Elizabethtown, de Cameron Crowe (por Ángel García)

El amigo Ángel, cuyo blog (El Mundo de Ángel) es de obligada visita, me envía su cometario sobre el film de Cameron Crowe, “Elizabethtown”. Reconozco que no la he visto, más que nada porque tiene como protagonista a Orlando Bloom, pero tras leer el comentario seguro que le daré una oportunidad.

elizabethtown1shtfi2b178uoElizabethtown

Por qué he escogido esta película que muchos consideran ñoña, una comedia romántica sin más, que encima no tuvo una carrera comercial demasiado próspera…pues la respuesta es fácil…porqué me encanta la historia, me encantan los personajes, me encanta su banda sonora, me emociona, me fascina, me divierte y me hace pensar.
Siempre digo que mis críticas se dejan guiar por las emociones que siento a la hora de ver la película y en este caso la película me hace feliz un par de horas y me hace ver que la vida no está tan mal y que siempre habrá alguna solución para todo.

La historia trata sobre un joven creativo (Orlando Bloom) que le hace perder a una compañía de calzado deportivo casi mil millones de dólares por unas zapatillas que él ha diseñado y que nadie ha querido comprar. Su jefe ha decidido despedirlo (extraordinario Alec Baldwin y el tour de culpabilidad que le hace al personaje de Bloom diciéndole que por su culpa tiene que deshacerse de su equipo de baloncesto y su departamento de investigación para mejorar el medio ambiente) y justo antes de suicidarse recibe la llamada de su hermana, diciéndole que su padre acaba de fallecer y tiene que ir a recoger el cadáver a Elizabethtown. En el viaje de avión conocerá a una azafata encantadora (Kirsten Dunst) y posteriormente llegará al pueblo donde conocerá a infinidad de personas, la mayoría peculiares y extraordinarias.

Una de las cuestiones más criticadas de este film de Cameron Crowe es el hecho de que todos los personajes irradien positividad, que sean maravillosos y buena gente, algo que ya le pasó en la maravillosa “Casi famosos” y mi pregunta es…¿y qué? Por qué no reivindicar ese espíritu Capra tan precioso y de creencia en los valores de las personas tan necesario en nuestros días o en cualquier época.
¿Qué el personaje de la azafata es terriblemente dulce y empalagoso? ¿qué la historia de amor la hemos visto mil veces?¿qué la conversación telefónica que mantienen toda la noche los dos protagonistas, que acaban quedando en un punto intermedio para ver amanecer, resulta del todo tópica? Pues si, quizá si…pero el arte es una representación de cómo el artista ve la vida y como la afronta…o simplemente como les gustaría que fuera la realidad…y obviamente Crowe idealiza el amor, la vida y la muerte.
Con la última toma una posición irreverente y divertida, sólo hay que ver a Susan Sarandon en el papel de la mujer del fallecido haciendo un monólogo coronado con un “Moonriver” que baila a modo de claqué en la ceremonia de homenaje a su marido. Y el final de dicha ceremonia en la que un grupo interpreta rock and roll y acaba disparando la alarma de incendios gracias a un águila gigante que se incendia y activa el sistema de apagado por aspersión mientras ellos siguen tocando furiosamente.
Cameron Crowe es todo un experto de música procedente de los USA y se nota en su cuidada banda sonora, un elemento que le apasiona y se nota en todas y cada una de sus películas…cabe recordar la ya nombrada “Casi famosos” o “Vanilla Sky” que contaban, como “Elizabethtown”, con una banda sonora espléndida, llena de temas nuevos y clásicos que hacen que cualquiera de ellas sea una buena compañía de viaje…como el viaje final que hace el protagonista en coche, donde vuelve a pensar en su vida y como todo tiene siempre una solución y que nos tiene que hacer reflexionar a todos sobre las relaciones que mantenemos con nuestros padres y seres queridos.

Antes de acabar os dejo con una de las reflexiones más importantes de la cinta y que de paso me la aplico yo por si esta crítica que se sale de mi estilo habitual no os gustara, y que habla de la diferencia entre el fracaso y el fiasco: “El fracaso es simplemente la ausencia de éxito, cualquier idiota puede tener un fracaso pero un fiasco es una catástrofe de dimensiones míticas. Un fiasco es una leyenda de dimensiones míticas que se va transmitiendo de unos a otros para que se sientan mejor porque no les pasó a ellos”….si no os gusta la crítica simplemente me la tomaré como un fracaso y seguiré haciendo otras.

Lo mejor: Casi todo

Lo peor: Que esté en el mismo saco que demasiadas comedias románticas estúpidas.

Anuncios

8 pensamientos en “Elizabethtown, de Cameron Crowe (por Ángel García)

  1. holas, a mi tambien me gusto esa pelicula, supe que esta basada en un caso de la vida real claro que los personajes son ficticios pero quisiera saber si en realidad eso del fracaso de la zapatilla ocurrio en verdad o si esa empresa realmente existe. solo por curiosidad.

  2. El momento del fracaso: disfrútalo, acéptalo, apártalo y continua. “…ten el valor de fracasar y seguir adelante, que todos se pregunten por qué sigues sonriendo…” Yo ví esta peli hace años y todavía me acuerdo de estas frases, creo que porque en el medio de la “comedia romántica” hay una historia que te hace pensar…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s