shoot_em_up_ver4.jpgSe ha comparado esta película con el cine de John Woo o con “Transporter”, de acuerdo, del primero podríamos decir que por sus largos tiroteos, pero sin uso de cámaras lentas y sin palomas blancas, y de la segunda por sus piruetas imposibles realizadas. Pero en mi opinión “Shoot em Up” está más cerca del estilo gamberro del Robert Rodríguez de los mariachis o “Planet Terror” (junto con la presente el divertimento más divertido y explosivo del año), además de por la cantidad de acción que desprenden, porque se saben tomar a broma a ritmo de Rock. No consideraría “Shoot em Up” solo como una película de acción, como tampoco consideraría “Planet Terror” como una de terror con dosis de acción, sino más llanamente como una “peli de tiros”. Y es que no pasan 3 minutos en esta película en que no hay algún disparo o se empiece a formar un tiroteo como no veíamos desde hace años, es más quiero ver alguna película que tenga tanto tiroteo como esta y tenga una duración mínima a la hora y media.

La historia de la película podría caber en la tapa de un paquete de tabaco. Un hombre salva a un recién nacido tras morir la madre de este y se convierte en su protector ayudado por una prostituta y perseguido por un hombre al que no deja de llamar su esposa. Punto, no le busquéis tres pies al gato porque no hay más, la explicación de porque buscan al bebe puede resultar original pero no lo es tanto. El guionista y director Michael Davis tenía ganas de hacer la película no precisamente para ganar un premio al Mejor Guión sino para ofrecernos una explosiva película sin parangón en donde se suceden los tiroteos, las bromas, las acrobacias imposibles, el Heavy Metal, la sensualidad de Monica Bellucci y un bebe a prueba de balas, y lo mejor es que consigue su objetivo, darnos una gran ración descerebrada de balas sin más pretensiones que hacernos pasar un buen rato a los amantes del genero de acción (del que sí soy).

Ya desde el principio sabemos por donde van los tiros (y nunca mejor dicho). Aparece el logotipo de New Line Cinema pero en las bandas de la película del logotipo no aparecen los trocitos cortados, se oyen disparos que son los encargados de hacérselos. A continuación vemos en pantalla un plano “Leone” de los ojos de Clive Owen, su mirada fría y rocosa como él nos observa con calma para descubrir que está sentado tranquilamente comiéndose una zanahoria. Aparece una mujer embarazada a su lado perseguida por un tipo armado que la amenaza. Al bueno de Clive, que en la película se llama Sr. Smith, no le gusten que molesten a las mujeres embarazadas y despachara al tío metiéndole bien en la cabeza que debe comer más vegetales. A partir de ahí un tiroteo largo en donde Smith se hará cargo del bebe recién nacido y que concluirá con nuestro protagonista disparando a cámara y apareciendo el título de la película. Quien no quiera aceptar este disfrute ya puede ir abandonando la sala porque la película va a seguir a este ritmo haciendo que sus escasos 85 minutos pasen volando.
shoot-em-up-2.jpg
Como ya he mencionado antes, la película no tiene pretensiones y no teme llegar al terreno de lo absurdo, ya no solo en las imposibles secuencias de acción, sino también a la hora de tratar a los personajes.
El Sr. Smith es un tipo duro sin pasado que vive en un edificio abandonado y que se alimenta solo a base de zanahorias porque son buenas para la vista (no ponemos duda viendo la infalible puntería que posee), por no hablar que consigue comprar armas por medio de vales de comida. Es curioso que Clive Owen vuelva a ejercer de niñera tras la sensacional “Children of Men”, aunque aquí su personaje está en otra línea más matona. Si se queda en paro puede ofrecerse como canguro, seguro que no dejaría de recibir ofertas.
Su acompañante, CQ, es una prostituta a la que da vida Monica Bellucci que se alquila para dar de mamar a los niños (ya sean recién nacidos o con pelo en pecho) debido a que perdió al suyo y a la que le gusta la lencería, no hay momento del film que no vaya vestida de forma sugerente, incluso cuando está de camarera presume de atributos. Para ayudar a Smith a conseguir dinero se pondrá a hacer “trabajitos” incluso en el lugar mas inhóspito.
El villano de turno esta encarnado por Paul Giamatti, el cual parece tener problemas domésticos ya que su esposa no deja de llamarle al móvil ni siquiera cuando está en plena faena delictiva. Para asegurarse de que nadie le quite el arma a él ni a sus matones trabaja con pistolas que solo funcionan con la huella dactilar y que supongo se la habrán pedido prestada a “Juez Dredd” que tenía armas de funcionamiento similar.
El bebe también hay que tenerlo en cuenta. Bautizado por sus protectores como Oliver en honor al libro de Dickens, el muchachito demuestra ser tan duro de matar como Smith. No es de extrañar que su música favorita sea el Heavy.

Sobre las secuencias de acción que posee la película, las cuales abarcan casi todo el metraje, podríamos decir que tienen cierto estilo videojuego sin llegar a “Matrix” ni “Transporter”. Y es que aquí vemos como nuestro protagonista salta por el hueco de una escalera disparando a todos los que suben por ella a medida que el desciende sin uso del ordenador ni cámara lenta, o como nos ofrece una persecución en donde su coche (por supuesto un BMW como en la serie “The Hire”) , al que accede de forma imposible, da vueltas de campana y cae para seguir corriendo. La secuencia que menos me gustó fue el tiroteo aéreo porque los Fx cantan por soleares, aunque la conclusión de la secuencia tiene su gracia. Posiblemente uno de los momentos más memorables sea ver a Clive Owen enseñando a un recién nacido como montar una pistola y cuales son los elementos más importantes de ella para a continuación dejar al niño durmiendo e irse con la Bellucci a la cama y hacer el amor (por decirlo finamente) hasta el final incluso si los matones entran a incordiarlos, consiguiendo una secuencia de lo más divertida.
La violencia es explicita, si. De hecho está película es violencia gratuita 100% Aquí vemos desde como una zanahoria además de ayudar a la vista también nos puede privar de ella hasta extracciones de piercing de lo memos recomendables.

En conclusión no es una buena película, ni prentende serla. Es cine de acción descerebrado, divertido y sin pretensiones, si uno va buscando eso acaba más que satisfecho.

Lo Mejor: Tiros, tiros y más tiros.

Lo Peor: Tiene la simpleza de un palillo de dientes.