Bonnie and Clyde, de Arthur Penn

1967_Bonnie_and_ClydeLos guionistas Robert Benton y David Newman estaban leyendo el libro “The Dillinger Days” cuando descubrieron entre sus paginas la fotografía de un hombre y una mujer con un pie de foto que rezaba: “Estaban enamorados y robaban bancos”. Los dos guionistas unieron sus fuerzas para escribir un guión acerca de esa pareja de atracadores que vivió la fama a principios de los años 30, pero no un guión al uso sino siguiendo las pautas del cine europeo, en especial del que se hacía en Francia bajo el nombre de “Nouvelle Vague”. Una vez terminado el libreto Newman y Benton concertaron un encuentro con el hombre que veían ideal para dirigir la cinta, François Truffaut. El director les dijo que le gustaba mucho el guión pero rehusó dirigirlo debido a que ya estaba inmerso en el proyecto de “Farenheit 451”. A pesar de negarse a hacerlo Truffaut ayudó a que la película se hiciera realidad comentándole a Warren Beatty acerca de la existencia del guión y el actor se puso en contacto con Robert Benton para leerlo. Beatty quedó asombrado de tal modo que decidió producir el film y dar vida a Clyde Barrow. Se llegó a un acuerdo con Warner Brothers para producir la cinta y distribuirla. Beatty tuvo problemas para encontrar un director, aunque finalmente sería una de sus primeras opciones, Arthur Penn, quien se haría cargo, también se buscó a los actores adecuados para dar vida a los personajes poniendo especial atención en la actriz que daría vida a Bonnie Parker. La actriz la encontrarían gracias a unas fotos que hizo Curtis Hanson, en donde una guapísima chica rubia posaba devorando la cámara. Su nombre era Faye Dunaway. La película acabó filmándose y se estrenó en 1967, a pesar de que Jack Warner les dijera a Beatty y Penn que era una basura y que en el pase de estudio se había tenido que levantar tres veces para ir al servicio. La acogida por parte de la prensa no fue nada calurosa, la critica la masacró y el público pasó de ella. Parecía que Beatty había fracasado en su debut de productor, sin embargo un critico europeo que la había visto la puso muy bien. A él había que añadir las criticas de algunos miembros de la prensa norteamericanos que también reconocieron muchas virtudes en ella y eso animó a que se estudiara la posibilidad de relanzarla. Se anunció su reestreno por medio de carteles elaborados con todas las criticas positivas que animaran a la gente a acercarse al cine a verla. La respuesta fue altamente positiva, y, lo que es mejor, la crítica se fijó en ella desde otra perspectiva descubriendo un nuevo estilo dentro del cine americano. Y si en Estados Unidos funcionó bien, en Europa arrasó. El estilo que lucía Dunaway en el film fue imitado por jovencitas y los críticos europeos acogieron la película con los brazos abiertos, como un soplo de aire fresco. Era el principio de un nuevo cine americano.

La película nos narra las vivencias de Clyde Barrow y Bonnie Parker por el sudoeste de Estados Unidos a principios de los años 30, cuando la Gran Depresión golpeaba sin compasión a las familias que veían perder todas sus tierras embargadas por los bancos. En este ámbito social nacieron muchos delincuentes y gangsters, como los protagonistas. Personajes que se forjaron como héroes populares al convertirse en enemigos de las autoridades y robar a quien estaba robando a la gente humilde. Ya se sabe que quien roba a un ladrón tiene cien años de perdón. La característica que hizo de Bonnie y Clyde una pareja famosa era que estaban enamorados. No eran unos grandes atracadores de bancos, de hecho se les daba fatal, y eso lo muestra la cinta con breves escenas. Malvivieron por las carreteras de varios estados, huyendo siempre de la policía que quiso echarles el guante. Lo pasaron mal, pero siempre estuvieron juntos, hasta el momento de su muerte. Bonnie Parker escribió una hermosa poesía que resumía sus días junto a Clyde antes días antes de morir. No era una historia de criminales, sino la historia de dos amantes que fueron contracorriente.

bonnie-clyde-3

La cinta dirigida por Arthur Penn no puede ser tomada por un documento histórico. Robert Benton ha afirmado en más de una ocasión que se tomó a la pareja de delincuentes para mitificarlos, no para hacer un documental de lo que sucedió en realidad. En efecto, “Bonnie and Clyde” no es una cinta de rigurosidad histórica, sino un acercamiento romántico a la vida de estos bandoleros en donde se muestra la relación que tuvieron entre sí. La cinta nos narra por medio de varias secuencias el largo camino que recorren juntas dos personas que se parecen demasiado. Bonnie es una chica infeliz que anhela vivir la vida a lo grande, paladeando cada soplo de aire fresco. Clyde es un exconvicto que no puede redimir su condición de delincuente y que se enamora de la chica en cuanto la ve. Una vez juntos, nadie podrá separarlos.
La relación entre ambos protagonistas se enriquece al introducir a los personajes de Buck y Blanche, el hermano de Clyde y su esposa. Para Bonnie son un incordio, en especial ella, y les impiden vivir la vida que ella tiene en su cabeza. Como otro problema nos encontramos con el tema de la impotencia de Clyde, quien es incapaz de estar con una mujer. A pesar de ello Bonnie no deja de amarlo, aunque sí muestra síntomas de infelicidad.
El tema de la muerte rodea en todo momento a los personajes, en especial sobre Bonnie. La chica teme morir, y por ello echa de su vehículo a un hombre que declara ser funerario. Su miedo a la muerte se incrementa con la visita a su madre en esa bella secuencia, casi onírica, en que la señora mayor les dice que se pasarán toda la vida huyendo y que nada terminará bien. Es la premonición de algo malo que va a suceder, pues poco después morirán y ya no huirán más.

