por la excelente música de Alfonso de Villalonga. Comenzando con esa secuencia de apertura con Ann bajo la lluvia para entrar el juego del hombre que consigue hacer música con las copas, unas copas frágiles de las que sale la más bella melodía, al igual que Ann, una mujer frágil que sacará fuerzas para hacer lo mejor por los demás y dejar las cosas bien atadas antes de morir. La película tiene grandes momentos como el primer beso entre Lee y Ann en el coche, cuando ella le pide que le bese o se pone a gritar; la grabación de las cintas a sus hijas en el coche; la imagen de Lee observando a Ann dormir. También remarcar la que posiblemente sea una de la secuencia más hermosa en donde entra en escena la magia a través de los ojos de Ann, que imagina a la gente de un supermercado moverse al son de Senza Fine, en los momentos más duros cabe la posibilidad de seguir soñando e imaginar un mundo mejor.

Sarah Polley compone un personaje conmovedor con Ann, son podría quedarme con ningún momento concretamente, pero sí me emociono cuando se entera de la noticia de que va a morir, cómo mediante su mirada vemos todo lo que está viviendo por dentro, incluso Coixet crea ahí ciertos momentos cómicos, lo cual demuestra el excelente guión (ganador de varios premios) con el que los actores cuentan y del que saben sacar muy buen partido. El fantástico Mark Ruffalo es Lee, el hombre que se enamorará perdidamente de Ann. Scott Speedman es Don, el marido de Ann que ha conseguido trabajo. Julian Richings hace un trabajo formidable como el Dr. Thompson, un hombre incapaz de mirar a los ojos a alguien para decirle que va a morir y que sentirá una gran simpatía por Ann. Deborah Harry es la madre de Ann, una mujer que no ha tenido mucha suerte con los hombres y que tiene a su hija viviendo a la espalda de su casa en una caravana. Mencionar las apariciones de Maria de Medeiros como la peluquera y de Alfred Molina como el padre de Ann.

Lo Mejor: La honestidad de la propuesta. Sarah Polley.

Lo Peor: Trata un tema muy delicado que puede hacer difícil su visionado.

Anuncios

Un pensamiento en “Mi Vida Sin Mi, de Isabel Coixet

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s