Shutter Island, de Martin Scorsese

Dos agentes federales se dirigen a Shutter Island para intentar resolver el misterio de una paciente desaparecida del Hospital Psiquiatrico que existe en la Isla. A su llegada al centro serán recibidos por el Dr. Cawley, quien los pondrá al tanto de la situación. A medida que avancen en la investigación todo resultará mucho más perturbador.

Tras varios meses esperando su estreno, retrasado por la productora Paramount para así volcarse en la promoción de “Up in the Air”, por fin se estrena lo último de Scorsese, y los que somos admiradores del maestro lo recibimos como un gran evento. La película se basa en el libro homónimo de Dennis Lehane, autor también de las novelas que han dado lugar a cintas como “Mystic River” o “Adiós pequeña, adiós”, pero al contrario de aquellas no se trata de un drama criminal, aunque posee ciertos elementos en común, sino de una trama de misterio.

La verdad es que nunca es bueno desvelar mucho de una película pero, en especial, hay películas que es mejor no decir ni el nombre de los personajes. Desgraciadamente cualquier trailer o avance, por corto que sea, acaba por reventar alguna sorpresa, así que recomiendo a partir de aquí a cualquiera que no haya visto la película o no quiera saber nada sobre ella que no siga leyendo.

“Shutter Island” posee el llamado síndrome Shyamalan, o sea que basta con que te digan “mira, que tiene giro final” para que ya te quiebres la cabeza desde el principio intentando captar todo lo posible y así no te pille desprevenido. La diferencia entre la cinta de Scorsese y cualquier película con giro sorpresa es que el director de “Toro Salvaje” no nos engaña en ningún momento, sino que se pasa toda la narración advirtiéndonos y dando pistas, consiguiendo una película fascinante, y lo es porque, y no es broma, a los cinco minutos de película ya me figuraba qué estaba pasando y aún así no podía apartar la mirada de la pantalla admirando cada detalle que Scorsese ponía ante mis ojos. Ahora bien, lo mejor del invento es que, una vez te descubren el pastel y acaba la película sigues pensando en ella, rememoras detalles y piensas, “anda, entonces x es por z” y es cuando descubres que si, que Martín Scorsese ha vuelto a hacer una gran película, como las que no hacía hace tiempo.

Dos policías destinados a resolver un misterio en una isla, ideal para un relato de serie negra, pero echemos más miga. En la isla solo existe un Hospital Psiquiatrico. Ya la cosa no está tan clara, lo que en apariencia puede ser un policíaco pasa a convertirse en un thriller psicológico que, cual escalera de caracol, gira y gira hasta llegar a una conclusión que nos descubre de qué va realmente el asunto.

No hay mayor terror que aquel que existe en la mente humana. “Shutter Island” es “El Gabinete del Dr. Caligari” del S.XXI, un ensayo sobre la psique que vuelve a demostrar lo fina que es la línea entre la cordura y la locura, entre lo real y lo imaginario, un viaje terrorífico a través de la psicología del personaje principal, incapaz de vivir con los hechos del pasado llegando a sustituirlos por otros que le aporten una realidad alternativa.
Martin Scorsese ya nos regaló un escalofriante retrato sobre la psicología humana con “Taxi Driver”, película con la cual “Shutter Island” posee más de un punto en común. La apertura, ambas comienzan con un transporte atravesando la niebla que aparece en pantalla y presentándonos al protagonista a bordo de él. La naturaleza del protagonista, desequilibrada, ansiando ser un héroe para descubrirse como un ser violento y peligroso. El final por medio de la mirada del protagonista, la cual nos dice realmente el estado en que se encuentra.

La puesta en escena está cuidada al milímetro, no hay escena en que la cámara no nos muestre algo de vital importancia llegando a sumergirnos por completo en el relato. Scorsese demuestra su dominio de la planificación en todo momento, y nos regala impresionantes movimientos de cámara por medio de barridos o travellings que den constancia de su buen estado profesional. Hay ritmo, hay energía, hay garra, todo ello llevado a cabo pensando en los grandes clásicos del cine negro y de misterio de los años 40 y 50, incluso los fondos parecen en la mayoría de las veces falsos con reminiscencia a la forma de hacer las viejas películas.
Las imágenes consiguen transmitirnos inquietud y me remito al principio de la historia, cuando los dos agentes entran en las residencias cruzando las puertas a ritmo de la música amenazante o cuando Teddy observa a una de las pacientes, su primer plano mirándolo fijamente y la forma en que lo hace es terrorífico.

