American Gangster, de Ridley Scott

200px-american_gangster_poster.jpgTras varios fracasos seguidos parece que Sir Ridley Scott ha conseguido una película digna dentro de su actual filmografía, pero que ni mucho menos llega a la maestría de sus primeros trabajos cinematográficos.

Scott pone esta vez su mirada en los años 70 para narrarnos la historia real de un capo de la droga y un policía de narcóticos.
Frank Lucas trabaja como chofer y sicario para Bumpy Johnson en Harlem. Una vez muera su jefe, Frank tomará la decisión de seguir con el negocio mafioso de Bumpy convirtiéndose en uno de los hombres más poderosos de Nueva York gracias al trafico de caballo procedente de Vietnam, en donde se está llevando a cabo la fatídica guerra. Frank es un hombre que se ha hecho a sí mismo y que no recibe ordenes de nadie tras la muerte de Jonson, quien es su modelo a seguir. Es un hombre recto y firme apegado a las raíces familiares que no duda en mostrar su genio y poner en cinta a quien ponga en duda su mandato o le traicione. A la hora de negociar se muestra afable y cordial y no deja de utilizar su expresión favorita, “amigo mío”, ya sea para bien o para mal. Será el primer afroamericano capaz de poder hacer sombra a los grandes capos de la mafia italianos.
Richie Roberts es un agente de policía insobornable dentro del Departamento de Policía. La devolución de un millón de dólares le hará ganarse la enemistad de sus compañeros de profesión lo que llevara a su superior a mandarlo a dirigir la red antidroga. Sin embargo, en contrapunto con su honradez y rectitud laboral, tiene una vida familiar desastrosa debido a sus continuos devaneos con mujeres que lo llevarán a divorciarse de su mujer y perder a su hijo.

La mayor diferencia entre ambos personajes, además de la etnia, es que cada uno se encuentra en un lado opuesto de la ley y que Roberts no tiene el mismo cuidado familiar que Lucas. Salvo eso ambos personajes caen bien al público, no se puede decir que Lucas sea un gangster sanguinario, ni tan siquiera un mal hombre pues solo busca una estabilidad para él y toda su familia, lo que nos rememora a “El Padrino”, pero mediante el narcotráfico de droga. Roberts por su parte es el perfecto policía, incapaz de saltarse las normas, es el Serpico de la historia, un hombre tímido a la hora de hablar en público cuya mayor aspiración es convertirse en abogado, y cuyo mayor defecto es dejarse llevar por la primera falda que se cruce en su camino y estar obsesionado con su trabajo.
Entonces, si ambos personajes provocan simpatía al público ¿qué conflicto se puede sacar a parte de la investigación de Roberts contra Lucas? El conflicto viene dado por los impedimentos que sufren ambos personajes a la hora de alcanzar sus objetivos y que se encuentran personificados por la misma persona, el detective especial Trupo, el hombre más corrupto dentro del cuerpo de policía que quiere sacar tajada del negocio de Lucas e impedir que Roberts desmantele una red que le proporciona mucho dinero.

“American Gangster” es una buena película que bebe mucho del cine policiaco de los 70, pero más que al estilo de Coppola o Scorsese como se ha llegado a comentar, yo diría que debe más a Lumet o Friedkin. Scott esta vez se encuentra más comedido en su dirección, no tan artificioso como acostumbra a ser. Se centra en los actores y coloca la cámara firme, sin necesidad de hacer muchos movimientos con ella salvo cuando sea preciso. Hubiera sido maravilloso que Scott se hubiera mantenido así durante todo el metraje, sobrio y directo, pero parece que el hombre si no hace algún ralentí o aceleración con la cámara que no viene a cuento no se queda tranquilo. Así pues produce verdadera vergüenza la forma de presentar a Trupo y sus hombres a cámara lenta, acercándose más al estilo de su hermano Tony o de un Bay.

