Déjame entrar, de Tomas Alfredson

let-the-right-one-inDespués de un año escuchando hablar de ella efusivamente y de leer los elogios con la que la reciben allí donde se presenta llega a nuestro País el film nórdico dirigido por Tomas Alfredson con guión escrito por el autor de la novela en que se basa, John Ajvide Lindqvist. Después de meses en que nuestra cartelera ha estado plagada de estrenos de todo tipo (algunos mejores, muchos peores) por fin llega un film que da un soplo de aire fresco ofreciéndonos una propuesta de lo más estimulante que esconde mucho más de lo que aparenta.

“Déjame entrar” es la historia de dos niños tan diferentes como iguales entre sí, a los que les une la soledad. Oskar es un niño de 12 años, solitario, sin amigos, con padres separados, que sufre agresiones por parte de sus compañeros de colegio, cuyo hobbie, además de apuntarse a clases extraescolares para adquirir musculatura, es coleccionar recortes de noticias macabras. Eli es una niña que se acaba de mudar al piso que está junto al de Oskar y que muestra un comportamiento extraño al no dar señales de vida por el día, sino tan solo por la noche. Al igual que el niño, Eli está siempre sola, aunque comparte piso con un hombre mucho mayor que ella. Una vez ambos niños se conozcan comenzará una amistad que marcará sus vidas y sus destinos.

Lo más remarcable de la película de Alfredson es que sabe conjugar perfectamente géneros tan distintos como el drama social a través del bullying escolar, el suspense por medio de los asesinatos que se van aconteciendo y el fantástico a través del personaje de Eli, demostrando que un film no tiene porqué cerrarse en un solo tema pudiendo abarcar varias cosas a la vez hasta construir una historia sólida e interesante. Además posee el elemento romántico entre los dos protagonistas que deja en muy mala posición a títulos de igual envergadura.
Son muchos los adjetivos que se pueden citar para explicar las emociones que nos produce este film, lo cual explica su riqueza, a la par que su grandeza. Pocas veces sentimos miedo, ternura, inquietud y tristeza de forma tan continuada cómo nos ofrece esta película, y es que, lo voy a decir ya, para mi esta película ha sido como escuchar al mejor cuentacuentos relatarme una historia de forma magistral. Tomas Alfedson demuestra cómo por medio de la sutileza se puede decir tanto, cómo con pocos medios se puede hacer algo grande.

El director rueda el film de forma pausada, es posible, pero no es nada contemplativa por mucho que quieran demostrar debido a su origen sueco, sino más bien descriptiva y analítica. Esos planos generales de Estocolmo nevado, con un toque inquietante, nos sitúan el lugar donde va a sucederse la historia. Los primeros planos de los jóvenes protagonistas nos describen sus sentimientos. Las maravillosas secuencias protagonizadas por los dos niños, en que ambos nos transmiten su complicidad, encumbradas por momentos soberbios como el primer abrazo entre ambos o el de sus manos enlazadas. También hay momentos para el suspense, no olvidemos que estamos ante un film fantástico, pero no llega a ser miedo lo que nos transmite, y no lo es porque las imágenes con que Alfredson nos muestra las situaciones macabras irradian lirismo, es poesía en movimiento, sin ir más lejos pongo como ejemplo el final de un personaje secundario en la sala de un hospital.
Ahora bien, si esta película hay que verla es porque posee la secuencias mejor rodada dentro del género fantástico en los últimos años (y me atrevería a decir de las últimas décadas) que demuestra cómo la sugerencia vale más que lo explicito. Transcurre en una piscina. Solo diré eso. Qué elegancia, qué planificación, qué escena. Eso es cine.

Los jóvenes actores protagonistas son Käre Hederbrant y Lina Leandersson dando vida a Oskar y Eli respectivamente. Citemos ante todo cómo están caracterizados ambos, si los pusieran juntos y no nos dijeran quién es el chico y quién la chica dudaríamos, y eso viene muy bien para el film, en especial para el personaje de Eli, mostrando cierta ambigüedad. Ambos actores están soberbios, no podemos ponerles pega alguna, ya que consiguen transmitirnos en todo momento sus sentimientos sin entrar en llantos forzados ni sobreactuaciones banales.

Triste, inquietante, tierna, terrorífica, sugerente. “Déjame entrar” es un logro mayúsculo, puede que no una Obra Maestra aún, pero sí un título de referencia dentro del género que demuestra cómo se puede ir más allá del simple drama social aburrido. La primera gran imprescindible que ha llegado en lo que llevamos de año.

Lo Mejor: Prácticamente todo pero, por destacar algo, la secuencia de la piscina.

Lo Peor: Ha tardado demasiado en llegarnos.

Anuncios

4 pensamientos en “Déjame entrar, de Tomas Alfredson

  1. Buen resumen general del filme. Me gustó… (no tanto como a otros) pero me gustó. La veré en breve una segunda vez para sacar nuevos detalles.

    Para mí hay secuencias más interesantes que la de la piscina pero no destriparé nada por aquí…

    Saludos!!

  2. Bien….debo decirte que estaba buscando imagenes de The Last of the Mohicans y llegue acá, obviamente no pude evitar leer lo que tenias escrito. Me ha gustado mucho, aunque dentro de lo que he visto (desde el ultimo Mohicano hasta acá) no he visto nada de cine oriental….como sea seguiré leyendo.

  3. Gracias por visitar el blog Integral, es cierto que de cine oriental no tengo comentado casi nada (creo que tan solo “Infernal Affairs”), también porque apenas veo mucho. En todo caso te recomiendo que visites el blog de mi amigo javi, http://www.gencinexin.com/, ahí encontrarás muchos más comentarios de cine oriental.

    Saludos 😉

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s