Gangs of New York, de Martin Scorsese

gangsofnewyorkUno de los proyectos personales para Scorsese era llevar a la gran pantalla su versión sobre el libro escrito en 1928 por Herbert Asbury titulado “Gangs of New York”. El director neoyorquiino tuvo que aguardar treinta años para llevarla a cabo en lo que se convertiría en el proyecto más ambicioso de toda su carrera. Scorsese se marchó a Italia a los legendarios estudios Cinecitta para construir los enormes decorados y rodar íntegramente la historia. Con los hermanos Weinstein como productores a través de Miramax el director se encontró al finalizar el largo rodaje con un grave inconveniente, su versión final rondaba las cuatro horas de duración, algo que los productores no podían permitir. Scorsese estuvo largo tiempo enfrascado en el montaje de la cinta con tal de contentar a los Weinstein y dar luz verde al estreno de la cinta. Finalmente la película adquirió una duración cercana a las tres horas que vio el visto bueno de los productores. La película había adquirido hasta ese momento una gran fama al tratarse de un film largamente acariciado por el director y tuvo su carta de presentación en el Festival de Cannes de 2002, donde se proyectó un avance. La película llegaría a las carteleras en Navidades de ese mismo año con ansías de convertirse en un nuevo clásico en la filmografía de Scorsese y, de paso, conseguirle premios. Desgraciadamente se quedó a medio camino.

1846. Neva York. Las bandas rivales conocidas como “Los Nativos” y “Los Conejos Muertos” están a punto de combatir por dejar claro de una vez por todas quién tiene el mandato sobre el barrio de Five Points. Bill Cutting, conocido como el Carnicero, vence al Sacerdote Vallon otorgando la victoria a “Los Nativos” y convirtiendo en proscrito a todo aquel que ose usar el nombre de “Los Conejos Muertos”. Dieciséis años después el hijo de Vallon, Amsterdam, regresa a Five Points para vengar la muerte de su padre, sin embargo su objetivo irá posponiéndose hasta no haberse ganado la confianza del Carnicero.

“Gangs of New York” funciona como un enorme fresco histórico que nos describe la vida de un barrio de la Gran Manzana a mediados del S. XIX. Observamos cómo llegaban incesantemente inmigrantes de todos los rincones, especialmente irlandeses, y cómo esto hacía mella en la vida de los norteamericanos. La Guerra Civil es noticia diariamente y los enviados a luchar son precisamente los inmigrantes recién llegados. El régimen gubernamental está dirigido por personas con dudosa moral que necesitan de la ayuda de lideres populares para llevar a cabo sus fines. Mientras tanto, en las calles, viven personas de toda condición que se dedican al hurto y a la violencia más sanguinaria. Bandas como “Los feos de las chisteras” o “Los camisas largas” caminaban marcando su territorio en Five Points haciendo tratos con la policía metropolitana. La mano dirigente que mantiene el orden dentro del Caos es Bill Cutting, persona con altos contactos en el ámbito político que dirige con puño de hierro el barrio. En medio de todo esto se desencadenará una historia de venganza por parte del joven Amsterdam, que no olvida el recuerdo de su padre ni del hombre que lo mató frente a sus ojos.
Con todo este gran lienzo que se nos presenta podríamos haber presenciado una gran película épica heredera de los grandes maestro del cine clásico en donde se nos narrara las diferentes relaciones entras las bandas que existían en la ciudad y el nacimiento de los primeros gangsters. Al menos eso prometía el título, mostrarnos la forja de las bandas de Nueva York. Sin embargo los diferentes grupos delictivos aparecen muy fugazmente sin apenas detenerse en profundidad en ninguno de ellos, lo cual es un fiel reflejo de lo que acaba siendo el film, una historia en donde se nos da mucha información sobre la forma de vida de Nueva York en sus primeros años de vida sin centrarse en nada en concreto. Ni siquiera la historia de venganza por parte de Amsterdam acaba por resultar bien desarrollada. Todo se queda en un montón de pinceladas bien dadas que no logran alcanzar un conjunto maestro.

7ds3b

El mayor problema de la película es el ritmo y el querer abarcar tanto en tan poco. Se nota demasiado que la película a sufrido tijeretazos, no solo porque se dio a conocer la amargura de Scorsese al no poder mostrar nunca su versión integra del film sino porque el conjunto posee muchos altibajos. Para no ir muy lejos diré que resulta demasiado acelerado, y chocante, cómo se desarrollan los hechos al final, en que las revueltas por las calles se cruzan con la batalla final de forma confusa.
Tampoco ayuda que la historia se haya quedado en una historia de venganza más. Viniendo de Scorsese uno espera mucha más profundidad en los personajes y más capas debajo de la piel que cubre a los protagonistas. Solo Bill el Carnicero se salva de la quema en este aspecto. Al tratarse de una película de índole histórico el preferente más directo que encontramos en la filmografía del director es “La Edad de la Inocencia”, donde fue más allá de relatarnos una historia de amor y adulterio al completarla con una fuerte critica hacia la sociedad burguesa neoyorquina.

