Sweeney Todd: El Barbero Diabólico de la Calle Fleet, de Tim Burton

sweeney222.jpgExisten pocos documentos que demuestren la veracidad histórica acerca de la leyenda que trata sobre un barbero asesino que degollaba a su clientela. Sin embargo dicho hecho marcó varias publicaciones que narraban la historia como fidedigna. Hay muchas versiones sobre la historia, la cual acabó por convertirse en un cuento de terror. Stephen Sondheim creó en 1979 un musical que inmortalizaría al personaje sobre las tablas y que, casi treinta años después, Tim Burton ha vuelto a inmortalizar para el mundo del cine adaptando el célebre musical en una película fiel a su estilo.

Sweeney Todd regresa a Londres después de quince años. Su único pensamiento será vengarse de las personas que lo culparon injustamente y lo separaron de su mujer e hija.

El tema principal es la venganza. Antaño Sweeney era un buen hombre que trabajaba como barbero y vivía felizmente junto a su mujer e hija. Sin embargo, tantos años fuera del hogar, encarcelado, han hecho de él una persona rencorosa cuyo máximo pensamiento es vengarse de aquel que le condenó injustamente y le arrebato su vida. Que el espejo que ocupa su estancia este roto refleja perfectamente el interior del personaje. Es el reflejo de una persona rota, trágica, devorada poco a poco por el mal que le rodea y que lo convierte en lo que es, un alma en pena que sueña con el día en que su objetivo se cumpla.
Al principio solo piensa centrar su cuchilla en el lascivo juez Turpin, sin embargo su amistad con la pastelera Lovett le abrirá los ojos a nuevos horizontes de cuellos degollados y cuerpos inertes con los que crear nuevas recetas. Así pues nos encontramos con el otro tema del film: el canibalismo. El hombre es un lobo para el hombre. Metafóricamente hablando podríamos decir que el canibalismo es la dominación psicológica que ejercen las clases altas hacia sus inferiores, los pobres. Físicamente, el canibalismo es devorar a una persona, y eso en la película se ve a través de los deliciosos pasteles elaborados por la Sra. Lovett. Los pasteles no son creados a partir de personas corrientes de clase media-baja, sino de personas con un demostrado estatus social, caníbales de seres inferiores en donde hay cabida para curas, vanidosos o banqueros entre otros muchos. Una vez ejecutados y convertidos en masa pastelera, serán devorados por aquellos seres inferiores a los cuales creían dominar.

Existen dos historias de amor paralelas. La principal es la de la Sra. Lovett por Sweeney, por el cual la pastelera soplara los vientos y le ira guiando, cual serpiente venenosa, hacia el camino del asesinato. A pesar de no ser correspondida físicamente, la mujer se verá felizmente unida a Sweeney a través de sus actos diabólicos. La otra historia romántica es la protagonizada por el joven Anthony y Johanna, pupila del juez Turpin e hija de Sweeney. A pesar de quedar muy secundaria y no tener gran peso es lo más bondadoso, no hay una pizca de mal en ninguno de los dos jóvenes, los cuales se enamoran idílicamente a través de una ventana.
Esta pureza de Johanna y Anthony rompe con el resto de los personajes, los cuales esconden algún misterio o vicio inconfesable. Así pues, por ejemplo, tras el diabólico Sweeney Todd se esconde un hombre triste, o tras el juez Turpin tenemos a un corrupto hombre sin escrúpulos con deseos mas que discutibles hacia su pupila. Esto hace que cada personaje posea un psicología más rica de lo que aparenta a simple vista.

sweeney196.jpg

Tras el logotipo de Warner y Dreamworks nos encontramos ante un cielo oscuro y una vista general de Londres a medida que empieza a llover gotas de agua, y de sangre. Con estos títulos de crédito no nos cabe duda, Tim Burton ha vuelto a su vertiente visual más siniestra y oscura desde “Sleepy Hollow” con este musical sin parangón. Confiando en el repertorio musical creado por Sondheim, Burton elabora una puesta en escena acorde a su estilo que rememora el viejo cine de terror (esa llegada del barco a Londres) en donde el color es apagado, casi cercano al blanco y negro. Con la cinta del jinete sin cabeza posee en común, además de protagonista, este detalle precisamente, el utilizar una fotografía grisácea en que destaque ante todo el rojo sangre, y el contraste entre el presente y el pasado, donde el color es mucho más vivo.

