SpiderMan_logo-thumb-500x269-12364

El famoso personaje de Marvel creado por Stan Lee y Steve Ditko clamaba por tener una gran película en que se luciera balanceándose con su tela de araña por la ciudad de Nueva York. El director Sam Raimi fue el encargado de llevar a Spider-Man el cine, creando un trilogía (por el momento) con excelente continuidad entre cada una de sus películas que se centrarían en narrarnos la relación entre Peter Parker con Mary Jane y Harry Osborn, a la vez que enfrentaba al trepamuros con conocidos enemigos.

spiderman_ver1Spider-Man

Si, Spider-Man debía llegar al cine por todo lo alto, como le correspondía debido a su gran fama dentro del Noveno Arte. Ya existían films en que el personaje era protagonista, pero eran películas de serie B más destinadas a videoclub que no conseguían captar la esencia del personaje. El proyecto empezó a adquirir más fuerza a mediados de los 90, incluso se anunció que el director James Cameron se encargaría de realizarla, puesto que ya tenía escrito un guión. Los rumores no cesaron en ese momento, ni siquiera años después, cuando “Titanic” acababa de arrasar tanto en taquilla como en los Oscars y se especuló que además del director estaría el protagonista de la historia del Trasatlántico, Leonardo DiCaprio, dando vida a Peter Parker, y Arnold Schwarzenegger como el Doctor Octoppus. Finalmente nada de esto sucedió. La película no veía el momento de ver la luz hasta que irrumpió en las salas la primera gran película Marvel tras “Blade”, la adaptación cinematográfica de La patrulla X, “X-Men”, cuyo éxito dio el pistoletazo de salida al proyecto, comenzando a barajar las posibilidades sobre quién lo llevaría a cabo por parte de la productora Columbia. Para sorpresa de todos se escogió a un elenco muy peculiar. El realizador sería el director de culto, conocido sobre todo por títulos de terror y fantástico como la trilogía “Evil Dead”, Sam Raimi, el cual ya había acariciado de manera origina el género de superhéroes con “Darkman”. Los actores elegidos fueron Tobey Maguire para dar vida al protagonista, Kirsten Dunst como Mary Jane y James Franco como Harry Osborn, acompañados por actores más veteranos como Cliff Robertson, Rosemary Harris, J.K. Simmons y, especialmente, Willem Dafoe que daría vida a Norman Osborn, alias El Duende Verde, un verdadero notición. La película se anunció para el verano de 2002, yendo la producción sobre ruedas para estrenarla en esas fechas. Un año antes, en verano de 2001, se lanzó un espectacular teaser trailer que funcionaba como pequeña pieza de acción en que se nos relataba el robo a un banco con los delincuentes siendo capturados en una gran tela de araña entre las Torres Gemelas de Nueva York y apareciendo en pantalla, por fin, el héroe. Desgraciadamente los acontecimiento del 11S obligaron a eliminar este avance y a cambiar algunas cosas de la película, pues las Torres Gemelas no debían aparecer más. El 3 de Mayo de 2002 llegaba a los cines norteamericanos “Spider-Man” precedida de una gran expectación que hizo al público acudir en masa a verla y convertirla en una de las películas más taquilleras de todos los tiempos.

La historia es muy sencilla. Peter Parker es el lumbreras de la clase, el bicho raro con gafas y encorvado que siente un amor incondicional desde niño hacia su vecina Mary Jane, a la cual no es capaz de decirle nada debido a su timidez. El mejor amigo de Peter, Harry, hijo de un importante magnate de la industria tecnológica, se acerca a la chica una vez observa que su amigo no da el paso. En una visita al Museo de ciencias, Peter es mordido por una araña adquiriendo sentidos arácnidos que le otorgan mayor fuerza, reflejos y flexibilidad. El joven decide utilizar dichas capacidades para conseguir dinero, sin embargo la muerte de su Tío Ben, de la cual se siente culpable, hace que se replantee su camino convirtiéndose en el defensor de la ciudad. Mientras todo esto sucede el padre de Harry, Norman Osborn, experimenta con una nueva formula para potenciar más la fuerza humana sufriendo las consecuencias y convirtiéndose en un temido Ser que vuela atemorizando a la ciudad.

