La Guerra de los Mundos (War of the Worlds), de Steven Spielberg

Tras varios años acariciando la posibilidad de realizar una nueva adaptación de “La guerra de los Mundos” de H.G. Wells, a finales de 2004, y cuando su apretada agenda había quedado libre (el proyecto de “Memorias de una Geisha” fue traspasado a Rob Marshall), Spielberg se puso manos a la obra para llevar a cabo su visión sobre la célebre novela de ciencia-ficción que relataba una invasión extraterrestre.

Ray es un padre divorciado irresponsable. En el fin de semana que le toca quedarse con us hijos el mundo se verá envuelto en algo inesperado y terrorífico: una invasión extraterrestre. Ray deberá huir con sus hijos lo más lejos posible de los violentos visitantes.

Hay muchas coincidencias entre esta película y la realizada tres años antes por Spielberg, “Minority Report”. Está protagonizada por Tom Cruise. Tuvo un marketing destinado a amasar fortunas en época veraniega después de que su último film, “La Terminal”, no cuajara del todo entre la crítica y el público y es una película de ciencia-ficción que, esta vez, escondía bajo su fachada un retrato sobre el miedo.
Esta pelicula bien podria cerra la trilogia sobre extraterrestres de Spielberg, sobre los que siempre había hablado como seres pacíficos. En esta ocasión el director cambia totalmente de registro para narrarnos la mayor invasión cinematográfica de la historia a través de sus protagonistas humanos.
Olvidemos esa patraña de Emmerich que arrasó en el 96, aquí no abundan las naves extraterrestres ni las destrucciones exageradas en que el fuego y las explosiones sean protagonistas. Lo que Spielberg nos narra son las consecuencias de ese miedo real frente a un ataque alienígena masivo. No hay más que ver como huyen la primera vez los habitantes del barrio donde vive Ray cuando ven al enorme artilugio salir del suelo y atacarlos. La inseguridad, el desconcierto, el pánico se palpa en esa secuencia que da comienzo a la invasión. No saben muy bien que les ataca, el síndrome post 11S sigue vigente, y eso les hace huir a toda prisa a ponerse a salvo. Esta sensación de miedo e inseguridad se incrementa a medida va avanzando la invasión y van quedando más supervivientes, que en lugar de ayudarse se enfrentan entre ellos (la secuencia e que Ray da el coche para salvar a su hija y el vehículo sirve como elemento de disputa hasta el punto de llegar al asesinato).

Sin embargo, a través de esta invasión, se nos quiere narrar otra historia muy spielberiana como es la da le familia rota. Nuestro protagonista es un padre irresponsable que no le presta la más mínima atención a sus hijos. Con su hijo apenas tiene buena relación, mientras su hija pequeña trata más a su padrastro como padre que a él mismo. Tampoco es que Ray se esfuerce mucho por ganarse el aprecio de sus hijos,pues no tiene comida en casa, y el orden no es que sea una de las palabras que abunden en su vocabulario. Cuando su hija le pida algo de comer él le responderá que pida lo que quiera por teléfono mientras él se va a dormir para volver a trabajar. El ataque extraterrestre servirá para unirle a sus hijos, especialmente a su hija Rachel, a la cual está perdiendo cada día que pasa.
Así pues “La Guerra de los Mundos” se puede comparar con “E.T.”, pues si en la película del 82 una visita extraterrestre servía para contar la historia de un niño a quien acaba de abandonar su padre, aquí tenemos la historia de un padre que recupera a sus hijos.

