Malditos Bastardos, de Quentin Tarantino

inglourious_basterds_movie_posterEn el Festival de Cannes de 2008 Quentin Tarantino hizo una promesa, en la siguiente edición del Festival participaría con la película ambientada en la II Guerra Mundial a la que tantas vueltas le estuvo dando durante años. Doce meses, ese tiempo tenía el director para realizar su película y tenerla a punto para presentarla mundialmente en Cannes. El guión estaba escrito y solo necesitaba unos retoques, el casting fue perfilándose con la noticia bomba de tener a Brad Pitt como cabeza de cartel y la posibilidad de que Leonardo DiCaprio también participara, aunque al final no fue posible. El reparto lo formaban actores de múltiples nacionalidades entre los que se encontraban Diane Kruger, Daniel Brühl, Mike Myers o el director Eli Roth. El titulo de la cinta era “Inglorious Basterds” homenajeando a la cinta belica dirigida por Enzo G. Castellari y conocida en España como “Aquel maldito tren blindado”. Fiel a su palabra Tarantino llegó a Cannes en 2009 con su película bajo el brazo para mostrarla al mundo. El director había cumplido un sueño y estaba dispuesto a compartirlo con todos.

Erase una vez…. en la Francia ocupada por los Nazis. Un grupo de soldados americanos conocidos como los Bastardos eliminan a todo Nazi que encuentran a su paso. Pronto tienen la noticia de que un importante grupo del alto mando Alemán va a asistir a la proyección de una película que ennoblece la valentía Alemana y que ha sido realizada por el Ministro de Propaganda Goebbels. La propietaria del Cine en que tendrá lugar la proyección es un judía que sufrió la perdida de su familia por parte de los nazis liderados por el Coronel Hans Landa y busca venganza.

La publicidad de la cinta es engañosa. Aquellos que vayan buscando acción a raudales y a Brad Pitt como protagonista absoluto se decepcionarán. “Malditos Bastardos” es una cinta coral enmarcada en la II Guerra Mundial que no posee ninguna escena de batalla, sino breves momentos en donde la acción por parte de los bastardos se ejecuta con extrema violencia y desenfreno. Así pues no podemos calificar a la nueva cinta de Tarantino como bélica, ni tan siquiera podemos decir de ella que sea histórica, pues el director se carga de un plumazo la Historia al cambiar los acontecimientos que ponen fin al Tercer Reich. ¿Qué es entonces “Malditos Bastardos”? Sencillamente es una ejercicio de amor al cine en todos sus sentidos, desde la planificación y ejecución de las secuencias, que rememora al western de Sergio Leone o John Ford a la Nouvelle Vague desarrollada en el País en donde tiene lugar la Historia y al cine de suspense de Hitchcock, hasta las continuas referencias cinéfilas que aparecen en los diálogos. Además de ello la importancia del Séptimo Arte queda sumamente patente en la escenificación del tramo final dentro de un Cine, escenario en donde convergen todos los protagonistas de la cinta para llevar a cabo su plan.

Basterds2

Reconozco que Quentin Tarantino no es uno de mis autores favoritos, aunque casi todas sus películas poseen una planificación de aupa solo destaco como redondas “Reservoir Dogs” y el díptico de “Kill Bill”. Con “Malditos Bastardos” el director da rienda suelta una vez más a sus señas de identidad con una libertad aplastante y solicitando por parte del espectador una única cosa, que entre en su juego y acepte la realidad alternativa y descerebrada que se le ofrece. Si cualquiera que vaya a ver la película acepta esta condición disfrutará de una de las películas más divertidas, y con más calidad, del año.

La cinta se divide en cinco capítulos con su titulo correspondiente. En los tres primeros capítulos (titulados “Erase una vez en la Francia ocupada”, “Malditos Bastardos” y “Festejos Franceses”) se nos perfilan a los personajes protagonistas como el Coronel Hans Landa, el Teniente Aldo Raine y sus compinches bastardos, la judía oculta Shosanna o al famosos Fredrick Zoller. El primer capitulo es un ejemplo de cómo se puede inquietar al espectador por medio de una conversación inteligente y una panificación elegante y efectiva, el segundo demuestra el cariño que le tiene el director al montaje y cómo juega con el flashback para narrar las acciones cometidas por los bastardos, el tercer capitulo es el más calmado hasta su última parte, en que vuelve a aparecer Landa y mantiene con Shosanna una conversación. Los dos últimos capítulos (titulados “Operción Kino”, que bien podría haber sido el título del film, y “La venganza del rostro gigante”) presentan la ejecución del plan de los bastardos y Shosanna por separado, a la vez que esconden las escenas de más tensión enmarcadas dentro de una taberna y en el Cine. La secuencia de la Taberna es un ejemplo perfecto de suspense in crescendo que acaba de la formas más violenta posible, mientras la secuencia dentro del Cine es mucho más elaborada y extensa poseyendo un alto grado de ritmo y el que posiblemente sea el mejor gag cómico de todos los que ha escrito Tarantino en donde se pone de manifiesto la importancia del idioma en la cinta.
El homenaje al Cine esta patente en cada fragmento correpondiente, ya sea por la planificación, por las conversaciones que hacen alusión a él o por guiños cinéfilos visuales que incluyen a un film Disney.

