The Terminator Saga

terminator-logo

La Saga Terminator comenzó su andadura en 1984, con la película de bajo presupuesto creada por James Cameron, quien siete años después realizaría la secuela de mayor envergadura que dejaría boquiabierto a todo el mundo. Parecía que no se iban a hacer más secuelas, pero la maquinaria hollywoodiense no podía dejar pasar la oportunidad de seguir explotando un filón que hoy día, casi 25 años después de su nacimiento, llega a tener una cuarta entrega.

Terminator-Poster-C10283496The Terminator, de James Cameron

Tras su descontento al debutar con “Piraña 2: los vampiros del mar”, de la cual le despidieron dos veces, James Cameron comenzó a moverse para conseguir llevar a cabo la idea que llevaba rondándole desde 1981, cuando le mostró a Gale Anne Hurd unos bocetos e ideas en que un exoesqueleto metálico aparecía de entre las llamas. Cameron y Hurd consiguieron vender los derechos a una productora convenciéndola de que se trataría de un film de acción de bajo presupuesto. En 1984 llegaba a las pantallas “The Terminator”, una película que se ha convertido en título de culto y que daría el empujón definitivo a Cameron y a su protagonista masculino, Arnold Schwarzenegger.

En el año 2029 los hombres luchan incansablemente contra las máquinas que surgieron del holocausto nuclear. Es una batalla sin fin en un mundo masacrado, lleno de calaveras y ruinas. Sin embargo, la mayor batalla entre el hombre y la máquina no se desarrollará en este futuro desolador, sino en 1984, cuando dos seres sean enviados para localizar a Sarah Connor, madre del líder de la resistencia que aún no ha nacido. Uno será un Terminator, un cyborg que aparenta ser un hombre, programado para acabar con Connor, el otro es un soldado de la resistencia llamado Kyle Reese cuya misión es protegerla.

Tenemos dos temas muy recurrentes dentro del género fantástico en el film. En primer lugar la lucha entre el hombre y la máquina, que aquí muestra las consecuencias de lo que sería un ataque nuclear provocado por las mismas, pero activado por el hombre, pues es él quien las crea. Con esto se consigue mostrar una realidad pesimista acorde con el mundo en que se vive, donde un ataque nuclear es una amenaza patente que deparará el fin de la raza humana.
En segundo lugar tenemos los viajes en el tiempo mediante los cuales se intenta cambiar el trascurso de la historia. En este caso, el objetivo de los dos viajeros del tiempo es el líder de la resistencia, John Connor, pero no viajan a un momento en que Connor haya nacido, sino antes de que sea concebido, impidiendo así que se convierta en el héroe del futuro. Es muy interesante y original el juego que se hace entre presente y futuro, y cómo el personaje de Kyle Reese juega un papel mucho más importante que el de ser un simple protector para Sarah, creando incluso una paradoja temporal.

A pesar de estar afincada en las modas ochenteras que poblaban la mayoría de los films de género que se realizaban con presupuesto limitado “Terminator” consigue superar los obstáculos estéticos gracias a un guión inteligente y a una puesta en escena efectiva en donde James Cameron deja patente su imaginería fílmica y sus dotes de visionario. El director consigue crear secuencias muy atractivas en donde la acción esté desarrollada coherentemente llegando a impactar al espectador por medio de persecuciones y tiroteos. Quizás la escena más memorable de todas es la que acontece en la comisaría de policía, cuando Sarah y Kyle se encuentran dentro de ella y el Terminator llega preguntando por la mujer, la respuesta negativa del guardia hace que el asesino cibernético sentencie que volverá para a continuación cumplir dicha promesa derribando la entrada con su vehículo y comenzando una matanza donde nadie quedará vivo, salvo nuestros protagonistas. Otras secuencias memorables son el primer enfrentamiento entre Reese y Terminator en la discoteca donde se encuentra Sarah, así como la persecución final y posterior enfrentamiento con el esqueleto metálico en la fabrica metalúrgica, en donde la aparición del robot nos sobrecoge e impacta de la misma forma que a los protagonistas. Hay que destacar también el final del film, pues acaba de forma pesimista, con Sarah Connor embarazada, huyendo hacía unas montañas en donde se acerca la tormenta. Solo han impedido que el líder de la resistencia muera, pero el fin del mundo sigue amenazando en el horizonte.
Cameron juega con un montaje a base de flashbacks que nos transporten al apocalíptico futuro del que procede Reese. En uno de esos flashback, que funciona como pesadilla, encontramos la que posiblemente se la mejor secuencia del film que resuma todo el contenido del mismo. Kyle llega al refugio de los humanos tras una jornada de ataques contra las máquinas. El soldado se sienta y comienza a ver una fotografía, es Sarah Connor. De repente un perro ladra, acaba de entrar un terminator infiltrado que empieza a matar sin compasión. Reese intenta detenerlo, pero tropieza perdiendo la foto que va quemándose ante sus ojos, destruyendo el rostro de Sarah. Así se resume la angustia del protagonista por intentar proteger a Sarah y su miedo a perderla.