spiderman-2002-36-g

“Spider-Man” habla del paso de la adolescencia a la madurez y de escoger el camino que va a marcar nuestro futuro. En el caso del joven trío protagonista se trata de salir de casa para caminar solos y descubrir que quieren. Harry Osborn ha vivido siempre bajo el mandato de su padre, el cual está harto de cambiarlo de colegios privados para acabar metiéndolo en un colegio público. Harry quiere conseguir la aprobación de su padre en todo momento, pero el científico siempre parece estar descontento con lo que hace el muchacho. Mary Jane es la chica de los sueños de Peter, el verdadero motor que hace al muchacho seguir adelante y tener esperanzas. La joven sueña con llegar a ser actriz, para lo cual se muda al centro aceptando todo tipo de trabajos que le ayuden a alcanzarlo. Por último tenemos a Peter Parker, el muchacho que quiere estudiar ciencias desde niño, pues tiene un don natural para ello, sin embargo la picadura de la araña marcará la vida del joven para siempre, tanto como la muerte de su tío, el cual le dio el consejo que siempre le guiará: un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Parker se convertirá en Spider-Man haciendo el bien.

Sin lugar a dudas los responsables del film eligieron el camino más fácil a la hora de adaptar los comics y comenzar una Saga cinematográfica. El origen de Spier-Man está muy bien retratado y Peter Parker está creado a imagen y semejanza del creado por Lee y Ditko, poseyendo problemas reales, pero no se puede decir lo mismo del resto. Puesto que las series de animación del trepamuros tenían gran éxito se decide que la chica del film debe ser Mary Jane Watson, en lugar de Betty Brant, que aparece fugazmente en el Bugle, o Gwen Stacy, la cual protagoniza uno de los mejores comics del arácnido que aquí se utiliza para la batalla final entre el Duende y Spidey, por supuesto sin tener el dramatismo que hubiera tenido en caso de haber escogido a la rubia como novia de Parker. Esto último fue lo que más me molestó, pues con Gwen Stacy hubieran funcionado igual de bien Mary Jane y Harry dentro de la trama, y el protagonista sentiría más dolor al final al perder a otro ser querido a manos del Duende Verde, pero parece que tenían miedo de cargar excesivamente de dolor al protagonista y solo deciden incluir la muerte de Tío Ben. Además esta elección marcará el desarrollo de la trilogía, y es que lo primero que nos dice Peter es que la historia que nos va a relatar trata sobre una chica, Mary Jane, lo cual se desarrollará en las películas posteriores, quedando el final de este film en un punto y seguido.
Además de los cambios mencionados a favor de una historia coherente que funcionara como película hay que sumarle otros dos cambios importantes respecto al comic. Primero, el hecho de que Peter no fabrique sus lanzadores de redes, sino que la picadura de la araña radiactiva hace que las muñecas le muten pudiendo lanzar telas de araña. Ésta idea fue creada por James Cameron y Raimi la usa. El otro cambio lo tenemos en el Duende Verde, el cual para entrar en acción se enfunda una mascara y un traje que poco tienen que ver con el terrorífico villano dibujado en el papel, y eso que Willem Dafoe hace una interpretación magnifica que podría haber encumbrado con un excelente maquillaje, pero se decantan por ponerle una máscara que simule la imagen de un Duende.

