Mission: Impossible Trilogy

milogo

La serie de televisión que alcanzó fama a finales de los 60 y principios de los 70 creada por Bruce Geller estuvo siempre en el punto de mira de Tom Cruise. El actor ha declarado que se trata de su serie favorita y cuando se le presentó la oportunidad, junto a su coproductora Paula Wagner, de llevarla a cabo no se lo pensó dos veces. Se pusieron en contacto con Paramount que tenía los derechos de la serie y acordaron realizar una película que se basara en la serie. Por supuesto debieron realizar unos leves cambios si querían llevarla a los 90, puesto que la serie se situaba en plena Guerra Fría.
La primera película dio paso a otras dos más que han formado una de las trilogías más exitosas dentro del thriller y del cine de acción de los últimos años. Cada una posee el sello propio del director que se sentaba tras la cámara, consiguiendo que cada film funcionara de forma independiente y poseyera un estilo distinto.

mission_impossibleMission: Impossible, de Brian De Palma

El equipo del FMI (Fuerza de Misión Imposible) liderado por Jim Phelps debe infiltrarse en un baile dentro de la embajada de Praga para cazar a un topo dentro de la agencia que trata de robar la lista Noc, en la cual están todos los agentes del FMI con sus identidades secretas. Sin embargo todo resulta ser una trampa en la que todos los miembro del equipo mueren salvo Ethan Hunt, el cual deberá descubrir quién le ha tendido la trampa y ha traicionado a la agencia.

Esta primera película posee la estructura de la serie televisiva en su primer tercio. Jim Phelps (único personaje sacado de la serie) recibe las instrucciones del FMI y se encarga de alistar miembros para llevarla a cabo. Se nos presentan a todos los agentes de la misión y se nos introduce en su plan para coger al topo dentro de la embajada. Por ahora todo según lo establecido. Pero la cosa cambia una vez van cayendo los agentes y queda solo Hunt, que se presenta como autentico protagonista de la cinta al quedarse solo ante el peligro. El recién repudiado y perseguido espía deberá enfrentarse a los hombres que lo adiestraron consiguiendo aquello que le han ordenado proteger, para lo cual debe formar otro equipo con tres miembros más que le ayuden en su objetivo. Tras conseguir lo que andan buscando deben hacer un trueque y esclarecer todas las piezas que le digan por qué fue traicionado, cosa que sucederá en el acto final, dentro del TGV.
Como vemos la estructura es en tres actos, dentro de cada uno de ellos se acontece una misión: primer acto en la embajada; segundo acto dentro de la oficina central de la CIA; tercer acto en el tren de gran velocidad. Con lo cual podríamos decir que estamos ante un capitulo alargado dividido en tres partes bien estructuradas y desarrolladas por los guionistas David Koepp y Robert Towne, con la ayuda en la historia de Steve Zaillian, que crean un notable ejercicio de thriller en que no faltan las dobles personalidades, las traiciones, los gadgets de máscaras o videogafas y donde los diálogos no caen excesivamente en artificios baratos ni frases huecas. Un guión bien hecho que hay que saber llevar a cabo, y para ello hace falta un buen director que lo enriquezca.

Tom Cruise y el resto de productores le ofrecieron el proyecto a Brian De Palma, quien ya había llevada a la pantalla otra serie de televisión famosa con éxito, “Los Intocables” (también de Paramount), y al que la idea de trasladar “Mission: Impossible” le entusiasmaba. Aunque en principio tener a Cruise no solo como actor protagonista sino como productor pudo ser una atadura para De Palma, al tener que ponerse a su servicio tanto dentro como fuera de la película, el resultado demostró que el director había implantado su particular estilo fílmico para conseguir un thriller que bebe de los mejores, visualmente estimulante.
El director planifica las escenas de tal forma que lo que está sucediendo adquiera más fuerza. Por ejemplo en la conversación que tiene Hunt con Kittridge en el restaurante el director desequilibra los primeros planos a la vez que a Kittridge nos lo refuerza con un contrapicado para dejar claro que tiene las riendas de la situación y Hunt está atrapado. Este recurso de girar un poco el plano para que esté desnivelado lo realiza en varias ocasiones el director, siempre para avisarnos de que algo va a suceder.
Otro recurso que utiliza en más de una ocasión es el plano subjetivo, recurso que refuerza la sorpresa de ver al personaje que protagoniza dicho plano con una máscara (véase el momento de Ethan Hunt en la embajada). Además este recurso sirve también para mostrar la manía que tiene el autor por el vouyerismo, aspecto que vuelve a reforzar introduciendo en más de una ocasión televisores de vigilancia y dejar claro que nada es lo que parece.

