A la hora señalada, de John Badham

nick_of_time_ver1Gene Watson llega a la estación de tren de Los Ángeles acompañado por su hija de 6 años. A su llegada será interceptado por un hombre que dice ser policía y que lo mete en una camioneta, dentro de ella le dará a Watson hora y media para que mate a una persona o su hija morirá.

Con un inicio tan prometedor que habría servido perfectamente para una pelicula del maestro del suspense, en que una persona se encuentra atrapado en una encrucijada de la cual solo puede salir cumpliendo las ordenes que se le han dado, el director John Badham realiza una película aceptable dentro de los cánones del genero cuya mayor virtud es ser narrada en tiempo real con un ritmo constante en que los problemas para el protagonista no dejarán de sucederse.
Gene Watson es la personificación del ser anónimo, un hombre normal que pasea entre la multitud de la estación de tren acompañado por su hija. Será la niña la que lo ponga en el punto de mira del Sr. Smith, el hombre que lo pone entre la espada y la pared, al descubrir en la pequeña el punto débil de Watson, y no solo eso, sino al comprobar que haría cualquier cosa por ella. Aquí se nos establece a los espectadores el dilema moral de ¿qué haríamos en el caso de que nos secuestraran a un ser querido y no pudiéramos salvarle más que matando a otra persona? Lo más lógico es ir a las autoridades y dar aviso, pero la situación se complica si descubrimos que todos los servicios de seguridad están en el ajo y que la aguja corre en nuestra contra. En esa situación tenemos a Gene Watson, quien está a punto de vivir su hora y media más terrorífica.

John Badham adquirió gran popularidad a finales de los 70 y en la década de los 80 con títulos como “Juegos de Guerra”, “El Trueno Azul” o “Cortocircuito” representando así al gremio de directores televisivos que dieron el salto a la gran pantalla. Es una pena que no le saque todo el partido posible a un film como “A la hora señalada”. La historia posee toda una trama para crear momentos de suspense que pongan al espectador en el pellejo del protagonista, y Badham intenta crear algunos de ellos muy interesantes cómo el momento en que Watson intenta dar a conocer su situación y el hombre misterioso que lo ha contratado aparece de improviso (remarcables el momento en que se refleja en el cristal del taxi el reflejo del villano o el momento en el baño con la puerta abriéndose). Desgraciadamente éste aspecto el director, y el guionista Patrick Shane Duncan, lo repite demasiado acabando por resultar demasiado previsible. Tampoco ayuda el típico estilo noventero para los thrillers en que abundan las cámaras lentas y las repeticiones de momentos para intentar dar más tensión cuando se consigue caer en el tedio (véase el momento en que Watson cae y parece que nunca va a llegar al suelo). Me da rabia que no se hiciera cargo del film un director con mucho más personalidad que supiera dotarlo de tensión sostenida, a la cabeza me viene solamente Brian De Palma.
Aún así la película ofrece un rato entretenido en donde la intriga no se detiene y en que los 100 minutos que ocupa están narrados en tiempo real, cosa que posteriormente haría la sensacional serie de televisión “24”. Mención especial merecen los créditos que abren el film, en que se mezcla el mecanismo de un reloj con el tambor de una pistola, resumiéndonos perfectamente lo que estamos a punto de ver, una carrera contrarreloj en que se ha de disparar un arma.

Johnny Depp participa en una de sus primeras películas puramente comerciales, con su nombre encabezando el cartel. El actor rompe con su imagen de freak o romántico torturado para dar vida a un hombre normal que se ve atrapado en un laberinto del que no hay salida. El actor cumple vestido con su traje de ejecutivo y unas gafas que le aporten más seriedad. Christopher Walken es el Sr. Smith, el hombre que secuestra a Watson y su hija. Walken está sensacional y no se debe esforzar mucho para dar vida al villano de turno. Roma Maffia es la Sra. Jones, ayudante de Smith. La actriz es de lo más flojo del reparto, además su personaje resulta algo torpe y desdibujado, pues se le intenta dotar de un resto de humanidad innecesariamente. Charles S. Dutton es Huey, limpiabotas del hotel donde trascurre todo y que ayudará a Watson. Marsha Mason es la Gobernadora Eleanor Grant, objetivo del protagonista. Peter Strauss es Brendan Grant, esposo de la Gobernadora. Gloria Reuben es Krista, secretaria de la Gobernadora y otra de las personas que pueden ayudar al protagonista. Courtney Chase es Lynn, la hija pequeña de Gene.

En resumidas cuentas un thriller estimable que habría sido mucho más si tras la cámara se hubiera sentado un verdadero artesano.

Lo Mejor: Su narración en tiempo real. Lo entretenida que resulta.

Lo Peor: Su poca garra en la puesta en escena.

Anuncios

2 pensamientos en “A la hora señalada, de John Badham

  1. “En resumidas cuentas un thriller estimable que habría sido mucho más si tras la cámara se hubiera sentado un verdadero artesano.” O si hubiera sido dirigida por el John Badham de finales de los 70 y principios de los 80. Comparto tu opinión sobre la película, en ningún momento aprovechan el verdadero potencial de su planteamiento, la serie “24” le da sopas con honda.

    PD: Buena reseña.

    Saludos.

  2. Quizás si hubiera sido dirigida en los 80 sería mejor pelicula, a mi también me gusta lo que hizo Badham en esa época pero los 90 no le sentaron muy bien.

    Saludos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s