spider-man-8-willem-dafoe-the-green-goblin

Al igual que la sencilla historia del film Sam Raimi se decanta por una puesta en escena convencional, dirigida al público mayoritariamente juvenil, en donde encontramos dos partes claramente diferenciadas.
La primera comprende hasta que Peter toma la identidad de Spider-Man tras su graduación y la muerte de su tío. Este tramo se caracteriza por estar lleno de gags y tramos propios de comedia de instituto, no en vano es este escenario donde se desarrolla la vida de los tres jóvenes protagonistas. El principio en que Peter alcanza el bus escolar y entra, con el rechazo de todos los compañeros, es un claro guiño a “Forrest Gump” que bien podrían habérselo ahorrado, posteriormente presenciamos el momento en que el protagonista es mordido por la araña con un plano detalle de este suceso dentro de una secuencia más bien floja. El descubrimiento de los poderes por parte de Peter siguen siendo propios de una comedia juvenil que no acaban de funcionar del todo, y la secuencia de acción en que descubre poseer sentido arácnido demuestra una clara influencia de “Matrix” al utilizar la ultracámara lenta. Las partes más interesantes de este tramo son las protagonizadas por Norman Osborn y el tramo final del mismo, en que Peter pierde a su tío y busca a su asesino para vengarse, en ese momento la película adquiere fuerza e intensidad.
La segunda parte del film está mucho mejor llevada. Peter lleva una doble vida como estudiante de Universidad y justiciero enmascarado, mientras comienza a trabajar como fotógrafo en el Daily Bugle, en donde entra en escena J.Jonah Jameson para dar las notas humorísticas. Además Harry y Mary Jane comienzan a salir, lo que entristece a Peter, pues su amigo no le ha confiado nada al respecto. El toque romántico tiene aquí su máximo exponente en el beso que le da MJ a Spider-Man de noche bajo la lluvia. Las secuencias de acción se incrementan al verse las caras en cuatro ocasiones Spider-Man y el Duende Verde. Sus combates están muy bien representados y tienen emoción. El único momento en que sus combates pierden fuerza es cuando Spidey es rescatado por los habitantes de la ciudad. La nota de suspense la pone la conversación de Norman Osborn con su yo interior frente al espejo en una escena propia del fantástico que rememora a Jekyll y Hide o la visita de Norman al piso de Harry y Peter en Acción de Gracias, cuando entran a la habitación de Parker tras su última pelea en un edificio en llamas y el muchacho está en el techo. La pelea final no escatima en violencia, y nos muestra a un Spidey sangrando a manos del violento Duende. La conclusión del film deja claro que habrá segunda parte, al no acabar Peter con MJ por miedo a que sus enemigos le hagan daño, y posee la típica secuencia del héroe surcando los cielos para acabar posado en una bandera norteamericana, pues no olvidemos que Spider-Man, como Superman, es un héroe altamente americano, sobre todo de Nueva York.

spiderman1460

El guión está firmado por David Koepp, el cual sigue demostrando que puede hacer cosas buenas (el perfil psicológico de los personajes, la relación de Peter con su tío) con otras mediocres (algunas frases, la forma que tiene Peter de ir practicando con sus nuevos poderes, la aparición de los habitantes de la ciudad salvando a Spider-Man y diciendo que si te metes con uno de ellos te metes con toda Nueva York). Aún así la película funciona para presentar a los personajes y dejar lucirse al enmascarado trepamuros.
El compositor Danny Elfman vuelve a colaborar con Raimi realizando una correcta partitura que contenga un característico tema para el protagonista, otro para el villano y otro para las secuencias dramáticas entre los personajes.
Los Efectos Especiales son los encargados de dar vida a Spider-Man surcando los rascacielos de la formas más creíble y realista posible, aunque en ocasiones el resultado sea más bien flojo.
El reparto está correcto en la búsqueda del personaje. Tobey Maguire da vida a Peter Parker/Spider-Man de la forma más digna posible. Kirsten Dunst es Mary Jane, el gran amor de Peter, para el cual la actriz está muy ajustada y se aleja de la imagen física que el personaje mostraba en los comics. James Franco es Harry Osborn, sin dudas el mejor actor joven del elenco. Curiosamente el actor que da vida a su padre, Norman, es el mejor del reparto, Willem Dafoe, el cual consigue ser la personificación perfecta del Duende Verde, con el único inconveniente de disfraz que eligieron para cuando entra en acción. Rosemary Harris es la Tía May y Cliff Robertson el Tío Ben, ambos muy convincentes. J.K. Simmons está correcto como Jameson, el editor del Bugle que quiere ver a Spider-Man hundido. Bill Nunn es Robbie Robertson, Ted Raimi es Hoffman, trabajador pelotas de Jameson, mientras que la atractiva Elizabeth Banks es la Señorita Brant. Mencionar el cameo que hace Bruce Campbell, protagonista de la Saga “Evil Dead”, como presentador del espectáculo de lucha en el que Peter se inscribe. Además Raimi le regala a Campbell presentar a Spider-Man oficialmente, incluso poniéndole el nombre.

