Disney: El Rey León (1994)

lion_king_ver4_xlg.jpgAmanece en la sábana africana. Las manadas de animales se dirigen a la roca del rey para asistir al nacimiento y rendir pleitesía al heredero del reino. Sobre el corro de animales el chamán Rafiki eleva al pequeño cachorro Simba, bendecido por los cielos para gobernar.

Así comienza la película Disney más famosa y la más taquillera en cuanto a animación tradicional se refiere. Vendida como una historia completamente original, la realidad demuestra que tal afirmación no es del todo veraz. Así pues han acusado a Disney de plagiar el film anime de los años 60 que creara Osama Tezuka, y no precisamente por la historia, que en ambos films es distinta, sino en similitud de planos y secuencias, además de porque al principio en el proyecto Disney, llamada por aquel entonces como “King of the Jungle”, el protagonista era un león blanco como en el film japonés, por no hablar de la similitud de nombres del protagonista: Kimba frente a Simba. Pero solo ahí podemos hablar de similitudes, ya que “El Rey León” es una película majestuosa con un sentido del espectáculo absorbente.

Respecto a la historia, debemos mencionar que estamos ante el film Disney más dramático y trágico, a la par que épico, de todos, conteniendo momentos realmente sobrecogedores. No es descabellado comparar “El Rey León” con “Hamlet”, y es que en ambos el protagonista está torturado por la muerte de su padre, al cual ha matado su tío, y este se le aparece de entre los muertos para guiarle en su camino. La atmósfera que envuelve a “El Rey León” es un manto trágico y dramático en donde el joven protagonista vive con la tortura de la muerte de su padre, pero debe aceptar su papel en el ciclo de la vida y asumir su mandato como rey.
Lo que mueve la historia es la relación padre-hijo que se establece entre Simba y Mufasa. Gracias a lo bien desarrollada que está , con esas secuencias intimistas que ambos mantienen bajo las estrellas y paseando por el reino, el público consigue tener simpatía por los personajes y sentirse identificado con ellos (y eso que hablamos de dibujos animados, y animales). Cuando Mufasa muere es imposible no sentirse triste, e incluso soltar alguna que otra lagrima. Esta historia consigue relacionarse directamente con esa otra gran película Disney que es “Bambi”, donde el joven protagonista perdía a su madre.

Para conseguir que el espectador se adentre en esta película no basta solo con una buena historia, sino con una buena puesta en escena. Resulta sorprendente que la mayoría de personas que trabajaron en este film no era los habituales en los largometrajes Disney, sino un equipo secundario, y es que cuando se presentó este proyecto se hizo junto con “Pocahontas” y, vayan a saber por qué, la mayor parte del equipo habitual prefirió trabajar en el film de la india porque lo veían más ambicioso y con más perspectivas de éxito. En cierta forma hemos de agradecer dicha opción ya que si no “El Rey León” no se hubiera convertido en lo que fue. Los directores fueron Rob Minkoff y Roger Allers, que ya había trabajado de forma secundaria en “La Sirenita” o “Oliver y su pandilla”, demostrando en “El Rey León” todo su buen hacer a la hora de planificar y narrar una historia. Los dibujantes y animadores viajaron a África para observar a las mandas y captar movimientos, estudiando especialmente a los leones y su hábitat. Todo para dar realismo al movimiento de los personajes.
Ya desde el principio en que nos eclipsa el sol que llena la pantalla a ritmo de una voz africana y la presentación del cachorro sabemos que estamos ante una película de animación distinta, incluso la canción es en off, sin pertenecer a ningún personaje. Pero es que tras eso contemplamos un espectáculo sin freno con magníficos paisajes africanos en distintos espacios climáticos. Secuencias como el enfrentamiento contra las hienas en el cementerio de elefantes, la espectacular estampida de ñus en donde el espectador se siente participe, o la pelea final entre Scar y Simba, narrada incluso con cámara lenta, nos traen una película épica y espectacular demostrando una vez más al magnifico uso de la animación tradicional junto con la de ordenador. Pero son las secuencias intimas entre Simba y Mufasa las más memorables, y si hay una para remarcar esa es la del reencuentro de un Simba ya adulto con su el fantasma de su padre aparecido entre las nubes. No hay secuencia que ponga tanto el vello de punta como esa, en donde el joven príncipe se avergüenza ante la figura paterna y recuerda su destino.