MISSION IMPOSSIBLE

El director sabe muy bien cuales son las tres escenas que deben sustentar todo el conjunto para que haya equilibrio. Estas escenas son las anteriormente comentadas que presentan las distintas misiones dentro del film y que el director realiza de manera diferente.
La Embajada de Praga: Aquí De Palma vuelve a inclinarse por una planificación en que abundan los planos cojos, y es que aunque parece que todos los agentes dominan la situación está a punto de desencadenarse la tragedia para ellos. Sin embargo la verdadera maestría de la secuencia se esconde en que el director nos muestra algo que se nos va a esclarecer momentos después, y es que los agentes están siendo vigilados por otros agente.
La oficina central del FMI: Posiblemente la secuencia emblemática del film. Hunt y su equipo deben acceder al ordenador central, el cual está protegido por un sin fin de obstáculos. Una vez dentro de la cámara los espectadores sentiremos la misma presión que la que sufre Hunt colgado de la cuerda. El protagonista no puede hacer ningún ruido ni llegar a rozar el suelo. Así pues De Palma planifica la secuencia prácticamente muda, en tiempo real, y con ese detalle tan agonizante como ver caer al protagonista a milímetros del suelo, sin poder casi respirar y con una gota de sudor cruzando sus gafas. Un prodigio de tempo y planificación.
El TGV: Aquí se ponen las cartas boca arriba al mostrarnos a los posibles culpables de la conspiración que ha llevado a Hunt a hacer todo lo que ha hecho. El director presenta el veloz tren acercándose a él y centrándose en un ventana donde unas manos van armando una pistola. El suspense made in Hitchcock que el director siempre ha homenajeado hace gala. En este último acto aparecen todos los gadgets del film para llevar a la solución dentro del vagón de equipajes en un juego de ratón que cogió al gato para a continuación llevar a cabo una escena de acción por el techo del tren y donde las pretensiones del film como película veraniega quedan claras. Este ultimo tramo está muy bien llevado y su resolución va al pego con el calificativo de la misión.

El rodaje se efectuó en ciudades europeas como Praga, Londres o Escocia, dotando a la historia de un aire más internacional. Los efectos especiales fueron encargado, como no podía ser de otro modo a finales de los 90, a ILM. La música del film fue compuesta por Danny Elfman, quien dejo intacto el tema de Lalo Schifrin y creó una banda sonora acorde con la intriga del film.
Tom Cruise es Ethan Hunt, el agente que debe limpiar su nombre. Hunt es un hombre inteligente que sabe llevar a cabo las misiones por medio de un estudio preliminar sin utilizar la violencia pero mostrando su buena forma física en la escena del ordenador y en el tren. Cruise está correcto como absoluto protagonista, pues en el fondo es un vehículo de lucimiento para su persona. Emmanuelle Béart es Claire, la esposa de Jim Phelps que sobrevive y ayuda a Ethan en su misión. Béart da rienda suelta a su belleza a la vez que crea un personaje que es más de lo que parece. Jon Voight es Jim Phelps, cerebro del equipo FMI que cae. Voight demuestra su profesionalidad en un personaje que una vez reaparece desvela el secreto de la cinta. Vingh Rhames es Luther Stickell, el pirata informático repudiado de la agencia. Rhames es un actor que me gusta y que, aunque siempre parece hacer el mismo papel, acaba cayendo bien. Jean Reno es Krieger, otro repudiado escogido por Hunt. Poco que decir de Reno, le pasa como a Rhames, solo que aquí muestra su vertiente alejada de León. Vanesa Redgrave es Max, el comprado que se quiere hacer con la lista Noc. Redgrave sabe cómo hace un personaje femenino entrado en años que parezca atractivo. Como artistas invitados tenemos a Kristin Scott Thomas como Sarah y Emilio Estévez como Jack, miembros del equipo que mueren.