La película se convirtió en la película del 2002 en cuanto a taquilla se refiere, ofreciendo a los fans lo que siempre habían querido ver. Recibió dos nominaciones a los Oscars correspondientes a Efectos Especiales y Sonido.

“Spider-Man es una correcta película de acción y aventuras que por fin traslada al personaje al Séptimo Arte.

Lo Mejor: Las peleas entre héroe y villano. Willem Dafoe.

Lo Peor: Apenas arriesga nada. Sus escena propias de comedia juvenil.

Spider_Man_2_99f8862fSpider-Man 2

Peter Parker sigue luchando contra el mal a la vez que tiene problemas por poder compaginar sus tareas privada. Pronto aparecerá un nuevo enemigo al que deberá plantarle cara, el Doctor Octopuss.

Una vez “Spider-Man” se presentó en todo el mundo y arrasó en taquilla se pusieron en marcha con su secuela de forma inmediata fijando el estreno en Junio de 2004. El reparto repetiría al completo, a pesar del rumor de que Maguire sería sustituido por Jake Gyllenhal debido a los problemas de espalda que padeció en el rodaje de “Seabiscuit”, así como el director Sam Raimi. El guión estaría firmado esta vez por Alvin Sargent. El presupuesto fue mayor, lo cual, unido al anunciado nuevo villano, el Doctor Octopuss, prometía mayores dosis de espectacularidad, sin olvidar la trama principal de la Saga, como es la vida diaria de Peter Parker y su relación con Mary Jane y Harry Osborn.

En esta ocasión la película trata la crisis que sufre Peter, su vida como Spider-Man le resta tiempo para llevar bien sus estudios, le impide rendir en el trabajo consiguiendo que le despidan y su relación con sus seres queridos ha disminuido, no le devuelve las llamadas a Harry y nunca ha ido a ver a Mary Jane actuar en la obra “La importancia de llamarse Ernesto”. El protagonista pasa esta crisis porque no sabe si el camino que ha elegido es el correcto y porque tiene muchos secretos ocultos, ya que aún se siente culpable por la muerte de Tío Ben y siente la necesidad de contárselo a Tía May, sigue sintiendo un fuerte amor hacia Mary Jane, la cual sigue luchando por labrarse un futuro como actriz, pero el miedo a que la puedan hacer daño lo obliga a seguir ocultándole su secreto, y su amigo Harry Osborn busca la muerte de Spider-Man en señal de venganza por la perdida de su padre, lo cual hace que tenga más de un encontronazo con Peter porque no quiera decirle dónde está.

La fidelidad al comic es mucho mayor en lo que ha personalidad de personajes y relación entre ellos se refiere. El villano elegido está mucho mejor retratado que el Duende Verde ya que no lleva máscara sino unos enormes brazos mecánicos que le aportan una fuerza sobrehumana, consiguiendo retratar fielmente al personaje de Doc Ock. La licencia que se toma es en el origen del villano, y es que repetir el arquetipo de científico malhumorado con ansias de poder era muy fácil así que deciden otorgar al personaje un origen más normal y romántico, en el que se nos descubra como un brillante científico enamorado locamente de su esposa al que el accidente ocurrido durante la Fusión le convierte en un ser dominado por sus cuatro brazos mecánicos. Un cambio muy aceptable y bien integrado dentro de la trama.
Además los creadores comienzan a introducir guiños a los conocedores del comics que puedan servir para futuras películas, como la aparición del hijo de J. Jonah Jameson, el astronauta que trae el simbionte alienígena, o el Doctor Connors, profesor de Peter que se convierte en el Lagarto.

