La Lista de Schindler (Schindler´s List), de Steven Spielberg

Una vez finalizado el rodaje de “Jurassic Park” Spielberg puso rumbo a Europa para comenzar la producción de una de sus películas más personales y aclamadas, un film que le haría conseguir los honores de los críticos que aún dudaban de su talento. Tomando como punto de partida la novela de Thomas Keneally, “El Arca de Schindler”, Spielberg realizaría un film por el que sonaron anteriormente nombres como Polanski, Scorsese o Wilder. La historia estuvo merodeando al director durante muchos años pero por su camino se cruzaron proyectos como “El Color Púrpura” o “El Imperio del Sol” que le impidieron llevarla a cabo. Por suerte, años después consiguió realizarla.

¿Qué puedo decir de “La Lista de Schindler” que no se haya dicho ya? Es el film que mostro el holocausto judío como nunca antes se había hecho, removiendo conciencias en todo el mundo al relatarnos los terribles sucesos de Polonia durante la invasión nazi. Es un film por el que no pasan los años. Es un film duro, austero, realista, difícil de ver, pero necesario, una de esas películas que marcan época y demuestran que el cine, además de entretenimiento, puede hacernos mejores personas tras contemplar el horror.

La película nos muestra los horrores del genocidio nazi mediante tres personajes principales.
Oskar Schindler, empresario que ve en la Guerra su oportunidad para enriquecerse construyendo material armamentístico. Miembro del partido nazi, Schindler abrirá una fábrica donde tendrá como empleados a judíos pertenecientes al gueto de Cracovia que deberán portar una tarjeta de acreditación para ir a trabajar.

Schindler representa el oportunismo empresarial. Su mayor objetivo es ganar dinero de la forma más barata, buscando apoyo en los altos cargos del ejército a base de mujeres y buenas bebidas. El pertenecer al partido nazi no influye en su vida, no muestra en ningún momento las ideologías propias del partido sino que lo usa para sus propósitos, no es más que fachada. La presentación del personaje nos da toda esta información mediante esos planos detalle en que se viste y se coloca la insignia nazi para a continuación ir a un club y hacerse amigo de todos y cada uno de los personajes ilustres que caminan por él. No le basta más que una grata sonrisa, su limpia vestimenta, invitaciones y mujeres para tener en sus manos a los generales que pagarán por sus servicios.
No se puede decir que Schindler fuera un santo. Si a todo lo anterior mencionamos su carácter de mujeriego y la justificación de los actos de Amon, podemos ver que Oskar no es más que un hombre normal y corriente, con sus fallos y virtudes, al que el destino quiso poner en sus manos las vidas de miles de judíos para darles trabajo, acogerlos en su fábrica, y posteriormente darles la libertad.

Itzhak Stern es un contable judío contratado por Schindler para llevar la administración de su fábrica y le encuentre inversores para ella, así como trabajadores eficientes. Stern representa todo el sufrimiento de los judíos. Su supervivencia primordialmente se debe a sus dotes en la administración, pero pronto Schindler lo utilizará como asesor y persona de confianza dentro del campo.
Stern es quien motiva a Schindler para que salve las vidas de muchos judíos. El administrador informará a su patrón en todo momento de los terribles sucesos acontecidos dentro del infernal recinto para que este tome conciencia y actúe para impedir tales actos contratando a las personas amenazadas.
Entre Stern y Schindler va desarrollándose una relación de amistad muy bien planteada en el film. Al principio Schindler tan solo lo necesita como empleado, nada más. La secuencia en que va a buscarlo a la estación porque se le ha olvidado la acreditación y el empresario dice que “si llega cinco minutos tarde qué habría sido de su vida” la resume. No es más que un empleado imprescindible a la hora de llevar las cuentas. Pero poco a poco, y tras Schindler contemplar el terrorífico genocidio que se está acometiendo realizará con su hábil ayudante una lista mediante la cual se llevará a todos los judíos posibles a su fábrica en Checoslovaquia, lejos del poder nazi y del terrible Amon.

Amon Goeth es la personificación del nazismo en estado puro. En contraposición con Schindler, al que se nos presenta más fríamente, Amon es presentado en el film llegando al gueto, con una fuerte pulmonía, débil. Su presentación a las trabajadores no nos da muestra de maldad alguna (el impedir que Helen se le acerque para que no se contagie), hasta que ordena asesinar a una trabajadora. A partir de aquí Amon no será más que un asesino sin escrúpulos hacia los judíos. Él dirige la expulsión y matanza del gueto, conduciendo a los judíos al campo de concentración, que se convierte en su coto de caza matutino.
Goeth realizará un pacto comercial con Schindler exigiéndole la mitad de sus ganancias a cambio de no matar tan frecuente ni masivamente, pues el empresario le informa de que cada muerte le hace perder dinero. Entre ambos se entablará una amistad por conveniencia que Schinlder utilizará para persuadir al oficial de que perdonar tiene más fuerza que castigar, dicho que Amon práctica pero que no acaba de convencerle, sintiendo que el perdonar a los judíos no hará sino que crezcan tanto como las uñas de sus manos.
En contra de su mente racista y genocida, Amon siente especial simpatía hacia Helen, la judía que conoce nada más llegar al gueto. El alemán instará a Helen para que le acompañe, pero la mujer se niega, siendo Schindler el que ponga punto y final llevándosela consigo a su fábrica.

