Bruce Banner vive oculto de todo el mundo en Sudamérica intentando controlar a la bestia que esconde en su interior, sin embargo pronto tendrá que volver a huir al ser descubierto por el General Ross.

Quedó claro que “Hulk” de Ang Lee no gustó a tanta gente como debería haberlo hecho y el personaje quedó traspapelado entre las futuras adaptaciones cinematográficas Marvel. Puesto que ahora la casa de las ideas tiene productora propia y control absoluto sobre sus personajes han decidido desenterrar al gigante verde y realizar un ejercicio de acción con una particularidad, es una secuela de la anterior pero a la vez reniega de aquella.
El film narra los hechos que siguen a la huida de Bruce Banner a tierras silvestres mostrándonos al personaje torturado en busca de una cura. Claro que como la anterior no es del gusto de todo el mundo, recreamos los hechos una vez más cambiándolos en los títulos de apertura y así, tachan, hacemos como que la primera no existe y ofrecemos al mundo lo que quiere ver: Hulk dando caña a diestro y siniestro.

Vaya por delante decir que no considero a “El increíble Hulk” una mala película por la misma razón que “Iron Man”, tiene la conciencia de producto de consumo rápido con fidelidad al personaje de comic. Pero mientras que la película del hombre de hierro no tiene antecedente fílmico, esta sí, y desgraciadamente surgen las comparaciones.
La película de Leterrier es una película de acción con un esquema muy simple. Banner es descubierto por Ross y sus hombre, con Blonsky a la cabeza, e intenta escapar sin transformarse, pero su control sobre la criatura no es total y Hulk reaparece dándoles una lección a los soldaditos. De vuelta a la ciudad se reencuentra con Betty y acude a un hombre con el que ha tenido contacto para erradicar la radiación gamma de su organismo. Mientras tanto el General Ross induce a Blonsky un suero para que tenga poderes y pueda detener a Hulk. Pronto la ambición de será tal que se convertirá en una abominación a la que Hulk deberá detener.
Y no hay más. Esa es la historia. Simple y directa. Ni dramas intensos, ni escenas poéticas, ni Hulk triste. La película va directa al grano desde el principio con la persecución a través de las casas hasta el final con la pelea Hulk-Abominación, todo ello envuelto por una atmosfera desenfadada con gags mejor o peor resueltos.
La película bebe directamente del serial televisivo protagonizado por Bill Bixby. Entre otras cosas porque como en la serie Bruce se hace llamar David, el tema musical aparece levemente y la naturaleza del film es meramente episódica.

La elección del director parece acertada viendo sus anteriores trabajos (“Danny the Dog”, “Transporter”), con lo cual los jefazos de la Marvel pueden estar tranquilos de que la acción está garantizada. Leterrier cumple y ofrece un film de acción palomitero decente con la pelea final como punto álgido, aunque menos espectacular de lo que se pregonaba. Entre otras escenas memorables destaco la que protagoniza Hulk bajo la lluvia en que ruge al cielo.
Los efectos especiales están a un nivel menor que la de lee en mi opinión, siendo este Hulk más desagradable y oscuro, lo cual me parece bien al tratarse de otros responsables, diferenciando así entre ambos films.
Edward Norton participó como guionista, y según cuentan las malas lenguas no llegó a un acuerdo con Leterrier y la Marvel sobre el resultado final del film. Se especula que existe un montaje de una hora más de duración y que dará luz en el mercado doméstico.
El actor da vida a Bruce Banner de manera correcta, en mi opinión queda mejor que Eric Bana visualmente al contraponer su forma enclenque y huesuda frente a la gigante y musculosa en que se convierte cuando se enfada. William Hurt está muy convincente como el General Ross, obsesionado con capturara a Banner y destruir a Hulk sin importar lo que su hija piense al respecto. Tim Roth vuelve a hacer de malo, aunque queda algo ridículo como soldado, sobre todo cuando aparece con el uniforme junto a Hurt. Liv Tyler es Betty Rossen una interpretación sosa, incapaz de transmitir sentimiento alguno.

Como ya pasará en “Iron Man” aquí comenzamos a tener presencia de otros personajes o referencias de la casa Marvel. Hacen alusión al supersoldado, experimento del que nace el Capitán America; el misterioso personaje que ayuda a Bruce acaba recibiendo una ración gamma en el cerebro anunciando la presencia del Líder; y el gran Robert Downey Jr. hace un cameo como Tony Stark anunciando que están formando un equipo, Los Vengadores están cerca.

En resumidas cuentas, una película que no engaña ofreciendo lo que uno va a ver, pero sin personalidad propia.

Lo Mejor: Va directa al grano.

Lo Peor: Carece de personalidad. Liv Tyler.