Jurassic Park, de Steven Spielberg

En la Isla Nublar, a varias millas de Costa Rica, se prepara la apertura de un parque temático de dinosaurios. Para conseguir abrirlo, se contrata a unos paleontólogos para que lo avalen descubriendo que las criaturas prehistóricas son reales y no meras atracciones de feria.

Si a alguien hemos de agradecerle la resurrección de los dinosaurios en el cine es a Steve Spielberg. El director ya mostró su interés por los animales prehistóricos cuando apadrinó la cinta animada “En Busca del Valle Encantado”, y realizaría mediante su productora Amblin la adaptación en carne y hueso de la familia prehistórica más famosa, “Los Picapiedra”. Pero fue con “Jurassic Park” con la que desató la dinasouriomanía.
Basándose en el Best-Seller de Michael Crichton, que David Koepp adaptó tomando ciertas libertades, Spielberg dirigió una película de monstruos en donde se dan de la mano la ciencia y la aventura más salvaje.
Y es que la película se divide en dos partes que dividen sus cercanas dos horas de duración.

El primer bloque lo compone la parte científica, en donde descubrimos que el hombre ha conseguida revivir a los dinosaurios mediante el milagro de la clonación. La explicación que se nos da es de lo más lógica y racional para aquellos que no sabemos mucho ni de dinosaurios ni de ciencia. Los mosquitos pinchaban a los dinosaurios extrayéndoles sangre y quedaban atrapados en la sabia de los árboles donde se posaban. Muchos miles de años después los científicos, tras arduas labores de investigación consiguen extraer la sangre del mosquito hasta llegar a conseguir genes de dinosaurio. Claro que como las cadenas de ADN son muy largas y están llenas de muchos factores se debe recurrir a otros genes para completarla, en este caso la rana. Pues bien todo este estudio científico nos es narrado en los primeros quince minutos de cinta mediante la breve cinta de animación como si fuésemos visitantes del parque.
Lo más interesante de este bloque no radica en cómo se crean los dinosaurios, sino más bien en la repercusión que esto tiene. El hombre ha llegado a un nivel tan avanzado mediante la tecnología que se atreve a seguir la contraria a la naturaleza creando seres que dejaron de existir, y no lo hace como medio científico para estudiarlos sino para crear un parque de atracciones con el que sacar dinero. Como bien dicen en la conversación de la comida los científicos, la naturaleza destruyó a los dinosaurios eliminando con ellos todo su hábitat y dando paso al hombre. Si el hombre quiere crear de nuevo a los dinosaurios no solo va contra el orden natural sino que juega a ser Dios sin pensar en las consecuencias de sus actos.

El segundo acto es pura emoción y aventura. Se acabaron las explicaciones científicas y los diálogos largos, ahora van a primar la acción y la tensión durante cuarenta y cinco excitantes minutos. Llegan los gritos, los sustos, las persecuciones y el suspense propios del Spielberg de “Tiburón”. El director vuelve a utilizar la expectación a la hora de mostrar a dos clases dinosaurios. El más evidente es el Tiranosaurio Rex, verdadera gran atracción del film. Cuando pasamos por primera vez delante de la verja del gran carnívoro estamos expectantes por verle aparecer pero no sale. Después, en medio de la lluvia y la confusión, el Tiranosaurio hará su gran aparición mediante la sangre de la cabra que se ha comido. Esta secuencia del ataque del Rex abre lo que será un interminable espectáculo. El ataque que sufren los niños en el coche mientras Grant y Malcolm los ven e intentan distraerlo es atosigante, así como terrorífico cuando el monstruo se detiene frente a Grant y Lex obligando a ambos a quedarse quietos para que no les vea.
Claramente en el momento de su estreno el Rex era el monstruo que más expectación causaba en ver, pero serían otros animalitos los que pondrían de los nervios al espectador, y a los protagonistas. Los Velocirraptores. El film se inicia con dos secuencias que nos dan información sobre ellos y ponen en alerta. La primera es la que abre el film majestuosamente en que un obrero es engullido y devorado por un animal que no vemos pero oímos, erizándonos la piel. La segunda es en la presentación de Alan Grant y Ellie Sattler, en que descubren un esqueleto del animal en cuestión y el científico hace una exposición de lo más visual y desagradable sobre su comportamiento. Hay una tercera vez antes de que hagan aparición física en que nos alertan de su peligro, y es cuando se les alimenta con un enorme toro, apareciendo el recipiente del animal destrozado. Está claro que los animalitos no son muy cordiales. Puesto que el espectador poco iniciado en el campo prehistórico desconoce su apariencia, resulta de lo más aterradora su aparición, rematada mediante un susto inesperado que nos levanta del asiento. Los velocirraptores se convierten en protagonistas durante los últimos veinte minutos del film, otorgando a la película ese aroma de suspense y terror que todo buen Monster-movie merece.

