Collateral, de Michael Mann

collateral_ver3El director Michael Mann estaba preparando “El Aviador” para rodarla con Leonardo DiCaprio cuando se cruzó en su camino un guión escrito por Stuart Beattie que se desarrollaba en una sola noche, cosa que interesaba al director desde hace tiempo. Mann eligió rodar éste film y pasar la dirección del film sobre Howard Hughes a Scorsese, quedando él como productor. Como es propio del director estudió detenidamente el libreto y cambió varios detalles en la trama, como sustituir Nueva York por los Ángeles y eliminar toda la trama de la mafia rusa, así como de igual forma se desarrollaron aún más los personajes principales y secundarios, pues la película acabaría siendo un thriller de tensión psicológica en que los dos protagonistas mantienen un duelo verbal surcando la ciudad de Los Ángeles en un taxi.

Un día normal. Max se monta en su taxi, lo pone a punto y comienza su turno de tarde-noche. Todo avanza normalmente, con todo tipo de clientes, hasta que llega Annie, una guapa fiscal que mantiene una conversación con Max, llegando a revelarse entre ambos cosas personales. Es un encuentro breve del que podría salir algo, pues Annie le entrega al taxista una tarjeta con su número de teléfono. Tras ella sube al taxi un hombre vestido con un traje gris, portando un maletín. Al contrario que con Annie, con la cual ha mantenido una conversación intima, Max intenta no charlar más de lo debido con su actual cliente, alcanzando el destino fijado en el tiempo que Max predijo. El cliente, de nombre Vincent, se queda sorprendido ante la exactitud que tiene el taxista al cronometrar el tiempo y le hace una tentadora oferta, seiscientos dólares si le acompaña toda la noche a cinco sitios distintos. Al principio dudoso, finalmente Max acepta. Lo que se prevé como un servicio especial en el que se embolsará una cuantiosa suma se convertirá en una pesadilla al descubrir que su cliente es un asesino a sueldo del que no puede escapar.

Con una premisa tan interesante, y hitchcockiana, en que un taxista es secuestrado por un asesino que le obliga a llevarle hasta sus objetivos el director Michael Mann realiza un film de suspense en que la tensión se establece al poner frente a frente a los dos protagonistas a través de conversaciones existenciales en que saquen a relucir sus defectos y virtudes.
Max lleva trabajando cómo taxista doce años, pero su sueño es abrir un servicio especial de limusinas con el que ganar grandes cantidades de dinero. Ese sueño bien podría realizarse ya, pues con el tiempo que lleva trabajando seguro que tiene guardados unos ahorros, pero aún no ha dado el paso, y es porque es una de esas personas que dicen más de lo que hacen. De personalidad solitaria e introvertida es raro que Max se abra a la gente de forma sencilla, solo lo consigue con Annie, la única persona especial con la que ha compartido un momento de intimidad en toda la noche. Hasta que llega Vincent y se convierte, a la vez que en su secuestrador, en su conciencia, al criticarle su forma de vida y el no decidirse a dar el paso.
Vincent, por su parte, es un hombre primordialmente frío, que parece no tener sentimientos. Un asesino profesional que estudia la situación y que camina como un fantasma entre la gente, sin posibilidad de que lo reconozcan. Un error de cálculo a la hora de matar a su primera victima hace que caiga sobre el parabrisas del taxi de Max y le revele su plan, comenzando entre ambos un vinculo en el que se sucederán las conversación en donde Vincent dejará entrever su indiferencia hacia la sociedad, a la vez que una niñez marcada por la perdida de la figura materna y el maltrato paterno. Aunque en momentos muestre ciertos grados de humanidad es un asesino sin escrúpulos capaz de improvisar en cualquier momento, sin importarle los daños colaterales que eso conlleve.

collateral09

La intromisión de Vincent en la vida de Max funciona como un motivador para que el taxista cambie de vida y decida de una vez por todas agarrar las riendas de su vida y dar el paso decisivo a ese sueño que tanto lleva planeando para hacerlo realidad y convertirse en alguien diferente al resto de ciudadanos de la gran ciudad, en la cual se suceden historias sin freno como la que se nos está narrando.
Existe otro gran protagonista que envuelve a los personajes y que sirve como elemento visual. Es la ciudad de Los Ángeles. Una ciudad que bien define Vincent como un lugar desenfrenado en donde un hombre sube al metro, muere y nadie se da cuenta hasta seis horas después. Apenas existe el contacto humano, todos viven egoístamente, siguiendo la rutina, cosa que el asesino no aprueba.

