Furia de Titanes, de Louis Leterrier

Tras haber perdido a su familia por culpa de Hades, Perseo promete venganza liderando un grupo de hombres hacia el inframundo. Tienen diez días antes de que Hades despierte a su feroz criatura, el Kraken, y destruya la ciudad de Argos, ganando así fuerza para derrotar a Zeus en el Olimpo.

Parece que Hollywood se ha vuelto a fijar en la mitología griega para realizar superproducciones. Si hace poco más de un mes llegaba “Percy Jackson y el ladrón del rayo” (cuya historia no dista en exceso de la narrada en la presente), ahora se estrena el remake del film de 1981 dirigido por Desmond Davis, famoso por contar con los efectos especiales del maestro en el stop-motion Ray Harryhausen.
Lo cierto es que, aunque estemos en contra de toda aquella revisión a clásicos, hay películas a las que no le viene mal un lavado de cara, siempre que éste aporte algo más. “Furia de Titanes”, a pesar de haberse convertido en un clásico, es una de esas películas a la que los años (y eso que es de los 80) no ha tratado muy bien. Por lo tanto no era nada descabellada la idea de un remake con un holgado presupuesto y un gran despliegue de efectos especiales.

La nueva película vuelve a narrar el viaje de Perseo por el Reino del Inframundo, en donde se enfrentará a criaturas de todo tipo, desde escorpiones gigantes hasta la gorgona Medusa.
Claro que no estamos ante un remake calcado, sino que la historia tiene variantes. En esta ocasión Perseo, mas que luchar por la salvación de la ciudad y de la Princesa Andrómeda, busca matar a Hades y hacerle pagar la muerte de su familia mortal. En su camino descubrirá ser hijo de Zeus, nacido para ser un héroe, lo cual deberá demostrar en su pericia.
No estamos ante un Perseo que busque salvar a la Princesa de sus sueños, de hecho aquí la relación entre Perseo y Andrómeda no es romántica ni se excede del intercambio de dos frases. Tampoco estamos ante un Perseo que busque la gloria ante los Dioses, sino ante un hombre que reniega de su condición divina hasta que descubra que solo con ella puede vencer. Así pues se intenta humanizar aún más al personaje para que el espectador consiga sentirse algo identificado, pero es una lástima que el guión y el trabajo de Worthington lo impidan.

La mitología griega ha dado grandes historias, y bien puede dar para una gran película épica, cosa que “Furia de Titanes” no llega a ser. En el film vemos el Olimpo, los Dioses y su insatisfacción al no ser venerados por los humanos, simples mortales que creen estar a su altura. Así, Zeus decide dar libertad a su hermano Hades para que desate toda su furia y demuestre a los hombres quién domina el mundo.
Entre los personajes mitológicos que aparecen, y son lo mejor de la cinta, tenemos a Caronte, el barquero; las Brujas Estigias, que pueden ver presente, pasado y futuro; Medusa, antaño hermosa y ahora horrenda víbora con pelo de serpientes que puede convertir en piedra a los hombres con su mirada; el Kraken, la bestia marina cuya fin es destruir todo cuanto encuentra a su paso; el caballo Pegaso, corcel que llevará sobre sus lomos a Perseo en su batalla final, en esta ocasión de color negro. También encontramos a temibles escorpiones gigantes del desierto, a Calibos, antiguo Rey Acrisio que ahora trabaja para Hades, a los misteriosos Djin, guerreros que quedaron a merced del desierto y viven bajo una extraña forma, o a Io, la guía y consejera de Perseo.

Una extensa galería de personajes secundarios, como vemos, que enriquecen la aventura, la cual no ofrece nada nuevo a lo ya conocido en otras películas de similar categoría. Un comienzo que nos pone en antecedentes y nos describe cómo el protagonista llega a brazos de sus padres mortales para, años después, quedar huérfano y embarcarse en su viaje heroico en donde las luchas no cesarán hasta el final. Con esa historia de manual levantan el proyecto que, ciertamente, ofrece lo que promete. Mucha lucha, mucha testosterona, grandes monstruos y buenos paisajes. No vayáis buscando más cosas, ni siquiera esperéis encontraros a un héroe carismático, porque a este Perseo le falta mucho para llegar a serlo. Más carisma tienen, en mi opinión, el capitán Draco, al que da vida Mads Mikkelsen, o la guía Io, bellísima Gemma Arterton.