El gran acierto del film, que ya he dejado traslucir, es que el espectador consigue convertirse en un miembro más del grupo de científicos, conociendo las cosas a la par que ellos. Así pues conseguimos maravillarnos con la aparición del gran branquiosaurio o sentir verdadero pánico ante el Rex y los raptores.
Los protagonistas del film no son aventureros, sino científicos, personas normales rodeadas por circunstancias extraordinarias y que se ven empujadas a utilizar sus conocimientos para la supervivencia. El grupo lo componen Alan Grant, prestigioso paleontólogo que nos recuerda al principio a Indy con su sombrero para convertirse en la voz más experimentada sobre el tema de los dinosaurios, en contra de su inexperiencia y falta de tacto con los ordenadores y los niños. Ellie Sattler es su pareja, de profesión botánica acude a la isla para acompañar a su pareja y de camino dar su particular visión. Ian Malcolm es matemático, especialista en la teoría del caos. A pesar de tomarse casi todo a guasa, Malcolm será muy conciso a la hora de decir que los dinosaurios no podrán vivir en cautiverio siempre y que la vida, por ley natural, se abre camino.
Como no podía faltar en el cine de Spielberg, y tratándose de un parque temático, tenemos la presencia de niños. Los jóvenes Tim y Lex son nietos del rico y visionario John Hammond, creador del parque. Mientras la chica es una experta en informática, el jovencito sentirá una admiración hacia Alan Grant en materia paleontológica. Aunque en principio pudiéramos pensar que se los podrían haber ahorrado, bien habríamos perdido en tal caso secuencias tan maravillosas como la del coche cayendo por el árbol o la persecución en la cocina de los velocirraptores.

Spielberg consigue un film de puro espectáculo con un excelente uso de los efectos especiales a cargo de la ILM, alcanzando altas cotas en los efectos digitales mediante la creación de los dinosaurios, o ¿acaso alguien no quedó boquiabierto cuando los vio por primera vez en pantalla? Si aún hoy siguen impresionando. Stan Winston se encargó de los animatronics y diseño de gran parte de los bichos, como los temidos velocirraptores. John Williams creó una partitura vibrante y emocionante propia del mejor cine de aventuras, sin olvidar varios acordes para los momentos más de suspense.
Sam Neill como Alan Grant, Laura Dern como Ellie Sattler, Jeff Goldblum como Ian Malcolm, Richard Attenborough como John Hammond, y la breve presencia de Samuel L. Jackson no consiguen hacer sombra a los que son los verdaderos protagonistas, los dinosaurios.

Consiguió alzarse con tres estatuillas en los Oscars de 1993 correspondientes a Mejores Efectos Especiales, Mejor Sonido, y Mejores Efectos Sonoros.
La película es una experiencia emocionante que recoge lo mejor del cine de aventuras y terror de Spielberg en su segunda mitad, siendo la primera un film más científico e inquietante a la hora de hablar de los dinosaurios y en no mostrarlos.

Lo Mejor: Es un gran espectáculo. Los cuarenta y cinco minutos finales.

Lo Peor: Los protagonistas humanos apenas tienen importancia frente a los dinos.

Anuncios

5 pensamientos en “Jurassic Park, de Steven Spielberg

  1. la peliculaes bravaza es interesante ver a los dinosaurios y ver como eran creo q tanto lapelicla como el director se pasaron al crear esto no todas las peliculas son bravas q siga asi un saludo de manu de peru!!

  2. Siempre pensé que Ellie Sattler y Alan Grant, eran esposos, entonces, porque Alan se molestó cuando Malcom le preguntó por Ellie, cuando iban en el recorrido?.

    Me di cuenta en la tercera parte, que Elli tenia un hijo y al parecer estaba casada.

  3. por qe ellos estaban como saliendo y se molesto cuando malcom le pregunto y malcom le dijo qe si habia algo entre ellos y el dijo qe si mas no dijo qe estan casados o sean novios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s