terminator1

La estructura del film está muy bien planteada consiguiendo diferenciarse dos tramos. El primer tramo es aquel en que se nos muestran a los dos guerreros del futuro sin dejarnos claro quién es quién, ambos significan una amenaza por el momento. El más grande y corpulento se muestra más agresivo comenzando a matar a toda mujer que responda al nombre de Sarah Connor, otorgando al film un toque de film salsher con serial killer sin compasión. El otro hombre, de complexión más atlética, opera más sigilosamente, haciéndose con un arma en cuanto tiene ocasión y buscando al mismo objetivo que el otro. Mientras tanto se nos presenta a Sarah Connor como una camarera normal y corriente a la que acaban de dejar plantada en una cita. Cuando observa que una persona la persigue, el hombre atlético, se adentra en una discoteca a la espera de que llegue la policía. En el recinto quedarán claros los roles de cada personaje masculino y comenzará el segundo tramo del film, una huida sin más descanso que el momento en comisaría. Así pues la segunda parte del film se convierte en una persecución entre el Terminator y sus victimas, mientras éstos intiman y se conocen mejor, a la vez que planean cómo deshacerse del cyborg.
El guión de James Cameron, con colaboración de Gale Anne Hurd, es muy bueno y consigue diferenciarse del típico producto de serie B. Cabe destacar lo bien definido que está el personaje femenino de Sarah Connor, la cual muestra una evolución, pues es una chica normal que no destaca por ninguna cualidad especial hasta que Reese le revela lo que le depara el futuro, en donde es conocida como la legendaria Sarah Connor, algo que se esbozará al final de la cinta cuando ella sola plante cara a la mortífera máquina asesina. No se puede decir lo mismo del resto de personajes secundarios de la cinta, los cuales son unidimensionales y apenas están definidos.

Para crear los efectos especiales del film Cameron colaboró con Stan Winston por primera vez, el cual crearía el exoesqueleto que el director imaginó consiguiendo un resultado altamente satisfactorio. Además el maquillaje para Schwarzenegger cuando se está reparando es impactante, utilizándose replicas del actor con su ojo robótico.
Brad Fiedel creó una Banda Sonora demasiado ochentera donde las notas techno impregnan toda la cinta. Eso si, su tema principal para el film es todo un clásico que perfeccionaría de manera sobrecogedora en la secuela.
Para el trío protagonista se escogió un cast casi desconocido, a excepción del que daría vida al Terminator. Michael Biehn es Kyle Reese, comenzando así una colaboración con Cameron que duraría tres films más. El actor está correcto dando vida al personaje que más le identifica. Linda Hamilton es Sarah Connor, y al igual que Biehn es su personaje más emblemático. Hamilton se encuentra tan correcta como su compañero, consiguiendo realizar una evolución al final de la cinta que funcionará como pequeño aperitivo a lo que nos ofrecerá en la segunda parte. Arnold Schwarzenegger fue una imposición de la productora. Aunque al principio Cameron se mostró reacio cambió de opinión cuando conoció al austriaco, comenzando así una buena amistad. El actual Gobernador de California solo tenía de relevancia en su currículum “Conan” pero gracias a dar vida al hierático asesino del futuro su carrera pegó un empujón que lo convirtió en una de las estrellas del cine de acción más representativas, y es que Terminator es el papel por excelencia de Suache. Como secundarios hay que mencionar a Lance Henriksen, primera opción de Cameron para ser Terminator al que le da el papel de policía que cuenta chistes malos y no tiene mayor envergadura dentro de la trama, y a Bill Paxton, actor fetiche del director, como un punky que se convertirá en la primera victima del exterminador.

“Terminator” se convirtió en un título de culto dentro del cine de ciencia-ficción y de acción que incluso tuvo malas imitaciones. Afortunadamente Cameron, haciendo honor a la célebre frase que dice su creación, volvería siete años después, ya consagrado, para engrandecer su primera gran película.

Lo Mejor: El guión y puesta en escena de Cameron. Su aroma de Serie B. Schwarzenegger.

Lo Peor: El poco desarrollo de los secundarios.

terminator_two_judgement_dayTerminator 2: El Juicio Final, de James Cameron

Después del leve desliz económico que le supuso “Abyss” James Cameron recuperó a la criatura de su primer film para realizar una secuela. Los derechos del film los compraron Mario Kassar y Andrew G. Vajna para Carolco, y sería ellos los responsables de producir la segunda parte. Aunque pudiera parecer un suicido visto el estratosférico presupuesto que se necesitó para llevarla a cabo, convirtiéndose en la película más cara por aquel entonces, Cameron confiaba en tener éxito seguro gracias a dos factores, la película de 1984 se había convertido en clásico de culto y el protagonista Arnold Schwarzenegger vivía su mejor momento en la meca del cine. El 1 de Julio llegó a las pantallas norteamericanas (a nuestro país llego cinco meses después para variar) “Terminator 2: El Juicio Final”, demostrando que habían utilizado de maravilla cada dólar invertido.

El 29 de Agosto de 1997 se desencadenó una guerra nuclear que apagó la vida de millones de seres humanos. Las máquinas gobernadas por Skynet comenzaron a tener el control del mundo. Solo un grupo de hombres liderados por John Connor son capaces de hacerles frente en un futuro apocalíptico situado en el 2029. Ya en 1984 se envió a un Terminator para impedir el nacimiento del líder de la resistencia matando a su madre. Fracasó. Ahora, una vez más, se han enviado a dos guerreros procedentes del futuro para localizar a un adolescente John Connor. Uno deberá protegerlo, el otro destruirlo, la única duda es saber quién llegará antes hasta él.