“Mission: Impossible” resultó ser un éxito de taquilla en 1996 dando el pistoletazo de salida a la época veraniega. Cruise se forró y vio en esta película la posibilidad de hacer una franquicia. De Palma firmó la película de manera notable, ofreciendo todo lo que podía ofrecer con ella, siendo así su película más comercial.

Lo Mejor: La puesta en escena. El ritmo. Su estructura.

Lo Peor: Algún que otro capricho propio de blockbuster.

mission_impossible_2_-_poster_1__2000_M:I-2, de John Woo

Ethan Hunt debe recuperar un virus conocido como Quimera y su antídoto, Belerofonte. Para ello contará con la ayuda de su compañero informático Luther Stickell y de una ladrona, Nyah, utilizada como cebo para llegar hasta el ladrón, Sean Ambrose, antiguo miembro de la Agencia.

Tom Cruise decidió cambiar rotundamente de estilo, tanto en fomra como en contenido. Si la anterior película se presentaba como un juguete bien fabricado que emulaba al mejor cine de espías en esta ocasión se decantarían por una aventura puramente de acción, en que el guión fuera lo más sencillo posible. De nuevo Robert Towne escribió el guión, esta vez en solitario, y lo más interesante que encontramos en él es la similitud entre el antivirus Belerofonte y el protagonista. Si en el mito el antiguo príncipe conseguía derrotar a un monstruo conocido como Quimera, en la historia de “M:I-2” Hunt debe hacer frente a un gran grupo de hombres bien entrenados al servicio de Ambrose, a la par que protagonizar la escaramuza de adentrarse en los laboratorios Byosite para erradicar el virus. El guión de Towne introduce una historia de amor a tres bandas que recuerda a “Encadenados” de Hitchcock. Hunt recluta a Nyah para que seduzca de nuevo a Ambrose, pero acaba enamorándose de ella y teme por su vida una vez infiltrada.
A pesar de tratarse de una secuela y de que el protagonista se llame Etahn Hunt apenas encontramos más similitudes entre los personajes del primer film y el presente que el rostro de Tom Cruise. Y es que de un hombre inteligente con pelo corto que era incapaz de parar los golpes de un anciano (Jon Voight en el tren) nos encontramos ahora con un Hunt que luce melena y utiliza las artes marciales como forma de lucha demostrando ser todo un experto en la materia que no duda en sacar la pistola y matar a todo aquel que se le cruce por delante vaciando el cargador. Dicho personaje es el prototipo del director que se contrató para llevar a cabo esta película, el hongkonés John Woo.

El director de Hong-Kong fue seleccionado una vez consiguió su primer gran éxito en USA, “Cara a Cara”. De un estilo tan estudiado y equilibrado como el de De Palma pasamos a un estilo mucho más adrenalínico marca de la casa del director, en que se mezclan innumerables cámaras lentas, largos tiroteos imposibles, persecuciones con explosiones incluidas y palomas blancas. Por supuesto, todo ello está al servicio de la estrella del film, que no duda un segundo en protagonizar la secuencia de créditos demostrando sus magnificas habilidades como escalador en una secuencia tan vacía como absurda dentro de la trama. Y es que Cruise tiene el control absoluto de la historia, aunque el director implante su sello. Woo transforma a Etha Hunt en un nuevo Neo, pues ya “Matrix” ha visto la luz y hay que seguir la senda que ha marcado, y le hace dar patadas en el aire, conseguir mantener el equilibrio sobre la rueda delantera de su moto o levantar pistolas del suelo con un leve golpe del pie. Todo ello con vestiduras negras y gafas de sol que no hacen sino remarcar más la influencia del film de los Wachowski.

misif3nimposibleii

Woo dirige planos bastante buenos que esconden cierto lirismo, en especial utilizando los ojos, como el momento en que Hunt ve a Nyah salir de la cárcel reflejada en sus gafas o cuando Ambrose ve el fuego que ha iniciado Hunt , que se cruza ante él a la par que aparece volando la obligatoria paloma blanca. Otra escena que merece mención es cuando Nyah y Ethan se conocen, con la imagen de la bailaora flamenca cortando la escena, y cómo el taconeo de los zapatos concuerda con el estado de Nyah a la hora de correr por las escaleras para robar un collar. Desgraciadamente, salvo esto, el director acaba realizando otra de sus película Hollyoodienes en que sus excesos acaban por empañar y hundir el conjunto.
La película posee varios desequilibrios de ritmo por culpa de la forma en que está llevada la historia, y es que de una primera mitad en que lo que importa es el triangulo amoroso forma por Hunt-Nyah-Ambrose nos encontramos con una segunda mitad de acción vacía sin freno que agobia.