Con “Gangs of New York” entramos en la etapa que yo llamo “Scorsese busca el Oscar desesperadamente”, que coincide con el inicio de colaboración con Leonardo DiCaprio, quien por aquel entonces buscaba quitarse la etiqueta de “chico Titanic”. Siempre he sido defensor de “Gangs of New York” por muchas pegas que tenga a nivel de desarrollo. Y es que solo por cómo está dirigida la película y por el nuevo recital interpretativo que nos ofreció Daniel Day-Lewis merecía defenderla.
Reconozcámoslo, Scorsese ofrece un gran espectáculo a nivel visual. Su toque se deja ver en ese increíble travelling que describe el destino de los inmigrantes desde el momento que llegan a América y son reconocidos ciudadanos americanos hasta que regresan en caja de pino de la Guerra. Su planificación a la hora de centrarse en los actores y dejarlos hacer, en especial en el caso de Day-Lewis, es irreprochable. También lo ayuda el hecho de haberse decantado por utilizar grandes escenarios y hacer la película a la vieja usanza, sin más efectos visuales que los necesarios. Los impresionantes decorados creados por Dante Ferreti o el diseño de vestuario de Sandy Powell lucen en todo su esplendor dejando patente la grandeza de rodar en Cinecitta.
En contra debemos hablar de cómo se muestran las batallas del principio y del final. Ambas poseen cosas buena y malas. Las buenas. En el caso de la primera el mostrarnos sin ningún atisbo de pudor la violencia y la forma de luchar de los bandoleros. En el caso de la segunda utilizar tan bien la niebla que se ha formado por culpa de las explosiones para narrar la pelea entre Amsterdam y Bill. Las malas. En ambos casos es la misma cosa, el recurso de cámaras lentas y amaneramientos modernos que pegan muy poco con el conocido estilo del director y que deja patente su decisión de hacer una película excesivamente comercial.

El guión está escrito a tres manos, lo cual casi nunca es buena señal por muy buenos que sean los guionistas. Jay Cocks escribió el primer borrador y colaboró con Steven Zaillian y Kenneth Lonergan en la elaboración del guión final. El resultado es tan irregular como la propia película.
El montaje de Thelma Schoonmaker deja mucho que desear. A la falta de un ritmo bien hilado hay que sumarle varios fallos de raccord reconocibles y torpes.
La Banda sonora está formada por temas musicales de todo tipo que define la riqueza étnica que existía en la ciudad por aquel entonces, desde música original de Howard Shore hasta Peter Gabriel y la memorable canción de U2 que cierra el film .

leoandcameronwallEl reparto está encabeza por Leonardo DiCaprio, Cameron Diaz y Daniel Day-Lewis. DiCaprio está bastante cumplidor como Amsterdam, pero lejos de lo que llegaría a ofrecernos años después. Prometía mucho más con ésta primera colaboración a las ordenes del director que tanto ha admirado. Cameron Diaz no desaprovechó la oportunidad de trabajar con Scorsese dando vida a Jenny, la ratera que trabaja por las calles. La actriz está a la altura de su partenaire DiCaprio cumpliendo sin mucho más, aunque hay que reconocerle que dentro de sus interpretaciones la de Jenny es de las mejores. Claro, no ayuda a los dos jóvenes actores tener a su lado a ese portento interpretativo que es Daniel Day-Lewis, verdadero devoraescenas que convierte a su Bill el Carnicero en verdadero protagonista de la cinta. Con el personaje del Carnicero Scorsese vivió un eterno conflicto. Primero se lo ofreció a De Niro, quien denegó la oferta al comprobar que se trataría de un rodaje muy largo lejos de su familia. Posteriormente se le ofreció a Nick Nolte, quien también rehusó. Finalmente Scorsese se presentó en Venecia para hacerle una visita a Day-Lewis en la zapatería donde se había puesto a trabajar y de paso enseñarle el guión. Parece que Day-Lewis decidió que su retiro había sido suficiente y le dijo que sí a Marty. Gracias a él la película gana enteros, memorable su monologo cubierto por la bandera norteamericana. Entre los secundarios nos ecnotramos con Henry Thomas, John C. Reilly, Brendan Gleeson, Jim Broadbent o Liam Neeson como el Sacerdote Vallon, padre de Amsterdam.

“Gangs of New York” se estrenó en Navidades de 2002 en Estados Unidos, cuando aún el fantasma del 11S reinaba por las películas, cosa que a Scorsees no le impidió introducir las Torres Gemelas para cerrar el film con ese gran plano general de Nueva York.
Parecía que el director al fin alcanzaría su preciado Oscar, al menos eso presagiaba su victoria en los Globos de Oro y las diez candidaturas que recibió la película. Pero nada más lejos de la realidad. “Gangs of New York” se convirtió en una de las mayores fracasadas en la historia de los Oscars al no obtener ni un galardón.

“Gangs of New York” es una de las películas fallidas de Scorsese. No es una mala película pero le falta mucho para alcanzar el calificativo de notable. Tal vez algún día podamos ver el montaje completo que el director esperaba ofrecernos y así poder juzgarla como se merece, aunque eso es muy poco probable. Lo que para el director empezó como un sueño acabó resultando uno de sus mayores fracasos.

Lo Mejor: El espectáculo visual que ofrece Scorsese. El gran Daniel Day-Lewis.

Lo Peor: Expone demasiado sin desarrollar nada. Sus altibajos de ritmo. Lo mucho que ofrecía.

Anuncios

3 pensamientos en “Gangs of New York, de Martin Scorsese

  1. Totalmente de acuerdo, como comentamos la segunda mitad del film tira por los suelos una primera mitad excelente, esa batalla final nunca me gustñó tampoco y todo resulta precipitado. Esperemos que Marty algún dia saque el polvo a su versión de 4 horas y la zoetrope de su amigo Coppola se la distribuya xD

    Un saludo tio!

  2. La verdad es que a mi también me gustaría ver la versión integra del film que Scorsese quería estrenar. Seguramente en ella estarían mejor hiladas las tramas.
    Como dice Ángel, la megalomanía cegó al maestro.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s