Crash, de Paul Haggis

46_crashposterTras su elogiado trabajo para “Million Dollar Baby” como guionista no podía pasar desapercibido el debut en la dirección cinematográfica de Paul Haggis. Con un reparto de caras conocidas el guionista, y ahora director, creó una historia de vidas cruzadas con temática social en donde el racismo se presentaba como tema principal.

Un detective de color con una madre enferma y un hermano desaparecido que se cuestiona su deber a la hora de recibir una proposición. El fiscal del distrito y su esposa. Unos jóvenes ladrones de color que discuten sobre la relación entre el hombre negro y el blanco. Un matrimonio afroamericano adinerado en que él es un importante director de televisión. Un policía racista y su compañero más idealista. Un tendero iraní. Un cerrajero hispano que se acaba de cambiar de barrio con su mujer e hija. En la ciudad de Los Ángeles las vidas de estas personas están a punto de colisionar.

“Crash” es un duro retrato de la actual sociedad occidental que pone de manifiesto un problema vigente desde tiempos inmemorables, el racismo. La gran mayoría de personajes del film acaban teniendo un rasgo racista, incluso aquellos que admiten desde el principio no serlo, consiguiendo que el relato adquiera un cariz desesperanzador en que todos podemos reconocernos. Porque si algo nos llega a decir “Crash” es que da igual cuantas veces digas “no soy racista”, al final el miedo hacia personas de otras razas nos ciega. El racismo también puede ser entendido en el film cómo estatus social. Ya no solo importa la raza sino el rango social que se tenga. Así pues tenemos a ese policía que abusa de su autoridad cacheando a la esposa del presentador de televisión, o al fiscal del distrito haciéndole una oferta irrefutable al detective afroamericano.
Además del racismo la película ofrece otro punto de alta importancia y que me parece su verdadera columna vertebral. La colisión a la que hace referencia al título se refiere al choque entre personas, a la toma de contacto en el sentido estricto de la palabra. Cómo bien dice al principio el detective nos sentimos seguros tras un cristal o caminando por la calle casi sin entrar en contacto físico con nadie, como si fuera a pasar algo malo al rozarnos con otras personas. Esa falta de contacto se incrementa incluso en las relaciones más intimas. Por ejemplo en la relación del fiscal con su esposa, en donde apenas él muestra una señal física de cariño hacia ella. No es extraño, pues, que casi todas las historias tengan su momento álgido mediante un abrazo, en donde se lleguen a romper las clases sociales y se ponga de manifiesto lo mejor del ser humano.

Paul Haggis consigue con “Crash” un producto estimable, aunque no excelente. Comencemos por sus virtudes, que no son pocas. Conseguir ir directa al grano y narrarnos toda la historia en poco más de 90 minutos, siendo así un producto fresco y dinámico que no decae gracias a la cantidad de historias que posee. El guión está bien trazado y crea un cruce de vidas muy interesante, poseyendo en algunas historias buenos diálogos, creíbles. Posee dos secuencias magistrales que ya la hacen ser una buena película. Ambas concluyen con un abrazo, pero se inician de manera tensa. La primera es cuando la esposa del presentador de televisión queda encerrada en su coche a punto de explotar y la salva el mismo policía que abusó de ella. Es una secuencia dura ya que la mujer tiene miedo a irse con el hombre que la manoseo frente a su esposo, sin embargo el policía, respondiendo a su deber, le insiste y acaba salvándola justo antes de que el coche exploté, concluyendo ambos en un abrazo en el que parece que ella lo ha perdonado y él lamenta lo que hizo. La otra secuencia está protagonizada por el tendero, el cerrajero y la hija de este último. El tendero iraní ha sufrido un gran robo en su tienda y culpa al cerrajero, el cual le dijo que debía cambiar la puerta cuando le puso la cerradura nueva. Ciego de rencor el tendero ha cogido la pistola que compró y se ha dirigido a la casa del cerrajero. El iraní sale del coche mientras el hispano se dirige a la puerta de su casa, en donde lo espera su hija. La pequeña sale corriendo hacia su padre al ver al iraní sacar la pistola. Un primer plano de la cara del hispano gritando mientras sostiene en brazos a su hija tras sonar el disparo nos deja sin respiración. El dramatismo y la intensidad que desprende el momento es álgido, pero de repente aparece la esperanza cuando la niña le habla a su padre y le dice que no tenga miedo, que su capa mágica es de verdad y lo ha salvado. La excelente música de Mark Isham en ambos momentos hacen que ambas secuencias transmitan pura emoción.