En esta ocasión se filmó en Sydney para así utilizar los Juego de Atlanta como promoción, y en Sevilla, mostrando la cultura española de forma vergonzosa al mezclar la Semana Santa con las Fallas Valencianas y los San Fermines.
Hans Zimmer se encargó de la Banda Sonora creando unos hermosos temas para Nyah. Sin embargo en lo que a escenas de acción se refiere compone temas ensordecedores a ritmo de sintetizador y guitarra eléctrica que no casan nada bien con las imágenes, consiguiendo un vacío aún mayor. Además la Banda Sonora estuvo repleta de temas de Metallica, Limp Bizkit y otros grupos de actualidad.

Tom Cruise vuelve a ser Ethan Hunt, aunque solo sea en el nombre luciendo la melena que heredó de “Magnolia”. El actor se preparo mucho más físicamente y creó un personaje de acción puro y duro, alejado del inteligente espía del primer film, con lo que no podemos halar de continuidad. Thandie Newton es Nyah, la ladrona que enamora a Hunt. Newton está correctita como partenaire de Cruise. Dougray Scott es Ambrose, némesis de Hunt. El actor no posee todo el carisma necesario, pero hemos de agradecer que el rodaje de esta película lo tuviera ocupado ya que era la primera elección de Bryan Singer para ser Lobezno. Ving Rhames vuelve a ser Luther Stickell, el único personaje que repite. Richard Roxburg es la mano derecha de Ambrose, Hugh, y parece que algo más debido a los celos que muestra por Nyah una vez vuelve a la vida de su jefe. Brendan Gleeson es el Dr. McCloy. Como artista invitado y sin acreditar tenemos a Anthony Hopkins como jefe de Ethan Hunt al cual cita en Sevilla mientras ve “Fiestas en donde se queman Santos”.

Muy alejada del nivel de la primera entrega, “M:I-2” resulto ser un éxito aún mayor en taquilla, aunque la crítica no la recibió con tan buenos ojos. Los admiradores del director John Woo la defendieron, pero está lejos de las mejores obras del autor de “The Killer”.

Lo Mejor: Algunas escenas con el lirismo característico del director.

Lo Peor: Su fallos garrafales en mostrar la cultura española. Sus excesos, tanto por parte de Cruise como de Woo, en la segunda mitad.

mi3_busshelter_final1Mission Impossible III, de J.J. Abrams

Ethan Hunt comienza una carrera contrarreloj para conseguir un objeto que el traficante de armas Owen Davian le ha pedido e impedir que éste cumpla la fatal amenaza de matar a un ser querido para el agente.

Tuvieron que pasar seis años para que Tom Cruise retomara su personaje de Ethan Hunt. Seis años en que sonaron nombres como David Fincher, Brett Ratner, John Woo o Joe Carnahan, que invirtió un año en el proyecto y acabó abandonando por diferencias creativas con Cruise, para dirigir la tercera entrega. Finalmente el director escogido fue el Rey Midas de la televisión J.J. Abrams, quien rodaría una aventura al más puro estilo “Alias”, implantando su sello.
“M:i:III” se puede describir como un episodio alargado de la serie protagonizada por Jennifer Garner. La estructura es similar, un gran flashback que nos describe cómo se ha llegado a la terrible situación que se nos ha mostrado en el impactante prólogo. Hunt vive placidamente con su novia lejos de formar parte activa dentro de la agencia hasta que recibe una nueva misión que le atañe personalmente, pues está implicada una de sus alumnas vas aventajadas. A partir de aquí la película es un no parar de acción en que Hunt se enfrentará a cientos de obstáculos, siempre acompañado por otros tres miembros, entre los que vuelve a estar Luther Sticker.

