La Terminal (The Terminal), de Steven Spielberg

Viktor Navorski es un ciudadano de Krakozhia que llega al aeropuerto JFK de Nueva York. Pronto es informado de que su país ha sufrido un golpe del estado por el cual han sido anulados su pasaporte y visado convirtiéndose así en ciudadano de ninguna parte, condenado a vivir en la terminal hasta que se resuelva el conflicto.

Parece que los buenos resultados, y la excelente experiencia vivida en el rodaje, que obtuvo “Atrápame si puedes” llevaron a Spielberg a dirigir este film. Con una atmósfera alegre casi idéntica a la anterior en donde primaria absolutamente la comedia, el director realizo una de sus películas más irregulares, así como la más alegre y cercana a Frank Capra.

Basándose ligeramente en el hecho real de Merham Karimi Nasserí, un iraní que partió de Francia a Londres sin pasaporte quedándose a vivir en la estación, la película narra el día a día del protagonista esperando siempre a ser atendido en el control de admisión para entrar al país y mostrando los continuos problemas que tiene al principio para subsistir dentro de esa pequeña urbe comercial. Por descuido se queda sin dinero y sin vales de comida, con lo cual no puede comer. Pronto descubrirá un sistema para conseguir dinero: recoger carros de equipaje. Pero seguirán apareciendo inconvenientes de la mano de Dixon, el responsable de la central. Navorski hará amistad con tres empleados: Joe, Enrique y Gupta, gracias a los cuales estará más entretenido y tendrá comida, además conocerá a la azafata de vuelo Amelia, de la cual se enamora.
Es curioso que dos de los amigos que Viktor hace sean extranjeros, y no es casual. Gupta representa al inmigrante ilegal mientras el mexicano Enrique busca entablar relación con la norteamericana Dolores consiguiendo así seguramente la nacionalidad americana. En el fondo la película habla de romper barreras, Viktor necesita cruzar la puerta que le separa de la Gran Manzana, Gupta debe aprender a ser más amable ayudando más a la gente, y Enrique debe lanzarse a hablar con Dolores y decirle lo que siente, aunque sea mediante lenguaje trekkie.
Si bien la trama tiene la oportunidad de criticar las redes burocráticas que rigen en un aeropuerto (personificadas por Dixon), lo deja como algo más secundario. Aún así se muestra los miedos de los extranjeros a ser descubiertos viviendo sin autorización, claro ejemplo es Gupta, el hindú, así como los rigurosos controles de aduanas que se han de pasar siendo retenidas pertenencias a los viajeros (caso del ruso que lucha por que le permitan pasar las medicinas de su padre). Lo que sí es cierto es que el film muestra casi el funcionamiento diario dentro de un aeropuerto con excelente detalle, con esa secuencia de apertura en que van abriendo las terminales y preparando las cintas para las colas.

La película trata de ocultar lo más posible la razón del viaje de Viktor a Nueva York. Solo sabemos que lo que le ha llevado allí se esconde en una pequeña lata. Al principio dirá que dentro de ella hay jazz. Después que está ahí por una promesa que le hizo a su padre. Al finalizar descubrimos que en la lata tiene los autógrafos de varios músicos de jazz que iba coleccionando su padre y que le queda uno para finalizar la colección. Al igual que sucede con la trama burocrática, esta trama queda muy secundaria, aunque a través de ella volvemos a ver en el cine de Spielberg la importancia de la familia, esta vez a través de una promesa que lleva al protagonista a aguantar la situación que vive.

“La terminal” es una película muy amable y agradable de ver. Aunque al principio parezca un drama, con Viktor corriendo desesperadamente sin entender lo que están diciendo las noticias sobre su país, pronto gira hacia el terreno de la comedia mostrándonos los continuos devaneos del protagonista en su vida diaria. Spielberg declaró que con este film pretendía homenajear a través de los gags a Jacques Tati, y, aunque no soy un experto en el autor francés, reconozco que le salió algo más decente que el experimento de Ridley Scott en la viña. El director busca la sonrisa mediante gags mudos acompañados por la música de Williams. Algunos funcionan bien (Navorski afeitándose frente a todos, caminando por la terminal en albornoz, o siendo sorprendido por las luces de un avión de noche) mientras otras quedan algo ridículas (El ataque de las monedas).
Sin embargo dos cosas, relacionadas entre sí, hacen que la película sea regular.
La primera su excesiva duración. Parece que Spielberg le ha cogido el gusto a hacer films superiores a dos horas y quiere alargar al máximo sus historias. La causa de esto, en este film concreto, bien puede ser la forzada e inverosímil historia de amor con la azafata Amelia Warren. ¿De verdad hacía falta tener historia de amor? A pesar de contener escenas muy bonitas (el beso en la fuente) resulta innecesaria y entorpece el ritmo, por no decir que es tópica.

