Tideland, de Terry Gilliam

3341.jpgBueno, tras leer y escuchar varias opiniones acerca de esta película que la tachaban de horrorosa, enferma y otras muchas lindeces por el estilo por fin he podido verla y debo decir que efectivamente es una de las películas más desagradables de ver de Terry Gilliam, pero no por su forma, sino por su contenido.
Se decía que esta película era la versión Gilliam de “Alicia en el País de las Maravillas” pero yo diría mejor que se trata de “Alicia en el País de las Pesadillas”. A saber, la historia nos cuenta la vida de una niña que elabora y concede los chutes diarios a su padre, mientras su madre la utiliza como estilista de pies a la vez que come ferozmente chocolatinas. Tras la muerte de la amante del chocolate, padre e hija se marcharán al hogar de infancia del yonqui en donde la niña conocerá personajes de lo más pintorescos.

Ciertamente la película posee un universo de cuento, pero de cuento grotesco. No solo el padre roquero yonqui que se convierte en putrefacto cadáver rodea la vida social de la niña, sino los dos personajes que conoce en su nuevo hogar. Por un lado tenemos a Dickens, un retrasado obsesionado con eliminar a un dragón representado por un tren, y que se esconde en su submarino imaginario dentro de un árbol. Por otro lado tenemos a Dell, hermana de Dickens, quien se nos presenta como una bruja con esa vestimenta negra y un ojo vacío. La joven protagonista vive dentro de su burbuja de fantasía tomando decisiones en las que la ayudan sus amigas, unas cabezas de muñeca.
Como es habitual en Gilliam, los protagonistas utilizan la fantasía para evadirse de la realidad, pues aquí se vive en una fantasía constante en que nuestra pequeña protagonista se hace la ciega a la hora de ver tantas desgracias, convirtiendo estas en beneficios para ella como si fuera un personaje de cuento.

Si la película no termina de funcionar no es por la forma en que está dirigida, pues posee todo el estilo del director en cuanto a la planificación, cuidada fotografía, y algunas secuencias la mar de brillantes como la surrealista en que la niña cree estar en el mar. El mayor error de la película es mostrarnos al espectador un universo tan deprimente, con unos personajes tan marginados y molestos, y una protagonista que parece ser nuestro nexo de unión con el film para convertirse en otro personaje marginado más, que consigue que nosotros como espectadores nos sintamos incómodos visionando la película. Así pues es una película incomoda de ver, sobre todo en su segunda parte (la segunda hora) en que las alusiones a la necrofilia y pedofilia se hacen más que evidentes, sobre todo la segunda que aparece en secuencias verdaderamente molestas.
Quiero creer que cierta incomodidad está buscada por el director que rodó dicho film en un paréntesis de su floja, y en mi opinión inferior a esta, “The Brothers Grimm”, rodaje en que Gilliam tuvo tantos problemas que sumados a su impotencia a la hora de llevar a cabo su proyecto de “El Quijote”, y váyanse ustedes a saber que más paranoias mentales, hizo que el director sacará todo su infierno interior y le diera forma en esta fantasía grotesca y anárquica con destellos de pura magia desechada.
Es una pena que el director cayera en el gusto más desagradable cuando contaba con una historia interesante en su planteamiento y donde las referencias literarias abundan más de lo que parecen, pues se hace varias alusiones a la obra de Carroll como la caída por la madriguera o el propio libro que lee la niña, hay una alusión a “El Anillo del Nibelungo” al principio con el padre, el nombre de Dickens nos recuerda al famoso escritor, autor de “Cuento de Navidad” u “Oliver Twist”, Dell representa una bruja capaz de revivir a los muertos aunque solo sea inflándolos por dentro.

La joven Jodelle Ferland da vida a la protagonista Jeliza-Rose, la cual quiere taparse los ojos mediante sus propias fantasías para tapar el mundo tan deprimente que la rodea. Brendan Fletcher es Dickens, un personaje marginado por el que parece que vamos a sentir compasión para terminar sintiendo todo lo contrario. Janet McTeer es Dell, la bruja con el corazón roto. Jannifer Tilly es la madre de Jeliza, conocida como la Reina Gunhilda. Jeff Bridges da vida al padre yonqui que acaba convertido en cadáver putrefacto. Desde luego si hay alguien a destacar del reparto sería a la niña, Jodelle Ferland, porque Bridges, a pesar de hacerlo maravillosamente bien, desaparece a los 10 minutos, interpretativamente hablando, y seguro que lo hizo como favor personal.

Una película que no me parece mala, sino que provoca una incomodidad no apta para todo tipo de público, pero las hay mucho peores.

Lo Mejor: La dirección de Gilliam. La secuencia surrealista bajo el agua. Jodell Ferland.

Lo Peor: Deberían haber sido mucho más sutiles con ciertos aspectos y perfilar mejor el guión para evitar la incomodidad del espectador.

Anuncios

6 pensamientos en “Tideland, de Terry Gilliam

  1. Muy buena crítica !!

    Le echaré un ojo, aunque eso que comentas de necrofilia y pedofilia, hacen que si ya tenia pocas ganas de verla, ahora tenga un poco menos, pero la veré, al menos aunque solo sea una vez.

    y Si, The Brothers Grimm es una soberana mierda, y pensar que me la compré a ciegas 😦

    Esperemos que Gilliam vuelva a hacer pronto algo decente…

    Saludos

  2. hoy en dia no se hacen pelicuas que salgan de lo comun,que si de amor guerra ,ficcion ,esta es una locura que igual es impactante verla pero me gusto sale de lo comun y el que tenga un poco de locura en su cabesita la entendera y no la criticara tanto hay veces que el que mas critica es el que menos imaginacion tiene

  3. a mi me parece una pelicula increible, por que bardearla tanto y no dedicarle un poco mas de tiempo a un film que sale de lo comun, acaso no es la realidad que vivimos y tanto nos espantamos??

  4. Buenas apreciaciones tanto la de priscilla como la de eleanor.
    Yo no digo que no se vea si no todo lo contrario, ya que pienso que las malas críticas que recibió por parte de algunas personas fueron demasiado excesivas.

    Saludos.

  5. Me parece una gran pelicula, logra desenmarañar ese entreverado que nos causa la forma inutil de observar la realidad; realidad en el que nada puede estar establecido, cada mundo expuesto en los personajes nos mueven de un lugar a otro hasta que al final del film quedamos con un cuestionamiento en la mente de si: lo escencial es invisible a los ojos o no

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s