De nuevo un lavado de cara. La continuidad no es un rasgo característico en la serie fílmica “Mission: Impossible” y aquí vuelve a demostrarse. Empezando por el protagonista, Ethan Hunt, esta vez mucho más cercano al del primer film pero más cariñoso y accesible como persona, pues lo que se trata de acrecentar en esta aventura es la parte sentimental. El héroe vuelve a decantarse más por la acción, aunque sin demostraciones de lucha y sufriendo mucho más que en la anterior entrega, donde parecía indestructible. Además del protagonista vuelve a cambiarse el rostro del Jefe de la agencia y por primera vez se añade un personaje que no tiene nada que ver con el mundo del espionaje, la novia de Hunt, la cual funciona cómo motor para que el protagonista actúe en la segunda mitad de la cinta.
En esta ocasión se quiere humanizar mucho más el personaje de Hunt y para ello nada mejor que mostrarnos la historia de amor sencilla, alejada de todo tiroteo, que el protagonista vive con una doctora. Por primera vez dentro de la serie Ethan temerá apartarse del lado de una chica y dudará a la hora de aceptar la misión, que, curiosamente, acepta al ver que está involucrada otra mujer importante de su vida. Con lo cual podemos decir que en esta ocasión se nos muestra a un Ethan Hunt más cercano y sentimental preocupado por las mujeres que han marcado su vida.

Abrams debuta en el cine con una cinta de acción vibrante y bien construida que no esconde su naturaleza de serial. El director conjuga las escenas sencillas, pero inteligentes, que tienen lugar entre personajes con secuencias de acción sin freno espectaculares que poseen un ritmo frenético. Ejemplo de secuencias sencillas con intensidad destacaríamos el prólogo, maravilloso, con Hunt preso en una silla frente a Davian. Un sencillo juego plano contraplano que el guión y el buen saber de los actores convierte en un momento apoteósico que da comienzo al film. En otro extremo tenemos la secuencia de acción en el puente, cuando Davian es llevado preso en un convoy. Abrams nos introduce de lleno en el tiroteo y en la lucha de Hunt a través de coches, disparos y explosiones para impedir que el traficante escape.
Como puntos negativos diremos que posee escenas bastante empalagosas, como ese momento amor eterno entre Hunt y su novia Julia en el Hospital.

mission-impossible-3

En esta ocasión tenemos cuatro set pieces de acción que escenifican cuatro misiones.
El rescate de Lindsey: Hunt y su equipo se adentran en un complejo industrial para rescatar a la agente. En conjunto es una secuencia de acción bien construida cuyo mayor triunfo está en introducir suspense cuando se descubre que la secuestrada tiene un chip explosivo en el cerebro. Como apertura para la acción está bien.
Infiltración en El Vaticano: El equipo debe infiltrarse en el Reino del Papa para localizar a Davian. Abrams lleva muy bien el ritmo y de paso deja que los protagonistas jueguen a las falsas identidades.
Conseguir la pata de conejo: Hunt se ha de colar en un edificio de difícil acceso en Shanghai para conseguir lo que Davian quiere. Una secuencia sorprendente pues, al igual que pasa con el significado de la pata de conejo, no vemos cómo Hunt consigue hacerse con ella dentro del edificio sino que sólo lo vemos entrar y salir, de forma espectacular, eso si.
Carrera a través de Hong-Kong: Vibrante. Abrams se pega a Hunt y nos describe la perfección atlética del agente a través de los puertos y casas para llegar hasta su objetivo. Una gran secuencia que sirve como preámbulo al final, que vuelve a jugar al suspense por medio de un chip explosivo.