Después de muchos años por fin tenemos en una película de Scorsese grandes secuencias con las que quedarnos atónitos. Todas las visiones/alucinaciones del personaje de Teddy poseen un aire onírico propio del cine surrealista o del mejor David Lynch. Es difícil quedarse con alguna de ellas ya que todas tienen algo grandioso que las hacen inolvidables, pero si hubo un momento en que de verdad me emocioné, hasta el punto de considerar el momento de orgásmico, fue cuando Teddy tiene una visión por primera vez con su mujer y terminan abrazados para acabar descomponiéndose ella. La planificación, la atmósfera que la rodea, el tempo con el que está narrada y la excelente elección musical de esa pequeña secuencia son suficientes para defender encarecidamente la película.

Hay dos secuencias que me parecen remarcables. La primera es la que podríamos enmarcar más en el apartado de suspense, cuando los dos agentes visitan el Pabellón C para pacientes peligrosos. Al principio la secuencia no deja de ser como cualquier cinta de terror, bien ejecutada y planificada, incluyendo algún que otro efectismo, en donde cualquier perturbado puede salir de algún lugar, pero todo ello cambia cuando Teddy queda solo y camina por los pasillos con el sonido de las cerillas que enciende jugando un importante papel. El miedo de verdad, la incertidumbre, entra en escena cuando Teddy se encuentra con alguien que tiene mucho que decir.
La otra secuencia es el momento en que Teddy va al faro y todo lo que encuentra allí. Es una secuencia muy complicada que comienza de forma vibrante con el personaje subiendo las escaleras que pega un leve bache debido al momento en que comienza la explicación de todo el asunto, pero se salva de maravilla gracias a su desarrollo y a cómo vuelve a coger fuerza por medio de ese flashback final que nos deja en un estado casi similar al de Teddy. Lo dicho, Scorsese en plena forma.

En el apartado técnico el director se ha vuelto a apoyar en conocidos colaboradores. Robert Richardson se encarga de la fotografía consiguiendo un gran resultado, con toques expresionistas a lo largo del metraje.
Thelma Schoonmaker realiza una vez más el montaje, que juega un papel fundamental en el desarrollo de la historia. A pesar de sus dos horas largas la película no pierde fuelle y mantiene de manera excelente el ritmo, intensificando la tensión por saber qué está pasando realmente.
La selección musical es muy acertada al utilizar temas clásicos que apoyen aún más a la atmósfera del film.
El guión lo firma Laeta Kalogridis, siguiendo fielmente la novela de Lehane en que se basa. Si bien en un principio todo parece demasiado artificial y algunos actos de los personajes parecen muy cogidos con pinzas, al final, cuado uno medita sobre el film, se descubre que todo tiene una explicación, y es que esta película es de las que hay que volver a ver, sobre todo porque seguramente en su revisionado se aprecian muchos más detalles enriquecedores.

Leonardo DiCaprio sigue demostrando una profesionalidad intachable dando vida a Teddy Daniels. A mí ya me ganó por completo en su magnifica interpretación de “Revolutionary Road” y aquí no hace más que certificar su calidad como actor. Como sucede con toda la cinta en general habría que fijarse mucho más en él en un segundo visionado para constatar el excelente trabajo que realiza. Entre el prestigioso elenco de secundarios que lo acompañan tenemos a Ben Kingsley como el Dr. Cawley, director de la institución psiquiatrica de la isla, y a Max Von Sydow como el Dr. Naehring. Ambos actores ofrecen impecables interpretaciones consiguiendo dar vida a personajes que no inspiran mucha confianza. Mark Ruffalo es Chuck Aule, el nuevo compañero de Daniels. Ruffalo parece estar un paso por detrás del elenco pero no es así, su interpretación resulta idónea en todo momento. Michelle Williams es Dolores, la esposa de Daniels, quien protagoniza algunos de los momentos más memorables visualmente del film. Emily Mortimer es Rachel, la interna que ha desaparecido misteriosamente y que comparte con DiCaprio una breve pero intensa secuencia. Patricia Clarkson, Jackie Earle Haley y Elias Koteas dan vida a tres personajes breves con vital importancia dentro de la trama.