Así de repente hay poco cambio respecto a la historia relatada en el primer film. Dos guerreros del futuro son enviados para localizar a John Connor enfrentándose entre sí.
La estructura es idéntica, primero se nos muestran a los personajes, ofreciéndonos un poco de intriga en saber quién es el protector y quién el asesino. Después se localiza a Connor y comienza una carrera por salvar a Sarah Connor, que se encuentra recluida en un loquero. Tras su rescate se abre una ventan de esperanza, es posible cambiar el futuro e impedir el conocido Juicio Final por el cual la raza humana empezará a desaparecer. Este último punto es el que marca la diferencia con la anterior película ofreciendo en el guión otro rasgo interesante dentro del cine de ciencia-ficción como es la posibilidad de cambiar el curso de la historia.
No hay Destino, solo existe el que nosotros creamos, con lo cual aún existe esperanza para la humanidad. A pesar de ello “Terminator 2” nos sigue mostrando una visión pesimista del ser humano en que la violencia y la incomunicación se hacen patentes. Como dice el terminator a John, está en nuestra naturaleza destruirnos mutuamente.

Aunque la estructura es calcada a de la película de 1984 existe una evolución que engrandece la historia, y se encuentra en los personajes. Gracias a ellos podemos comprobar el respeto al anterior film y la excelente continuidad que existe entre ambos. Sarah Connor es ahora una mujer atlética de armas tomar alejada de la chica que gritaba a la mínima que se encontraba en peligro. Ha vivido con muchos hombres de los que ha aprendido todo tipo de cosas y ha inculcado a su hijo John todo lo que sabe respecto a armas a lo que le depara el futuro. Ahora vive interna en un centro para personas desequilibradas del que piensa fugarse para reencontrarse con su hijo.
John Connor es un niño de 10 años que muestra una rebeldía hacía la autoridad, teniendo ya una ficha delictiva extensa. El muchacho es un experto en asaltar redes informáticas y en defenderse por sí mismo. A pesar de renegar de las ideas inculcadas por su madre en las que lo describía como el héroe del futuro el joven tiene presente cada palabra suya.
La máquina antes enviada para acabar con la vida de Sarah Connor es ahora un aliado que se convertirá para John en lo más cercano a una figura paterna que el niño ha tenido. La relación entre ambos estará llena de bromas y confidencias que otorgan a la máquina ciertos rasgos humanos de los que carecía en el primer film convirtiéndolo en un personaje mucho más accesible.
El otro terminator enviado del futuro es un modelo más moderno conocido como T-1000, el cual es capaz de transformarse en cualquier cosa punzante o adquirir la apariencia de cualquier ser humano gracias a su composición de metal liquido.

terminator_2_judgment_day_linda_hamilton_sarah_connor

Si a algo podemos comparar “Terminator 2” es a un concierto de rock en donde cada canción nos hace vibrar aún más. Y es que la película es todo un espectáculo explosivo que no otorga un descanso al espectador una vez los Terminators se encuentran frente a frente y van en busca de John.
James Cameron tenía muy claro lo que quería ofrecer con esta película, un festín para todos los amantes del cine de acción en que el guión fuera tan sencillo como una hoja de papel. Y lo consigue con creces. Ya el principio es de los que te dejan clavados en la butaca sirviendo como preámbulo a los que estamos a punto de contemplar. Tras unas breves imágenes de la sociedad de finales del S. XX aparece ante nuestros ojos, como en la película de 1984, el futuro desolador. La voz de Sarah Connor nos relata la sucedido. De repente la cámara se detiene en una calavera y un pie metálico la destroza. Es el exoesqueleto de un terminator. Es la guerra contra las máquinas. Las imágenes del conflicto nos son mostradas mucho mejor que la primera vez y por fin vemos al héroe de la resistencia John Connor. La imagen se va congelando sobre el rostro de Connor y aparecen un manto de fuego. El nombre de Schwarzenegger aparece y de repente el título de la película a ritmo del tema principal de Brad Fiedel. Cuatro minutos y medio de placer. El público aplaude. Y solo es el comienzo. A continuación nos encontramos con escenas ya conocidas, como la llegada de los viajeros del tiempo y su manera de adquirir vestuario. Pero algo ha cambiado. James Cameron ha madurado como director de cine y crea cada secuencia consiguiendo una sensación distinta. Así pues consigue engrandecer el momento en que Schwarzenegger aparece por primera vez del bar enfundado en su ropa negra a ritmo de rock y en contrapicado, mientras al T-1000 lo muestra más misteriosamente, sin dejarnos claro su papel en el presente. La presentación de Sarah Connor en el film produce un gran impacto. Nos es presentada de espaldas haciendo ejercicios en su habitación. El doctor Silverman, otro conocido de la anterior película, la llama. La mujer se detiene y se gira hacia nosotros en un primer plano que deja claro la evolución del personaje de manera escalofriante. Es la legendaria Sarah Connor de la que Kyle Reese hablaba.

