El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford, de Andrew Dominik

jesse.jpgLa figura de Jesse James ha protagonizado diversos films del oeste, sin embargo la actual versión, puesta en marcha por el actor Brad Pitt, no se puede considerar un western como tal, sino que estaría más cerca de lo crepuscular, de un drama ambientado en aquel lejano oeste que las películas nos han mitificado de mil y una maneras y donde los protagonistas eran valientes pistoleros que se batían en comprobar quién disparaba más rápido. La película de Andrew Dominik está en un polo opuesto a esos films.

La trama comienza cuando James y su hermano, junto con una pequeña banda de hombres, van a dar su último gran golpe a un tren. Entre los hombres que los acompañan están Charlie y Robert Ford, un joven que admira a Jesse con fervor. Tras el atraco Frank se marchará a vivir una vida tranquila dejando a Jesse, que comenzará a sospechar de cada uno de sus hombres y a pensar que están maquinando un complot para deshacerse de él y cobrar la recompensa que ofrecen por su cabeza.
Si piensan que en está película vamos a descubrir quién era Jesse James, se equivocan. Uno de los aciertos del film es mostrarnos siempre a James desde el punto de vista de sus hombres. Nunca vemos una sola secuencia en que James este a solas (salvo en el prólogo), siempre lo vemos en alguna visita a casa de los Ford o conversando con sus hombres. Incluso cuando James parece que está a solas sin ser visto, como en esa maravillosa imagen de incomunicación con su hermano Frank, aparece el joven Ford. Gracias a eso nos ponemos a la misma altura que un miembro del grupo de James, y contemplamos como se vuelve más paranoico, desconfiado y temeroso de los que le rodeaban y de él mismo. La tragedia de Jesse James no es sino la tragedia de quien teme que su tiempo se acaba y no tiene manera de evitarlo aunque ponga medios. Después de el asalto al tren y escuchar rumores elimina a uno de sus hombres porque piensa que lo va a traicionar. Tras él va a por otro, al cual también pensamos que lo va a ajusticiar a su manera, sin embargo tras el inhumano interrogatorio a un joven, James sufrirá una crisis, llegando incluso a llorar ante su acompañante, al que finalmente no mata. El bandolero piensa en su existencia, y en retirarse, puede que porque al igual que el mundo que ha vivido de asaltos y asesinatos, su tiempo también haya llegado a su fin. Una mañana previa a un último golpe que ha planeado le regala a Bob Ford una pistola. Puede que lo supiera, o puede que no, pero Jesse James se entregó libremente a la pólvora de aquel disparo en su casa y sin sus armas a la cintura. ¿Asesinato? ¿Suicidio? Eso solo engrandece su leyenda. Tenía 34 años.
Robert Ford es el otro personaje importante del film, se podría decir que es el verdadero protagonista de esta historia. El hombre que admira e idolatra a Jesé James, conociendo de él cada historia, cada anécdota, comparándose con él en color de ojos, posición que ocupa en el orden de nacimiento de sus hermanos, altura, etc.. Pero al contrario que Jesse, Robert no tiene el aura de grandeza que posee el bandolero, convirtiendo esa admiración en odio y envidia. ¿Quiere ser como yo?¿O quieres ser yo?, le pregunta un Jesse James tomando un baño y teniendo como siempre a mano sus pistolas. Quizás sea esa la razón, y no el desequilibrio de James dentro de su grupo, lo que lo lleve a traicionarlo. El joven Ford se podría comparar con cualquiera de nosotros en la medida de que todos idolatramos a alguien, y pensamos en poder ser él, pero lo de Robert Ford pasó de ser una fantasía a una realidad a medias. Tras varios encuentros violentos con Jesse, el cual imponía solo con su presencia e incomodaba a sus hombres por la noche, el joven decide acabar con él tal y como ha acordado con la policía. Pero no se crean que lo mata mirándolo a los ojos, ni en un tiroteo, sino en su casa, una fría mañana en vísperas de Primavera, temeroso por una noticia aparecida en un periódico y ayudado por su hermano Charlie, el cual vivirá siempre con la culpa en su conciencia y lo llevará a suicidarse a los pocos años. Le dispara por la espalda, con el revolver que Jesse le había regalado poco antes. Su resultado no fue el que esperaba Robert Ford, si bien al principio triunfaba representando el asesinato en vodeviles, con el tiempo su figura era objetivo de burla por parte de las gentes que lo rodeaban. Murió 10 años después del asesinato, con la vergüenza de haber matado a un ser querido sobre sus hombros.

