Lost in La Mancha, de Keith Fulton y Louis Pepe

lamancha.jpgLa figura del ingenioso hidalgo de la triste figura creado por Miguel de Cervantes ha sido centro de atención para diversos artistas del arte, y el cine no podía ser una excepción. Varias adaptaciones se han hecho de la celebre novela del Manco de Lepanto, una de las mejores, si no la mejor, la encontramos en Francia en el año 1933, del resto la única reivindicable seria la serie de televisión protagonizada por Fernando Rey y Alfredo Landa.

Sin embargo dos directores tuvieron en su mente una versión original y magnánima sobre el Quijote. El primero fue Orson Welles, quien por diversas razones no pudo acabar su versión quijotesca completamente. El segundo fue Terry Gilliam, quien se veía identificado con el celebre personaje, hasta tal punto que si nos damos cuenta toda su obra habla de personajes que luchan contra la sociedad racionalizada por medio de la fantasia. Como bien es sabido la película de Gilliam, “The Man who killed Don Quixote”, nunca llegó a realizarse, pero sí tenemos un documento gráfico de excepcional riqueza como es este documental dirigido por Keith Fulton y Louis Pepe.

El presente documental debía haber sido un making off normal de la película, pero se ha convertido en el testimonio cinematográfico de una tragedia para su director y todos los que creían en él.
Desde el principio vemos el amor y la pasión que pone Gilliam en el proyecto con pruebas de cámara para los gigantes, storyboards, decorados, atrezzo. Lo tenían todo listo. Pero el destino, o en este caso la cruel realidad, impidieron que dicho sueño se hiciera realidad. Por un lado los actores no aparecieron hasta dos semanas antes del rodaje, con lo que apenas se pudo ensayar con ellos. Vanessa Paradis no tenía ningún acuerdo filmado para la película a una semana de rodaje. La localización en donde se iba a rodar estaba junto a una base de pruebas militares. Una vez estuvieron todos listos y comenzaron el primer día aparecieron problemas adversos a la mano del hombre como es un cambio de clima repentino e interminables ruidos de F16 que hacían practicas por la zona y dificultaban la captura del sonido. Si todo esto no bastaba, el actor escogido como Don Quijote, Jean Rochefort, sufrió una enfermedad y tuvo que viajar a Paris para visitar a su medico, el cual informó que el actor no podía incorporarse al rodaje en, el menos, 10 días, los cuales fueron aumentando hasta que el actor no volvió a aparecer más para la película.
El documental nos transmite la impotencia de Gilliam y su equipo al no poder hacer nada convirtiéndose en la lucha, de nuevo, entre el sueño (la película) y la realidad (los impedimentos climatológicos y el ajustado presupuesto). Fue una guerra perdida.
Da cierta rabia ver diversas secuencias rodadas de la película e imaginar el gran resultado que podrían haber obtenido. Por mencionar algo diré que los actores escogidos para hacer de gigantes eran magistrales, y la secuencia que rodó Gilliam con ellos contenía todo su estilo. De hecho la historia era original aunque recogiendo el espíritu de la novel: Toby (interpretado por Johnny Depp) es un joven que viaja al pasado y es salvado por Don Quijote, quien lo confunde con su escudero Sancho Panza. Juntos vivirán diversas aventuras.

Por suerte, o por desgracia (según como se mire), tenemos este magnifico documental, uno de los documentos visuales más completos sobre la producción y problemas que acontecen en un rodaje. No os lo perdáis.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s