critica-de-spiderman-ii-2

Si en la anterior película había un desequilibrio patente entre comedia y trama dramática en esta ocasión se pule consiguiendo una película mucho más sólida y resistente, en donde hay gags contados que funcionan muy bien y que no se entrometen en la historia principal. Esto es en parte gracias al guión de Sargent, mucho mejor que el de Koepp, pero sobre todo a la puesta en escena de Raimi, que parece disfrutar mucho más con la nueva aventura del arácnido demostrando más seguridad.
Ante todo la mayor virtud de “Spider-Man 2” es su narración vertiginosa en donde apenas hay bajones de ritmo. Ya la primera secuencia parece ser una muestra de ello. Comienza a cámara lenta con un primer plano del rostro de Mary Jane en una valla publicitaria, de nuevo la voz en off de Peter aparece recordándonos quién es el gran amor de su vida, y de repente su jefe de la pizzería le grita que frene. Comienza una carrera contrarreloj para el protagonista que debe entregar unas pizzas de forma imparable. Así es toda la película, sus escenas intimas se contrarrestan muy bien con las secuencias de acción consiguiendo un equilibrio perfecto. Raimi parece haber aprendido de los errores cometidos en la anterior película, entre ellos la falta de personalidad, cosa que pule con el uso del panorámico y una planificación excelente, en la cual se permite homenajear una de las viñetas más celebres del comics, aquella en que Peter camina de espaldas con un cubo de basura en primer termino que contiene el traje de Spider-Man dejando claro que el protagonista ha decidido abandonar su vida de justiciero.
Existe mucho más dramatismo en esta película, gracias sobre todo a la relación de Peter con Mary Jane y Harry, y a la maravillosa escena en que le declara a Tía May la verdadera razón de la muerte de su Tío. Esa escena es puro cine intimista, con un primer plano de Peter relatando lo sucedido, lo cual hace que Tía May retire despacio su mano de la del muchacho. A parte de esa escena también tenemos que resaltar la conversación en la cafetería entre Mary Jane y Peter, un sencillo plano contraplano que culmina con una espectacular secuencia de tensión.
Sam Raimi decide introducir momentos mucho más tensos propios de un director como él, autor aclamado del cine fantástico. En general toda la parte del nacimiento del Doctor Octopuss en la sala de operaciones es para enmarcar, con planos propios de película de terror de serie B (esa enfermera siendo arrastrada con la uñas arañando el suelo), así como también hay que destacar el maravilloso juego que hace con los cristales para describirnos la muerte de la esposa de Octavius.
Las secuencias de acción son colosales, demostrando que han invertido cada dólar que ha costado la cinta en crear verdaderas piezas visuales que nos hagan vibrar en los combates entre Spidey y Doc Ock. La primera de ellas acontece en el banco y en los edificios adyacentes, con Tía May secuestrada por el villano y Spider-Man luchando por salvarla. No hay freno para el enfrentamiento, ni siquiera cuando ambos personajes están cayendo al vacío. La otra gran secuencia de acción tiene lugar cuando Peter recupera la confianza en sí mismo y Octopuss ha secuestrado a Mary Jane. El combate pasa de enmarcarse en un rascacielos a desarrollarse sobre un tren en marcha, cuya velocidad será paralela al ritmo que posee la secuencia. Quizás lo peor del film se encuentre en esta escena, cuando nuestro trepamuros se quita la máscara debido a una ráfaga y debe detener el tren de una manera más propia de Superman que de Spider-Man.