Hay que decir que “Shutter Island” pertenece a la etapa más comercial del director. Antes de “Gangs of New York” la cinta más comercial de Scorsese era “El Cabo del Miedo”, pero fue a partir de su alianza con Leonardo DiCaprio cuando encontramos un Scorsese mucho más afincado en el estilo hollywoodiense. Su primera cinta juntos, “Gangs of New York” prometía ser la obra cumbre del director pero se quedó en gran superproducción bien realizada a la que le faltaba mucho para llegar a ser lo que aspiraba, seguramente lo que los Weinstein dejaron en la sala de montaje. Su segunda cinta fue de rebote, “El Aviador”, con DiCaprio ejerciendo como productor y eligiéndolo para dirigirla tras la marcha de Michael Mann. ¿El resultado? Una cinta de factura impecable a la que se le veía la ambición de querer conseguir muchos premios. Su tercera colaboración será recordada por haberle conseguido a Marty el Oscar. “The Departed” era el regreso de Scorsese al cine criminal, con un reparto de lujo y un original del que partir impresionante. Siempre he dicho que ésta última cinta era de lo más flojo del director. Bueno, el tiempo hace que las opiniones cambien y, hoy día, he conseguido apreciar muchas virtudes en el remake de “Infernal Affairs”, en especial su ritmo, pero aún así no me parece que sea de las más grandes dentro de la filmografía de Scorsese. Llegamos ahora a la última colaboración de ambos, por el momento. “Shutter Island” es posiblemente la cinta más comercial de las cuatro, ahora bien, también creo que es la más conseguida. La razón por la cual pienso esto es porque está ejecutada de manera impresionante y porque te deja en el recuerdo imágenes difícilmente olvidables. Por ello creo que con “Shutter Island” ha realizado su cinta más redonda desde “Casino”.

Presentada en el Festival de Berlín la película ha recibido opiniones de todo tipo, desde los que dicen que es de lo más vacío que ha hecho Scorsese hasta que se trata de una nueva Obra Maestra en la carrera del director. Aunque estoy más cercano a la segunda opinión no me parece que tal etiqueta sea adecuada, Scorsese tiene películas mejores. Lo que es un hecho es que la cinta ha sido todo un éxito de taquilla consiguiendo en su primer fin de semana 40 millones de dólares, cosa de la que me alegro.

“Shutter Island” es un viaje a los recónditos escondrijos de la locura que merece mucho la pena y que nos devuelve al mejor Scorsese. Una cinta poderosa visualmente, fascinante. Para un servidor la primera Gran Película de 2010.

Lo Mejor: La energía y sabiduría de Scorsese narrando la historia. El reparto, con DiCaprio en cabeza.

Lo Peor: Que la tilden de tramposa, cuando no lo es.

Anuncios

12 pensamientos en “Shutter Island, de Martin Scorsese

  1. Hombre, algo tramposilla si que es…aunque la verdad es que a mi no me molestó. COmo ya dije en mi blog a mi lo único que me ha molestado es que Martin no se desatara más

  2. Yo creo que Scorsese se desenvuelve de forma fabulosa y que demuestra seguir teniendo fuerza en la puesta en escena. Respecto a lo de tramposa, creo que para descubrir sí de verdad lo es deberíamos verla una vez más y constatar que Scorsese durante todo el film nunca intenta engañarnos, no hay más que ver el comportamiento de los guardas cuando DiCaprio llega a la isla. Yo aún sigo pensando en ella y más me doy cuenta del gran trabajo del director.

    Saludos !!

