Piratas del Caribe: La Maldición de la Perla Negra (Pirates of the Caribbean: The Curse of the Black Pearl), de Gore Verbinski

potc1.jpgLa niebla inunda la pantalla, poco a poco vemos aparecer la proa de un gran barco navío acompañado por la voz de una niña entonando un canto prohibido: una canción pirata. Uno de los miembros de la tripulación le informará a la pequeña que entonar dichos cantos trae mala suerte y atrae la presencia de piratas, a lo que su padre, el Gobernador, como el capitán del barco, el valiente Norrington, se muestran escépticos. Una voz de emergencia los lleva hasta los restos de un barco hundido en donde encontrarán a un pequeño joven naufrago superviviente. La tripulación del navío dará la alerta rescatando al muchacho y poniendo rumbo rápidamente a su destino, sin embargo la pequeña Elizabeth repara en el rescatado joven y observa un pequeño collar que tiene colgado: una moneda dorada. Alejándose el navío de los restos de la tragedia la pequeña verá alejarse un gran barco pirata de velas negras que parece llevar la muerte consigo y que protagonizará sus pesadillas.

Así da comienzo la película de aventuras más famosa de nuestros días. Tras el fiasco que supuso “La Isla de las Cabezas Cortadas” de Renny Harlin con el cierre de Carolco incluido, y la metedura de pata de Polanski con “Piratas”, hacer películas de piratas parecía lo más disparatado en Hollywood ya que significaba un fracaso absoluto, convirtiendo dicho genero en algo maldito. Pero ¿qué mejor manera de romper una maldición que con una película que contuviera en su título dicha palabra?
El megalómano productor Jerry Bruckheimer ponía su nombre por primera vez junto con el logotipo de Walt Disney Pictures para llevar a la gran pantalla una atracción del parque temático Disney conocida sobre todo por la canción que entonaban los muñecos piratas de dicha montaña rusa.

¿De que trataría la película? De algo tópico. Chico pobre que trabaja como herrero y con buen manejo de la espada está enamorado de la hija del gobernador. Tras un asalto pirata a Port Royal la joven es secuestrada y el joven pondrá todos los medios que tenga a su alcance para rescatarla. Eso es la película en reglas generales. Ahora bien los de Disney y Bruckheimer tenían sorpresas guardadas.
La maldición de la película se refiere a los piratas tripulantes del barco La Perla Negra, quienes robaron un tesoro azteca perteneciente a Cortés y fueron ajusticiados vagando eternamente sobre la tierra convirtiéndose en esqueletos vivientes a la luz de la luna. La única manera de romper la maldición es conseguir reunir de nuevo todas las monedas del tesoro. Ahí es donde los caminos de los piratas se cruzan con los de Will, el herrero, y Elizabeth, la hija del gobernador, pues confunden a ella con la hija de un pirata que participo en el robo, Bill el Botas, mientras que es él el verdadero hijo perdido.
Los piratas de la película, los villanos, son hombres rudos, sin modales, lobos de mar ansiosos de sangre y botín, capitaneados por el Capitán Barbosa, en quien vemos esa angustia de vivir bajo los efectos de la maldición. Su secuencia cenando con Elizaberth y explicándole la razón de su destino sirve para exponernos la tragedia que viven los hombres de la tripulación. Si, pueden ser inmortales, pero una vida en la que no puedan paladear la comida, en que el oro no les sacie, y en donde no puedan sentir el calor de una mujer no es la vida que soñaban con vivir. En el fondo Barbosa es un personaje, malo, si, pero trágico.

