Goodfellas-Poster-C10292193Poco podía imaginar Nicholas Pileggi que su libro “Wiseguy” acabaría siendo una de las películas de gangsters más memorables de todos los tiempos. El libro llegó a manos de Martin Scorsese, quien una vez terminó de leerlo se puso en contacto con Pileggi informándole de su intención de realizar la cinta, a lo que el escritor contestó eufóricamente que estaría encantado. Los dos se reunieron y decidieron escribir un guión basado en el libro, con Scorsese planificando la película a mediad que escribían. El director contaría con su equipo habitual, incluyendo a los actores Robert De Niro y Joe Pesci, quienes estuvieron involucrados desde un principio en el reparto. Para dar vida al protagonista y narrador de la cinta Henry Hill se contrató al joven Ray Liotta, quien se volcó para estar a la altura. Las primeras proyecciones de la cinta recibieron bastante golpes, sobre todo en lo que respecta a la violencia de sus imágenes. Aún así “Uno de los nuestros” acabó convirtiéndose por derecho propio en la película de gangsters de la década y en una de las Obras Maestras del Cine.

La historia gira en torno a Henry Hil, un joven hijo de padre irlandés y madre siciliana que aspira a convertirse en uno de esos hombres que gobiernan las calles de Brooklyn. Henry acabará entrando a formar parte del grupo mafioso empezando como recadero hasta alcanzar una posición importante y adentrarse en negocios turbios que precederán su caída.

La cinta nos narra el auge y caída de uno de los muchos integrantes de la mafia. Henry Hill tiene en su cabeza la idea de convertirse en un gangster por destacar con respecto a sus vecinos y familia, está harto de ser un don nadie, quieres ser un pez gordo como los tíos que ve desde su ventana, llevar trajes caros y anillos. Gracias a su trabajo como aparcacoches Henry entrará en contacto con un de las familias que gobierna Brooklyn, los Pauline, bajo el mando del patriarca Paul Cicero, también conocido como Paulie. Henry pasará de aparcacoches a chico de los recados, adentrándose en los negocios de juego ilegal que tiene el hermano de Paulie en su restaurante. Será en ese lugar donde conozca a Jimmy Conway, un irlandés respetado por todos los miembros de la familia. Conway hará con el chico una alianza que se forjará al demostrar su entereza no delatando a nadie cuando lo pillen. A partir de ese momento Henry obtendrá muchos más favores de sus protegidos y ascenderá para llevar a cabo operaciones delictivas que incluyan el robo y la extorsión junto a su amigo Tommy, un chico mucho más violento y temido que él. Cuando está en lo más alto de su carrera Henry conocerá a Karen, la mujer que se convertirá en su esposa. Todo parece idílico, la vida que tanto soñó de niño parece haberse hecho realidad. Pero siempre hay un momento en que hay que despertar, y serán los excesos de Henry los que lo lleven a caer y a dejar esa vida que tanto ama pero que a la vez tanto miedo acaba dándole. Es posible que el día menos pensado una bala vaya dirigida para él, por eso es preferible convertirse en soplón y miembro del programa de protección de testigos que en cadáver.

Al contrario que en otras muchas películas de gangsters, el protagonista de la película de Scorsese no es un capo ni un jefe, sino un subordinado, alguien que vivió de cerca la forma en que trabaja la mafia. Asesinato, corrupción, mentiras, actividades delictivas de todo tipo que esconden muchas sumas de dinero pero que también pueden llevarte a la tumba. A cualquiera le cegaría la cantidad de dinero que se gana trabajando para esos tipos duros, y por ello cuesta dejar ese mundo. Pero luego está la otra cara de la moneda en que descubres que no existen los amigos, solo los socios. La lealtad, la amistad, el honor se van por el retrete cuando hay dinero de por medio. Es un mundo terrorífico del que muy pocos logran salir con vida.