Tras los buenos resultados que consiguió rodando en digital en “Ali”, Michael Mann decidió que “Collateral” debía ser rodada casi íntegramente en éste sistema, consiguiendo altas cotas de realismo y un impactante tratamiento de la imagen. Ciertamente la película es un placer visual que el director sabe narrar siempre con buen pulso sustentándose sobre todo en las interpretaciones de los actores y en los ambientes que los rodean.
No es sencillo mantener una conversación que se mantenga interesante cuando ésta se desarrolla con los personajes mirando hacia el frente, y sin embargo aquí se consigue que cada momento entre Vincent y Max a bordo del taxi posea un interés en que se pueda distinguir cierto toque intimista en la puesta en escena. Cuando no se está dentro del taxi Mann se esfuerza por que la acción que se desarrolle siga manteniendo el pulso, utilizando steadycam que siga a los personajes y utilizando primeros planos de los actores. Ante todo se pueden distinguir dos partes en cuanto a ritmo, una primera que alberga desde el inicio hasta la llegada al club Fever, tramo en el cual la película se desarrolla de manera pausada sin perder el suspense ni las situaciones de tensión. A partir de la entrada al club Fever la película pegará un acelerón a ritmo de Paul Oakenfold en que harán aparición los disparos, el accidente del taxi y la carrera por salvar al último objetivo de Vincent en la confrontación final.
Cabe destacar especialmente el uso de los escenarios y ambientes para ayudar a definir a los protagonistas. La presentación de Max nos dice mucho sobre él, está rodeado de un ensordecedor ruido en la central de taxis hasta que sube al suyo y se hace el silencio, la calma, está seguro dentro de él y lo trata como si fuera su hogar, limpiándolo minuciosamente. Es un hombre al que le gusta tener las cosas en orden. Vincent tarda más en definírsenos, no en vano debe existir cierto misterio sobre su figura. Al principio siempre se nos muestra solo en escenarios cerrados, como un aeropuerto o un parking, para luego describírnoslo mejor a través de dos escenas muy importantes. La primera en el club de Jazz, donde demuestra una sabiduría extensa acerca del mundo de la música y deja ver un atisbo de arrepentimiento cuando ha liquidado a su tercer objetivo. La segunda escena es la más poética de todo el film y una de las mejores. Sucede con los dos protagonistas a bordo del taxi. El vehículo se detiene para dejar pasar a un coyote que ha aparecido de la nada y observa fijamente a los dos hombres. Vincent se queda atónito, pero no deja de existir cierta relación entre él y el animal, ambos caminan sigilosamente por la noche, apareciendo inesperadamente, haciendo del mundo su hogar sin que nadie repare en ellos. Poesía visual.

cruisecollateral

El guión de Stuart Beattie, con colaboración de Mann, es soberbio gracias tanto al punto de partida del que parte como a poseer tanto diálogos interesantes que llegan a rozar el existencialismo filosófico y tramos de suspense en que los protagonistas se verán en apuros. Entre mis frases favoritas del film se encuentra la que cita Vincent en el hospital cuando van a visitar a la madre de Max y le dice que le compre flores puesto que “lo llevo en el vientre durante nueve meses”, una frase que dice mucho del respeto que tiene Vincent a la figura materna. El final es donde cojea la cinta, a pesar de estar bien rodado carece de una resolución adecuada dejándose influenciar por los cánones de Hollywood y concluyendo de manera algo optimista, con un claro guiño a la cita que hace Vincent sobre el hombre que subió al metro y murió.
Como es habitual en el director la fotografía y selección musical son muy importantes. Para “Collateral” contó con Dion Beebe, el cual sabe dotar a la imagen digital de una extensa paleta de colores que enriquezcan la odisea nocturna que estamos a punto de presenciar. La Banda Sonora posee temas de una variedad de artistas en donde se mezclan diferentes géneros que encajen con lo que las imágenes nos narran. La composición para el film fue de James Newton-Howard, quien creo breves piezas musicales que se utilizaron, en especial, para los momentos finales del film.

