Insomnio, de Christopher Nolan

El detective Will Dormer y su compañero Hap Eckhart son enviados a Alaska para investigar el asesinato de una joven mientras en su ciudad se prepara una investigación de Asuntos Internos contra su departamento.

Remake de la película escandinava de mismo título de 1997 (y que no negaré no haber visto) Christopher Nolan realizó su particular visión sobre la misma con los elementos que le han convertido en autor cinematográfico como son la dualidad, la culpa y la obsesión.

La dualidad nos es mostrada a través de dos personajes tan diferentes como el policía y el asesino. Tanto el agente Dormer como el escritor Walter Finch han experimentado la sensación de cometer crímenes. El uno (Dormer) al falsificar pruebas que condenaran a un asesino, el otro (Finch) por haber asesinado a una joven admiradora suya. Ambos pasan noches en vela sin poder dormir, atormentados por sus actos. Sin embargo Finch, con el paso de los días, conseguirá controlar su angustia y aceptarla, consiguiendo conciliar el sueño una vez más, con su vista puesta en experimentar de nuevo el asesinato. Esto concretamente es lo que diferencia a uno de otro, lo que hace que Dormer adopte la actitud correcta frente a Finch y lo que nos lleva al terreno de la culpa.
Un mal policía es aquel que no puede dormir por tener la conciencia intranquila. Así cita la agente Burr a su admirado Dormer unas palabras que el policía conoce bastante bien y que están haciendo mella en él. Si bien ya al principio el veterano agente teme ser descubierto por falsificación de pruebas, esto se incrementará con el asesinato accidentado de su compañero Hup mientras persiguen a Finch. Dormer no parara de preguntarse si lo hizo accidentalmente o si es lo que quería, más aún al enterarse de que Hap lo iba a delatar. Así comienza para Dormer unas largas noches diurnas interminables donde su alma se torturará por el acto presente a la vez que rememorará su inaceptable, aunque justa, acción pasada. La única forma que tiene Dormer de limpiar sus pecados es atrapando a Finch e impidiendo que su admiradora, la agente Ellie Burr, se convierta en otra persona como él, que se salte las reglas por muy justo que le parezca.
La obsesión siempre está presente en el género policiaco y aquí rodea a los tres personajes principales. Dormer busca atrapar a Finch a pesar de que este le hace chantaje y puede contar lo de Hap. Finch está obsesionado con culpar del asesinato al exnovio de su víctima y así demostrar ser tan inteligente como los personajes de sus novelas detectivescas. Pero también habla de otra obsesión, la de la agente Burr por convertirse en una buena agente de policía en un mundo de hombres.

Alaska es un personaje más dentro de la trama y es un ejemplo de cómo sacar partido a un escenario. Si ya es duro quedarse dormido, más duro es hacerlo en un lugar donde nunca anochece. Así Alaska se convierte en el purgatorio de Dormer, el terreno donde sus pecados le persiguen allí donde van y donde el sueño no llegará hasta que haya limpiado su conciencia (maravillosa la escena final con esa inolvidable frase de Pacino que resume todo).

Christopher Nolan dirige la película de manera sobria y lenta, que no aburrida, adentrándonos en los pensamientos de Dormer, y enmarcándola dentro de una atmosfera azulada y fría, acorde con el escenario donde se desarrolla. Nolan se marca grandes secuencias donde el miedo y la inseguridad hacen gala, como es la inolvidable entre la niebla, climax donde se desatará la tragedia que envolverá a Dormer hasta el intenso final. El guión corre a cargo de Hillary Seitz, creando buenas frases que definan la psicología de los personajes, aunque desgraciadamente no aproveche todos cuanto puede.
Como suele pasar en todas sus películas, el director sabe centrarse en los actores para dejar que se desenvuelvan. Para la ocasión contó con tres pesos pesados. Robin Williams mostraba su cara más turbia y desagradable dando vida de manera sutil, sin grandes aspavientos ni muecas, haciendo doblete ese año con su inquietante personaje para “One Hour Photo”. Hilary Swank esta correcta como la agente Burr, encargada de investigar la muerte de Hap. El que está en estado de gracia es Al Pacino, concediéndonos uno de sus últimos mejores papeles como el agente de policía Dormer. Pacino va progresivamente transmitiéndonos una energía que mengua a medida que avanza el film y que sus parpados son incapaces de cerrarse. Mencionar la breve participación de la maravillosa, e infravalorada, Maura Tierney como encargada del hotel donde se hospedan Hap y Dormer.