large_goodfellas_blu-ray5

Martin Scorsese consiguió ofrecer al mundo la película definitiva sobre la mafia. Son muchos los que han querido imitar el trabajo del cineasta en esta película sin llegar a su talento. Y es que “Uno de los nuestros” es toda una experiencia, es introducirse en la vida de Henry Hill a lo largo de tres décadas en apenas dos horas y cuarto intensas.
“Que yo recuerde, desde que tuve uso de razón, siempre he querido ser un gángster”. Con esas palabras da comienzo la película en el año 1955, en el barrio de Brooklyn con el joven Hill admirando a los tipos que aspira llegar a ser. Desde ahí, toda una montaña rusa impactante. La cinta abarca tres décadas, y lo hace de manera vertiginosa mostrándonos cómo van cambiando los negocios y la forma de ganar dinero. Del negocio de las apuestas se pasa al robo, de ahí al tráfico y de ahí a la droga. Todo un relato gigantesco sobre el crimen narrada por un genio que sabe dejar pegado al espectador en la butaca.
La violencia se muestra sin un atisbo de poética ni lirismo, sino crudamente, de forma realista. La sangre baña la vida de los protagonistas. Uno de los toques maestros de la película es introducir humor negro en escenas con altas dosis de violencia. Por ejemplo cuando están desenterrando un cadáver Tommy y Jimmy no dejan de hacer bromas sobre todo lo que están encontrando bajo tierra, o el momento en que llevan un cadáver en el maletero y necesitan una pala, no hacen otra cosa mejor que pararse en casa de la madre de Tommy para adquirirla y de paso comer algo antes de seguir con el trabajo. La violencia para estos hombres no es sino su trabajo, viven para ello igual que un camarero sirve copas, solo que nuestros protagonistas ganan cinco veces más.

No hace falta recalcar lo gran director que es Scorsese, pero es que en este film se superó a si mismo dejando claro quién era el maestro del moderno cine criminal. Solo un genio sabría narrar los hechos que se nos cuentan de la forma que él hace, colocando la cámara en el sitio idóneo y otorgando el ritmo adecuado. Secuencias para enmarcar, de esas que dan gusto ver de vez en cuando. Pues por ejemplo el memorable plano secuencia que describe la entrada de Henry y Karen en el Copacabana. No solo funciona como una grandiosa secuencia visual sino para describirnos lo que ha sido la vida de Henry hasta ese momento, empezó desde abajo (por la puerta de atrás) para acabar en lo más alto (en primera fila del local). Otra secuencia impactante es el momento en que Tommy se burla de Spider para pedirle que baile, acabándo por volarle un pie de un disparo. Momentos después vemos la misma situación, con Spider cojeando debido a su pie malherido. El camarero se burla de Tommy y todos le ríen la gracia, pero el pequeño matón no pestañea a la hora de sacar la pistola y matar a Spider de manera imprevista. Para terminar con los ejemplos citaré el tramo final de la vida de Henry como mafioso. Es un día en su vida resumido en apenas diez minutos. Henry tiene que ir a ver a Jimmy para venderle unas pistolas, visitar a su amante para cortar la cocaína del envío diario, recoger a su hermano del hospital y preparar la comida para cenar. Todo ello está narrado a un ritmo esquizofrénico e imparable, como si al espectador nos hubieran dado una pastilla de éxtasis. Es una secuencia narrada al mismo ritmo que está Henry, de coca hasta las cejas sin poder controlarse. Todo un triunfo de narración cinematográfica.

El montaje realizado por Thelma Schoonmaker es impecable y ha creado escuela. Bien es cierto que si se estudia detenidamente la cinta podrán descubrirse serios fallos de continuidad, pero no importa. Lo que se nos cuenta tiene tanto interés y fuerza que no hace falta que el brazo que está subido en un momento en este plano de repente aparezca bajado en el siguiente. Algo que me parece altamente interesante es la estructura de la cinta. Aparentemente se narra en orden cronológico, pero no. La cinta comienza con Jimmy, Henry y Tommy en el coche, en donde escuchan algo moverse en el maletero. Salen, lo abren y descubrimos que llevan un cadáver, al que Tommy remata con un cuchillo de carnicero y Jimmy le pega varios tiros. Es un inicio que sirve para mostrar que la película no se va a cortar en mostrar la violencia, así como también representa el momento en que la vida de los personajes cambiará. Pues a partir de ese momento, una vez veamos la película en conjunto, descubriremos que Jimmy se vuelve más paranoico, Tommy más violento y Henry más inseguro.

