¿Quién engañó a Roger Rabbit?, de Robert Zemeckis

200px-movie_poster_who_framed_roger_rabbit.jpgAntes de arrasar en los premios de la Academia con “Forrest Gump” y convertirse en un director “serio” hasta el día de hoy en que parece ser un caprichoso de las nuevas tecnologías cibernéticas (“Polar Express”, “Beowulf”), Robert Zemeckis fue un maravilloso director de algunas de las mejores películas fantásticas y de aventuras de finales de los 80 (“Tras el corazón verde”, “Regreso al futuro”) y principios de los 90 (“La Muerte os sientan tan bien”). Siempre apadrinado por Steven Spielberg, Zemeckis afrontaba en cada proyecto el reto de contar una historia sólida en que los efectos especiales tuvieran cabida de manera que ayudaran a la historia. En “¿Quién engañó a Roger Rabbit?” el director realizó uno de sus mejores trabajos ayudado por unos impresionantes efectos especiales y una historia que fundía el cine negro con las locuras animadas de Tex Avery.

La trama comienza cuando al detective Eddie Valiant le encargan tomar unas fotos de la esposa de Rabbit para conseguir que el conejo estrella se centre en su trabajo y descubra los flirteos amorosos de su exuberante señora. Claro que dichas fotos parecen desencadenar el asesinato de Marvin Acme señalando al conejo como único culpable. Pronto se establecerá una alianza entre el detective Valiant y Roger para descubrir el misterio del asesinato.
Simple y llanamente estamos ante una trama policíaca en que el protagonista es un Phillip Marlowe venido a menos y cuya reputación se ha venido abajo a causa de la bebida. Pero también estamos ante una película de cine dentro de cine, pues todo ocurre en el Holywood de finales del 47, con la única diferencia que las grandes estrellas son dibujos animados que campan a sus anchas por Los Angeles y viven en Dibullywood.

Juntemos ambos géneros y consigamos una mezcla explosiva. O eso debieron pensar los creadores del film consiguiendo una película única, divertida, inolvidable.
Con respecto al cine negro tenemos a un protagonista marcado por la perdida de un ser querido que le hizo abandonar su empleo como defensor de personajes animados, y que vive en su apartemento-oficina con elementos como un halcón maltés o lupas a lo Sherlock Holmes.
Las fuerzas de la ley que impiden a nuestro detective avanzar en su investigación vienen personificadas (o mejor dicho, dibujadas) en las comadrejas y en su oscuro jefe, el Juez Doom, muy apropiado el nombre, pues representa la muerte para todo personaje animado al haber descubierto “el baño”.
Como no podía ser de otra manera la mujer fatal está personificada en la espectacular figura de Jessica Rabbit, la cual no tiene la culpa de ser mala, sino que simplemente la han dibujado así. Un personaje que debe mucho a las Marlene Dietrich y Ryta Hayworth que encabezaron carteleras en los 40 y 50.

Respecto al cine de animación hay ciento y una referencias. Como he citado el humor loco y disparatado de Tex Avery está presente en la figura del protagonista animado, Roger Rabbit, un conejo cuya mayor felicidad es conseguir hacer reír y demostrarle a su esposa el amor que siente por ella.
El mundo de Dibullywood es una locura que bien podría haber imaginado el dibujante, pues en él es posible cualquier cosa incluso para una persona (la secuencia en que Valiant está en el ascensor).
Si recordamos los dibujos Warner siempre aparece la marca ACME, pues bien, aquí el desencadenante de la trama se llama Marvyn ACME, y es dueño de Dibullywood y el rey de las bromas.
La mayoría de personajes animados (que no son pocos) que aparecen en el film pertenecen a dos casa rivales, la Disney y la Warner, lo cual convierte esta película en única por conseguir juntar en un mismo plano a el Pato Donald con el Pato Lucas en un duelo a piano o a Mickey Mouse y Bugs Bunny cayendo en paracaídas. También vemos a Betty Boop como camarera de un club nocturno o a los personajes de “Fantasia” haciendo cola para asistir a un casting.

