Desde el Infierno (From Hell), de Albert y Allen Hughes

fromhellA finales del S.XIX, en Londres, se suceden varios asesinatos en el distrito de Whitechapel. Las victimas son prostitutas que han sido sometidas a una salvaje carnicería mediante la cual les extirpan uno de sus órganos. El inspector Abberlaine será el encargado de esclarecer este misterio y descubrir quien se esconde tras el temible pseudónimo de Jack el Destripador.

La novela gráfica de Alan Moore y Eddie Campbell es un terrorífico relato acerca del temible personaje que atemorizó las calles londinenses. El libro describe la personalidad de el Destripador a través de cartas que esbozan su perturbadora mente y nos descubren un ser maquiavélico que piensa que sus asesinatos son mandato divino, realizando mediante ellos un ritual que le eleve por encima de todo ser humano. Es, pues, Jack el Destripador el protagonista de la historia, siendo la novela gráfica una posible aproximación a los hechos que acontecieron en aquellos días. La película de los hermanos Hughes posee el título y los nombres de los personajes, así como también la razón por la que el Destripador comete sus crímenes, la cual incrimina a la Corona Británica y nos muestra un entramado de tramas secretas en que tiene cabida la masonería, dándonos un interesante y perturbador punto de vista sobre el asunto. Pero no podemos hablar de una adaptación propiamente dicha, sino más bien de un film basado muy ligeramente en la novela gráfica de Moore y Campbell, ya que el Destripador queda como un asesino en la sombra hasta que se descubre al final su identidad por medio del verdadero protagonista de la cinta, el Inspector Abberlaine, el cual pasa de ser un investigador obeso con bigote a tener los rasgos de Johnny Depp. Estos cambios, y el hecho de no haber tenido el valor de haber trazado un thriller psicológico sobre la personalidad del Destripador como ofrecía el original literario, han hecho que la película fuera menospreciada y atacada por todo admirador de la obra de Moore. Pero volvemos al eterno dilema, ¿Por no haber trasladado de forma correcta a la pantalla la novela podemos considerar “Desde el Infierno” una mala película? En mi opinión, no. El film de los hermanos Hughes me supuso una sorpresa de la que aún hoy guardo buen recuerdo y cuyos posteriores visionados no la han perjudicado.

La película comienza en 1888 en el barrio de Whitechapel, en donde van a dar comienzo las terribles hazañas del asesino. Conocemos a las protagonistas femeninas, las prostitutas, las cuales viven atemorizadas por los dueños de la Calle Nichols, quienes les piden parte del dinero que ganan. La aparición de Ann, una antigua compañera del oficio, marcará la vida de las chicas, pues la joven será secuestrada mientras está con su esposo en el lecho. El misterio de quiénes se han llevado a Ann y a su esposo, y por qué, intentará ser resuelto por las chicas, pero un misterioso hombre ha comenzado su andadura por el barrio de Whitechapel eliminando a cada una. El caso se le encarga a Abberlaine, un inspector atormentado por la muerte de su esposa que se pasa las horas en los fumadores de opio persiguiendo al Dragón mientras ve visiones del futuro, las cuales, espera, puedan ayudarle a resolver el caso antes de que el Destripador concluya su obra.

El personaje de Jack el Destripador ha llenado infinidad de libros y protagonizado cientos de películas. Aún hoy día no se conoce su identidad, siendo uno de los asesinos más celebres de la historia. “Desde el Infierno” nos presenta una posibilidad bastante creíble en donde tiene cabida la importancia del cambio de siglo. El S. XX está próximo, y con él llegarán las nuevas ciencias médicas que estudiarán al cuerpo humano y revolucionarán la medicina. Es en este ambiente cuando aparece el asesino, el cual extirpa a cada victima un órgano mediante un excepcional trabajo que pone en evidencia sus dotes en anatomía. En una de las cartas que envió, Jack el Destripador dijo: “Los hombres mirarán atrás y dirán que yo di a luz al S.XX”, posiblemente se refiriera a su maestría a la hora de tratar el cuerpo humano, aunque lo hiciera con fines abominables. El título hace referencia a la forma que tenía el asesino de firmar sus cartas, poniendo de remite “Desde el infierno”.

photo_15_hires

Estructura clásica. Al principio se nos presentan a las victimas, su ambiente, a los posibles sospechosos y comienzan los asesinatos. Entra en escena el inspector encargado del caso, el cual es distinto a los de su oficio por poseer el don, o la maldición, de ver visiones que están a punto de suceder y que no duda en enfrentarse a la autoridad superior. A la mitad el inspector entra en contacto con una de las prostitutas, con la cual intimida y acaba teniendo un romance, lo cual hace que se involucre emocionalmente en el caso. Mientras, los crímenes se suceden y la histeria incrementa en el barrio culpando a los judíos. El tramo final esclarece quién es y qué persigue el asesino y enfrenta al protagonista en una persecución contrarreloj por impedir que este cometa su último crimen.
Como vemos el esquema es tradicional y presenta una historia detectivesca accesible a todo tipo de público, sin ocultar su comercialidad. Me parece bien dicha estructura, sobre todo al tratarse de un relato en que tenemos a un personaje de terror clásico. La película transcurre de manera acertada y nos ofrece una historia en donde el suspense por saber quién es el asesino se mantiene bien, siendo casi todos los personajes sospechosos. La mayor pega la encuentro en la forzada historia de amor entre Abberlaine y la prostituta Mary Kelly, cómo si no se pudiera hacer una película de suspense sin el obligado toque romántico.
Cabe citar que estamos ante enorme flashback, se trata del ultimo sueño del inspector Abberlaine antes de encontrar lo que tanto ansía en un mar de opio. El film comienza con los labios del inspector aspirando de la pipa, sumiéndose en el recuerdo de aquel 1888, y finaliza con el personaje en la misma situación, pero tras haber concluido su andanza en este mundo, con lo que toda la historia es el recuerdo de Abberlaine y se puede asemejar a “Erase una vez en América”.

