Los Impostores, de Ridley Scott

matchstick-men-poster-c10100220.jpgEntre dos grandes producciones como son “Black Hawk Dawn” y “Kingdom of Heaven” Ridley Scott sacó tiempo de su agenda para realizar esta película sobre un estafador neurótico, obsesivo compulsivo de la limpieza y el orden, que descubre la existencia de una hija, lo cual alterará el orden de su controlada vida.
El guión se basa en la novela de Eric Garcia y fue a para a manos del director mediante su mujer, la productora Giannina Facio. Al director le gustó la historia y veía en ella la posibilidad de realizar una comedia, a pesar de que sus guionistas creían haber escrito algo serio.

Roy Waller es un hombre que tiene varias crisis neuróticas debido a que sufre agorafobia (miedo a los espacios abiertos), caso que se expone mediante continuos tics y inestabilidad emocional. Le gusta tener todo bajo control, mantener su casa limpia continuamente e impedir la invasión de partículas procedentes del exterior. Dicho personajes nos recuerda a Melvin Udall con la diferencia de que este tenía peor carácter y no se excedía en tics.
El oficio de Roy es el de estafador junto con su socio Frank. Roy considera su trabajo un arte en el que hay que ser tan meticuloso y tener tanto cuidado como en la limpieza del hogar. Su vida dará un vuelco cuando descubra la existencia de una hija nacida de una antigua relación, a la cual conocerá y establecerá ese lazo de unión paterno-filial que no creía poder vivir. Claro que la irrupción de Ángela en su vida no será del todo para bien, pues aparece en el momento en que planea una gran timo y se adueña del ordenado hogar de Roy para ponerlo patas arriba, lo que incrementará los continuos desordenes emocionales del timador.

Reconozco que a mí me gusta esta película del señor Scott, porque es una película sencilla, incluso simple, que no esconde grandilocuencia ni pretenciosa, realizada con la sencillez que la trama necesita, pero con una riqueza visual gracias a una fotografía algo retro y azulada. Si pudiéramos definirla podríamos decir que es una película simpática y amable cuyo mayor error fue la publicidad y la forma de venderla.
1,2,3. Y es que ¿estamos ante una comedia o ante un drama? Ciertamente la película fue vendida como una comedia, genero que toca un algún que otro momento puntual pero que no envuelve todo el conjunto, pero la realidad es que estamos ante la historia de un hombre cuya redención viene personificada en su hija Ángela, la cual le hará olvidarse de sus manías y tics convirtiéndolo en un hombre nuevo. Con lo cual estamos ante un film que trata la relación entre un padre y su hija encontrada, en que los protagonistas son timadores sin realizar timos ¿o no? 1,2,3. Pues no, porque esta película debe tratar sobre timadores y no sobre un drama entre padres e hijos. Sin embargo salvo el pequeño timo del principio, la escaramuza del aprendizaje de Ángela y el gran golpe no se vuelve a hacer mención a la profesión de Roy visualmente. 1,2,3. De nuevo, no. El gran golpe viene en lo últimos 25 minutos del film cuando han realizado el timo, o al menos parecen haberlo realizado cuando en realidad está empezando. Y es que en esos 25 minutos la película, y Sir Ridley, van colocando las cartas boca arriba para abrirnos los ojos y hacernos descubrir que toda la película, desde el principio hasta pocos minutos antes de los créditos, es un timo, un gran engaño que nos hemos tragado de manera tan simple como la naturaleza de la película. Pero lo mejor de todo es que no sentimos odio hacia Scott por ello, aunque en principio se pueda pensar que el director quería ir de pretencioso. Si se ve por segunda vez se pueden vislumbrar multitud de pistas y juegos durante el metraje que nos demuestran que el espectador puede ser participe de ese engaño y divertirse con sus jugadores.

p3.jpg

Así pues me atrevo a decir que esta es de las mejores películas de Scott junto con “Hannibal” (sí, soy defensor de esa película maldita por los críticos) algunos tramos de “Black Hawk Dawn” y, ahora, “Amercian Gangster” realizadas en el nuevo milenio y desde principios de los 90 en que realizó “Thelma y Louise”. El director confía en su equipo a la hora de llevar a cabo cada uno de sus films y delega en ellos participando en sus decisiones y elecciones. Así pues el uso del vestuario, la fotografía (con esas preciosas secuencias en casa de Roy con el reflejo de la piscina), incluso las localizaciones que aparecen enriquecen mucho más la propuesta presente. El montaje está lleno de transiciones mediante cortinilla, uso poco amado por un gran sector de público y que a mi no me parece del todo mal, además de por un cuidado uso de los tempos narrativos en que el tramo final alcanza una velocidad inexistente en el resto de metraje consiguiendo el agobio del personaje de Roy y la tensión acontecida en pantalla. El mayor pego que le pondría es la secuencia final en que descubrimos la situación actual de Roy, muy happy end para mi gusto.
En cuanto a la música Hans Zimmer tuvo varios problemas a la hora de editarla y componerla cuando en principio parecía ser un trabajo fácil. Y es que él quería realizar una música de comedia cercana al espíritu de Nino Rota para Fellini, pero el resultado es irregular, aunque no por ello decepcionante, de hecho varios acordes suyos parecen copiados por Giacchino para “Ratatouille” escuchados hoy día.

El reparto lo componen un Nicolas Cage ajustado y sobreactuado en alguna que otra ocasión con esa multitud. Sin embargo hace un papel mejor de los que realiza hoy día resultando convincente y perfecto para Roy. Decir que Sam Rockwell está desaprovechado es quedarse corto. Su personajes, que en principio parece ser protagonista junto con el de Cage desaparece y reaparece sin definirlo perfectamente, quedando en un segundo plano cuando aparece Ángela. Bruce McGill es Frechette, el objetivo del gran timo que preparan Roy y Frank. Bruce Altman es el psiquiatra de Roy, quien encontrará a su hija y los unirá. Ahora vamos a por quien debe llevarse todos los honores interpretativos de la película, Alison Lohman, la actriz que con 22 años nos engaña a todos dando vida en la película a Ángela, una niña de 14 años. Su interpretación es de lo mejor del film, transmite dulzura, energía y una chispa de inocencia de lo más convincente, y, lo más difícil, consigue meterse en la piel de una jovencísima quinceañera.

El nombre de Robert Zemeckis aparece como Productor Ejecutivo de esta película que se mueve entre la comedia y el drama para descubrir que en realidad es un gran timo puede que ser agradable si se acepta el juego.

Lo Mejor: Alison Lohman. Es una película agradable de ver y amena a pesar de su casi dos horas.

Lo Peor: El happy end forzado. No consigue encontrar la estabilidad entre comedia y drama.

Anuncios

2 pensamientos en “Los Impostores, de Ridley Scott

  1. Coincido plenamente contigo. Es una de las buenas películas pequeñas de Scott. La relación de Cage con su hija es hasta cierto punto enternecedora. Y la iluminación en su sala de estar, me recordó un poco a la del salón de Tyrrel C.O., en la entrevista con Rachel, obviamente en Blade Runner. Ojalá Ridley Scott se dedicara a hacer más películas como esta, pequeñas, alejado de grandilocuencias.

  2. Hombre, Ridley yo creo que quiso con “Un Buen Año” hacer algo similar en cuanto a presupuesto y limitaciones de tiempo entre dos grandes producciones, pero ni se le acerca a esta película.

    Saludos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s