Soy un ignorante sobre el musical de Broadway en que se basa, así que solo puedo hablar de lo que he visto en el film. Lo primero que tengo que decir es que quedé gratamente sorprendido al comprobar que es un musical bastante intimista, lo cual es de agradecer y es acorde a lo que me esperaba de un director como Burton, acostumbrado a sorprender y romper moldes. No hay coreografías ni grandes momentos de multitudes que saltan y explotan, no. Aquí cada canción es un dialogo, o bien un pensamiento del personaje en cuestión, que se establece entre los personajes y hace avanzar la historia, cosa muy importante, ya que no hay nada peor que ver un musical en que las canciones no aportan nada a lo que se cuenta. Burton se pone al servicio de las canciones y se centra en sus actores, que dan el do de pecho, con una narración más contenida que de costumbre en donde hay cabida para grandes momentos como el reencuentro entre Sweeney y sus cuchillas, con ese contrapicado en que la luz exterior ilumina al barbero y su instrumento, o la epifanía que tiene el protagonista.

El humor negro del director vuelve a estar presente siempre que es posible, desde esa polvorienta presentación del personaje de la Sra. Lovett hasta el ofrecimiento de un afeitado gratuito de Sweeney a un cliente. Entre las secuencias más memorables, además de los dos números antes mencionados con un Depp antológico, destaco el enfrentamiento público entre Todd y el italiano Pirelli, los idilicos y coloristas sueños de la Sra. Lovett sobre su futuro junto a Todd, donde el director crea la secuencia más divertida de todas a ritmo de “By the Sea”, y, como no podía ser de otra forma viniendo de Burton, el portentoso final trágico magistralmente cerrado con un plano genial. Como punto flaco destaca sobre todo la poca importancia que tienen los personajes de Johanna y Anthony, a pesar de que el nombre de la primera da título a una de las mejores canciones, que debido a su excesiva repetición en el film puede llegar a cansar.

Como mención especial destaco el cariño con el que Burton muestras las bellas cuchillas de Sweeney, creando a través de ellas la pasión dormida del barbero, su instrumento de trabajo se convierte en su medio de expresión. Una vez las use habrá comenzado una orgía de sangre que no acabará hasta haber rebanado al último cuello culpable. Son un personaje más, y como tal las filma, creando inteligentes momentos de tensión

sweeney208.jpg

El director cuenta con Dante Ferreti en el diseño de producción y de Dariusz Wolski en la fotografía ocasión para crear la magistral ambientación lúgubre de Londres, que funciona como un personaje dotando al relato de tragedia. El magnifico vestuario de Colleen Atwood funciona para definir a los personajes.

El elenco interpretativo está impresionante, creando cada uno a través de su voz al personaje correspondiente. Johnny Depp vuelve a realizar otro personaje memorable en esta ocasión altamente contenido y mediante el que expresa sus emociones a través de su ensombrecida mirada triste. Una gran interpretación del actor, alejado de Jack Sparrow. Helena Bonham Carter crea un personaje divertido en la Srá. Lovett, la pastelera que vive en situaciones polvorientas. Alan Rickman da vida de forma acertada al juez Turpin. Timothy Spall es el alguacil Bamford, el repugnante ayudante del juez. Sacha Baron Cohen ha sido la mayor sorpresa del reparto dando vida a Adolfo Pirelli, un barbero italiano que viste traje torero, el cual protagoniza dos momentos tan diferentes, como son comedia por un lado y tensión por otro, de forma magistral. El joven Ed Sanders demuestra sus cualidades interpretativas dando vida a Toby, el niño adoptado por la Sra. Lovett que sufrirá un cambio significativo acercandolo a un personaje importante (atención a sus ojos en su última aparición). Los más flojos son Jaime Campbell Scott y Jayne Wisener dando vida a Anthony y Johanna, simplemente por la razón antes dicha, se les da poca importancia.