rrabbit_07.jpg

Siguiendo el guión escrito por Jeffrey Price y Peter S. Seaman, Zemeckis consigue crear una película con una riqueza en la puesta en escena desde el principio en que consigue engañarnos convirtiendo lo que parece un cortometraje del conejo y Baby Herman es en realidad el rodaje de una película dirigida por un director que es ¡¡ Joel Silver ¡!. Tras esto comenzará la trama del detective Valiant, que quiere tener poco que ver con los dibus.
Podríamos hablar del buen pulso que se maneja en la historia, del tratamiento de los personajes que en realidad son clichés adaptados, del maravilloso diseño de producción, de la excelente música del habitual Alan Silvestri al más puro estilo de cine negro, y de muchas cosas más. Pero si de algo tenemos que hablar de verdad es del triunfo de esta película de conseguir mezclar en un mismo entorno tridimensional a personajes de carne y hueso con personajes animados y creernos que estos están tan vivo como los reales. Como bien es sabido a Zemeckis siempre le ha gustado jugar con los Fx en sus películas y en está apenas hay un fotograma en que no se luzca dicho amor por juntar acción real con animación. Los efectos especiales fueron encargados a la ILM (¿cómo no?), consiguiendo ir varios pasos más allá de lo que se consiguió en “Mary Poppins” o “La Bruja Novata”. Realizar dicho trabajo no fue una tare fácil, pues primero había que animar a los dibujos de la manera tradicional para luego mediante ordenador darles fondo, sombras y profundidad tardando en dicho proceso más de un año de postproducción. Los actores, y en especial Bob Hoskins, tampoco lo debieron tener fácil para imaginar que estaban interactuando con personajes animados cuando en aquellos días no se utilizaba con tanta frecuencia la pantalla azul. El resultado final habla por sí mismo haciéndonos creer que los dibujos animados son en realidad actores que existen en realidad y no meros dibujos de papel.
Entre algunas de las mejores secuencias de la película me gustaría citar, además del corto de apertura, la del night club en que se nos presenta a Jessica Rabbit, la cual realiza un numerito cercano al de Gilda, solo que sin necesidad de quitarse el guante consigue dejarnos con la boca abierta. La secuencia en el apartamento de Valiant en que debe ocultar a Roger de las comadrejas. Todo el tramo den Dybullywood es un disfrute visual consiguiendo más de una carcajada en menos de cuatro minutos. Todas ellas realizadas de manera magistral, clásica, bajo la buena mano de Zemeckis, quien no duda en meter alguna que otra frase con doble intención o sus particulares notas de humor negro lo que enriquece la historia y la consigue hacer valida tanto para niños (no olvidemos que la Disney la produce a través de Touchstone) y adultos.

Bob Hoskins da vida al detective Valiant, el protagonista marcado por la perdida de su hermano, también detective, a manos de un dibujo diabólico con grandes ojos rojos. Hay que alabar al actor por realizar un personaje cercano a Bogart, cuando físicamente se aleja de dicho estereotipo, además de por hacernos creer en todo momento su complicidad con Roger y todo dibu presente en el film. Joanna Cassidy interpreta a Dolores, la mujer enamorada de Valiant que lo ayuda ocultando a Roger y siente que el hombre este pasando la mala racha que lleva. Christpher Lloyd da vida al Juez Doom, la personificación perfecta de la muerte, vestido entero de negro, con sombrero y bastón, inmutable, aunque sus escalofriantes muecas son de lo más diabólicas y están cercanas al buen histrionismo del actor, aquí más contenido que de costumbre. Entre los dibus tenemos a Roger Rabbit, un conejo loco al que Charles Fleisher puso voz. Jessica Rabbit es un mito sexual animado, una mujer fatal capaz de derretir al hombre más duro con la voz de Kathleen Turner. Baby Herman es un bebe aparentemente, pues según sus propias es un hombre de 50 años con un pito de 4, un viejo verde incapaz de satisfacerse por culpa de sus dibujantes, uno de los personajes más conseguidos y divertidos creados para la cinta. Entre participaciones especiales, además de la de Joel Silver, tenemos la de Frank Sinatra como la Espada Cantarina.

La película consiguió 3 Oscars correspondientes a Mejor Montaje, Mejor Edición de Sonido, Mejores Efectos Visuales, y uno especial a Richard Williams por la dirección de animación. Como buen padrino Spielberg coprodujo la película mediante Amblin en participación con la Touchstones Pictures consiguiendo una de las mejores películas de su director, Robert Zemeckis quien debería volver a sus orígenes gamberros y dejarse de tanta infografía épica.

Lo Mejor: Prácticamente todo, esta película es pura Delicatessen para todo amante del cine, especialmente de animación.

Lo Peor: Que se haga realidad una supuesta segunda parte.

Anuncios

Un pensamiento en “¿Quién engañó a Roger Rabbit?, de Robert Zemeckis

  1. gran pelicula!!!
    una de mis favoritas en animacion, era muy niño cuando se estreno y recuerdo haber alucinado con todos esos personajes juntos. con los añois la compre en dvd y volvi a recordar es una joyita de animacion un gusto para quienes apreciamos el cine y los dibujos animados

    saludos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s