Batman & Robin, de Joel Schumacher

Batman y Robin se enfrentan a nuevos villanos como son Mr. Freeze y Poison Ivy.

Nos guste o no, “Batman Forever” resultó un éxito de taquilla que impulso esta cuarta parte del hombre murciélago y que pondría punto y final a su andada cinematográfica durante casi una década.

Parece que Joel Schumacher sufrió un éxtasis al ver que su visión colorista de Batman había resultado taquillera que decidió repetir la formula incrementando todos los elementos de la anterior. Para empezar, el argumento no se diferencia en nada al de “Forever”. Ahora son Batman y Robin quienes se enfrentan al crimen con Mr. Freeze como archienemigo. Asistimos al nacimiento de una nueva villana como es Posion Ivy casi en idénticas circunstancias que con Enigma en la anterior (ambos trabajaban para industrias Wayne). Si Robin hacia su aparición estelar en la previa, aquí le toca el turno a Bat-girl, con lo cual está claro que Schumacher siempre ha tenido a la serie televisiva como punto de referencia.
Todo se resume a querer ir a más con respecto a lo anterior pero repitiendo argumento y eso dio lugar a una de las peores películas de la historia. Los ambientes estrambóticos luminosos con personajes de lo más queer invaden el ambiente, las frases y situaciones absurdas son más vergonzosas, los pezones ya no solo los posee Robin sino que se introducen en el traje de Batman. Un despropósito de proporciones calamitosas.

En esta película se intenta profundizar en la relación de los dos enmascarados en su lucha contra el crimen, Batman siempre es la cabeza visible mientras Robin queda en segundo plano, lo cual crispa al chico maravilla. Para acrecentar la rivalidad aparece Posion Ivy, que no los enamora por sus encantos sino mediante una mezcla aromática rosa, que planea enfrentarlos para quitarlos de en medio y convertir Gotham en una selva (lo cual no es muy difícil viendo el panorama).
Los villanos son ridículos. Ya en la anterior lo eran, pero estaba Carrey que salvaba algo la situación. Aquí Mr. Freeze es afín al actor que lo interpreta, Schwarzenegger, fumando puros y yendo de tipo duro con frases cortas pero concisas en plan “no vas a meterme en la nevera”. Su momento intentando hacer cantar a sus matones con zapatillas de muñequitos dicen todo. Eso sí, protagoniza los dos mejores momentos de la cinta. El primero cuando suelta una lagrima que se convierte en cristal mientras ve un video, y el segundo cuando crea una figura basada en su esposa y la hace bailar. Poison Ivy parece la nueva reina de carnaval. En contra de la mujer misteriosa e insinuante de los comics nos encontramos con una gritona y alocada científica con un armario empotrado como guardaespaldas llamado Perdición, otro de los “triunfos” de la cinta.
Para dar algo de dramatismo al asunto se pone en peligro la vida del pobre Alfred, el cual sufre una grave enfermedad que lo está matando. Esto debería darnos pena, pero ver como sus protegidos disfrutan y se pelean de lo lindo mientras el pobre se está muriendo nos dan ganas de que muera para que viva más feliz. Por suerte, o desgracia, se le salva la vida mediante la redención del villano (que Suache no puede ser malo hombre).

De nuevo hemos de darle las gracias a Schumacher como a Akiva Goldsman de haber perpetrado tamaño desastre. El guionista seguramente cogió el libreto de Forever cambió los nombres de los villanos y alguna que otra frase la escribió peor aún.
Elliot Goldenthal seguro que ni participó en esta película pero su nombre este asociado a la Banda Sonora de la anterior así que lo que hicieron fue reutilizarla sin cambiar un acorde.
Como Val Kilmer no quiso volver a ser Batman se tuvo que elegir a otro actor. El ahora bien considerado y respetado George Clooney dio vida al Batman más olvidable de la historia. El actor por supuesto reniega del film cada vez que se hace mención y afirma no saber muy bien en qué estaban pensando los productores ni el director (¿y tú qué?). Chris O´Donell vuelve a ser Robin y para ocultar los presuntos rumores de homosexualidad del personaje se le introduce a Bat-Girl, a la cual dio vida Alicia Silverstone cogiendo unos kilitos de más que casi le impiden entrar en el traje. Schwarzenegger es junto a Lee Jones el que ha dado vida al villano más absurdo y estúpido de todas las películas de Batman. Eso si, el actor se embolsó la friolera de 25 millones de dólares por semejante papel. Uma Thurman no está mejor que Suache, de hecho para un servidor está incluso peor por haberse cargado un personaje que daba para algo mucho mejor. El personaje de Perdición no sé qué actor le dio vida, pero vamos fue una idea de lo más descabellada, seguramente pensarían que como los buenos acababan siendo tres, los malos tenían que ser el mismo número.

Una película tan floja y lamentable que hace de Forever una buena película. No obtuvo una buena acogida por ningún lado y significó el punto y a parte para el cine de superhéroes. Para Batman casi significa el entierro fílmico. Afortunadamente llegó Nolan.

Lo Mejor: ….

Lo Peor: Está todo dicho.

Anuncios

7 pensamientos en “Batman & Robin, de Joel Schumacher

  1. Claro para tapar la posible relacion batman-robin, se intuye una posible relacion batman-alfred…o sea homosexualidad +pederastia…
    en fin nunca entenderé como hicieron semejante bazofia…y como la warner dejó que la hicieran

  2. Todavía recuerdo con estupor ver en el cine semejante mierda. Para mi también es una de las peores películas de la historia. “Batman forever” por lo menos tenía a Nicole Kidman…

    Saludos.

  3. totalmente de acuerdo fue una pelicula desastroza y el peor batman que ha existido por dios “george coney”en que estaban pensando

  4. George Clloney quería colgar la bata de Urgencias y no se le ocurrió otra cosa que aceptar el papel de Bruce Wayne. Pobre Giorgio, menos mal que su carrera ha evolucionado a mejor.

  5. No entendeis que esta película es un homenaje a la serie sobre el mismo personaje, es decir, una petardada kitsh sin argumento ninguno.

    La peli es horrible, pero es maravillosa comparada con Catwoman. Igualmente Forever es espantosa, pero una obra de arte comparada con esta.

    Al menos es más fiel al Batman original a las nuevas, mucho más cercanas al nuevo 007.

    Señor Nohlan, si pagamos por ver una peli de un superhéroe de comic, queremos fantasía, no pseudorealismo.

    Feliz año nuevo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s