Beowulf, de Robert Zemeckis

beowulf-poster-bigA principios del S. VI en Dinamarca una feroz criatura conocida como Grendel atemoriza al reino. El Rey Hrothgar hace un llamado dirigido a todo héroe que se vea capaz de derrotarla ofreciendo como recompensa la mitad de los tesoros de su Reino. Entre estos héroes llega Beowulf.

Reconozco que no tenía mucho interés en ver esta película a pesar de estar dirigida por uno de los directores a los que mas aprecio, Robert Zemeckis. La razón era que la anterior película del director realizada mediante las mismas técnicas, “Polar Express”, no me había gustado tanto como esperaba y donde poco se dejaba ver del artesano que era el realizador. Sin embargo con esta segunda incursión en el terreno de la animación por motion capture el director nos ofrece una película mucho más sólida.

El cantar épico de Beowulf es conocido y ha sido adaptado en multitud de ocasiones en diferentes medios, existe incluso un film protagonizado por Christopher Lambert de Serie B en que se cruzaba la brujería con la ciencia ficción y otro por Gerard Butler lanzado directamente al mercado domestico. La leyenda de Beowulf nos narra cómo el héroe se enfrentó al monstruo Grendel y, posteriormente, a su madre derrotándolos y ganando el botín prometido. Anciano y siendo Rey de su pueblo, Gautlandia, Beowulf se enfrenta por última vez con un dragón que ha escapado de su cueva al serle robado una copa de plata. Tras derrotar al dragón Beowulf muere.

La adaptación de la historia para la película ha sido llevada a cabo por Roger Avary y Neil Gaiman, quienes ofrecen una perspectiva muy interesante al cuestionar el heroísmo del protagonista, convirtiéndolo en un ser tan débil y avaricioso como los gobernantes de su tiempo. Este cambio se ve sobre todo al final de la segunda parte de la cinta, cuando Beowulf cede ante la madre de Grendel, a la que no mata sino que se acuesta con ella para darle un hijo obteniendo a cambio el convertirse en Rey del Reino que acaba de salvar. La cruel bruja promete a Beowulf no atacar nunca sus confines si él le da para siempre la copa dorada con forma de dragón, pero si alguna vez ésta copa le es usurpada la terrible criatura atacará sin piedad. En el último acto del film tenemos a un anciano Rey Beowulf que ha combatido contra infinidad de criaturas y que está a punto de combatir por última vez contra una de ellas. Con esto último los guionistas intentan ser lo más fieles posibles al poema en su estructura, pues al final de la película Beowulf se enfrenta a un dragón, pero no a uno cualquiera sino al que representa su mayor pecado, el haber mentido al mundo respecto a su hazaña de matar a la madre de Grendel, la cual se presenta como verdadera vencedora del film, capaz de manipular a todo hombre.
Si Beowulf es cuestionado como un gran héroe lo mismo se puede decir de la criatura Grendel, la cual nos es mostrada como un ser torturado que vive en su cueva sufriendo los continuos festejos que se realizan en el Reino, razón por la cual decide matar a los hombres. Grendel tan solo tiene a su madre como protectora, encontrando en ella además cariño.

16beowulf_600

Zemeckis ha vuelto a sus mejores días, o al menos en cuanto a narración se refiere. Y es que si esta película me ha supuesto una grata sorpresa ha sido por la magnifica forma en que está narrada, con una planificación ejemplar y la inteligente utilización de una elipsis que nos resume el periodo del reinado de Beowulf mediante sus hazañas a través de su corona. Gracias a la tecnología informática Zemeckis puede realizar sus largos travellings, siendo el más memorable aquel que nos hace viajar desde el salón Heorot hasta la guarida de Grendel utilizando seres vivos, pues comienza con el movimiento de la Reina Wealthow, sigue con el caminar de las ratas por el techo y concluye con el volar de un ave que nos eleva por los cielos. El director utiliza además el plano subjetivo cuando la madre de Grendel aparece hablándole a su hijo y acercándose a él, dejándonos entrever gracias a un reflejo su verdadero aspecto. También hay que mencionar la violencia explicita mostrada, así como la carga sexual propia de los bárbaros protagonistas. Y es que “Beowulf” es una historia de guerreros sucios, salvajes y maleducados, en donde apenas encontramos esa glorificación del héroe. Una historia de vikingos de verdad que solo dedican su tiempo a guerrear, beber, comer y fornicar.
El punto débil del film lo encuentro en la falta de emoción de la película. Puede que resulte impresionante ver el film gracias a su factura técnica, pero en la medida de lo fílmico apenas encontramos un tramo que nos emocione como debería una película épica. Tal vez sea consecuencia de la personalidad del héroe, muy alejada de otros protagonistas de películas épicas, y de arriesgar algunos tramos para su disfrute en salas acondicionadas al 3D, perdiendo la fuerza que deberían tener sin pertenecer a dicho efecto.
La Banda Sonora corre a cargo del inseparable de Zemeckis, Alan Silvestri, quien sigue demostrando lo gran compositor que es.

Si en “Polar Express” el director contó con su amigo Tom Hanks para dar vida a varios personajes en esta ocasión cuenta con un reparto mucho más extenso de actores de primera fila que prestan sus movimientos y su voz, a la vez que su figura digitalizada, para la creación de los personajes protagonistas. Ray Winstone se transforma perdiendo unos kilos de más y consiguiendo una figura atlética como Beowulf, Anthony Hopkins conserva todos sus rasgos como el Rey Hrothgar, John Malkovich es Unferth, el consejero, personaje que poco tiene en común con el actor que le presta su talento, Robin Wright es la Reina Wealthow, Brendan Wleeson es Wiglaf, mano derecha de Beowulf, Crispin Glover es Grendel, el monstruo desfigurado y torturado por los festejos que realizan en el Reino, Alison Lohman es Ursula, criada y amante de Beowulf en sus años de Rey, Angelina Jolie es la madre de Grendel en su forma más atractiva.
El hecho de contar con actores deja ver que Zemeckis sigue siendo un director al que le gusta trabajar con ellos a pesar de llevar a cabo sus films mediante técnicas modernas. Si embargo, la traslación de algunos de ellos resulta fallida, no solo en la traslación del actor al personaje sino en la composición del mismo, con una ligera descompensación entre cabeza y cuerpo. Además de ello, las técnicas de animación mediante Motion Capture debe seguir progresando pues aún no han conseguido llegar a ese realismo que tanto pregonan, para no ir muy lejos diré que cuesta creer que los objetos que portan los personajes tengan peso, pues los alzan con excesiva ligereza. Esperemos que este sistema siga evolucionando limando dichos fallos y perfeccionando la animación hiperrealista, por lo pronto el director ultima “Cuento de Navidad”, de nuevo realizada con este sistema y con Jim Carrey como protagonista.

Espectacular en su estilo y con una narración de primera “Beowulf” es una cinta recomendable en que podremos ver una historia de espada y brujería clásica realizada con las últimas tecnologías.

Lo Mejor: La virtuosa narración.

Lo Peor: Su carencia de emoción.

Anuncios

Un pensamiento en “Beowulf, de Robert Zemeckis

  1. Estoy bastante de acuerdo contigo…una de las cosas que más me llamaron la atención era lo mal hechos que estaban los caballos, aquello no era natural de ninguna forma…
    Anthony Hopkins y Anjelina Jolie estaban muy bien recreados y otros personajes como Robin Whright sin embargo estaban definidos bastante pobremente…
    Aún así fue una película que no me desagradó…aunque es difícil que me siente a verla otra vez expresamente algún día

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s