02

El final del film es fantástico, pues deja abiertas muchas ventanas hacia una tercera parte concluyendo de manera algo pesimista. Harry descubre que Peter es Spider-Man a la vez que su padre se le aparece y le indica su verdadero camino, ser el nuevo Duende Verde, mientras que Mary Jane también descubre que su mejor amigo y vecino es el superhéroe declarándole su amor y comenzando una relación que pone punto y aparte a esta historia con un primer plano de la chica que observa, de manera algo preocupante, como su amor parte a salvar la ciudad.

La parte técnica del film supera por mucho a lo visto en la anterior película. Los movimientos de Spider-Man están mejor desarrollados y resulta mucho más creíble, el personaje del Doctor Octopuss está fabricado de manera impresionante, costando diferenciar cuándo los brazos son reales y cuándo digitales.
El montaje es mucho más dinámico y se permite introducir una pequeña pieza cómica cuando Peter decide abandonar ser Spider-Man y volver a comportarse como un muchacho timorato al son de la canción “Raindrops Keep Falling on My Head”.
La música de Danny Elfman sigue acompañando bien a las imágenes y crea el llamativo tema de Doctor Octopuss.
El elenco interpretativo está mucho más desenvuelto y se cree mucho más su personaje consiguiendo unas interpretaciones de altura. Al elenco conocido se añade Alfred Molina como el Doctor Octopuss, el nuevo ser que atemoriza a la ciudad con sus cuatro brazos de metal, y Dylan Baker como el Doctor Curt Connors. De nuevo repiten en plan participación especial Willem Dafoe y Cliff Robertson como Duende Verde y Tío Ben respectivamente, y Bruce Campbell vuelve a deleitarnos con un breve personaje que funciona como portero del teatro en donde actúa Mary Jane.

La película consiguió hacerse con el Oscar a Mejores Efectos Especiales con toda justicia y volvió a alcanzar el éxito en taquilla confirmándose la tercera parte para 2007.
Existe una versión conocida como 2.1. en que Raimi introduce escenas que no aportan nada más que ensombrecer al conjunto, ya que se trata de escenas absurdas que intentan ser divertidas. Sin duda alguna ésta elección de escenas adicionales insertadas fue un adelanto a lo que sería “Spider-Man 3”.

Más intensa, divertida, dramática y con más acción, “Spider-Man 2” es todo un triunfo que por fin da al personaje su gran película por excelencia. Un gran film de superhéroes.

Lo Mejor: Es respetuosa con el personaje. Su intensidad.

Lo Peor: Peter haciéndose el Superman para rescatar al tren. La versión 2.1.

spiderman-3-posterSpider-Man 3

¿De qué trataría la nueva aventura del arácnido? Era una pregunta que ya se hacían los fans una vez estrenada la secuela, que dejaba entrever algunas posibilidades. Los rumores no dejaron de cesar hasta que se anunció el nuevo villano del film interpretado por Thomas Haden Church, agraciado por su interpretación nominada al Oscar en “Entre Copas” que daría vida al Hombre de Arena. A él había que sumarle otro villano que debía aparecer obligatoriamente, pues así lo requería la historia, el segundo Duende Verde en la figura de Harry Osborn. Ya teníamos dos villanos, algo nunca antes visto en una película de Spider-Man. Lo más sorprendente fue el anuncio de que además se trataría el tema del simbionte alienígena que transforma a Peter otorgándole el famoso traje negro que lo convierte en una persona más agresiva. Un verdadero notición, pues eso dejaba abiertas las puertas para que en una presumible futura cuarta entrega apareciera Venom como villano de la función, pero ¿para qué esperar si también lo podemos introducir aquí? O eso pensaron los creadores, con Raimi a la cabeza, que decidieron otorgar al cruel personaje varios minutos de gloria, confirmando así tres villanos para el film.
El 3 de Mayo de 2007 llegaba a las pantallas “Spider-Man 3”, prometiendo mantener la emoción de la segunda parte y engrandeciéndola con la lucha interior de Peter Parker.