Gracias a “Bonnie and Clyde” Hollywood abrió los ojos y despertó de ese letargo en que fabricaba productos mediocres donde resaltaba un 5% de los títulos realizados. Arthur Penn creó la primera película puramente Hollywoodiense bajo los cánones europeos. El montaje por medio de elipsis en que la historia transcurra a base de breves secuencias que nos muestren la vida diaria e intima de los protagonistas, la utilización de la cámara y el no suprimir las secuencias violentas hicieron de ella un título de referencia. Penn consiguió crear una película en donde no se supiera qué iba a suceder en los próximos cinco minutos. Si algo me gusta de “Bonie and Clyde” es cómo mezcla situaciones cómicas con otras dramáticas. Así pues tenemos ese momento en que ambos roban un banco y al salir descubren que su recién incorporado miembro C.W. acaba de aparcar el vehículo de huida, para a continuación intentar escapar a toda prisa enfrentándose a la policía y matando a un hombre inocente. Penn tampoco escatima en escenas de acción. En ellas los tiroteos son ensordecedores y la violencia realista. Para la historia ha quedado ese final con los dos amantes mirándose el uno al otro y aceptando su destino, con miedo. Una secuencia final memorable con cierto grado de lirismo.
Posiblemente el tiempo haya jugado un poco en contra de la cinta a día de hoy pero no podemos negar su riqueza visual. La excelente fotografía Burnett Guffey se creó por medio de luz natural consiguiendo resultados de gran belleza. La dirección artística corrió a cargo de Dean Tavoularis y el diseño de vestuario de Theadora Van Runkle. El montaje de Dede Allen es una seña de identidad de la cinta y utiliza a menudo fundidos a negro para describir el paso del tiempo, ya sea un día o semanas. Robert Towne colaboró en la cinta como consultor creativo.

bonnieOtra de las grandezas de la cinta la encontramos en su reparto. Warren Beatty es Clyde Barrow, el atracador impulsivo con una inteligencia que roza lo infantil. Personalmente si encuentro un fallo en la cinta es precisamente Beatty, y es que no acabo de creérmelo como el violento Clyde Barrow. Claro que la película es solo un acercamiento, pero hay algo en Beatty que me impide simpatizar con el personaje. Aún así reconozco que se esfuerza y lo salva. Lo contrario me sucede con Faye Dunaway. Desde el primer plano en que aparecen sus ojos nos roba la atención y nos enamora. Dunaway está formidable como la chica guerrera que ama a su atracador y maestro pero que muestra síntomas de fragilidad al descubrir que no van a ninguna parte en la vida. Toda una creación interpretativa. Gene Hackman está formidable como Buck Barrow. A el actor le vino muy bien el papel debido a las dificultades laborales que estaba teniendo y lo aprovechó al máximo sacando todo el partido que podía. Memorable su final. Michael J. Pollard es C.W., el mecánico que se convierte en conductor de los atracadores. Pollard crea al personaje más inocente de la cinta. Estelle Parsons es Blanche, la esposa gritona de Buck que no solo pone nerviosa a Bonnie, sino a los espectadores. Divertidísimo el momento en que sale de casa gritando mientras se está desarrollando un tiroteo. Parsons se documentó acerca de los personajes que iban a representar y fue la única del grupo que sabía que se habían tomado muchas libertades artísticas. Entre las presencias secundarias destaca Gene Wilder en uno de sus primeros papeles cinematográficos como Eugene, el hombre que se descubre como funerario.

La película acabo consolidándose como todo un éxito que recibió diez nominaciones a los Oscars: Película, Director, Actor, Actriz, Secundarios (Hackman y Pollard), Secundaria, Guión Original, Vestuario y Fotografía. Finalmente se llevó Secundaria y Fotografía.

“Bonnie and Clyde” fue todo un puñetazo al sistema de estudios que imperaba en Hollywood, una bomba que explosionaría despertando a los jóvenes autores que volverían hacer brillar a la Meca del Cine.

Lo Mejor: Su ejecución formal y estructural. La fotografía. Los actores.

Lo Peor: Ver en ella un documento histórico, cuando no lo es. Beatty está muy ajustado como Clyde.

Anuncios

Un pensamiento en “Bonnie and Clyde, de Arthur Penn

  1. Pingback: Análisis de la película Bonnie and Clyde, de Arthur Penn | Cátedra de Cine Ciudad Abierta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s