denzell-amgangster.jpg

El mayor error que le veo a la película es que le falta encontrar esa personalidad propia que la habría alzado al olimpo del cine de gangsters. Y es que muchos son los momentos en que la película nos hace recordar otras películas del genero, ya sea por el correcto guión de Steven Zaillian o por la sobria puesta en escena, plagados de referencias y tópicos.
La película alcanza momentos de gran cine en escenas que son directas como la ejecución en plena calle a luz del día de un rival de Lucas o el castigo que sufre uno de los hombres del capo en su casa cuando está dando una fiesta.
Sin embargo hay dos secuencias de lo más memorables. La primera es cuando Lucas regresa de una noche de boxeo y quema un llamativo abrigo que le ha regalado su esposa. Lucas no dice nada en la secuencia, tan solo entra, se quita el abrigo y lo echa a la chimenea mientras se siente enfrente y lo contempla quemarse. Ese abrigo significa para él la perdida del anonimato, ser reconocido cuando busca todo lo contrario. Ir con ropa llamativa no es sino un signo de debilidad.
La otra secuencia es la redada llevada a cabo por Roberts y su equipo al centro en donde se fabrica la droga. Una secuencia brutalmente planificada y con el ritmo adecuado para que nos involucremos en ella y que juega muy bien mediante (falso) montaje en paralelo con la misa que presencian Lucas y su familia y que nos vuelve a remitir al tramo final de “El Padrino”.
Lo mejor de la película es su magistral montaje llevado a cabo por un habitual de Scott, Pietro Scalia, que consigue que las dos horas y treinta minutos largos no cansen en ningún momento y encadenando perfectamente la historia de Lucas con la de Roberts consiguiendo un montaje alterno de escuela. También merece mención la soberbia ambientación de los años 70 en cuanto a fotografía y vestuario así como la pegadiza música Funky y Soul que suena durante todo el metraje.

El reparto lo componen un Denzel Washington correcto con momentos de grandiosidad (el momento de la ejecución en la calle; sus cambios de humor) pero que no llega a la maestría de otros trabajo suyos. Russell Crowe parece haber encontrado el buen camino como su amigo Ridley tras beber vino y realiza una convincente interpretación como el agente Richie Roberts. Curiosamente Washington y Crowe vuelven a coincidir 12 años después tras “Vituosity” compartiendo casi los mismo minutos juntos en pantalla (escasamente 15). Josh Brolin es el detective Trupo, al que le gusta rememorar el aspecto de gangster latino con su elegante vestuario y bigote. Chiwetel Ejiofor es el hermano de Frank, Huey, a quien le gusta fardar y poner en evidencia a su hermano. Ted Levine es el superior de Roberts. Componen el reparto un Cuba Godding Jr. Comedido, Carla Gugino como la mujer de Roberts, Joe Morton, Armand Assante como otro capo mafioso y Lymari Nadal como la esposa de Lucas.

Diré que con esta me ha pasado lo mismo que con “Infiltrados”, escuchas tantas cosas favorables que una vez vista sales con cierto regustillo agridulce al no encontrar lo que esperabas. Aún así es un buen policiaco que retoma el buen pulso de Scott pero que ni se asoma a sus mejores trabajos. Como era de esperar (y es habitual) en DVD saldrá una Edición Extendida con 20 minutos más, cortesía de Ridley Scott.

Lo Mejor: El competente reparto, su ambientación años 70, el magnifico montaje.

Lo Peor: Verla con muchas expectativas.

Anuncios

2 pensamientos en “American Gangster, de Ridley Scott

  1. Muy cierto lo de no verla con muchas espectativas. Yo, sinceramente, no tenía demasiadas ganas de verla, ni por la temática ni por mi (hasta ahora) odiado Russell Crowe. Finalmente la vi y me encantó, como se puede observar en mi crítica.
    Un saludo!!

  2. Yo deberia haber ido sin expectativas, como bien dices. Aún así es cierto que Crowe está mejor que de costumbre (sobre todo después de su aventura vinicola con Scott).

    Saludos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s