Abyss, de James Cameron

673565332_8be2c70d69Consolidado como uno de los mejores directores que debutaron a principios de los 80, gracias a “The Terminator” y “Aliens”, James Cameron se puso manos a la obra para realizar otro de sus film personales en que dejara patente su perfeccionismo y su amor por el mundo submarino con una historia de ciencia-ficción a más de 25000 metros de profundidad.

Un submarino nuclear norteamericano sufre un ataque y se hunde en las profundidades. El alto mano envía en busca de posibles supervivientes una plataforma petrolífera sumergida en la que irán, a demás de los trabajadores, un pequeño grupo de soldados con una misión secreta, localizar las cabezas nucleares que el submarino llevaba. Un enorme huracán impide mantener comunicación con la superficie, quedando aislados los protagonistas, que sufrirán un encuentro con criaturas paranormales.

La película es una gran aventura de ciencia-ficción en que podemos vislumbrar un homenaje al género en los años 50, especialmente al film “Ultimátum a la Tierra”, con cierta critica a la sociedad moderna en que los diferentes países se encuentran en tensión diplomática con la sombra de una posible guerra nuclear acechando. Los visitante que viven sumergidos en las profundidades pueden controlar los mares y tienen el poder de volverlos contra la humanidad si no se pone remedio a las irrefrenables luchas que habitan el Mundo. Además del tema extraterrestre la ciencia-ficción aparece por medio de la plataforma sumergida, como si la acción sucediera en un futuro cercano en donde las excavadoras petrolíferas no estuvieran a la vista.
Además de la temática fantástica, “Abyss” funciona como una excelente película de aventuras bajo el mar, en que el espectador se verá sumergido junto a los protagonistas sintiendo la presión y la angustia de estar rodeados de millones de litros de agua.

James Cameron siguió demostrando aquí su excelente sentido del espectáculo con una película donde la tensión, la intriga y la acción se mezclan de forma soberbia. El director nos hace participes de la historia y nos introduce en el mundo submarino. Cameron rueda grandes secuencias de acción en que la inserción de efectos especiales nos impresiona, véase el caso de la primera aparición de la nave gigante ante el personaje de Lindsey o la toma de contacto entre los protagonistas y el larguísimo brazo de agua. Momentos sublimes bien llevados y preparados por el director, utilizando en todos ellos de forma acertada el lenguaje cinematográfico.
Hay muchos rasgos propios del autor que vislumbramos aquí y que se repetirán posteriormente en sus obras. Primero el introducir la trama de ciencia-ficción, género para el que ha realizado sus mejores obras. Segundo el mundo acuático, ya su primer film tenía como villanos a las temible pirañas, criaturas del mar, pero aquí el director puede desenvolverse mucho mejor quedándose todo el rato bajo el mar e introduciendo combates entre los vehículos y choques con rocas, los cuales hoy día dejan ver lo que posteriormente será “Titanic”, en la cual la película se abre con unos sistemas de investigación submarina casi idénticos a los que protagonizan ésta película de 1988. En tercer lugar tenemos la personalidad de los personajes protagonistas, las chicas son mujeres listas e independientes que demuestran su fortaleza, los hombres son de clase media que visten vaqueros y gorras propias de camioneros, y los soldados que siempre están dispuestos a entrar en acción ofensiva y a cumplir las ordenes. Por último hay que citar la duración del film, que ya en su estreno superaba las dos horas y que en la versión definitiva del director llega a durar más de dos horas y media. Cameron demostrará a partir de “Aliens” ser un director al que le guste realizar películas largas, pero no por capricho, sino para que la historia quede plasmada en pantalla con todo lujo de detalle, convirtiéndose en una experiencia para el espectador. En esta ocasión no podemos poner en duda el talento de Cameron describiéndonos minuciosamente como se trabaja bajo el mar y, especialmente, en la parte final, en que Bud no cesa de descender al abismo, pareciendo ser interminable el fondo del océano.

abyss_the_1989_685x385

Existe también cierta similitud entre “Abyss” y “Encuentros en la Tercera Fase”. En ambas los protagonistas principales son personas de clase media que ansían encontrar a los extraterrestres para establecer contacto. Pero sobre todo se parecen en el último tramo, ambas acaban con un espectacular final en que las naves nodrizas hacen aparición ante los respectivos protagonistas sobrecogiéndolos. A eso hay que sumarle las Bandas Sonoras, pues Silvestri se encuentra en “Abyss” muy cerca del maestro Williams en su composición.

El guión del propio Cameron es muy completo y sabe entrelazar las diferentes tramas, como son la de la bomba nuclear y la de los extraterrestres. La historia de amor entre Bud y Lindsey resulta algo predecible y tópica, pero significa muy personal para su autor, pues en ambos personajes se podría reconocer el actual estado en que se encontraban Cameron y su exesposa, la productora del film Gale Anne Hurd, los cuales a pesar de haberse divorciado mantenían una buena relación. A pesar de ello la historia entre Bud y Lindsey posee escenas memorables, como la de la rehabilitación de ella por parte de él cuando han vuelto de su pequeña nave submarina, y establecen su amor como uno de los temas importante del film.
Para la creación del film se creó toda la plataforma y se la rodeo de agua, consiguiendo dar más credibilidad a las interpretaciones, para lo cual los actores sufrieron duros entrenamientos como submarinistas. Los efectos especiales son alucinantes, aunque hoy día hayan envejecido un poco no hay que menospreciar el excelente trabajo que realizaron la ILM, sobre todo creando el brazo de agua que simula el rostro de Lindsey y Bud, el cual fue todo un hito digital que daba un paso más hacia el futuro de los efectos especiales. Para crear las naves espaciales no se pierde de vista el ámbito donde se desarrolla la acción, el mar, y se les otorga un aspecto cercano a la fauna que lo forma, como por ejemplo una raya marina. Para que quedará patente que pertenecen a otra galaxia se les maquilla con halos fluorescentes muy propios de los años 80.

Ed Harris es Bud, el capitán de la plataforma a la que piden ayuda para localizar el submarino. El actor interpreta uno de sus personajes de acción campechano y deslenguado con sentido del humor. Mary Elizabeth Mastrantonio da vida a Lindsey, esposa de Bud, aunque en tramites de divorcio, y diseñadora de la moderna plataforma. Michael Biehn vuelve a ponerse a las órdenes de Cameron para ser de nuevo un soldado, en esta ocasión el Teniente Coffey, que sufrirá las consecuencias de la presión e irá desequilibrándose mentalmente poco a poco hasta perder el control. Kimberly Scott es One Night, la chica dura de la plataforma a la que le gusta el country y llevar sombrero de vaquera, bien podría ser prima lejana de la soldado Vasquez de “Aliens”.

La pelicula fue un fracaso económico que comenzó a ser rentable cuando se lanzó en video. Consiguió el Oscar a Efectos Especiales y tres nominaciones más correspondientes a Decorados, Fotografía y Sonido.

“Abyss” es una gran aventura submarina orquestada con mano firme por James Cameron, convirtiéndola en una de sus películas más sólidas que precedería la que sería su boom absoluto.

Lo Mejor: Su concienciado sentido del espectáculo.

Lo Peor: Algún leve desliz en el desarrollo de las tramas.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s