goodfellas1

La elección musical funciona como elemento narrativo, para remarcar las distintas épocas que se reflejan y ayudar a las distintas secuencias. La fotografía de Michael Ballhaus resalta los colores, en especial me gusta como utiliza el color rojo en señal de violencia, avisando de que algo violento va a ocurrir.
El guión escrito por Scorsese y Pileggi muestra unos personajes pintorescos y tridimensionales. Se usa a Henry como narrador mediante su voz en off, la cual ayuda a la imagen y no se subordina a ella. Es muy interesante que introduzcan en dos ocasiones la voz en off de Karen, pero más interesante, y todo un atrevimiento, es que muestren a Henry hablándonos a los espectadores. Si los protagonistas de la historia viven saltándose las reglas ¿por qué Scorsese no iba también a saltárselas?

“Uno de los Nuestros” posee un repartazo. Ray Liotta demostró su talento dando vida a Henry Hill, el protagonista que nos lleva de la mano por ese mundo delictivo. Liotta sabe ofrecer tanto una imagen desenfrenada cuando está en la plenitud del personaje como una angustia absoluta en los momentos de tensión. Joe Pesci es Tommy, el violento compañero de Henry en trabajos. Pesci demuestra su temple y el control que posee sobre si mismo para pasar de una situación relajada a la mas absoluta inquietud. Liotta y él protagonizan un gran momento cuando Pesci cuenta un chiste y Liotta le ríe la gracia, para a continuación entrar en un juego de tensión que va en aumento debido a que al personaje de Pesci no le gusta que se rían de él. Un momento maravilloso entre los dos actores que surgió de la improvisación. Lorraine Bracco es Karen, la esposa de Henry. Bracco sale guapísima y demuestra las diferentes etapas por las que pasa su personaje, de ser una princesa de cuento de hadas a mujer que sufre infidelidad y se vuelve más inestable. Paul Sorvino es Paulie, el gran jefe de la familia mafiosa. Sorvino está imponente gracias a su mirada inquisidora. A pesar de encabezar el cartel, el gran Robert De Niro no es protagonista, sino secundario dando vida a Jimmy Conway. Claro, la presencia de De Niro es tan grande que cada vez que sale eclipsa a cualquiera, y demuestra tener una complicidad especial con Pesci en todo momento. Entre las presencias secundarias tenemos a la madre de Scorsese dando vida a la madre de Tommy, a Debi Mazar o Samuel L. Jackson.

La película ha servido para inspirar una de las series más conocidas de la televisión, “Los Soprano”. No pocas veces sus protagonistas han citado en la seria a la película de Scorsese y entre su reparto encontramos actores que ya participaron en ella, como Bracco o Michael Imperioli.

Con “Uno de los Nuestros” Martín Scorsese vivió algo parecido a lo que le sucedió diez años antes con “Toro Salvaje”. Ambas comenzaron una década de manera grandiosa y recibieron múltiples nominaciones a los Oscars. “Uno de los nuestros” consiguió seis nominaciones y su mayor rival dentro del género era “El Padrino III”. Pero no fue contra quien perdió. Si en 1980 Robert Redford ganó sobre Scorsese en esta ocasión sería Kevin Costner con su “Bailando con Lobos” quien impediría llevarse la estatuilla al maestro. Solo Joe Pesci se llevó el Oscar como Secundario. El tiempo ha dictado sentencia y hoy día “Uno de los Nuestros” es reconocida como una de las mejores películas de la Historia, y una de las mejores de las realizadas en los 90.

Impactante, vertiginosa, vibrante. Todo un triunfo del cine negro. Una Obra Maestra de Scorsese.

Lo Mejor: Todo

Lo Peor: Nada.