El guión corrió a cargo de Roberto Orci, Alex Kurtzman y el propio Abrams, quienes crearon un film con estructura de episodio televisivo inteligente, en donde el rasgo más interesante es esconder el supuesto mcguffin del film, la pata de conejo, sobre el cual no dan pista alguna ni muestran lo que es.
El rodaje tuvo lugar en Italia, Alemania y China, siendo más internacional que la anterior.
Tom Cruise fue de nuevo Ethan Hunt en su vertiente más romántica y humana, cercano en momentos a su interpretación en “Vanilla Sky”. Aún así demuestra que haciendo secuencias de acción no hay quien le gane. Philip Seymour Hoffman salió de “Capote”, por la que recibiría el Oscar meses antes del estreno de este film, para dar vida a Owen Davian, el traficante despiadado que planta a cara a Hunt sin inmutarse. Ving Rhames es de nuevo Luther Sticker, compañero y amigo de Hunt. Billy Crudup es Musgrave, agente de la Agencia que vuelve a poner a Hunt en el terreno de la acción. Michelle Monaghan es Julia, el amor de Hunt. Su parecido con Katie Holmes dio mucho que hablar. Jonathan Rhys Meyer y Maggie Q son Declan y Zhen, nuevos compañeros de equipo de Ethan. Laurence Fishburne es el nuevo jefe del FMI, Brassel. Abrams contó con su Felicity televisiva, Keri Russel, para dar vida a Lindsey Farris, la agente con la que da comienzo la nueva misión.

Tom Cruise tuvo que enfrentarse a muchos problemas a la hora de llevar a cabo su tercera Misión Imposible debido a su excéntrico comportamiento y a sus salidas de tono en programas de televisión donde clamaba a los cuatro vientos su amor por Holmes. No solo Carnahan fue baja, sino también Kenneth Branagh y Carrie-Anne Moss que no pudieron participar por problemas de agenda. Scarlett Johansson estuvo a punto de involucrarse hasta que conoció a Cruise y le fue ofrecida publicidad de la Cienciología. La Paramount ajustó costes de presupuesto y no se pudo filmar en tantos sitios como se quiso.
Finalmente “M:i:III” llegaba a los cines de todo el mundo en Mayo de 2006 convirtiéndose en el film menos exitoso de la franquicia y poniendo fin a la larga relación de Cruise con Paramount. Aún así se especula que podría hacerse una cuarta entrega sobre la que ambas partes están negociando.

“M:i:III” es un buen film de acción, entretenido y vibrante, superior al anterior. Abrams demostró saber narrar una buena historia con pulso firme.

Lo Mejor: Su ritmo.

Lo Peor: Querer humanizar a Hunt por medio del romanticismo.

Anuncios

5 pensamientos en “Mission: Impossible Trilogy

  1. el de la primera foto parece harry potter xDDDDDDDDDDDD!! 😛 tio date una vuelta por mi blog, criticame Xd Cualquier cosa o sugerencia me la envias a mi emails un saludo!

  2. Ninguna es realmente buena, ni tampoco mala.
    La primera tiene un mayor y mejor suspense, pero su guión es demasiado caótico.
    La segunda tiene una historia interesante (me encanta la mezcla con la mitología) y buenas escenas de acción marca Woo, pero esas mismas escenas son, a ratos, demasiado inverosímiles, y la historia de amor es insustancial y poco creíble (recuerdo que tb abusó demasiado del recurso de la máscara)
    La tercera es muy entretenida, pero no tiene guión. Un macguffin que desencadena una escena de acción tras otra.. puro fuego de artificio sin un argumento interesante en el que sustentarse.

    Una saga muy irregular y desaprovechada, aunque factible para los devoradores de palomitas.

    Saludos 😉

  3. Pliskeen en mi opinión es una saga bastante entretenida cuyas mejores peliculas son la primera, cuyos posteriores visionados la han ido haciendo ganar para mi, y la tercera. La segunda por muy buena idea a la hora de introducir la mitología me parece un desproposito en su ejecución.

    Saludos.

  4. Yo creo que el mayor acierto de esta saga, a pesar del protagonismo absoluto de Cruise (cosa que no me molesta), es que a cada director se le dio bastante carta blanca para hacerla a su estilo y eso es bueno…quizás no ayude a la coherencia de la saga, pero es interesante…
    La segunda que fue tan criticada desde mi punto de vista es totalmente adrenalítica y entretenidísima, todo un espectáculo con el que yo disfrute horrores!!
    La tercera tiene el mejor prólogo de todas sin duda…y la primera es tan deliciosamente tramposa como cualquier película de De Palma…

    Una saga blockbuster con una calidad que ya quisiera yo siempre en este tipo de cine de entretenimiento.

    saludos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s