Como he citado antes nos encontramos ante una cinta de acción pura y dura que Cameron prepara perfectamente hasta llegar el momento de desatar toda la adrenalina. Ese momento llega cuando el joven John Connor huye de un policía, el T-1000, y se adentra en un pasillo del centro comercial donde se encuentra. En ese pasillo se verá atrapado entre el hombre del que huye y el gigante enfundado en cuero negro que saca una escopeta escondida en sus flores. El niño no sabe qué hacer hasta que el gigante ordena: “Al suelo”. El escopetazo alcanza al agente de policía pero no lo mata, solo le hace una pequeña abertura que se cierra sin dejar seña. El enfrentamiento ha comenzado, el viejo modelo T-800 contra el moderno T-1000. La película pega un acelerón que pocas veces va a dar descanso. La persecución en moto en que el Terminator salva a John. El rescate de Sarah Connor del centro psiquiátrico. La segunda huida del T-1000 con ese brillante, y angustioso, enfrentamiento en el ascensor. La pesadilla de Sarah en que la humanidad acaba carbonizada. La revelación del Terminator al científico Miles Dyson mostrándole su brazo esquelético. La invasión a Cyberdine Systems, el asedio de la policía y la destrucción del edificio. El enfrentamiento final contra T-1000 en la fabrica. Set pieces de acción realizadas con maestría por el artesano Cameron, mostrando en ellas un ritmo frenético en donde las cámaras lentas tienen un cometido, si no observemos el momento en que Sarah Connor se reencuentra con el ser que intentó destruirla once años después.
Como colofón final Cameron cierra la película con una secuencia emotiva e inesperada en que el Terminator se muestra más humano que nunca al comprender por fin la razón de las lagrimas humanas, despidiéndose para siempre de John y de Sarah. El robotico personaje entra así a formar parte de la larga dinastía de cyborgs que han conseguido emocionarnos. Ya pudo ganar todos los Oscars habidos y por haber con su “Titanic” que para mi la Obra Maestra del excamionero siempre será T-2.

terminator-2-blu-ray-5

El guión corrió a cargo de James Cameron y William Whiser Jr. La estructura no dista mucho de la creada en la anterior película como he citado, sin embargo Cameron y Wisher se centran en la relación entre los tres personajes protagonistas, en especial entre el Terminator y John, creando entre ellos una sucesión de diálogos divertidos, pues no olvidemos que John es aún un crío de diez años que se siente como si hubiera ganado la lotería al tener a su servicio a un robot indestructible del futuro.
Los efectos especiales corrieron a cargo de ILM mientras las maquetas y los exoesqueletos de los Termiantors, así como el maquillaje, se encargaron a Stan Winston. Si “Abyss” supuso un notable avance en infografía digital, en “Terminator 2” se marca la diferencia de forma absoluta al conseguir crear un ser íntegramente digital como es el T-1000, el cual está realizado de forma perfecta consiguiendo que sus transformaciones y sus reflejos metálicos cuando muta nos dejen asombrados. No podemos poner ninguna pega técnica a esta película que aún hoy nos sigue impactando.
Brad Fiedel volvió a encargarse de la Banda Sonora mejorando el tema principal y realizando un trabajo mejor al de la primera vez.

El reparto está formado por Arnold Schwarzenegger en el papel de su vida. Si en la anterior estaba inexpresivo con cara de pocos amigos en esta sigue el mismo camino pero con una diferencia, consigue caer bien y otorgar algo más de simpatía. Su imagen subido a una Harley es mítica. Linda Hamilton está sublime como Sarah Connor, la tía con más valor del mundo, digna madre del líder de la resistencia. La actriz se encuentra en perfecta forma física e interpretativamente no se le puede poner pega alguna convirtiéndose en lo mejor del reparto. Edward Furlong dio vida notablemente a John Connor, el papel por el que siempre será recordado. Robert Patrick es el T-1000, el otro cyborg enviado del futuro que se contrapone a Schwarzenegger gracias a su fisonomía más pequeña y delgada. Joe Morton es Miles Dyson, el responsable del holocausto nuclear que se desencadenará, un hombre inocente que no sabe lo que tiene entre manos y que ayuda a los protagonistas. Morton interpreta una de las mejores escenas de tensión de la película cuando sustenta moribundo el detonador de la bomba. Earl Boen vuelve a participar como el Doctor Silberman, mientras que Janette Goldstein vuelve a repetir con Cameron tras “Aliens” como la madre adoptiva de John.

Se agregaron casi veinte minutos más para la versión domestica existente en DVD y Blu-Ray entre los cuales se encuentran un reencuentro entre Sarah y Kyle Reese, de nuevo interpretado por Michael Biehn, en donde el soldado le recuerda a Sarah el mensaje que le hizo memorizar John desde el futuro; otra escena en que reprograman a Terminator abriéndole la cabeza y sacándole la CPU, en donde Sarah intenta destruirlo; una escena intima entre Miles y su esposa en donde se nos muestra como un buen hombre de familia obsesionado con su trabajo. Además se incorporan breves escenas de efectos especiales que desarrollen los defectos que sufre el T-1000 al final de la película.

La película fue todo un éxito taquillero consiguiendo doblar el presupuesto solo en Estados Unidos. Además consiguió cuatro Oscars correspondientes a Efectos Especiales, Maquillaje, Sonido y Efectos Sonoros.

“Terminator 2: El Juicio Final” es un gran espectáculo que gusta ver una y otra vez dejando patente el buen pulso de su director James Cameron. Una de las mejores películas de acción de la Historia.

Lo Mejor: Es espectacular y todo un deleite para los fans del cine de acción.