El reparto se encuentra en estado de gracia y realiza unas impecables interpretaciones con alto grado de credibilidad. Tom Cruise está imponente como Vincent, para el cual se transformó físicamente en un hombre canoso con barba de tres días que se desenvuelve a las mil maravillas a la hora de entrar en acción, no en vano Cruise realizó un duro entrenamiento físico con especialistas. El actor realiza una de las mejores interpretaciones que nos ha brindado en los últimos años dejando claro que cuando quiere tiene un talento irreprochable. Jaime Foxx sustituyó al inicialmente previsto Adam Sandler como Max, el taxista. El actor ya había trabajado con Mann e hicieron muy buenas migas, con lo cual no hubo problema en repetir. Foxx crea un personaje algo tímido, soñador y dubitativo capaz de plantarle cara al mismísimo Tom Cruise en escena y salir airoso. Mark Ruffalo es Fanning, el agente de policía que sigue la pista del taxi en donde van Max y Vincent. Ruffalo sustituyó a Val Kilmer. Jada Pinkett Smith es otra de las repetidoras para el director realizando el breve pero interesante papel de Annie. Además de Pinkett y Foxx vuelven a repetir con el director actores que ya colaboraron en “Ali”, y que volverían a trabajar en “Miami Vice”, como Bruce McGill o Barry Shabaka Henley, así como también podemos ver al director Peter Berg y en un breve cameo a Debi Mazar. Javier Bardem participó dando vida a Felix, el hombre que ha contratado a Vincent. El actor español aprovecha sus breves minutos en escena y la oportunidad de trabajar con Michael Mann, razón por la cual aceptó participar sin incluir su nombre en los créditos promociónales.

La película acabó siendo un éxito para todo el elenco. Michael Mann se afincaba definitivamente en el uso del sistema digital, Tom Cruise demostraba que cuando quiere y se deja guiar puede ofrecer grandes interpretaciones y Jaime Foxx vivió el mejor año profesional con su papel de Max y con “Ray”, por los cuales fue nominado al Oscar en distintas categorías, Secundario y Protagonista, ganando éste último.

Intensa, de una belleza eléctrica y con grandes momentos, “Collateral” es una de las mejores películas de la década.

Lo Mejor: Su innegable belleza visual. Los actores.

Lo Peor: El tramo final, demasiado predecible.

Anuncios

3 pensamientos en “Collateral, de Michael Mann

  1. Pues estoy bastante de acuerdo contigo en todo, sobretodo en el final que resultaba demasiado precedible.
    Tom Cruise casi siempre me parece un buen actor, aunque sus intervenciones fuera de pantalla, con el rollo de la cienciología y demás le lleve por el mal camino y al rechazo de mucha gente…y es que en realidad es muy cansino!
    Y que decir de Michael Mann…un tipo que exceptuando su (para mi) mediocre “El último mohicano”, convierte en oro todo lo que toca…
    que ganas tengo de ver su último trabajo!

  2. Como tú bien dices “Collateral” es una de las mejores películas de la década. Para mi un film perfecto y fascinante, que gana a cada nuevo visionado y que demuestra el increíble genio y talento de Michael Mann.

    Saludos.

  3. Ángel, si te parece mediocre “El Último Mohicano” mirate “The Keep”, entonces considerará la peli protagonizada por Day-Lewis como una Obra Maestra.
    Rodi, yo consideraría “Collateral” perfecta si no fuera por lo que he comentado del final. Eso si, a nivel técnico no se le puede poner pega alguna.

    Esperemos a ver cómo consigue Mann llevar a cabo la historia de John Dillinger en “Public Enemies”, la espero con mcuhas ganas pero tengo miedo de que me decepcione.

    Saludos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s