pirates1.jpg

Bien, con lo que llevamos planteado de un joven que demuestra su valia, la hija del gobernador secuestrada, y un grupo de piratas malditos ¿se puede entender el enorme éxito que obtuvo la película? No deja de ser una historia clásica de piratas como otras, solo que aquí hay pirata-esqueleto. ¿Qué fue entonces lo que llevó a la gente en tropel para ver esta aventura? La respuesta el tenemos en el verdadero protagonista de la cinta. Aparece elevado sobre un mástil observando en el horizonte la costa caribeña de Port Royal, parece capitaneando un gran barco, pero no. Su mandato se reduce a una pequeña balsa con claraboyas destinada a hundirse. Pero e él le importa poco, su entrada en el puerto debe ser triunfal, con la cabeza bien alta, dejando a todo el que le vea boquiabierto. Y lo consigue. Acabamos de conocer al que será uno de los personajes más celebres que nos ha dado el cine del S. XXI. El Capitán Jack Sparrow. No hay forma más descabellada de presentar al que va a ser el héroe en el film, rematándolo ya cuando este usa su “educada” forma de expresión con su lengua de doble filo, dando más rodeos que un torero y muestra sus continuos amaneramientos gestuales, dejando KO a todo espectador. Y es que el bueno de Sparrow es el compañero de juergas que todos quisiéramos tener. Es caradura, amante del buen ron, cuentista como pocos, siempre buscando su beneficio, y loco, muy loco, tanto que a él no le falta un tornillo sino tres cuartas partes de los que componen su peluda cabeza. Claro que en la historia también le mueve el amor. El amor a la piratería, a la libertad, al buen ron y en este caso a su precioso barco, La Perla Negra, del que fue echado por la tripulación capitaneada por su contramaestre, Barbossa.
Si el personaje de Sparrow es como es se lo debemos al actor que le da vida, Johnny Depp. El actor, cuyo único éxito en taquilla era “Sleepy Hollow” bajo las ordenes de su director fetiche, fue una rara elección para protagonizar un film Disney producido por uno de los mandamases del sistema de Hollywood. Depp cayó bocas haciendo suyo un personaje que en papel no se distanciaba del típico héroe de aventuras convirtiéndolo en un desmelenado y rocambolesco pirata pasada de vueltas. Su inspiración a la hora de crear el personaje fue Keith Richards, con todos esos amuletos y anillos que lleva y ese desparpajo a la hora de expresarse y moverse. Así pues Jack Sparrow renovó al pirata, desmitificándolo y dándole una nueva dimensión consiguiendo, algo así como ocurría con el Genio en “Aladdin”, un personaje cuya aparición en pantalla hace que nos produzca un soplo de aire fresco.

000511458660.jpg

“Piatas del Caribe: La Maldición de la Perla Negra” está llena de amor, duelos a espada, abordajes, buenos efectos especiales que transforman a los malditos piratas en esqueletos vivientes, amistad por conveniencia como la que se produce entre Jack y Will, y traiciones, muchas traiciones que dan vueltas y vueltas a una trama cuya mayor flaqueza es el metraje. Y es que no hubiera venido nada mal un recorte de 15 minutitos en lugar de repetir visitas a terrenos conocidos como la cueva del pirata, en donde se repite dos veces una misma secuencia.
El humor también esta muy presente en la película. Jack Sparrow ya es de por sí un personaje humorístico que nos hace soltar carcajadas, ahora bien el incluir a dos soldados ingleses bastante torpes y su respuesta pirata en la pareja Píntel y Ragetti me parece innecesario, ya que lo único que se consigue con ellos entorpecer el buen ritmo de la trama, pero tampoco vamos a pedir tanto de Bruckheimer.
El director elegido fue Gore Verbinski, a quien Bruckheimer contrató no por “The Mexican”, ni por “Un ratoncito duro de roer”, ni siquiera por “The Ring”, sino por su trabajo en publicidad (¿alguien lo dudaba?). Verbinski ldoto a la historia de un ritmo muy bueno y de una narración clásica adecuada para la historia olvidándose de rollos videocliperos ni nada por el estilo. Aquí se masca el estilo clásico de las aventuras de piratas de la Edad Dorada de Hollywood, hay homenajes cinematográficos a “El temible Burlón”, literarios a “La Isla del Tesoro”, y de videojuego a la Saga “Monkey Island”. Además Verbinski supo mezclar los genero de aventuras con el del terror (en su vertiente suave, que es una peli Disney) como puede ser en la primera aparición de La Perla Negra o la visita de los piratas a la celda de Sparrow en donde muestran su maldición cuando se exponen a la luz de la luna. Verbinski crea secuencias de acción dignas del mejor blockbuster como la persecución de Sparrow por Port Royal, el bombardeo entre los dos grandes barcos, o el enfrentamiento final entre Barbosa y Jack con sorpresa incluida y todo. El ritmo es vertiginoso, haciendo que su dos horas y pico largas no nos cansen, y haciéndonos disfrutar de una atracción más grande que la que existe en Disneylandia.
El guión corrió a cargo de Ted Ellito y Terry Rossi, quenes ya habían trabajado en “Aladdin” y en otras muchas producciones animadas y de aventuras (“La Mascara del Zorro”) consiguiendo aquí un trabajo correcto en cuanto a guión de entretenimiento, aunque podrían haber dado menos rodeos en algunos tramos. La memorable música corrió a cargo de Klaus Badelt cuando en principio iba a ser Alan Silvestri, de ella es ya celebre el tema principal, cuya composición creo que se la debemos más a Hans Zimmer, quien ha elevado la música piratesca a una alta cumbre en “At World´s End”. El cuidadísimo diseño de vestuario, los decorados, los efectos especiales de la ILM, cada detalles está cuidado al máximo para trasladarnos a ese mundo de aventuras y piratería.