co8.jpg

Por supuesto si hablamos de esta película tenemos que hacer mucho hincapié en la Banda Sonora, que esta vez no fue compuesta por Menken. Las canciones fueron compuestas por Elton John y Tim Rice consiguiendo temas inolvidables como “El ciclo de la vida” o “Hakuna-Matata”. Pero este film no es un film musical como otros previos de Disney. De las cinco canciones compuestas por el dúo solo tres son cantadas en la película con su respectivo número musical mientras “El Ciclo de la Vida” acompaña la magistral secuencia final y la oscarizada “Can you feel the love tonight” describe la relación de amor entre Simba y Nala mientras estos se aparean (si si, en los films Disney también hay erotismo, y daría para un post bastante extenso).
Pero lo que brilla por su fuerza y por conseguir vestir a las imágenes del alo adecuado es la partitura de Hans Zimmer. Este hombre casi siempre me gusta porque consigue crear grandes temas épicos, y diría que dicha andadura comenzó con esta película, a la cual llegó seguramente por su excepcional trabajo en “The Power of One”, ya que poco tiene que ver esta composición con “Thelma y Louise” o “Rain Man”. Zimmer consigue captar la esencia de África con ritmos en donde utiliza instrumentos de viento y percusión, creando un tema central maravilloso con leves coros, que hace su máxima aparición en el encuentro entre el fantasma de Mufasa y Simba.
Como era de esperar tanto Elton john y Tim Rice por “Can you feel the love tonight” como Hans Zimmer por su magnifica partitura se llevaron los respectivos Oscars, pero la Banda Sonora fue un hito de ventas y cosechó innumerables premios discográficos.

La galería que compone el film es de lo más variopinta, y lo más destacable es que a cada personaje le fue asignada una voz celebre acorde. Así pues Matthew Broderick prestaría su voz a Simba de mayor, mientras el gran James Earl Jones dotaba a Mufasa de la misma fuerza y presencia que Darth Vader. Nala es la joven leona amiga de Simba, cuando crezcan ambos descubrirán el amor mutuo que siente, a la que le presta voz Moira Kelly. Las hienas son un trío formado por el quejica Banzai, el desquiciado Ed, y la líder Shenzi a la que presta su voz Whoopi Goldberg. Zazu es el pájaro, mayordomo de la familia real, que tiene la voz de Mr. Bean, Rowan Atkinson. Rafiki es un babuino, representa al chamán de la tribu por decirlo de alguna manera, y además posee dotas karateka. Robert Guillaume le prestó su voz. Timon y Pumba son la pareja cómica del film asemejándose con el gordo y el flaco y famosos por tararear el tema Hakuna-Matata. Tras los personajes tenemos vocalmente a Ernie Sabella como Pumba y Nathan Lane como Timón. Por último dejo a mi personaje favorito, Scar. Su nombre ya es del todo propio para un villano rememorándonos a “Scarface” por su particular cicatriz en el ojo. Envidioso de Simba, en quien ve un estorbo para alcanzar el reinado, decide eliminarlo, aunque para ello tenga que traicionar y asesinar a su propio hermano. El personaje de Scar es tan shakesperiano como Simba y Mufasa, y se le acerca al Yago de Otelo al implantar la duda y el miedo en el pequeño Simba, así como culpándolo de la muerte de Mufasa. Una vez llegue al poder, Scar se verá secundado por las hienas, en quienes tendrá su nuevo ejercito. Para dotar de voz al personaje nadie mejor que un prestigioso actor como Jeremy Irons, que realizo un trabajo vocal magistral.

El éxito de “El Rey León” cogió desprevenida a la mismísima compañía, quien no imaginaba el potencial dramático que poseía la película ni la abrumadora respuesta por parte de los espectadores que la elevarían a los altares del cine de animación convirtiéndose en la más taquillera y en todo un fenómeno social.

co1.jpg

Valoración: Obra Maestra.

Anuncios

10 pensamientos en “Disney: El Rey León (1994)

  1. Totalmente de acuerdo con tu apreciación. Otra maravilla de la Disney.

    y mi más sincera enhorabuena por tus criticas de las pelis de Disney, con las que todos aprendemos un montón, estás hecho un crack 😉

    Un saludo y sigue asi colega!!!

  2. Para mi, estamos ante la cinta Disney de animacion tradicional mas completa de todos los tiempos. Tiene un alto componente tanto dramatico (la muerte de Mufasa es una de las escenas mas espectaculares y a la vez tristes de la historia de la animacion) y de comedia (vaya par de truhanes son estos Timon y Pumba).

    Tu valoracion es impecable como siempre, estoy de acuerdo contigo en todos y cada uno de los puntos enunciados.

    Un saludo y nos leemos!!!

  3. Muy buena crítica y una obra maestra de película. Un único apunte: los dobladores de Timon y Pumba los has colocado al revés.

  4. A ver, explicitamente no aparece, pero el momento musicla “Can you feel the love tonight” para mi siempre ha significado la escena de amor entre ambos y tiene ciertos movimientos que recuerdan el apareamiento explicito.

    Saludos.

  5. Totalmente de acuerdo con el amigo granaino.

    Es lo máximo que puede mojarse Disney XD aunque resulté una escena ambigua en este sentido, yo también en su dia creí que significaba eso.

    Y si fueron en tiempos pasadas, hubieran insertado en medio de la cancioncita una escena subliminal porno como ya pasó en tantas otras sirenitas xD

    saludos

  6. ¡muy buena critica!
    esta película, cada vez que la veo lloro cuando Mufasa muere, es increíble como puedes querer y apreciarlos y de seguro después reflexionas: ¡son solo dibujos animados!
    muchos saludos.
    p.d: ¿en serio lo de can you feel the love tonight?, ya había leído en otros lugares aquel comentario, aun no me lo creo xD

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s