Lo Peor: Sus similitudes con el original.

t3pubiTerminator 3: La Rebelión de las Máquinas, de Jonathan Mostow

Después de “Terminator 2” James Cameron juró no realizar un tercera parte, no solo porque la historia quedaba bien cerrada, sino por los mal que se había llevado durante el rodaje con los productores Mario Kassar y Andrew G. Vajna. Las posibilidades de hacer un tercera parte con Schwarzenegger se vieron afectadas tras la quiebra de la compañía Carolco por culpa de “La Isla de las Cabezas Cortadas”. A pesar de ello la idea de retomar el Universo creado por Cameron no se abandonó y Hollywood demostró una vez más que cuando se quiere se puede, y se consiguió levar a cabo una tercera entrega protagonizada por un Schwarzenegger en horas bajas más preocupado por su futura vida política que por su decadente carrera cinematográfica, de la cual se quería retirar lo más dignamente posible con otro éxito que seguramente éste nuevo Terminator podría otorgarle. El director elegido para el film fue Jonathan Mostow, conocido por “Breakdown” y “U-571”, quien prometió realizar una película que honrara el espíritu de la franquicia. Así, doce años después de “El Juicio Final”, llegaba a las pantallas “La Rebelión de las Máquinas”.

John Connor vive anónimamente por Estados Unidos sin tener un lugar fijo de residencia. El Juicio Final de 1997 no ha ocurrido y todo está a salvo, aunque a John le invaden terribles pesadillas. Pronto llegan dos terminators del futuro. Uno de ellos es un T-X programado para acabar con las vidas de todos los miembros de la Resistencia, el otro es el T-800 que John conoce y que debe protegerlo tanto a él como a Katherine Brewster del inminente ataque nuclear.

Ante todo hay que decir que esta nueva secuela se preveía totalmente innecesaria debido al cierre tan bueno que poseía la segunda entrega. Por supuesto en el cine todo está permitido y aquí se echa por tierra lo que se dijo en “El Juicio Final”. Miles Dyson no era la persona directamente responsable de la creación de Skynet sino un militar y el ataque nuclear masivo no se detuvo sino que se pospuso, consiguiendo que la celebre frase de “No hay Destino” pierda fuerza, pues lo que debe pasar pasará.
Con todo esto “Terminator 3” no aporta nada nuevo a la Saga. Una vez más tenemos a dos terminators del futuro, a John Connor como objetivo se le añade el personaje de Kate Brewster, futura esposa de Connor y miembro importante dentro de la resistencia. Lo que en principio solo es una misión de proteger a John y Kate se acaba convirtiendo en una oportunidad de detener el ataque definitivo por el que las máquinas obtendrán el control. Nula novedad por parte de los guionistas John D. Brancato y Michael Ferris, los cuales parecen tomarse el trabajo como un homenaje parodia a las anteriores entregas con gags sonrojantes protagonizados por el T-800. El villano, el T-X, es más avanzado que el T-1000, con la posibilidad de poseer armas en su sistema. Para infiltrarse entre los humanos adquiere la forma de una mujer, a saber por qué razón más allá de deleitarnos la vista, y con reservas. Tampoco pueden salvarse del destino que se le da a Sarah Connor, fallecida por una leucemia. La tía más dura de la faz de la tierra, la leyenda del futuro, muerta por un cáncer. Tan solo podemos destacar dentro de la película el final, pesimista y brillante, poniendo por fin punto y final al intento de detener el principio del conflicto entre hombres y máquinas.

terminator-3

Afortunadamente el film no acaba por ser un desastre gracias a la buena labor de Jonathan Mostow tras la cámara. Desde luego no es James Cameron y no alcanza la épica de los otros títulos, pero tampoco se encuentra ahí su objetivo. El director de “Breakdown” sorprende con una dirección clásica cuyo punto fuerte se encuentra en las escenas de acción, bien diseñadas y perfectamente narradas, en las que no hay posibilidad de perderse nada de lo que se nos muestra. La primera gran escena de acción es la persecución en que el T-X controla todos los vehículos de policía desde un camión grúa mientras la persigue el T-800 en la moto. Posteriormente nuestro terminator de toda la vida se sujetará al enganche de la grúa e irá volcando los vehículos que encuentre a su paso para salvar la vida de John y Kate. Una buenas escena a la que le siguen otras dos grandes action pieces como son la del cementerio, con Arnie armado hasta los dientes con una metralleta y un ataúd al hombro, y la del ataque a Skynet, con ese duro enfrentamiento entra T-X y Terminator en donde la villana arranca la cabeza a nuestro robot protagonista.
A parte de las escenas de acción Mostow consigue otorgar elegancia en las escenas más sencillas, consiguiendo así que el ritmo no decaiga. El prólogo vuelve a ser una apertura en donde los efectos especiales nos muestren una vez más el futuro de la raza humana, con un John Connor mayor y marcado por una cicatriz guiando al mundo. El final como ya he citado es de lo mejor de la cinta y Mostow lo dirige otorgándole cierto grado de suspense, pues el la primera película de la Saga que finaliza de manera terriblemente pesimista, con un primer plano de la cabeza esquelética del T-800 mientras John Connor dice que la batalla no ha hecho más que comenzar.

Stan Winston volvió a encargarse del diseño de los robots e ILM de los efectos digitales. De nuevo vuelven a brillar las genialidades infográficas, así como el vibrante sonido de las escenas de acción, aunque no llegan a sorprender y maravillar.
La Banda Sonora corrió a cargo de Marco Beltrami, el cual crea una composición original en donde el tema de Brad Fiedel suena tan solo en los créditos como nota obligada.
Arnold Schwarzenegger repitió su papel mas célebre con un punto de comedia casi indigno. Aunque sigue poseyendo la presencia necesaria para dar vida al robot del futuro el austriaco se muestra mucho más caricaturesco, poniendo punto y final a su vida como Terminator y comenzando su mandato como Gobernator. Para dar vida a John Connor no se pudo escoger a Edward Furlong debido a sus continuos problemas delictivos, y a su transformación física debida al abuso de alcohol y drogas. En su lugar se escogió a Nick Stahl, un actor que sin ser malo es incapaz de otorgar un mínimo de presencia a tan importante personaje. Claire Danes es Kate Brewster, la nueva chica de la película que emula a la Sarah Connor del primer film, pero sin llegar al talento de Linda Hamilton en aquella. Cristiana Loken es el T-X en su forma humana. La chica está de modelo, nada más. David Andrews es Robert Brewster, autentico responsable de la puesta en marcha de Skynet. Earl Boen vuelve a participar en plan cameo como el Doctor Silbermann.