Peter Parker lleva una vida idílica en que todo parece ir sobre ruedas, la ciudad de Nueva York adora a Spider-Man y está a punto de pedirle matrimonio a Mary Jane. Desgraciadamente los problemas reaparecerán al enfrentarse con su amigo Harry y descubrir que el verdadero enemigo de su Tío, Flint Marco, ha escapado de la cárcel y se ha convertido en un Ser capaz de convertirse en arena.

Reconozcamos que el punto de partida de la película daba para un film tan oscuro como el nuevo atuendo del protagonista. Peter busca venganza por la muerte de su Tío en la persona de Marco, a la vez que el simbionte alienígena va dominándolo poco a poco transformándolo en una persona mucho más cruel que realiza actos vandálicos y le hace olvidar quién es en realidad. Una premisa muy buena que los artífices echan por la borda al no saber muy bien cómo encauzarla. Y es que tener tantas tramas adyacentes para dejar cerradas dan muchos problemas.
En primer lugar tenemos el esperado enfrentamiento entre Peter y Harry que se resume en una secuencia de acción aérea en la cual el hijo de Norman Osborn pierde la memoria. A mitad de película vuelve a recuperarla pensando dañar a Peter alejando a Mary Jane de su lado y concluyendo con una lucha en la mansión Osborn contra el lado siniestro de su amigo, el cual lo deja marcado de por vida. Bien, que no exploten más la vena malvada de Harry es porque uno de los temas de la trilogía es la amistad entre ambos personajes, la cual se empezó a cuestionar en la película anterior para seguir desarrollándola aquí y consolidándola con esa aparición inesperada final de Harry aliándose con su compañero de instituto en el combate final.
En segundo lugar tenemos al Hombre de Arena que, como el Doctor Octopuss en la anterior, recibe ciertos cambios que no fueron del todo bien recibidos. Los más satisfactorios son los que describen la personalidad de Marco y el por qué de sus actos, su hija pequeña padece una enfermedad y para curarla necesita dinero. Ahora bien, lo sangrante fue transformar al personaje en verdadero asesino de Tío Ben, consiguiendo que Peter enfurezca mucho más. Desgraciadamente el villano, por muy bien representado e interpretado que esté en el film, acaba quedando en segundo termino a favor de la tercera trama.

spiderman_3_movie_image_james_franco

La última trama pertenece al simbionte alienígena, el cual se pega al traje de Spider-Man otorgando a Peter mayor fuerza y poder, a la vez que una chulería bastante cargante. Ciertamente el simbionte debe convertir a Parker en una persona despreciable que haga que lo odien sus seres queridos, de hecho en la película su historia de amor con Mary Jane se ve en peligro por culpa de éste, pero de ahí a que el personaje solo consiga tener más ganas de bailar en las calles y de ligarse a chicas guapas hay un trecho muy largo que hace caer en el ridículo a los creadores del film. Una vez el personaje se deshaga del huésped alien nacerá Venom en la figura de Eddie Brock, el cual aparecerá en pantalla unos breves quince minutos, insuficientes para dicho personaje, demostrando así la poca simpatía que tiene Raimi por él.
A parte de todas las tramas, se introduce un nuevo personaje femenino, Gwen Stacy, que funciona como novia de Eddie Brock y como personaje femenino que da celos a Mary Jane al besar a Spider-Man frente a toda la ciudad. Otro ahorro que podrían haber hecho los artífices del film, pues se cargan un personaje celebre dentro de los comics.