Los diálogos vuelven a ser marca de la casa Tarantino, aunque esta vez ha dejado los tacos más olvidados a favor de unas conversaciones que pecan de llegar a ser excesivamente largas en ocasiones. Ese sería su mayor fallo sin duda, el poseer diálogos muy buenos que pierden fuerza al estar alargados hasta la saciedad. Una de las cosas más destacadas del libreto es la diferencia entre los bastardos americanos y los soldados alemanes. El grupo liderado por Raine es salvaje, rudo y sucio, sin mostrar piedad en ningún momento hacia sus enemigos, mientras que los alemanes se nos muestran mucho más educados y correctos, cercanos al amaneramiento, aunque Landa ya vale por todo un pelotón alemán para congelar la sangre, lástima que al final de la cinta el hombre pierda un poco los papeles frente a Raine al gritar “Bingo”.
El director ha rodado la película en los idiomas que corresponden a cada personaje, algo muy valiente y elogioso, lástima que no se haya optado por estrenar la película en Versión Original mundialmente como hace Mel Gibson.

bastardos-sin-gloria-2

La magnifica planificación escénica de Tarantino, perfecta en todos sus sentidos, es engrandecida gracias al trabajo de fotografía de Robert Richardson, todo un referente dentro del campo.
La Banda Sonora del film está compuesta por canciones pertenecientes a otras películas, en especial a Spaguettis Western italianos con Ennio Morricone a la cabeza, de hecho una de las noticias que se dio al principio fue que el mítico compositor se haría cargo de la música pero al final todo quedó en palabras. No importa, Morricone está muy presente acompañando a las imágenes, así como David Bowie, que también tiene su momento musical de gloria al acompañar a Shosanna mientras se prepara para la venganza. Definitivamente la elección musical demuestra la libertad con la que trabaja Tarantino.

El reparto se pone a las ordenes de Tarantino y actúa en consecuencia. Brad Pitt está muy bien como Aldo “El Apache” Raine, aunque su papel es menor de lo esperado Pitt demuestra que se divierte con él. El personaje acaba resultando campechano y gamberro, en la línea del director. Christoph Waltz es el Coronel Hans Landa, un personaje antológico conocido con el pseudónimo de “El Cazajudíos” y que se encarga de abrir el film con una secuencia memorable. Mélanie Laurent es Shosanna, la judía que busca venganza. Laurent perfila perfectamente al personajes y protagoniza grandes momentos en que Shosanna debe mantener la compostura y no venirse abajo. Diane Kruger es la estrella de cine Bridget Von Hammersmark. Kruger dota de belleza y glamour a un personaje que no requiere mucho más. Eli Roth es Donny Donowitz, más conocido como “El Oso Judío” por los alemanes al romper cabezas alemanas con su bate de béisbol. Roth muestra un semblante sádico y desquiciado que ayuda al personaje. Til Schweiger es el Sargento Hugo Stiglitz, alemán judío que odia a los nazis y se une a Raine. Schweiger muestra su semblante serio e inmutable en todo momento. La breve secuencia que resume el origen del personaje antes de formar parte de los bastardos me resultó muy divertida. Daniel Brühl es Fredick Zoller, el famoso soldado aleman que ha protagonizado la película “El Orgullo de la Nación” rememorando su gran hazaña. Brühl está muy ajustado, incluso podría decirse que está soso. Martín Wuttke es Hitler en su versión más caricaturesca y Silvestre Groth es Goebbels. Myke Myers y Rod Taylor participan brevemente mientras que Samuel L. Jackson y Harvey Keitel prestan sus voces como narrador y Oficial al Mando respectivamente.

Personalmente Tarantino me ha dado lo que buscaba, un divertimento gamberro de dos horas y veinte minutos, que no cansan a pesar de sus alargados diálogos, llenas de mala leche y personajes pintorescos.

Descerebrada, gamberra, fascinante, muy divertida y con cinefilia desatada, la última propuesta de Tarantino ha conseguido complacerme sobradamente. No es su Obra Maestra pero está entre sus mejores películas.

Lo Mejor: El amor al cine que desprende cada fragmento. La planificación. El gag “italiano”.

Lo Peor: Algún dialogo alargado de más.

Anuncios

6 pensamientos en “Malditos Bastardos, de Quentin Tarantino

  1. A mi me ha parecido muy interesante y destaca ese amor al cine por encima de todo…los capítulos auqnue algunos sean más divertidos que otros, creo que funcionan muy bien…a lo mejor falla un poco la visión del conjunto o sea que el todo funciona peor que las partes, pero aún así estamos ante un espectáculo de primer orden.

  2. Totalmente de acuerdo con ambos, es un divertimentos altamente recomendable.
    Ángel, a mi los capitulos me gustaron tanto por separado como en conjunto, formando este cuento made in Tarantino.

    Saludos.

  3. El muy respetable señor Tarantino, al igual que muchos otros , tienen el encanto de hacernos disfrutar el sentarnos en unas butacas.
    Yo la vi , y la volvería a ver…sin duda un deleite para todos aquellos que nos gusta el cine.
    La fragmentación por capírtulos, me encanto a igual que los dialogos….
    El señor Pitt, como siempre bueno, aunque un poco encasillado ya con su personalidad.
    Los demas personajes ….me encantaron…tienen que verla !

  4. encasillado no lo entiendo el personaje de pitt q mas me a gustado era aquiles, pero Raine lo supero y no se parecen en nada y bueno si te refieres a los ademanes eso no importa en absoluto pues si te fijas la personalidad de aquiles y de raine es similar mientras aquiles tiene a sus mirmidones, raine tiene a sus bastardos, ninguno se deja mangonear son los papeles que le quedan a brad

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s