“Terminator 3: La Rebelión de las Máquinas” no alcanzó el éxito esperado. Su altísimo presupuesto de cerca de 200 millones de dólares no se amortizó en Estados Unidos, sino que se tuvo que alcanzar gracias a la recaudación mundial.

Una tercera parte aceptable para pasar el rato, aunque muy por debajo de las dos anteriores. Parecía que con ella la franquicia se acabaría. Nos equivocamos.

Lo Mejor: La buena labor de Jonathan Mostow. El final.

Lo Peor: Sus continuos guiños autoparódicos.

terminator_salvation_ver8_thumb[5]Terminator Salvation, de McG

Aunque la tercera entrega de Terminator no fue el éxito esperado no se abandonó la idea de seguir avanzando en la historia. Para ello había que encontrar una buena historia y un director adecuado. En lo que respecta a la historia se volvió a contar con los guionistas de “Terminator 3”, quienes desarrollan la trama en el año 2018, con la guerra entre humanos y máquinas desarrollándose. Una decisión acertada y coherente visto cómo terminaba la tercera entrega. Para llevar a cabo el guión se contrató al director McG, autor de las dos entregas de “Los Ángeles de Charlie”, lo cual no daba muchas esperanzas de que pudiera hacer algo digno, aunque siempre hay que otorgar el beneplácito de la duda. Como era de esperar el protagonista anunciado de la película sería John Connor, al cual para dar vida se escogió de forma sorprendente a Chrstian Bale en plena época de éxito gracias a las dos entregas de Batman. Con ésta noticia el proyecto adquirió más importancia, y el reclutamiento del australiano Sam Worthington tampoco pasó desapercibido puesto que su vínculo con James Cameron iba mucho más allá de participar en una nueva Terminator, ya que es el protagonista de”Avatar”. Para dar más emoción se anunciaron posibles cameos por parte de Schwarzenegger y Linda Hamilton. La fecha de estreno fijada fue Mayo de 2009.

Año 2018. La batalla entre el hombre y las máquinas prosigue su curso. Los humanos parecen haber encontrado un punto débil que los ayuda a destruir a Skynet. John Connor, para unos héroe y para otros charlatán, liderará la batalla. Mientras tanto un hombre llamado Marcus Wright se despierta en un mundo desolador del que no tiene conocimiento.

“Terminator Salvation” rompe con el esquema de las anteriores películas. No hay viajes en el tiempo, ni se intenta cambiar el curso de la historia. Estamos en el año 2018, la guerra contra las máquinas parece interminable. En la Resistencia John Connor intenta aportar un grano de esperanza a sus soldados anunciando el cercano fin de la contienda. Esa debería ser simplemente la historia, una enorme película de guerra en que John Connor se nos muestre como el gran líder de la Resistencia. Una historia sencilla que nos haga viajar durante dos horas al futuro que James Cameron nos esbozó en sus dos films describiéndonos la forma de vida de los seres humanos por sobrevivir a las máquinas. Desgraciadamente los artífices del proyecto creyeron que eso era demasiado simple y que al público había que darle algo mas complejo.
El futuro que se nos muestra no es el infernal azulado lleno de calaveras en el suelo con las consecuencias del ataque nuclear a plena vista, sino un mundo desértico cercano al apocalíptico de “Mad Max”, en donde los hombres se ocultan en pequeños refugio con la comida y la gasolina como los bienes más queridos. El protagonista de la cinta debería ser John Connor, pero no, Connor es un héroe de guerra que se aleja de la idea de líder que tenemos gracias a los films anteriores. Aunque es cierto que siempre hemos visto el futuro de 2029 y no el de 2018. Tal vez el hombre aún tenía que ganarse el respeto de más gente. Marcus Wright, nuevo personaje de la franquicia, es el protagonista. Con él se abre la película, y no es casual pues a través de él se esconde el supuesto mensaje que tratan de trasmitirnos los creadores del film: el hombre no debe ser gobernado por una máquina aunque la lleve implantada dentro de él, poniendo de manifiesto una vez mas la fortaleza humana. Por supuesto esa idea queda bastante pobre en el desarrollo del cinta y Wright solo sirve como un héroe de acción que desvela su terrible secreto a mitad de metraje, dejando claro que es ya imposible hacer una película de Terminator sin un Terminator aliado. Con lo bien que hubiera estado tener solo a los T-600, y posteriores T-800, de robots.

Terminator Salvation

Ciertamente me he llevado una sorpresa con el trabajo del director McG (que menudo nombre artístico tiene). Ciertamente el director sabe lo que tiene que ofrecer, una cinta primordialmente bélica en donde primen las secuencias de acción, en las cuales el director se luce dejando patente su gusto por la pirotecnia técnica regalándonos unos vertiginosos travellings. Todo el film es un compendio de escenas de acción en donde vemos combates contra máquinas y persecuciones. Como punto negativo hemos de decir que no ofrece mucho más allá de eso. La película carece de épica o de emoción, y el guión no avanza una pizca con respecto a las anteriores. Aún así el director ya ha anunciado que la versión en Blu-Ray poseerá cuarenta minutos más de metraje, esperemos que para perfilar mejor a los personajes y no para alargar las secuencias de acción.