Un brillante thriller psicológico donde Christopher Nolan hace gala de sus más profundos intereses, que seguiría explotando en sus posteriores obras, y donde Pacino demuestra ser de los más grandes.

Lo Mejor: La ambientación. La secuencia entre la niebla. Pacino. El final.

Lo Peor: Algunos personajes secundarios merecían más protagonismo.

Anuncios

12 pensamientos en “Insomnio, de Christopher Nolan

  1. Vi esta película cuando se estrenó y la verdad es que tengo un muy buen recuerdo de ella, aunque no la tengo demasiado fresca…si que recuerdo que me pareció mucho mejor que “Memento” que es un film que para mi gusto está terriblemente sobrevalorado.
    HOy me he puesto manos a la obra para conseguir “Insomnio” y volver a verla.
    saludos

  2. Buena critica.

    Me gusta mucho más el remake de Nolan que la cinta original con Stellan Skarsgard, aunque aquella también tiene su encanto.

    Saludos

  3. Angel yo también pienso que “Memento” está algo sobrevalorada, claro que su idea de narración a base de continuos flashbacks es tremenda, y es gracias a ese montaje por el que será recordada.

    Gracias Javi, me alegra leerte por aqui.

    Saludos.

  4. El problema de “Memento” es que la manera de narrar a base de flashbacks se me acaba haciendo repetitiva, siempre lo mismo, una escena, un fundido a negro y vuelta a empezar con un guión endeble que montado en orden cronológico sería un film muy irregular e incluso aburrido

  5. Precisamente, la clave de MEMENTO es su original montaje, unido a la buena actuación de GUY PEARCE y la estructura narrativa.

    Saludos!!

    PD: Esta no la he visto. Prefiero ver THE DARK KNIGHT, también de Nolan, jejeje.

  6. Hombre Alberto, “Insomnio” merece un visionado al menos, aunque todos estemos expectantes al murcielago (bueno, salvo los afortunados que la han visto), mientras podemos ver otras cosas.

    Saludos.

  7. Memento ES su visionado al revés, no hay otra película que pueda copiar su estructura, ni Pulp Fiction con su anárquico montaje, por lo que resulta original y única.

    Estoy viendo Insomnio ahora mismo por Tele5 y no me está desagradando

  8. Ya me contarás que te parece Victor. Respecto a Memento, ya he dicho que el montaje es lo que hace de ella que sea memorable, de echo fue creada para que tuviera ese montaje, no como otras que las terminan y se les ocurre dislocarlas argumentalmente.

    Saludos.

  9. ME GUSTARIA ENCONTRAR UNA PELI PROTAGONIZADA POR TOM BEREGER, EL ES UN PILOTO, EN CARACAS, VOLANDO DESCUBRE UNA TRIBU, Y SE ACUERDA DE SUS ORIGENES.
    A VER SI ALGUIEN QUE ME LEA ME LO DICE. JEJEJE
    UN BESO A TODOS.

    • Hola mari carmen, no sé si ya entrarás en esta página, la película que recuerdas es “Jugando en los Campos del Señor”, de Héctor Babenco; se desarrolla en la selva amazónica de Brasil y el tema principal, a mi juicio, es la religión, sus diferentes interpretaciones y su impacto en la vida de las personas. Bellísima película con grandes personajes y actuaciones impecables, una reflexión constante sobre los valores humanos y paisajes inolvidables.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s