potc-depp-bloom.jpg

Entre el reparto nos encontramos con dos actuales estrellas que le deben mucho a esta película. Orlando Bloom, que por aquellos días aún era Legolas, realizaba su primer papel importante sin usar peluca amarilla ni lentillas. Will Turner es el héroe que hubiera encarnado Errol Flynn y el actor intenta emularlo correctamente con piruetas y bigotillo, aunque aún le faltaba (y le falta) mucho que aprender. Keira Knightley daba vida a la chica del film, Elizabeth Swann, hija del gobernador y por tanto la raptada. Para ella también era su primer papel importante que realizo de manera correcta, mejor que luego hizo en las secuelas se podría decir. Jonathan Pryce es el gobernador Swann, un caballero inglés correcto aunque algo infantil a la hora de mostrar su victoria ante los piratas. Jack Davenport es el Comodoro Norrington, quien quiere casarse con Elizabeth tanto como atrapar a Sparrow. Kevin McNally da vida al compañero de fatigas, y borracheras, de Jack, Gibbs. Su encuentro en la isla de Tortuga es de los más celebrado, tanto como el montón de bofetadas que recibe nuestro querido pirata. Lee Arenberg y Mackenzie Crook forman el duo Pintel y Ragetti, este ultimo empeñando en clavarse todo lo que pueda en su ojo artificial mientras no lo pierda. El mono maldito del film no sé como se llama en realidad pero también hay que destacar sus memorables momentos, si hubiera un Oscar a mejor animal protagonista se lo daban a él.
Geoffrey Rush compone junto con Depp el punto alto interpretativo. Su Barbosa se ha convertido en un personaje celebre que el prestigioso actor australiano interpretó contenido, su sola presencia es suficiente para imponerse frente a los miembros más grandes y musculosos de su tripulación. Lo mejor es que es el contrapunto a Sparrow con el tesón firme y la calma como principal característica. Eso si, cuando Jack está delante pierde los estribos, como cualquier persona.
Johnny Depp ya he dicho que crea una memorable creación como el mítico Jack Sparrow, posiblemente el personaje real más memorable de la factoría Disney junto con Mary Poppins.

La película fue un éxito inesperado haciendo sombra a “Matrix Reloaded” y consiguiendo que la Disney reinara en las taquillas ese año haciendo doblete con “Buscando a Nemo”, pero lo que fue más inesperado fue que de las cinco nominaciones para los Oscars que recibió, la mayoría técnicos, una fuera a parar en la persona de Johhny Depp, consiguiendo así su primera nominación al Oscar y rememorando los tiempos de Julie Andrews, en que un personaje Disney era alabado por critica y público.
En 2006 se estrenó la secuela “Dead Man´s Chest” y al siguiente “At World´s End”, de nuevo entretenimientos de primera gracias a un Deep más loco y desatado, pero que no llegan al clasicismo de esta primera película.

Una buena película-blockbuster de aventuras repleta de acción, amor, maldiciones, humor y donde conocimos a Jack Sparrow. ¿Alguien da más para un film Disney?

Lo Mejor: Depp y Rush. Su ritmo. Es una de aventuras clásica.

Lo Peor: Su excesivo metraje en donde se revisitan lugares comunes.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s