En lo que concierne a la continuidad de la Saga, y sus respectivos guiños, se introducen personajes que tienen importancia, tales como Kyle Reese, aquí un jovenzuelo que se presenta con la misma primera frase que le dice a Sarah Connor en T-1. Desgraciadamente solo Reese parece tener algo de desarrollo, pues Katherine Brewster aparece por ahí como enfermera y pareja embarazada de Connor sin tener mucha mas importancia. El momento en que aparece Linda Hamilton no es tal, sino que se recoge su voz en las grabaciones que comenzó a grabar a su hijo al final del primer film.
Lo mejor de la cinta viene dado por uno de esos guiños. Se especuló sobre la participación de Arnold Schwarzenegger en el film, aunque finalmente se anunció que el actual Gobernador de California no había participado si que se supo que visitó el set de rodaje. ¿Razón? Pues más que una simple visita sería para dar su consentimiento y utilizar su rostro. Y es que el T-800 que nace en la película con forma humana no es otro que el primer Terminator que vimos en 1984 con el cuerpo y el rostro del austriaco. El momento en que aparece el cyborg con forma humana a ritmo de la música creada por Fiedel es el momento más álgido y comienza la secuencia más memorable que homenajea al tramo final del primer Terminator con un enfrentamiento entre John Connor y la máquina.

El guión vuelve a correr por parte de John D. Brancato y Michael Ferris, lo cuales fracasan a la hora de crear unos personajes con entidad, además de presentar otros que parecen estar por mero capricho, como el caso de la niña Star.
Los efectos especiales siguen luciendo muy bien, no en vano se han vuelto a gastar una pasta en llevar a cabo la película. La película está dedicada al genio Stan Winston, cuyo estudio se ha vuelto a encargar de realizar los Terminators.
La Banda Sonora corre a cargo de Danny Elfman, quien crea un score épico adecuado para la historia.

El reparto está para prestar imagen a unos personajes unidimensionales. Christian Bale pone el pilo automático y su faz seria para dar vida a John Connor, soldado de la Resistencia. La verdad es que de Bale siempre se espera mucho más de lo que ofrece aquí. Sam Worthington tampoco es que esté mucho mejor, solo es que su personaje posee algo más de personalidad. Aún así el australiano posee una buena presencia que esperemos ofrezca mucho más interpretativamente en la nueva aventura tridimensional de Cameron. Moon Bloodgood es Blair, la chica dura de la historia que se tropieza con Marcus, comenzando así una buena relación. Antono Yelchin es Kyle Reese, el padre de John Connor aquí demasiado joven cómo para imaginárselo. Helena Bonham Carter participó fugazmente como la Doctora Serena Kogan, al igual que Bryce Dallas Howard, que presta su rostro a Katherine Brewster. La presencia de Michael Ironside ofrece algo de nostalgia y nos recuerda esas buenas películas de acción ochenteras.

“Terminator Salvation” es una película de acción pura y dura, la cinta bélica de la Saga por así decirlo. Ofrece un rato entretenido, pero poco más, y eso, siendo Terminator, es insuficiente.

Lo Mejor: El enfrentamiento entre John Connor y el T-800.

Lo Peor: No avanza con respecto a lo ya conocido.

Anuncios

10 pensamientos en “The Terminator Saga

  1. Pues la verdad que bastante de acuerdo en todo…incluso en la reivindicación de que la tercera no era tan mala..
    Ah en una cosa estoy en desacuerdo. Dices que en Termitator Salvation no hay viajes en el tiempo (ok) ni se intenta cambiar la linea temporal…en esto último no estoy de acuerdo, pues toda la preocupación de Connor es que no maten a Reese porque sino en el futuro no podrá enviarlo a salvar a su madre…
    Eso si…todo es no ayuda a aclarar la línea temporar….

  2. Yo no veo que se intente cambiar la linea temporal, sino solo mantenerla, porque si Connor no envía a Kyle Reese dentro de 11 años al pasado él no nacerá rompiendo la línea temporal marcada. Yo lo entiendo así, pero vamos que daría para una conversación larga y tendida al respecto, jeje.

    Me alegro que te haya gustado el comentario de la Saga.

    Saludos.

  3. Bastante deacuerdo con tu comentario, Ramón. He vuelto a ver la segunda y no creo que haya mejor película de acción (quizás sólo Jungla de cristal y Depredador).

    Respecto a la tercera, no es un film ni mucho menos despreciable, a pesar de los pesares (como tú mismo dices, el argumento es muy parecido y Nick Stahl carece de la personalidad y la fuerza que Edward Furlong transmitió al personaje) aunque las escenas de acción son impresionantes y el final todo un acierto.

    Volviendo a lo de la puesta en escena, ¿que se entiende por puesta en escena clásica y convencional?

    Espero no ser un pesado, saludos.

  4. Hola Jesús, me alegro que hayas revisionado T-2 y estoy de acuerdo contigo en mencionar como grandes peliculas de acción “Jungla de Cristal” y “Depredador”, ambas de John McTiernan, aunque de ambas me quedo por mucho con la aventura de McLane.