Steven Spielberg da rienda suelta a sus planos secuencia aprovechando que tiene un set gigantesco que simula al verdadero JFK en todo detalle. El excelente travelling que sitúa a Viktor en medio de la zona de tránsito internacional es maravilloso, introduciéndonos a nosotros también dentro de ese mundo comercial y mostrándonos la soledad de Viktor frente a un mundo que desconoce. Además el director consigue en esta película aparentemente normalita secuencias mágicas como la de Gupta deteniendo el avión con la fregona o el beso en la fuente (gran fotografía de Kaminski en esta parte), así como otras dramáticas cuando Viktor descubre el incidente internacional que sufre su país sin entender lo que dicen los televisores y el encuentro con el ruso, en que Viktor ayudará a su carcelero burocrático Dixon a resolver un problema.
De nuevo el equipo habitual de Spielberg otorga al film un empaque visual intachable, desde la excelente fotografía alegre y colorista de Kaminski hasta el detalle en el sonido de los aviones que rondan el entorno, con la excelente partitura de Williams (maravilloso su tema principal) de fondo.
Tom Hanks vuelve a repetir con Spielberg cargando sobre sus hombros con todo el film. El actor vuelve al terreno puro de la comedia para dar un recital interpretativo de lo más convincente como ciudadano de ninguna parte, cuidando al más mínimo la pronunciación del acento inventado (pues Krakozhia lo inventaron para el film). Stanley Tucci es Dixon, el orden y control sobre el aeropuerto. Aunque parezca el villano solo trata de cumplir a raja tabla las normas para ser ascendido a comisario. Catherine Zeta-Jones es Amelia Warren. Aunque la actriz sea una presencia muy agradable de ver en pantalla lo cierto es que su personaje sobra del todo. Diego Luna es Enrique Cruz, un trabajador que se hace amigo de Viktor para que le haga de celestino. Kumar Pallana es Gupta, el hindú obsesionado en ver agentes de la CIA o el FBI merodeando por toda la terminal. Aunque parece un cascarrabias al final resulta ser todo un encanto. Zoe Saldana es la atractiva agente de aduanas Dolores Torres, con quien Viktor mantendrá amistad a base de negarle continuamente el pase.

La película fue un fracaso para Spielberg, tanto de crítica como de público. Para mí es una película muy agradable, cercana al universo Capriano, con momentos de buen cine.

Lo Mejor: El travelling a lo largo de la Terminal. Hanks.

Lo Peor: El personaje de Zeta-Jones. Su excesiva duración.

Anuncios

11 pensamientos en “La Terminal (The Terminal), de Steven Spielberg

  1. Yo tb soy de esos pocos que la considera una película muy agradable de ver y con una simpática galería de personajes.

    El personaje de Zeta Jones tenía que estar, pero estoy seguro que otra actirz le hubiera dado mayor enjundia.

    Quizás una obra menor de Spielberg pero para nada despreciable.

    Saludos 😉

  2. El personaje de Zeta-Jones me resulta sobrante. Vale que sin ella no tendriamos la maravillosa secuencia de la fuente, pero es que al final poco importa.
    También me gusta mucho como se presenta su personaje, resbalandose y perdiendo el tacón que llega rodando hasta primer plano detenido por el pie de Hanks.

    Saludos.

  3. muy buena plicula cn pasajes d drama y comedia muy balnceada!! m gusto muxo y por lo d zeta jones, m gusta ella y su papel xD naaa +q dcir!!! la adoroOOoooooOOooO

  4. a mi me gusto mucho y en gran parte nos deja darnos cuenta de como hay personas egoistas y envidiosas que no soportan como él poco a poco sale adelante y se mezcla en todo con trabajo, comida, amigos y hasta un espacio y como realmente un apersona logra lo que se propone me encanto.

  5. esta pelicula nos muestra como es la realidad de un mundo globalizado y de los paises que tienen el poder.
    nos muestra la xenofobia hacia las personas,el egoismo y el mal tratto que se les da las personas q no residen en este lugar.
    por eso la pelicula de steven spielberg fue considerada una de las mas feas ya que en ell muestra la otra cara de la moneda la realidad de los paises desarrollados.

  6. Cuanto mas la veo mas me gusta y mas me divierte. Tom Hanks tiene el encanto de conjugar airosamente el drama con la alegria. Muy buena, es una pelicula que esta lejos de muchos miles y millones de kilometros de cinta basura, porque es ingenua, es sana y de eso no hay en estos tiempos

  7. Me gustó mucho, l{astima que la empecé a ver ya comenzada, casi por la mitad, por eso me gustaría la presentaran nuevamente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s