Spielberg no realiza una película sobre una invasión extraterrestre al uso, sino que vuelve a sorprender realizando un film inquietante, terrorífico, en la línea de “Tiburon” o las mejores partes de “Jurassic Park”. Esto lo consigue sin apenas mostrar los ataques sino las terribles consecuencias que tienen estos sobre el mundo. Así tenemos esa secuencia en que Rachel queda asustada ante los restos que el río lleva, o la magistral escena en que Ray amanece y descubre, mediante un soberbio travelling, que la casa de su exmujer ha sido destruida y sustituida por un avión de pasajeros derribado.
Hay momentos para las secuencias espectaculares en que las naves extraterrestres atacan a la población, solo que en esta ocasión seremos participes de dichos ataques, pues Spielberg nos convertirá en Ray. En el primer ataque alienígena estaremos tan impresionados y asustados como él y le seguiremos en todo momento escapando de los rayos y atravesando las fatídicas consecuencias de estos (terrorífico cuando atraviesa un cuerpo descomponiéndose) en una secuencia magistralmente filmada, donde Spileberg vuelve a conseguir introducir al espectador en la acción que sucede en la pantalla tal y como ocurriera en “Salvar al soldado Ryan”, llegando a alcanzar esa hiperrealidad tangible.
Después de este ataque el director se marca un travelling de 360º (que posteriormente sería copiado-homenajeado por Cuaron para “Hijos de los hombres”) en que sigue a Ray y su familia en coche huyendo de los extraterrestres y mostrándonos mediante su conversación el desconcierto que tiene cada uno de ellos respecto a la situación.

La secuencia que posee la mayor carga de suspense de todas y que para un servidor es la mejor de todo el film es aquella que sucede en el refugio de un superviviente.
De entrada el personaje que ayuda a Ray y Rachel nos es presentado como alguien inquietante, sus ojos algo desorbitados y sus ideas sobre el exterminio son del todo desalentadoras, convirtiendolo en un ser trastornado. Personifica esas personas invadidas por el miedo cuya forma de enfrentarse a él es la violencia. En cierta manera me recuerda mucho al personaje de Norman Bates, una persona en apariencia amable que acoge a otras pero que en el fondo es un peligro. Es encomiable como el director filma al personaje, dotándolo siempre de amenaza y desequilibrio, como alguien peligroso del que no se puede fiar el espectador. Como encomiable también es la forma en que Spielberg narra la forma que tiene Ray de deshacerse de él, enmarcándolo en la puerta como un héroe, cerrando la puerta tras de sí para que el espectador no sepa que ocurre dentro, con el sonido como único elemento descriptivo. “Una puerta cerrada sugiere más y es más eficaz que mostrar lo que ocurre dentro” decia Lubitsch, y Spileberg ha aprendido de los maestraos para relizar una secuencia brillante.
Aquí no termina esta secuencia, sino que antes de deshacerse de su anfitrión deberán esconderse de unas sondas extraterrestres que entran en el refugio. En todo momento sentimos el miedo de que los violentos visitantes descubran a nuestros protagonistas, y eso Spileberg nos lo sabe transmitir mostrándonos a la par el recorrido del tentáculo con la forma de esconderse de nuestros protagonistas. Además en esta escena Spielberg aprovecha para mostrarnos el aspecto de sus alienígenas, muy alejado de E.T., y que habían sido guardado bajo riguroso secreto para que así la expectación fuera mayor (cosa que fue muy inteligente y funcionó).

Otro de los puntos que consiguen elevar a “La Guerra de los Mundos” a película de referencia dentro del género es el excelente uso de la ambientación. Ya no solo por la brillante fotografía granulada de Kaminski sino por la magnífica dirección artística y efectos especiales, ayudados por el impecable sonido, que consiguen inquietarnos como por ejemplo en la secuencia de los rayos o la de la caída de ropa a través de los arboles.

Sobre lo mejor que posee la historia debemos deberle más a Spielebrg que a David Koepp, pues fue el director quien marcó las siguientes pautas: que la acción no ocurriera en ninguna gran ciudad, que el papel del ejército fuera muy secundario y que en ningún momento aparecieran generales discutiendo en una sala de guerra. Así pues se distanciaba absolutamente de cualquier invasión alienígena antes vista en cine, eliminando cualquier tópico del género.
Spielberg quería narrar la invasión a través de una familia normal y corriente, haciendo que el espectador conectara con ella y se sintiera identificado. Desgraciadamente, y aquí es donde el film pierde puntos, la familia no es que caiga muy simpática. Para empezar Rya no nos cae bien desde el principio, y ya empezado el ataque alienígena es difícil sentir simpatía hacia un hombre que apenas muestra la menor atención a su hija, la cual no deja de gritar durante media película. El hijo mayor representa la ofensiva queriendo combatir junto al ejército, me parece muy bien, pero ¿por qué vuelve a aparecer al final de forma tan inexplicable?