    Respecto a tu pregunta de peusta en escena clásica siempre he entendido por ella la que no posee ningún rasgo moderno ni influenciado por el videoclip. Es decir aquella que no posee cámaras lentas por capricho estetico, ni alteraciones en la imagén, y sabiendo narrar con las diferentes angulaciones y posiciones de cámara (primer plano, plano general, etc…) existentes desde el cine mudo teoricamente. Casi todo el cine de Spielberg es cine clásico, por ponerte un ejemplo de autor comercial que sigue trabajando. No sé si me he explicado bien, en todo caso te recomiendo como ejemplo perfecto de lo que es una pelicula con puesta en escena clásica cualquiera dirigida por David Lean o Billy Wilder.
    No sé si me he explicado bien, si alguén con más conocimientos que yo puede darnos una explicación más clara lo agradecería.

    Saludos Jesús, y no te cortes en preguntar cosas. Gracias por visitar el blog.

  5. Creo que varios se han ensañado injustamente con la tercera y cuarta parte de la saga,en especial con esta ultima,a la cual algunos cineastas frustrados que escriben para revistas cinematograficas han tildado de pesima,con lo cual en definitiva no estoy de acuerdo.A ellos les digo:!Ustedes escriben sobre cine, NO lo hacen;hagan algo mejor o callense¡
    A mi modo de ver,Cameron dejo un cabo suelto que no consideró necesario cerrar al terminar T2:Si la destruccion de Ciberdyne acabo con Skynet,¿Acaso el cambio en el flujo del tiempo no debió alterarse extinguiendo los efectos de su existencia?De haber sido asi,el T800,el T1000 y el mismo Connor debieron dejar de existir desde el instante
    en que el edificio voló,es mas,el viaje en el tiempo de Kyle Reese no habria sido posible siquiera,ya que fue Skynet el creador del dispositivo para viajar en el tiempo,lo cual implica que la existencia de Skynet es incluso necesaria para la existencia de Connor.
    En cuanto a la tercera parte:concuerdo con que padece deficiencias actorales y argumentales sobre las cuales no me extendere,pero consideren esto:en T2,el T800 afirma que Miles Dyson es el hombre directamente responsable del proyecto Skynet,mas no lo señala como el unico relacionado con este,asi pues,no es imposible o inexplicable que el general Brewster tomara el mando.Es por estas razones por las cuales defiendo T3,ya que era necesario el Dia del Juicio para que las historias de T1 y T2 no se entendieran como paradojas temporales.
    En cuanto a TS:me parecio genial;ciertamente no tuvo un desarrollo solido de personajes o actuaciones dignas de un premio,pero vamos,todos queriamos ver como era ese mundo futuro,y queremos ver mas.Esta vez Skynet no viajo al pasado,sino que su ataque vino de este,Marcus fue como un caballo troyano inconsciente de su funcion al volver a la vida ni de la manipulacion que Skynet hizo de el.Creo que los guionistas mejoraron su trabajo en comparacion con T3,en donde se nota que eran obvias las similitudes con el argumento de Cameron en T2.Ahora usaron,en lugar del agente que cambia la historia,el concepto del agente durmiente.No concuerdo con que la frase”No hay destino” haya perdido validez en T3 y TS,solo en esta ultima lo demuestra Marcus al sacrificarse demostrando a Skynet que valoraba mas su humanidad que la promesa de vida eterna como maquina.
    Afirmo que la saga Terminator no flaquea de inconsistencia argumental,a mi perspectiva ocurre esto:Si se razonan los comentarios de Reese al ser interrogado en T1,el envio del primer T800 al pasado fue una medida desesperada por parte de Skynet,que ya habia sido vencido.Con cada viaje temporal se alteran los eventos de manera que
    pasado y futuro influyen uno en el otro,y las existencias de Connor y Skynet estan ligadas,asi pues,la historia se escribe distinta a como se supone debiera ser,porque Connor y Skynet compiten por dar el paso que los pondra adelante,hasta que alguno gane.
    Espero continue la saga,porque aunque sabemos que habra tres viajes temporales,no sabemos en que condiciones ocurrieron,y ojala valga la pena descubrirlo,tampoco hemos sido testigos de las proezas que hicieron de Connor el salvador de la humanidad,y hay que ver si librara a su muerte ahora que le ha sido anunciada en T3.
    Ojala no les haya parecido excesivo el espacio que tome para esto,pero estaba deseoso de compartir los motivos por los cuales aprecio todas y cada una de las peliculas de Terminator,con o sin Scharzenneger.

  6. Me gustaron las reseñas, aunque no comparto totalmente las últimas, tal vez soy muy fanático de la saga, jeje. Me gustó el John Connor de Stahl, esa contradicción de no querer ser un gran personaje si eso significa algo terrible (aunque en realidad, creo que no quiere la responsabilidad de conducir a la humanidad, mas al final debe asumirla). Y la última me gustó bastante, excepto por el desperfil de Katherine Brewster, parece una heroína de western de los 40…
    Por otro lado, sí hay algo que quisiera me explicara Cameron de T2: ¿cómo llegó el t-1000, si por el equipo desplazador del tiempo no pasaba nada inanimado?

  7. Es evidente que este tema es controversial sobre todo para aquellos que nos hemos fanatizado con la saga de terminator y la verdad es que mejorar la saga en mi opinion, muy personal solo seria posible si su creador original James Cameron retoma la historia y la salva del limbo en el que ha caido.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s