Un Domingo Cualquiera (Any Given Sunday), de Oliver Stone

El equipo de futbol de los Miami Shark no pasa por su mejor momento al no conseguir niguna victoria. A esto se le suma la baja de su quarterback estrella, el legendario Cap Rooney, y su sustitución en la figura del joven Willie Beamen, que pasará de ser un jugador anónimo a una superestrella.

Reconozco que no soy un gran admirador del deporte, y mucho menos del futbol americano, pero esta película de Oliver Stone, gran amante de este deporte, es una de las mejores que ha retratado ese mundo.
Como film se centra en una crisis dentro del equipo protagonista, los Sharks, pasando por cada uno de sus componentes, desde el quarterback hasta el enfermero. Así pues la película trata de ser un reflejo sobre los distintos motores que componen un equipo de futbol consiguiendo acercarnos más a ese mundo que se esconde tras el banquillo y a esos hombres convertidos en dioses por todos aquellos que van a verlos cada domingo jugar.
A pesar de estar enmarcada dentro del género deportivo, es una historia épica sobre un grupo de hombres, de colosos, que deben dar lo mejor de sí mismos para complacer a la muchedumbre que grita sus nombres. Como dice el médico del equipo, son gladiadores, los guerreros que se enfrentan cada fin de semana contra otros iguales en un estadio realizado bajo los arquetipos del Coliseo.
Oliver Stone sabe muy bien lo que está narrando, y no duda en compararlo con la película por excelencia que mejor ha retratado un espectáculo romano, “Ben-Hur”, en esa conversación que mantienen Beamen y el entrenador utilizando sabiamente el montaje en paralelo con la película de Wyler.

A pesar de ser una película coral, podemos citar tres personajes que explican el mundo deportivo.
En primer lugar Willie Beamen, típico chico que sale de la nada tras mucho tiempo chupando banquillo para demostrar que es el mejor, o eso es lo que piensa. Es la novedad. Beamen no es más que otro jugador que está saboreando su momento de gloria, como lo saboreó Cap Rooney, sin pensar en que eso tendrá un final.
Tony D´Amato es el entrenador del equipo, vieja gloria y amigo personal del fundador del equipo, D´Amato sufre lo mismo que su amigo Cap, su tiempo ha pasado, ya no es el numero uno de antaño que ganaba grandes títulos y hacía rugir a sus hombres. Es de la vieja escuela, la voz de la sabiduría, el que debe hacer que hombres con ínfulas de estrellas trabajen como uno solo para ganar.
Christina Pagniacci es la nueva propietaria del club. Hija del fundador, la nueva jefa querrá hacer limpieza en todos los ámbitos, eliminando los viejos troncos que no pueden dar más de sí (Cap Rooney, D´Amato) por savia nueva con ganas de ganar (Beamen). Es la representación del capitalismo dentro de todo negocio, la que se preocupa más de los números que de sus trabajadores. Pagniacci no solo representa la novedad por los continuos cambios que quiere hacer sino porque es una mujer dirigiendo un mundo de hombres, con lo cual debe demostrar en todo momento que tiene el control.

“Un Domingo cualquiera” trata también sobre el reemplazo, el mirar hacia el futuro a la hora de dirigir un equipo de futbol. Casi todos los personajes de la cinta o viven su momento de gloria o de decadencia, y será a estos últimos a quienes les toque abandonar honrosamente, con la cabeza bien alta. Y no solo hablo de los jugadores, sino del entrenador y del médico.

El título hace referencia a todos esos domingos que salen los jugadores al campo de batalla, pero esconde más bajo su coraza. Un domingo cualquiera puedes ganar o perder, lo que marca la diferencia es si lo haces como un hombre o no. O sea que pase lo que pase debes aceptarlo y afrontarlo con la cabeza bien alta. Eso es lo que diferencia a los buenos jugadores de los del montón. En el equipo de los Sharks seremos testigos tanto de lo uno como de lo otro.
Oliver Stone no se corta un pelo a la hora de mostrar la crudeza dentro del campo de futbol (ese ojo) y la vida privada de los futbolistas, que gastan todo su dinero en placeres de lo más variopinto. Mujeres, drogas, coches, todo está al alcance de su mano durante un tiempo. Es triste comprobar cómo jugadores de primera con familia se dedican a pasar sus ratos libres nifando cocaína y acostándose con otras mujeres, o arriesgando su vida en el campo solo por ganar más y más dinero.