  3. Pues yo sí creo que es tramposilla, pero porque el género en que se ubica así es y Scorsese de eso disfraza su peli. Ahora bien, es una trampa mínima y en total contraposición con la franqueza de Shutter Island en sí, que desde el primer momento no sólo te avisa de que las cosas no van a ser lo que se dice normalitas (SPOILERS: que Di Caprio descubra enseguida la parcela en que está la notita, la escena del interrogatorio donde una tipa que hace que bebe sin vaso en la mano, los sueños, los trastornos varios… FIN SPOILER) sino que busca otros objetivos, como son las investigaciones en sí que transforman la peli en un thriller puro y duro.
    Muy acertado emparejarla con Caligari.

    Saludos e ídem: para mí también es una de las grandes del 2010…

  4. Muy buena película. En lo que no estoy de acuerdo, y ya lo he leído en un buen puñado de críticas, es que sea una apuesta comercial. Para mi no lo es en absoluto. Es lenta, larga, rara y muy paranoica, y dudo que eso la convierta en un producto comercial para todos los públicos. Es más, intuyo que más de uno se dormirá y/o despotricará de ella por no haberla entendido.

    Lo peor que tiene es que llegado un punto resulte previsible y te huelas el giro final “sorpresa”, y en ese sentido, sí recuerda a otras propuestas comerciales tipo SPOILER Identidad o La Ventana Secreta FIN SPOILER. Así pues, por el hehco de no arriesgar tanto y resultar, en cierto modo, una paranoia bastante convencional, se la tilda de “comercial”. Pero no creo que sea un adjetivo adecuado para definirla. Más comercial me pareció Infiltrados (aunque también me gustó mucho)

    Lo bueno es que aquí, aunque te huelas el final, Scorsese consigue hacerte dudar. Consigue que te plantees si realmente estás en lo cierto o al final verdaderamente te va a salir por donde no esperabas. Es decir, consigue despirtarte y embaucarte, aunque lo haga de forma tramposa. Si me engañan, pero me engañan bien, no me importa. El problema es cuando uno ve lo falso que resulta el truco.

    Además, desde un buen principio, Scorsese suelta pistas a tutiplén de lo que está planeando SPOILER… la torpeza de Chuck (Ruffalo) en quitarse el armA, algo incomprensible para un poli de verdad; la tensión de unos guardias bien armados a su llegada al centro; o cuando le comentan lo bonita que es su placa… FIN SPOILER

    En fin… tramposa, sí, como lo son todas, pero aún así, muy efectiva (a la par que efectista, todo sea dicho). Y no lo digo porque Scorsese sea el director, ya que la citada Identidad, por ejemplo, también me gustó.

    Saludos 😉

  5. Ustedes lo han dicho, Capitán Spaulding y Pliskeen, es tramsposa por el género pero no por la forma, es decir no es como por ejemplo “El Bosque”, que con ese final te cambia toda la pelicula, y bien puedes aceptarlo o sentirte estafado, y, ojo, que la peli de Shyamaln me gusta.
    Sobre la comercialidad de la cinta creo que es la más comercial que ha hecho Scorsese en años porque se ha vendido como una cinta destinada a grandes masas, solo hay que ver los anuncios que emiten, parece una cinta de terror más. Afortunadamente resulta ser un peliculón, y no creo que mucha gente pueda dormirse con ella, estás las dos horas y poco enganchado tanto a la historia como a las imagenes que aparecen. Sigo pensando en esa maravillosa secuencia y…. que grande es Marty.

    Saludos a ambos y gracias por comentar 😉

  6. Fui con un amigo a verla y él se durmió… (y tampoco la entendió)
    Viendo las caras de la gente al salir de la sala, creo que no fue el único y yo diría que algunos esperaban algo más ligerito, algo más “comercial”.

    Cómo vendan la película ya es otro cantar. Está claro que para que triunfe en taquilla hay que mostrarla al público como algo accesible. Y no es que no lo sea, pero está claro que el tito Scorsese se mete dentro de un subgénero bastante típico, y es su innegable talento narrativo lo que hace que la experiencia sea mucho más satisfactoria que en otras ocasiones. Aún así considero que no es una película fácil, y que tanta paranoia, momentos oníricos y demás pueden no ser del agrado de todo el mundo.