Raimi había conseguido alcanzar una madurez creativa en la anterior película que aquí parece olvidar a ratos para caer en el mayor de los ridículos, como en todas las escenas de bailecitos de Peter, las cuales bien podrían haber suprimido por el bien de los fans. Aún así, y salvando estos lamentables tramos, el director sigue otorgando a la película un empaque visual excelente que la hace merecedora de ser considerada un gran espectáculo.
Las secuencias de acción hacen gala de los magníficos efectos especiales regalándonos combates muy bien ejecutados en que Spider-Man siga demostrando sus cualidades. La secuencia de acción final es todo un despliegue de medios en donde los responsables echan toda la mitad del presupuesto para crear una secuencia de lucha grandilocuente con diálogos más propios de los Power Rangers.
Los momentos protagonizados por el simbionte son muy interesantes y poseen cierta inquietud, como el momento en que el alien está a punto de emparejarse con el traje del héroe dibujando su sombra la figura de un monstruo. Raimi nos regala increíbles planos en que Spider-Man está sobre grandes edificios vestido de negro y una de las mejores escenas, aquella en que Peter se libera del traje en el campanario.
Las escenas dramáticas siguen siendo intimistas, con conversaciones sencillas entre los personajes que demuestren lo problemas reales de Peter, el cual olvida prestar más atención a su novia debido a que la fama como Spider-Man se le está subiendo a la cabeza. El hombre de Arena protagoniza la mejor secuencia, ya no solo dramática, sino de todo el film, su nacimiento. Está realizada íntegramente por Efectos Especiales, pero eso no le resta puntos para que posea tristeza en el momento en que el personaje quiera alcanzar la medalla de su hija y no pueda.
El personaje de Venom sale muy mal parado, tan solo protagoniza la lucha final contra Spider-Man y el nuevo Duende, sin demostrar todo el potencial que ofrece. Una verdadera pena.

spiderman3

Según anunciaron ésta sería la última entrega dela Saga, y la verdad es que el final podría sugerirlo así. La amistad entre Harry y Peter queda consolidad para siempre, así como la historia de amor que cierra la trilogía con ese sencillo plano de los dos jóvenes protagonistas abrazados bailando.

De nuevo el elenco técnico de Efectos Especiales se lució, en especial en la creación del Hombre de Arena, que aparece visualmente con un gran respeto hacia el comic. No se puede decir lo mismo del nuevo Duende Verde, al cual transforman en un surfero del aire que no lleva ni la máscara característica.
La banda sonora corrió a cargo de Christopher Young debido a problemas creativos que tuvieron Danny Elfman y Sam Raimi. Aún así se mantuvieron los temas principales y se crearon otros nuevos, realmente interesantes, para los villanos.
De nuevo repite el elenco interpretativo, protagonizando un bajón en lo que a Maguire se refiere, y es que protagonizar bailes a lo Travolta hace mucho daño. El resto cumple visto el material que tienen entre manos. La incorporación de Haden Church es un soplo de aire fresco y sigue dando prestigio a la franquicia, pues da vida al Hombre de Arena de manera sensacional. Topher Grace es Eddie Borck, alias Venom, el joven que busca quitarle el puesto de fotógrafo a Peter, ganándose su antipatía y jurando acabar con él, cosa en la que lo ayudará el simbionte alienígena. Bryce Dallas Howard está muy guapa como Gwen Stacy luciendo rubio platino, pero no sale muy bien parada en lo que ha representación del personaje se refiere funcionando más bien como florero. Theresa Russell es Emma Marco, esposa de Flint Marco. James Cromwell es el Capitán Stacy, padre de Gwen y jefe de policía. Bruce Campbell posee aquí más metraje como chef del restaurante francés en donde Peter invita a Mary Jane a cenar.

A pesar de estar por debajo de las expectativas “Spider-Man 3” resultó ser un gran éxito de taquilla que ofrecía un gran espectáculo. Recientemente Raimi ha declarado su intención de hacer una cuarta parte prevista para 2011 en donde subsanará los errores cometidos en ésta tercera entrega, la cual en mi opinión, y a pesar de los fallos, está un poco por encima del primer film.

Espectacular, con grandes dosis de acción y efectos especiales “Spider-Man 3” funciona como final de la trilogía que nos describa la historia de Peter Parker con su amor Mary Jane y su amigo Harry Osborn.

Lo Mejor: Es un gran espectáculo. Haden Church. El nacimiento del Hombre de Arena.

Lo Peor: Los bailecitos de Peter Parker. Venom. Demasiadas tramas para un solo film.