425_jesse_james2_090707.jpg

El director Andrew Dominick fue el responsable de “Chopper” que dio a conocer a Eric Bana, y que realiza esta película con un lirismo rozando lo estrictamente poético pero sin llegar a serlo. Comparado con Terrence Malick por este trabajo Dominick consigue mantener mejor el ritmo que el autor de “Días del Cielo”, a pesar de su larga duración. Además de por su carácter contemplativo en las imágenes, alargándolas más de lo necesario, puede que a la gente le recuerde a Malick por el incisivo uso de la “voz en Over” que nos va narrando, no lo que estamos viendo, sino hechos históricos sucedidos respecto a la figura del famoso pistolero, quedándose en algo narrativo cuando pretende ser poético, y perjudicando a las imágenes en la mayoría de las veces. Hubiera quedado muy bien si se utiliza tan solo al principio y al final, y no estuviera tan omnipresente.
Uno de los mayores lastres del film es querer abarcar tanto sobre los hombres que pertenecen a la banda de James, son personajes interesante cada uno de ellos, e intenta hacer un estudio psicológico de cómo eran pero no hacen sino atropellar la narración. Secuencias como la visita del primo de Jesse a casa de su padre con otro compañero y la aventura de este último con la esposa del viejo no aportan nada y podría haberse resumido. Al igual que tramos en donde los personajes mantienen largas conversaciones sin que la historia avance. Y es que Dominick tendría que haberse centrado más en la figura de Bob Ford, quien desaparece de la pantalla durante más de media hora para luego reaparecer y convertirse en protagonista durante la hora final.
Si bien es cierto que el film no se hace pesado, si le habría venido bien cierto retoque de montaje, y eso que lo ha sufrido. Ha tardado más de un año llegar a las pantallas porque según las malas lenguas Pitt no estaba satisfecho con el resultado de Dominick y la película se ha tirado en la sala de montaje demasiado tiempo, lo cual no es tampoco muy bueno. No me extrañaría que hubieran metido mano los Hermanos Scott (productores también del film) y que Ridley hubiera filmado algo (esa imagen de la mano acariciando el trigo está demasiada trillada).
A pesar de eso el trabajo de Dominick es encomiable y llega a rodar secuencias de una belleza impropias de Western. No me refiero a grandes paisajes, sino a imágenes tras las ventanas, la secuencia del tren, o todo el tramo final que se refiere al joven Ford. A todo ello ayuda la maravillosa fotografía de Roger Deakins y la intimista Banda Sonora a cargo del músico Nick Cave, quien realiza un pequeño papel como cantante.
El momento que da titulo al film es de lo mejorcito visto este año en cine. Una secuencia rodada con precisión, manteniendo la tensión en cada plano, con un dominio del ritmo intachable, consiguiendo una reacción en el espectador que ansía que el acto que está a punto de acontecer no suceda. Toda la secuencia, desde el amanecer del día hasta la ejecución del asesinato, está impregnada de angustia y tensión cuando se enfoca a los Ford a la vez que de tristeza y melancolía cuando se centra en James, inolvidable el momento en que ve a su hija por la ventana y posteriormente se quita las pistolas, para entrar levemente la música de Cave. Una secuencia para enmarcar.

Las interpretaciones están a la altura de las circunstancias. Brad Pitt está bastante bien, sin llegar a los halagos ni a excesivos premios, aunque sorprende que siendo el productor no tenga más minutos en pantalla. Como he citado Jesse James se nos presenta como alguien distante y desconocido y el actor no se esfuerza en que sintamos simpatía por él. Sam Rockwell sufre un in crescendo interpretativo pasando de ser un mero secundario más a importante como el hermano de Robert, Charlie. Sam Shepard da vida brevemente a Frank James. Sorprende ver en el reparto a actrices como Mary-Louise Parker o Zooey Deschanel tan desaprovechadas, sus personajes están solo para ver que también había mujeres en el viejo oeste porque no aportan nada. La mención se la lleva esta vez el hermanito de Ben, Casey Affleck como Robert Ford. El muchacho se marca una interpretación merecedora de todos los halagos que está recibiendo, su admiración dando paso a la envidia está personificada de manera ejemplar, y su secuencia en el momento cumbre es de quitar el hipo.

Buena película que sería grandiosa si hubiera prescindido de ciertas secuencias y episodios innecesarios.

Lo Mejor: Casey Affleck. La secuencia que da título al film.

Lo Peor: Algunos tramos resultan demasiado contemplativos sin aportar nada a la trama. La omnipresente voz en off.

Anuncios

4 pensamientos en “El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford, de Andrew Dominik

  1. Lógicamente no he leído todavía (por temor a spoilers o datos) tu extenso y (a priori) excelente comentario de este western. ya sabes que yo nunca leo nada antes de verlo 😉

    De todas formas, cuando le eche un ojo te digo algo.

    Un saludo amigo !! 🙂

  2. Posiblemente el gran fallo de esta película, es la sensación de “podía haber sido mejor”, algo tan frecuente como crispante, en el cine americano actual. La película resulta pedante en sus formas. No me molesta que una película sea lenta, me molesta que sea lenta para que el director demuestre al público que es profundo (quién haya visto una peli de Garci sabrá de lo que hablo). obviando el problema de forma, la película tiene momentos muy interesantes. Brad Pitt, demuestra tras muchos intentos, que puede ser creible en un papel. Además nos da pistas sobre la calidad de la película antes de verla gracias a su pelo (mientras más rubio sale, peor es la peli, sólo hay que recordar 7 años en el tibet, conoces a Joe Black, o troya para seber de lo que hablo). La gran sorpresa “casi aflfleck”, al que ya podrimos empezar a denominar como “super Affeck”, al que ya podemos empezar a tener en cuenta como el mejor interprete de su generación.

  3. Jajaja. Muy interesante tu teoría sobre el color de pelo de Brad Pitt en sus películas. Y si, Casey Affleck ha demostrado en dos películas estrenadas casi simultanemaente ser mejor que su hermano mayor frente a la cámara.

    Saludos.

  4. Reciien vi la pelicula, medio larga jee. Pero igual me gusto, me llamo mucho la trama, yo ni sabia que existio un tal jesse james! y me dio ganas d averiguar mas sobre esta historia, la verdad que me gusto mucho. Me encanto Brad cn su pelo, que lindo que staba♥ jaja. Pero cuando veia la pelicula tenia que estar atenta a todo lo que se decia, xq si me perdia algo CHAU dspues no entendia nada! jaja x suerte la grabe. Nose mucho de cine, pero me gusto

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s