El director realiza una película épica no solo en contenido sino en forma. El inicio no podría ser mejor. Comienza como algo minimalista, un balón detenido en la hierba, de repente una mano ensangrentada se posa en la pelota y se desata la tormenta. Los truenos rugen a la par que el entrenador al ver a sus guerreros perdiendo una vez más.
Stone no da un respiro al espectador durante los 135 minutos que dura la película gracias a su montaje dinámico en donde casi todos los planos no sobrepasan los 30 segundos de duración. Es como si Stone jugara en la sala de montaje a pasar la pelota. Ahora este plano, ahora este, y entre medias dos centésimas de segundo de este otro consiguen que el director nos este ofreciendo un espectáculo como el que viviríamos en un estadio viendo a esos chicos dando el do de pecho a la hora de pasarse el balón.
Hay momentos que beben mucho del videoclip y no es casual, casi todos ellos aparecen cuando los protagonistas son los futbolistas o más concretamente Willie Beamen, rematado con ese (horroroso) videoclip insertado que nos describe su ascenso en el panorama futbolístico.

El reparto es de primera. Al Pacino da vida al enérgico Tony D´Amato ofreciéndonos otro recital interpretativo donde sus gestos, sus miradas y sus gritos pueden ablandecer a gigantes de dos metros. Cameron Diaz muestra su seriedad interpretativa a las órdenes de Stone para dar vida a Christina Pagniacci, la nueva propietaria del equipo que debe enfrentarse a viejas glorias que han formado parte de su vida desde que era una niña. Dennis Quaid es Cap Rooney, famoso quarterback de los Sharks que está viviendo su ocaso deportivo, con D´Amato como máximo apoyo a su lado. Jamie Foxx, aún no era el actor hiperconocido de hoy día, pero bien puede ser su interpretación en este film un reflejo de su carrera cinematográfica. Él es Willie Beamen, el cual en manos de otro director habría sido protagonista de una película más de superación personal, pero que en manos de Stone es un engreído niñato que cree estar por encima de sus compañeros. James Woods es Harvey Mandrake, el médico del equipo, aficionado a mantener relaciones con animadoras. Matthew Modine es Ollie Powers, el reemplazo de Mandrake al frente de la salud de los jugadores. Aaron Eckhart es Nock Crozier, el sustituto futuro de D´Amato para dirigir al equipo. Lauren Holly es Cindy Rooney, esposa de Cap, se antepone a la idea de que su marido abandone el futbol. Elizabeth Berkley es una prostituta que quiere sacarle todo el dinero que pueda a D´Amato. Charlton Heston da vida brevemente a un Comisionado y el propio director se reserva el papel de comentarista deportivo.

Oliver Stone realizó un gran trabajo al acercarnos al futbol americano, su triunfo es mayor al conseguir que unos negados al deporte, como yo mismo, vibraran con su film. Es duro, vertiginoso, dramático, épico y vibrante. Un gran espectáculo.

Lo Mejor: Es un espectáculo digno del deporte que homenajea.

Lo Peor: Puede dar una imagen del futbol algo extremista (¿O no?).

Anuncios

Un pensamiento en “Un Domingo Cualquiera (Any Given Sunday), de Oliver Stone

  1. Es curioso como un deporte donde sólo hay momento puntuales de tensión y emoción, fuera reflejado con tanto ritmo por parte Stone.
    La verdad es que vi este film en un pase de prensa y no lo he vuelto a ver ni repasar, así que no tengo un recuerdo muy fresco de el.
    Lo que si recuerdo es su montaje frenético.
    saludos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s