Al menos ofrece un buen espectáculo que no excede de la hora y media, sorprendentemente. El diseño de producción está muy cuidado, tenemos buenas armaduras relucientes para los Dioses del Olimpo, excelente maquillaje para el personaje de Calibos, y escenarios de riqueza visual. Los efectos especiales cumplen su función, aunque decepcionan bastante con respecto a Medusa. La Banda Sonora está compuesta por Ramin Djawadi, quien sigue las reglas de composiciones épicas actuales ayudando a las imágenes con música cañera que se permite introducir toques eléctricos.

El director es Louis Leterrier, experto en cine de acción como ya demostrara en “Danny the Dog” o la más reciente “El Increíble Hulk”. Laterrier sigue el manual de las grandes producciones y narra de forma correcta las secuencias de diálogos y descripciones, mucho plano general para situarnos y hacer lucir los Fx y decorados, mientras el plano contraplano de rigor aparece en las conversaciones. Las secuencias mejor rodadas de este estilo son las conversaciones entre Zeus y Hades, pues al Dios de los Cielos se le muestra siempre en contrapicado, reforzando su autoridad, mientras su hermano del inframundo queda un nivel inferior.
En lo que respecta a las secuencias de acción, que llegan a ser el mayor reclamo del film y la razón por la cual lo eligieron para dirigirla, decir que son espectaculares, pero poco más. Las dos grandes secuencias a destacar son el enfrentamiento con los escorpiones del desierto y el enfrentamiento final contra el Kraken. Ambas son espectaculares y hacen lucirse a los monstruos, aunque no poseen mucha emoción. Claro que menos emoción posee la secuencia en la cueva de Medusa, momento que debía poseer tensión y algo de terror para quedar en una mera escaramuza.

El guión ha sido escrito por tres guionistas, Travis Beacham, Phil Hay y Matt Manfredi, el primero estuvo inmerso en el proyecto desde el principio, cuando Lawrence Kasdan sonaba como guionista, incluso prometió un producto con clasificación para mayores de 17 años, lástima que finalmente no viera la luz. Lo mejor del actual libreto, los momentos en que Zeus y Hades aparecen, al ser Dioses todo lo que dicen queda más solemne y no tan ridículo como lo que hablan Perseo y sus compañeros. El no conseguir que Perseo tenga un desarrollo psicológico más acentuado no tiene perdón, el héroe no deja de renegar de los Dioses y de su condición de semidios para jurar, y perjurar, que hará su tarea como un humano. De los guerreros que lo acompañan se salvan los citados Io y Draco, el resto llenan hueco, y la presencia de los dos hermanos cazadores con entradas que presumiblemente deben robarnos una sonrisa bien habrían hecho ahorrándoselos.