Tim Burton se ha arriesgado con un musical, tras haberlo acariciado en los momentos puntuales de “Charlie y la fábrica de cholate” y “La Novia Cadáver”, consiguiendo un film con una gran belleza visual y un nuevo cuento oscuro para su imprescindible filmografía.

Lo Mejor: La dirección al servicio de las canciones. La ambientación. El elenco interpretativo. El final.

Lo Peor: La nula importancia que se le da a Johanna y Anthony.

Anuncios

9 pensamientos en “Sweeney Todd: El Barbero Diabólico de la Calle Fleet, de Tim Burton

  1. Muy buen comentario, ya sabes que en términos generales coincido con tus apreciaciones sobre el film.

    Notable pero no excelente, aún así, la pelicula es fantástica y su final tan veloz como radical.

    Si os gusta el ketchup junto a un humor macabro, no os la perdáis. Desde Sleepy Hollow que no se trabajaba tan bien esa dualidad.

    Un saludo tio

  2. Una película que cumple uno de los sueños de los fans de Burton al reunir el aspecto visual del director, su macabro sentido del humor y a Depp, con el musical. Musical con mayúsculas pero sin concesiones, ante todo es un film muy muy Burton. Un reparto en estado de gracia, destacando a una Helena Boham Carter inmensa en su papel de panadera malvada.

    Como no todo puede ser sobresaliente, el mayor fallo se encuentra en la joven pareja que no termina de funcionar. Cierto es que les falta carisma, pero no menos cierto es que sus personajes son ninguneados por el director, ya que su presencia, que podía ser mayor dada la importancia en la trama de sus personajes queda relegada a un par de momentos pastelosos que no terminan de integrarse con el resto del film. Algo parecido ocurre con el “malo”, aunque en menor medida. Me molesta este fallo que es muy constante en su filmografía. Es muy común que Burton se centre en sus personajes favoritos y olvide a los que no lo son tantos (¿alguien se acuerda de Batman en Batman Vuelve?).

    Lo mejor: Un musical de Burton! Helena, Johnny…. El gran final operístico sólo superado por el gran final de Batman Vuelve y Eduardo Manostijeras.

    Lo peor: Es una película que no muchos entenderan. Para los amantes del musical resultará muy sangrienta. Que todos sepamos quien es la vagabunda en el primer plano en el que aparece, arruinando una de las sorpresas finales.

  3. Pedazo de mini-comentario te has marcado Alejandro, muy bueno. Ya se te echaba de menos por aqui.

    Coincido plenamente contigo, a Burton le importa muy poco la pareja protagonista, a la cual muestra solo por ser fiel al musical (a parte de que sin ella no aparecería una de mis canciones favoritas).
    Con respecto a la presentacion de la vagabunda me he estado informando y su primera aparicion en el musical teatral sucede justo cuando Sweeney pone los pies en Londres, pidiendole una limosna.

    Otro cambio al respecto es la eliminación de “The Ballad of Sweeney Todd”, canción entonada por todo el reparto al principio y el final de la obra, que Burton quiso introducir mediante fantasmas de personas que habian sido degollados por el barbero, y de los cuales Christopher Lee debía interpretar a uno. Por razones no muy claras, al final dicha secuencia no se agregó.

    De todas formas creo que dichos cambios han ido para bien en cuestión de ritmo.

    Saludos.

  4. Me encanta esta pelicula, no puedo decir nada distinto a esto.
    Tim Burton es el rey del cine, al menos para mi, pero esk en esta pelicula junto a Johnny Depp (el otro rey) y Helena Bonham Carter (la reina) han echo la mejor pelicula que podian hacer, la historia de un asesino, muy triste, es cierto, pero a la vez increible.
    Incluyendo la musica, esque no puedo decir nada malo, es perfecta, al menos para mi. Un musical de terror, por favor, que sigan haciendo estos pedazo de peliculas estos grandisimos reyes magos de Holliwood.

    HOW ABOUT A SHAVE???

    Sweeney forever

    Un saludo

  5. me encantó la peli tim burton es lo mejor la vdd… fue una peli tétrica pero divertida a la vez y claro quien no ama a jhonny depp cierto? haha saludos desde mzt!! (K)!muuah

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s