2005_crash_009

Defectos que posee “Crash”. Si bien antes he dicho que muestra una realidad al describir el racismo que existe en nuestra sociedad, no puedo sino sentirme algo decepcionado respecto al incremento de situaciones racistas o discriminatorias que se suceden en el relato, llegando al extremismo. Aunque las historias están bien construidas para que se crucen entre sí y se complementen hay que reconocer que varias de ellas resultan vagas o mal resueltas. Por ejemplo, la del fiscal del distrito, al principio parece que va a tener más fuerza y acaba resultando muy secundaria. Dentro de esa historia, mediante la esposa del fiscal, encontramos otro defecto. La mujer se muestra durante todo el film cómo una racista de clase alta sin conciencia para al final, cuando se ha torcido un pie, declarar a su sirvienta, hispana, que la considera su mejor amiga. Ahí la cosa hace aguas.

Tan importante como el guión o la correcta dirección de Haggis, con grandes momentos como los citados, hay que sumarle la música de Mark Isham, la cual dota al relato de personalidad consiguiendo que algunas escenas posean más fuerza e impacto.
El reparto del film posee caras de sobra conocidas por el gran público. Don Cheadle, el cual apadrina el film produciéndolo, da vida de forma correcta al detective Graham Waters, el cual tiene una aventura con una compañera blanca del cuerpo a la que teme presentarle a su madre, quien sufre graves problemas y no le muestra ninguna muestra de cariño a su hijo mayor, preocupándose más por el pequeño, desaparecido. Matt Dillon está fabuloso como el agente Ryan, racista que abusa de una mujer afroamericana para posteriormente salvarle la vida. Thandie Newton es Christine, la esposa del presentador de televisión que se siente agredida por el agente de policía que interpreta Dillon. Terrence Howard es Cameron, esposo de Christine, un hombre que quiere mostrar en su programa de televisión cómo son los afroamericanos realmente, esquivando todo tipo de clichés, pero la cadena se interpone y le obliga a seguir las ordenes, frustrando al hombre. Michael Peña es Daniel, el cerrajero que se ha mudado a un lugar mejor con su esposa y su pequeña hija. Ryan Phillipe es el agente Tom Hansen, el cual está en contra de los métodos de su compañero, Ryan, y pide patrullar solo. Brendan Fraser es el fiscal del distrito Rick Cabot, más preocupado por su imagen pública que por su mujer. Sandra Bullock es la esposa de Cabot, una mujer con prejuicios hacia los que no son de su raza.

En los Oscars de 2005 “Crash” dio la campanada al coronarse como triunfadora inesperada, dejando a la favorita “Brokeback Mountain” consolándose con el premio a Mejor Dirección. Al igual que la cinta de Lee se llevó tres premios: Mejor Película, Guión Original y Montaje.

“Crash” es un buen film que vuelve a narrarnos una historia de vidas cruzadas cuyo éxito en los Oscars le valió, como a casi todas las películas de la década, el adjetivo de sobrevalorada.

Lo Mejor: Las secuencias del rescate de Thandie Newton y de la capa mágica. La música.

Lo Peor: Algunas historias quedan descompensadas y flojas. Resulta un tanto extremista.

Anuncios

7 pensamientos en “Crash, de Paul Haggis

  1. Fue mi favorita ese año, sin ser una gran obra maestra a mi entender. Es lo mismo que Vidas cruzadas o Magnolia en el tratamiento, pero con menos gracias. Al menos no ganaron los vaqueros de las narices, una de las películas que más me han aburrido en mi vida.

    Lo peor, querido amigo Ramón, es Sandra Bullock. Su sola aparición en un film debería obligar a que se le considere menor.

  2. La verdad es que 2005 fue otro año flojo en peliculas nominadas. “Crash” es aceptable aunque compararla con “Vidas Cruzadas” o “Magnolia” es demasiado, no les llega ni a a suela.
    Sandra Bullock entra en el apartado de lo peor porque protagoniza la historia más floja, además de tener la frase final más absurda de todas: “Eres mi mejor amiga”.

    Saludos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s