John Williams creó una banda sonora inquietante acorde con la historia narrada mientras los de ILM se lucieron creando esas difíciles secuencias de ataques extraterrestres, en especial la del travelling que sigue a Ray.
Tom Cruise repitió con Spielberg con unos resultados bastante inferiores con respecto a “Minority Report”. El actor no cuaja del todo y mucho menos cuando al final saca su vena heroica. Dakota Fanning es buena actriz infantil y está mucho mejor que Cruise, pero sus excesivos gritos llegan a cansar. El mejor del reparto es Tim Robbins como el inquietante dueño del refugio. Miranda Otto da vida a la exmujer de Ray y Morgan Freeman prestó su voz como narrador.

Estuvo nominada a 3 Oscars: Efectos Especiales, Edición de Sonido y Mezcla, sin llevarse ninguno.

A pesar de que la historia podría haber estado mucho mejor escrita y los personajes mejor perfilados no hay duda de que estamos ante una de las mejores películas sobre invasiones extraterrestres que nos ha dado el séptimo arte, gracias sobre todo a la brillante y perfecta dirección de Spielberg, quien consigue la mejor adaptación sobre el clásico de H.G. Wells a la altura de la lectura radiofónica que hizo Orson Welles, ya que ambos genios consiguieron lo mismo, asustar al espectador.

Lo Mejor: La dirección de Spielberg, sublime.

Lo Peor: El guión y, sobre todo, los personajes podrían haber estado mejor perfilados.

Anuncios

7 pensamientos en “La Guerra de los Mundos (War of the Worlds), de Steven Spielberg

  1. Ummm
    veamos…todo el inicio es increible, digno de ser una obra maestra…incluso hay un momento en el que la niña ve la invasión desde el asiento trasero de un coche y solo vemos su cara de terror y el reflejo en la luna trasera del coche de lo que está pasando, que a mi me parece poesía pura!!!!
    La parte en la que aparece Tim Robbins y la resolución final y ese happy end, estropea lo que pudo ser una maravilla y quedó en una buena dosis de entretenimiento rodada magistralmente por Spielberg eso si!!

  2. Madre mía Angel, has sido rápido en comentar, jaja.
    No estoy de acuerdo en la de Tim Robbins, a mi me parece de los mejor del film. Sobre el resto absolutamente de acuerdo, el happy end rompe con todo lo anterior narrado.

    Saludos.

  3. Yo no fui con muchas expectativas a ver la película y, sin embargo, me fascinó. Coincido contigo, entre otras cosas, en que la fotografía es magnífica y la banda sonora acompaña perfectamente. Algo que no he olvidado es lo inquietante del ruido de los alienígenas, el efecto de terror que llega a causar. También coincido en que el final “superamericano” queda de pega, pero el resto de la película, estupenda.
    Un abrazo, Ramón

  4. No me gustó nada. Supongo que al idolatrar la original ésta me parece muy inferior.

    El final me resultó pésimo y el personaje de Cruise absolutamente insulso.

    Saludos 😉

  5. Pues la original a mi nunca me ha dicho gran cosa, esta sin embargo me sobrecoge.
    Cruise está para matarlo, al igual que al happy end.

    Saludos.

  6. Esperaba mucho mas de esta película y me llevé una franca decepción. Tampoco me aburrí viéndola pero había muchas cosas que no me gustaron demasiado. Una lástima por que la emisión de radio original me pareció fascinante, se podría haber hecho una gran obra partiendo de ella

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s