Existen varias listas a lo largo del film. Las primeras se refieren a las que hacen los nazis de los judíos, desde su distribución en el gueto hasta su división entre servibles y desechables. Las listas de los nazis representan el mal, todas ellas reducen el número de judíos, eliminando a los no incluidos en ellas. Para los alemanes dichas listas apenas tienen importancia, cuando Stern es conducido por error al tren y Schindler exige su liberación amenazando al encargado el hombre le responderá que un nombre más o menos en la lista le da igual.
Ahora bien, esto no ocurre con la lista que da título al film y que crean Stern y Schindler. En ella el empresario irá metiendo la mayor cantidad de nombres y familias judías posibles, para en su conclusión Stern citar que representa la vida, el bien absoluto. En contra de lo nazis, a Schindler si le preocupa la cantidad de nombres que pueblen su lista, insistiendo en meter más y más. A cada paso que pierde dinero mediante baratijas y bienes, un hombre o mujer o niño es introducido en la lista, siendo salvado.

La película posee un aire documental que la eleva por encima de obra cinematográfica hasta documento histórico. Spielberg dirigió gran parte del metraje cámara en mano, dotando a las imágenes de crudeza y realismo, implicando en todo momento al espectador. No pensemos que las escenas violentas y desagradables que aparecen en el film son gratuitas. Todo lo que aparece sucedió de verdad, y de forma mucho más cruenta a la que se nos muestra incluso. Y es que Spielberg resume los actos de los nazis mediante esa sutileza tan característica y que hacía gala en “El Color Púrpura” como son los momentos en que el joven muere junto a Stern fuera de plano con el sonido del disparo de Amon como elemento narrativo, o cuando las mujeres son enviadas por error a Austwitch y metidas en las duchas con todo el temor de morir por las historias que han escuchado. La niña con el vestido rojo es una muestra más de esa sutileza, pues mediante ese color comprobamos (como Schindler) poco después el horrible genocidio acontecido en que las personas han sido incineradas.

Puede que “La Lista de Schindler” sea el film más hiriente de la carrera de Spielberg, y no por las imágenes que se nos muestran como ya digo, sino por lo que representa fidedignamente. La enorme masacre a la que el pueblo judío fue sometido y que se debió a temas que aún hoy día, desgraciadamente, persisten como son el racismo y la xenofobia. Esta película levanta conciencias y nos hace luchar por ser mejores personas para impedir que aquello vuelva a suceder.
Se comenta en muchos lugares refiriéndose al film que las secuencias finales sobran en extremo. Ver a Schindler abatido y llorando, tras comprobar las vidas que podría haber salvado, puede que no tenga rigurosidad histórica, pero si la vemos cinematográficamente representa el llanto de la humanidad al verse impotente ante tales actos. El paseo final en que los judíos caminan para dar paso a la actualidad es en muestra de gratitud hacia la persona de Schindler, esto ya deberíamos verlo como algo personal para Spielberg, cuya sombra pone punto y final a la historia al poner la última piedra.

El guión corrió a cargo de Steven Zaillian, quien hizo una excelente labor a la hora de escribir los diálogos y representar todo la ascensión nazi.
La excelente fotografía en blanco y negro de Kaminski (en su inauguración con Spielberg) no solo consigue ese toque documental sino que convierte a la película en un archivo imperecedero, una obra atemporal que sobrevivirá por siempre.
La música de John Williams sigue erigiéndose como las Banda Sonora más desgarradora y triste que haya compuesto el compositor. El excelente uso del violín a cargo de Itzhak Perlman así como de pianos y flautas consiguen darle a la película mucha más emotividad, hasta llegar a erizarnos la piel cada vez que la escuchamos.

El reparto realiza una excelente labor resaltando por encima de todos tres nombres. Liam Neeson debe darle las gracias a Spielberg por haberle dado el papel que impulsó su carrera. El actor da vida brillantemente a Oskar Schindler, cuya magnánima presencia llena cada escena en que aparece. Ralph Fiennes también debe estar agradecido al director por haberle dado el papel de Amon Goeth, el oficial nazi que imparte terror en el campo de concentración. Fiennes crea a Goeth mediante una mirada fría y calculadora, siempre he pensado que la secuencia en que el actor realiza una de sus mejores interpretaciones es aquella en que se mira al espejo diciendo “te perdono”. Pone los pelos de punta. El gran ben Kingsley realiza el papel más calido de todos, el del administrativo Itzhak Stern. El actor vuelve a deleitarnos con otra lección de interpretación realizando un personaje bondadoso y afable.