El reparto está encabezado por el chico de moda en Hollywood, Sam Worthington. En “Terminator Salvation” tenía un pase al ser su primera superproducción, en “Avatar” tiene más importancia dentro de su personaje azul que en su forma humana, ahora es cuando debe demostrar que vale para aguantar una película sobre sus espaldas. Pero parece que no es así. Más vale que este australiano, al que quieren convertir en el nuevo Russell Crowe, le den otro tipo de papeles en donde demuestre que sabe hacer algo más que aportar presencia poniendo cara de enfadado y luchar. En esta película consigue que un personaje nacido para tener carisma y ser un héroe a seguir acabe resultando ser uno del montón que tiene a los Dioses de su parte. La bella Gemma Arterton es Io, personaje que solo necesita la compostura y belleza que la actriz le otorga, su sola presencia es suficiente. Jason Flemyng es el Rey Acrisio, ahora convertido en Calibos. Mads Mikkelsen es Draco, valiente capitán que ayuda a Perseo y enseña cómo dominar la espada. Alexa Dávalos es Andrómeda, la Princesa que será entregada al Kraken si Perseo no lo impide. Polly Walker sale tan guapa como en la serie “Roma”, y con la misma morbosidad para dar vida brevemente a Casiopea, Reina de Argos. Pete Postlethwaite es el padre adoptivo de Perseo, Spyros. La modelo Natalia Vodianova ofrece su rostro a Medusa, un personaje completamente digital. Liam Neeson y Ralph Fiennes vuelven a coincidir, y a enfrentarse, tras “La Lista de Schindler”, esta vez dando vida a los dos Dioses más poderosos, Zeus y Hades. Su calidad interpretativa es suficiente para dar vida a tan magnos personajes dentro de esta producción.

Es imposible hablar de la película y no hacer mención sobre el tan promocionado 3D con el que se está vendiendo. Dicho sistema es falso dentro de este film. Los de Warner, muy listos, vieron como “Avatar” reventaba taquillas por medio de dicho sistema y realizaron unas pruebas en “Furia de Titanes” para ver cómo quedaba. Transformaron cinco minutos de la película en 3D, vieron el resultado, y cómo les gustó decidieron convertirla toda y venderla en dicho formato. Pero os lo digo, yo la he visto en formato tradicional y no veo necesario por ningún sitio el 3D, de hecho hasta se notaban las escenas en donde iría introducido el efecto y os puedo asegurar que ni llegan a los cinco minutos. Así que no os dejéis engañar, “Furia de Titanes” ha sido concebida para verla en formato normal de toda la vida.

Siguiendo la tradición del cine épico actual, la nueva versión que relata el mito de Perseo es un entretenimiento digno para devoradores de palomitas y amantes del cine de acción y aventuras.

Lo Mejor: No engaña a nadie.

Lo Peor: La propaganda del, falso, 3D. Sam Worthington es incapaz de otorgar carisma a Perseo.

Anuncios

10 pensamientos en “Furia de Titanes, de Louis Leterrier

  1. Veo que estamos bastante de acuerdo, sí.
    Creo que Leterrier, con un guión mejor, podría hacer algo más grande y mejor. Ojalá se consiga en las secuelas.

    Lo del 3D yo si puedo “no recomendarlo”con rotundidad y conocimiento de causa, puesto que así la ví en el pase de prensa al que acudí.

    Saludos 😉

    P.D.: Polly Walker me daba mucho morbo en Roma, pero aquí la encontré bastante desmejorada y con un sobrepeso que la hace casi irreconocible.

  2. A ver si es verdad y Leterrier cuenta con un guión mejor para las secuelas, siempre y cuando den la luz verde para hacerlas, y por favor, que se dejen de 3D.
    Polly Walker no me pareció tan desmejorada como dices, quizás un poco más rellenita, pero su recuerdo en “Roma” prevaleció en la breve escena en que sale, no excede del minuto creo.

    Saludos !!

  3. La verdad es que yo me lo he pasado muy bien…ya me gustaría que todos los blockbusters fueran así de entretenidos. Sin duda la simplificación del guión no juega a su favor y se podría haber hecho algo mucho más grande…aún así como bien dices las escenas de acción son más que notables y la película pues eso, no engaña…ya sabemos a lo que vamos.
    De todas maneras te recomiendo y en este caso en 3D, que veas “Como entrenar a tu dragón”

  4. Siento decir que me ha parecido una bochornosa pelicula. Si ya la peli clásica del 81 no era ninguna maravilla y se sustentaba únicamente por unos logradísimas (para la época) FX del maestro Harryhausen, aqui tenemos más de lo mismo, pero sin saber mezclar mitos.

    En cuanto a Alicia, hablan “maravillas” por ahi, realmente merece la pena los 9 euros del cine estas pelis? xD

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s