Albert y Allen Hughes se enfrentaban con este film a su segundo largometraje, aunque no soy partidario de un estilo moderno en las películas de época reconozco que la propuesta visual de la cinta es uno de sus mayores aciertos, así como la dirección de los hermanos, los cuales demuestran un estimulante dominio narrativo. Remarquemos el principio, ese largo travelling que nos describe Whitechapel. Se abre con un gran plano general de Londres anocheciendo, con un cielo rojo sangriento que no depara nada bueno. La cámara desciende y nos adentra en las calles del barrio transitado por putas, borrachos, ladrones, asesinos y demás desalmados. El movimiento de la cámara descendiendo nos describe la naturaleza del barrio, es como si se tratará de los bajos fondos, del lugar al que nadie quiere pertenecer pero que todos conocen. Una vez mostrado el lugar donde se van a cometer los crímenes damos paso a describir a los personajes con una dirección elegante y clásica en donde habrá cabida para leves pinceladas de, digamos, psicodelia, la cual se presenta cuando Abberlaine tiene una visión. Las visiones del inspector siempre son de color verdoso, acordes con la bebida que toma para alcanzar su placer, la Absenta, y todas ellas pasan de forma acelerada, mezclando imágenes subliminales. Además de estos tramos existe otro momento en que los Hughes utilizan la aceleración, y es cuando el Destripador comete un asesinato, en ese momento el tiempo pasa aceleradamente manteniendo el plano y describiéndonos cómo el lugar del crimen se va abarrotando de gente. Puede que no aporte mucho, pero visualmente es efectivo.
Me parece muy acertado el hecho de no haberse cortado a la hora de mostrar sangre ni cuellos degollados. Aunque la mayoría de los asesinatos sucedan de forma sutil es digno de mención aquel en que una prostituta se detiene y frente a ella pasa fugazmente la figura ennegrecida del asesino para mostrarnos a continuación a la mujer en la misma posición pero con el cuello emanando sangre.

johnny_depp_from_hell_004Para ayudar a la riqueza del film la fotografía se presenta con colores vivos que se ensombrecen para la ocasión, no olvidemos que estamos ante un film de suspense. La utilización del vestuario de las prostitutas me parece muy interesante, no hay ninguna que vaya vestida del mismo color ni tenga el mismo peinado, diferenciándolas tanto física como psicológicamente, pues estos rasgos definen sus personalidades.
Trevor Jones crea una interesante composición que mezcla el tema de misterio que subraya la presencia maléfica que azota las calles de Whitechapel con otro más romántico y trágico para Mary Kelly y el inspector Abberlaine.
Johnny Depp vuelve a ponerse en la piel de un investigador tras “Sleepy Hollow”, si bien en esta ocasión se muestra más austero y trágico, además de no mostrar titubeos, no hemos de pasar por alto que entre ambos personajes existe una similitud, y es que ambos estudian los casos desde una vertiente diferente a las de sus colegas, buscando una razón lógica y racional por mucho misterio que la envuelva. De todas formas Depp está correcto como investigador victoriano torturado y adicto al laudano, su sola presencia basta. Mucho más ajustada se encuentra Heather Graham, con su pelo teñido de rojo. La actriz no consigue del todo que sintamos simpatía por su personaje, el cual ha de ser el más carismático de las cinco prostitutas. Ian Holm da vida impecablemente al prestigioso Profesor Sir William Gull, cuya avanzada edad le ha hecho retirarse de la medicina y dar paso a otros más jóvenes que él. Robbie Coltrane es el Sargento Godley, el mejor ayudante de Abberlaine dentro del cuerpo. Como siempre, Coltrane cae simpático. Jasón Flemyng es el inquietante Netley, el cochero que transporta a Jack el Destripador.

A pesar de resultar un fracaso de taquilla y critica, “Desde el Infierno” es una película estimable muy bien realizada, cuya maldición es partir de un material gráfico venerado.

Lo Mejor: Su atractiva puesta en escena.

Lo Peor: La historia de amor. Compararla con su homónimo literario.

Anuncios

5 pensamientos en “Desde el Infierno (From Hell), de Albert y Allen Hughes

  1. La verdad es que a mi la película no me pareció nada mala, ni mucho menos…el problema que vi fue que se comparó con el original literario…aunque desde mi punto de vista el “From Hell” literario era demasiado denso, de aquellos que Moore se empeña en apabullarnos con cuanto sabe…y no acabé nunca de conectar con él.

    saludos

  2. Angel, estoy contigo en lo de que la obra de Moore es demasiado densa y que el film es más que reivindicable como ya he expuesto en mi comentario. Me alegra saber que también hay a quien le guste esta visión sobre la figura de Jack el Destripador.

    Saludos.

  3. No he leido el libro, por lo que la comparativa se me escapa. La película es buena a secas, lo cual, en los tiempos que corren, es ya todo un halago…

  4. Yo la vi hace muuuuchos años, me pareció una correctísima peli, con una gran ambientación y un decente Johnny Depp.

    Pero quizás si la volviera a ver, dejaria de gustarme bastante, no sé jeje

    Muy buena crítica 🙂

    Un saludo tio

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s