    Creo que lo peor que se puede decir de ella es que pueda, en cierto modo, resultarnos previsible a aquellos que ya hemos visto películas de este estilo. Pero como ya digo en el párrafo anterior, Scorse consigue hacerte dudar en alguna ocasión (cuando está en la cueva, por ejemplo), que estás deseando que llegue el final para confirmar tus sospechas (y cuando lo haces, es cuando vas atando todos los cabos sueltos)

    A mi desde luego me gustó mucho.

  7. Antes que nada te felicito por tu blog, me parece muy completo y de una excelente calidad.
    Te comento que aun no he visto la peli, pero tendré en cuenta lo que comentas para verla.
    Te invito a que te pases por mi blog. Saludos!!!

  8. Buenos días, Ramon:

    Te felicito por haber sabido comentar esta película sin desentrañar sus misterios. Precisamente estaba pensando en escribir algo sobre ella en mi blog, pero aún no lo he hecho porque prefiero verla antes una segunda vez, algo que creo necesario para apreciar todos los detalles del trabajo de Scorsese.

    Comparto tu opinión de que es lo mejor que ha hecho su director desde “Casino”: sus últimas películas me parecieron flojas, con la excepción de la estupenda “El aviador”.

    Tienes razón al comparar la película de Scorsese con “El gabinete del Doctor Caligari”: yo también veo paralelismos, sobretodo entre las secuencias finales de ambas películas, con esas instituciones mentales gobernadas por siniestros doctores.

    Para mí lo mejor de la película es el comienzo con la llegada de los dos protagonistas a la isla, todo ello con el acompañamiento sonoro de una pieza sinfónica, si no me equivoco de Krzysztof Penderecki. Scorsese sigue siendo un maestro a la hora de elegir la música de sus películas.

    Saludos.

  9. A mí me ha parecido genial, aunque confieso que debo ser más “torpe” pues noadiviné lo que sucede en realidad. sí sabía que algo pasaba, que las cosas no eran tal cual, pero creo que mi hipótesis sí que era una paranoia.
    Por cierto, ¿alguien me cuenta en Soiler qué evidencia lo de encontrar tan pronto la nota? ¡ah! me gustaría mucho que me dijérais (también en SPOILER) qué otras pistas descubrísteis (para un segundo visionado)
    Gracias

  10. Pingback: Saben de cine 4 | No sé de cine

  11. Pliskeen lo que dices sobre la reacción de la gente y sobre tu amigo sigue demostrando que sobre gustos hay colores y que a lo que nos parece maravilloso o apasionante a algunos puede resultar aburrido a otros, es lo maravilloso del arte.

    Muchas gracias Dulce Pururú.

    Pues si Pedro, Scorsese sabe escoger a la perfección los temas musicales para la película. Me alegro de que te haya gustado el comentario.

    Belem, me alegro que hayas disfrutado con la película. Sobre las pistas que da Scorsese al principio tenemos por ejemplo (Spoiler) cuando los policías se ponen tensos a la llegada de DiCaprio a la isla o la alusión que hace el jefe sobre la placa que lleva. Con respecto al descubrimiento temprano de la nota creo que es porque todo está planeado y se sabe que DiCaprio mirará ahí sin duda alguna.(Fin Spoiler) Aún así, espero que aluien más se anime y aporte su opinión al respecto.

    Saludos 😉

  12. Para mí es una película bastante infravalorada, supongo porque siempre se la compara con la genial filmografía que tiene Scorsese sobre su espalda.
    No me parece para nada tramposa. No tiene nada que ver, pero la habré visto cuatro o cinco veces y sigo sin verle ninguna incongruencia y cada vez que la veo le encuentro más detalles, más pistas, que acaban cuadrando al final. SPOILER:

    Eso sí, si tomamos por tramposillos los flashback y que todo lo vemos según la mente perturbada del protagonista pues puede que sí, pero es que si no no se podría hacer la película y además perdería su encanto. Scorsese,a pesar de las premisas con las que juega, para mí sale victorioso.
    Es una película, que al contrario que muchas de sorpresa final, gana potencialmente con los visionados. Lo mejor de Scorsese tras Casino, también coincido en eso. No entiendo que no fuera nominada a ningún Oscar, ni siquiera Dicaprio…
    Gracias de nuevo por el blog.
    Saludos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s