Jarhead, de Sam Mendes

poster1Parece que a Sam Mendes le gusta retratar cual cronista la historia de Estados Unidos mediante distintos géneros cinematográficos. Primero fue una critica mordaz sobre el estilo de vida americano en la tragicómica “American Beauty”, después un recorrido por la América de los 30 en la magistral road movie de cine negro “Camino a la Perdición”. Para su tercer trabajo pondría la mirada sobre la Guerra del Golfo mostrándola como nunca antes se nos había presentado en una cinta bélica poco usual.

Basándose en las memorias del marine Anthony Swofford “Jarhead” nos narra la historia de una cuadrilla de marines destinada a luchar en Arabia Saudí. En su estancia en el país extranjero seremos téstigos de su día a día, a veces narrada con toques de comedia, y de los diferentes motivos que han llevado a cada a alistarse para terminar por descubrir que el ejercito no es cómo lo pintan.

Bienvenido al infierno. Esa era la frase promocional del film. Tratándose de una película bélica con esa frase como cabecera no hay duda de que estaríamos a punto de ver una cinta de guerra con tiros, soldados muriendo e interminables secuencias de batalla. Pero nada más lejos de la realidad. Como les sucede a los soldados del film nos quedamos sorprendidos ante la propuesta de Mendes. Y es que los jóvenes van a la guerra en busca de acción, dispuestos a dar la vida por su país, a poner en práctica todo lo que han aprendido y que las películas americanas han ensalzado mostrándolo en pantalla, sin embargo se llevarán una terrible decepción al descubrir de qué trata el asunto. A su llegada al país extranjero su vida rutinaria se basará en hacer ejercicio y entrenarse para la hora en que entren en acción. Y así se tiran meses y meses. La frase promocional no se equivoca en absoluto, ya que no hay mayor infierno que la monotonía y el hastío de no hacer nada de lo que se tenia pensado rodeado interminablemente por un océano de arena a cerca de 50 grados.
De nuevo el absurdo de la guerra se hace patente en el film. El ejercito americano llega a mover una enorme cantidad de tropas a las que les toca permanecer a la espera de unas ordenes que parecen no llegar nunca. Pero claro hay que justificar la permanencia de esos soldados y para ello los ponen a hacer ejercicios por las dunas o a jugar al fútbol con máscaras de gas delante de la televisión alegando que se han de amoldar a las duras condiciones del país para cuando se entre en combate. Para rematar la jugada se demuestra que la guerra moderna se libra mediante armamento pesado como tanques y aviones, quedando los soldados de a pie como último recurso para eliminar a los supervivientes de ataques masivos.

Reconozco mi profunda admiración por Sam Mendes, para mi es de los cinco mejores directores que han llegado al mundo del cine en los últimos diez años implantando un estilo que posee lo mejor del género clásico con brotes de nuevas tendencias. En “Jarhead” el director consigue que el espectador sienta lo mismo que los soldados en la película, sorpresa y algo de monotonía, pero esto no es para nada algo negativo sino todo lo contrarío, pues con esto Mendes consigue que el espectador tome partido y se identifique con el protagonista. En todo momento la cámara, que somos nosotros, se pega a Swofford de forma inseparable. El soldado es tan consciente de que estamos ahí que interactúa con nosotros mediante su voz en off narrándonos episodios de su vida y pensamientos privados.
Sam Mendes vuelve a hacer gala de su talento. El primer bloque es todo un homenaje a “La Chaqueta Metálica” en que los soldados se encuentran en el campo de adiestramiento mostrándonos su día a día con un tratamiento formal clásico, con la excepción del momento en que Swofford nos invita a pasar a sus rincones privados. La cosa cambia cuando se llega a Arabia Saudí y Mendes comienza a jugar con cámaras al hombro, subjetivas e inmensos planos generales que nos descubran el extenso desierto. Si ya la fotografía de Richard Deakins era más blanca de lo habitual en ese momento adquiere un blanco cegador, propio de las dunas bañadas por el incesante sol. Hay una escena que resulta memorable y que resume perfectamente el estado anímico de Swofford, y por ende de todos sus compañeros. Se trata de la pesadilla en que el soldado se levanta y vomita arena incisamente en el baño. Esa breve escena describe la angustia que está viviendo el protagonista al sentirse embriagado por la interminable arena que lo rodea.

La fotografía es primordial en el cine de Mendes. Con el fallecimiento de Conrad L. Hall el director ha encontrado en Deakins un perfecto sustituto que sepa plasmar de manera sobrecogedora los campos de petróleo ardiendo por la noche.
Thomas Newman compone un score más arriesgado que de costumbre con toques de electronica.
El elenco interpretativo esta formado por actores masculinos casi en su totalidad al tratarse de una cinta bélica. Jake Gyllenhall es Swofford, cuyo mote es el cabeza buque que da título al film y que hace referencia al peinado de los soldados. Él es nuestro guía a través de ese desierto infernal. El actor rinde como de costumbre ofreciéndonos una notable interpretación. Peter Sarsgaard es Troy, el mejor amigo de Swofford que llega a alcanzar altos grados de desesperación al no conseguir matar a nadie. Jaime Foxx está muy convincente como el Sargento Sykes, el hombre que solo sabe vivir para la guerra. Chris Cooper es el Teniente Coronel Kazinski mientras Dennis Haysbert es el Mayor Lincoln.

A pesar de no llegar a la maestría de sus anteriores trabajos, si se puede calificar a “Jarhead” de una película notable que da otro punto de vista sobre una contienda bélica, en especial sobre las actuales que desgraciadamente se siguen sucediendo.

Lo Mejor: La dirección. La fotografía.

Lo Peor: Puede rozar la monotonía en momentos puntuales.

Anuncios

2 pensamientos en “Jarhead, de Sam Mendes

  1. No tengo un gran recuerdo de este film….no me gustó demasiado y me pareción un refrito de muchas otras películas basadas en la guerra…Sam mendes apuntaba muy muy alto con “American Beauty”, pero me aburrió soberanamente con “Camino a la perdición” que gusta mucho a mucha gente pero yo no acabé de conectar con ella.

  2. Yo soy admirador de Mendes, ya digo que me parece un genio, aunque con Jarhead no estuviera tan a la altura de sus anteriores peliculas si hizo un gran trabajo, otra cosa es que la historia contuviera cosas similares de otras anteriores (vease lo de La Chaqueta Metalica). Y también soy de los que piensan que “Camino a la Perdición” es una Obra Maestra, de hecho es mi pelicula favortia de la presente década, me caló muy hondo esa peli.

    Saludos 😉

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s