Con “La Lista de Schindler” Spielberg consiguió alzarse ganador absoluto en la ceremonia de los Oscars de 1993 llevándose siete: Mejor Película, Director, Fotografía, Guión Adaptado, Banda Sonora, Montaje y Dirección Artísitica.
“La Lista de Schindler” es una película necesaria, de las que hacen seguir creyendo en el cine. Una Obra maestra inmortal.

Lo Mejor: Su existencia.

Lo Peor: Sucedió.

Anuncios

20 pensamientos en “La Lista de Schindler (Schindler´s List), de Steven Spielberg

  1. Odio profundamente los últimos y lacrimógenos quince minutos. No sólo porque me parecen un apéndice innecesario, sino, sobre todo, porque me hundieron la que, hasta ese momento era, como dices, “una obra maestra inmortal”.

  2. Igual que Tarquin los últimos 15 minutos me descolocaron y me parecen innecesarios, sobretodo porque el film hasta ese momento es cine puro, del que duele y emociona…
    Aún así es una grandisima película…

  3. Es una película increíble que realmente hay que ver. Y realmente hay que verla más de una vez para entender y seguir la vida de los judíos que son salvados por Schindler durante el transcurso del Holocausto.
    Un peliculón

  4. Ya he perdido la cuenta de cuantas veces he visto este filme, pero cada vez, me parece la primera, no dejo de sorprenderme con la crudeza del ser humano, plasmada en esta obra de arte, la gran actuacion de Liam Neeson, la crudeza con que Spealberg nos muestra lo vivido por el pueblo judío…
    Es una de las mejores peliculas que he visto.

  5. Solo quiero decir que La Lista de Schindler es una de las peliculas mas realistas de la carrera de Spielberg, pero, desde mi punto de vista, no es la mejor de las peliculas que ha creado. Rescatando al Soldado Ryan nos mostró la crudeza de lo que fue las consecuencias de este genocidio y sin dudas esa fue la mejor producción de Spielberg.

  6. Obra inmortal como dicen, es una de las pocas peliculas que he visto donde plasma la realidad real vivida en aquella epoca, valga la redundancia, tan bien lograda y detallada inclusive la conducta y la personalidad propia de los personajes demuestran un caracter original y definido por la historia natural de los hechos acontecidos, sin mencionar la linea de la historia en si misma, el holocausto narrado dentro de los hechos verdaderos, aunque sean crueles y tristes denotan que el director se esforzo en plasmar la realidad tal cual fue. Acerca de los ultimos minutos si eran necesarios para hacer una historia completa ya que como toda pelicula de este genero tiene que tener su lado emocional ya que las circuntancias de la epoca lo ameritan que asi fuera, porque censurarla en ese aspecto, no corresponde, en fin, en mi opinion esta completa y no le restaria nada, hay que verla mas de una vez para entenderla bien.

  7. como relacionarian al totalitarismo con la pelicula..??
    y.. por que se perseguia a las judio..?? ¿por que segun fuhrer los judios fueron los principales responsables de que perdieran la primera guerra mundial? y se estaban adueñando de alemania de manera economica??

  8. Es una obra maestra de Spilberg, yo no criticaria las escenas finales pues son muy emotivas y pienso que definitivamente Schindler debio sentirse de esa manera, adolorido despues de presenciar tanto dolor y muerte frente a sus ojos y tener que fingir que no le importaba aunado a la impotencia de no haber podido hacer mas por tanta gente. Definitivamente es creible. Esta obra es una ventana al pasado y motiva a crecer como persona.

  9. nos hace recordar lo bestias que podemos ser nosotros los hombres es un recordatorio para que esta atrocidad jamas se repita……….igualdad por religion,cultura,etnia.opcion ……que DIOS nos bendiga

  10. OMAIRA RAYO dice:
    Hola…Todas las teorías son válidas, pero aunque muchos estén criticandolos últimos 15 minutos YO resalto el sentimiento de impotencia que tubo oskar schildren de no salvar mas vidas, fue hasta ese momento que se dió cuenta de lo que significaba cada ser humano.

  11. Estupenda presentación de Spielberg, de las mejores peliculas de todos los tiempos, sin duda alguna una obra maestra…! Los ultimos 15 minutos, fueron crueles pero fundamentales. Liam Neesom…sobrado! y Ben Kingsley…. de los mejores!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s