Alicia en el País de las Maravillas (Alice in Wonderland), de Tim Burton

La famosa obra del escritor Lewis Carroll ha tenido varias adaptaciones cinematográficas, algunas más acertadas que otras, siendo la mejor, a mi parecer, la realizada en 1951 por la Disney precisamente. También se han llevado a cabo relecturas de los más interesantes en diversas películas, como por ejemplo “Matrix” o “Tideland”.
En 2007 la Disney decidió comenzar un nuevo proyecto sobre la niña que cae por la madriguera de conejo, con guión de Linda Woolverton (“La Bella y la Bestia”, “El Rey León”) y la noticia bomba de que Tim Burton sería el encargado de dirigirla, haciendo así las paces con la productora para la que trabajó en sus inicios, y con la que firmaría para otra película más después de la nueva Alicia. Como era de esperar con Burton llegaron sus incondicionales, Bonham Carter como Reina de Corazones y Johnny Depp como Sombrerero Loco, mientras se eligió a Mia Wasikowska para dar vida a Alicia, lo cual demostraba cierto distanciamiento de los libros, pues la protagonista debía tener 9 años, y no 18 como tenía la actriz por entonces. La cinta se rodó con cámaras normales para luego pasar el material al tan de moda 3D. Todo parecía indicar que la nueva versión realizada por Burton sería la definitiva consiguiendo trasladar el mundo de Alicia a la pantalla como nunca se había hecho, cosa que en parte es verdad, pero muy por debajo de lo esperado.

Alicia tiene 19 años y está a punto de recibir la propuesta de matrimonio de un Lord. Contrariada ante la noticia, persigue a un conejo blanco hasta caer por una madriguera y llegar al País de las Maravillas, lugar que visitó hace diez años pero del que no recuerda nada. Ayudada por los diferentes personajes que habitan el mágico mundo la joven intentará recordar luchando contra la Reina Roja, quien domina el País de las Maravillas desde hace largo tiempo.

Lo primero que me viene a la cabeza cada vez que recuerdo el film es ¿tan difícil era ceñirse a lo escrito por Carroll en sus libros? Parece que cuando a Hollywood le da por la creatividad hay que temer lo peor. No podían coger los dos libros y hacer una adaptación decente, o directamente coger la cinta animada, alargarla un poco más, y realizarla en carne y hueso. No, parece que piensan “ahora lo que le gusta a la gente son las películas épicas, y más a los jóvenes” así que nada, puesto que ya no tienen en cartera “Las Crónicas de Narnia” (debido al relativo fracaso de la secuela) deciden sacarse una nueva película de aventuras y fantasía protagonizada por los personajes de Alicia, reinventando por completo la historia. Aquí el Sombrerero Loco es un miembro de la resistencia (¿¡Cómoo!?), y todo gira en torno al esperado día gloricioso en que Alicia, la elegida (que pesadez, ya he perdido la cuenta de en cuántas películas de similar calado se usa ese apodo), se enfrente al Galimatazo y dé la victoria a la Reina Blanca. Personajes como el conejo blanco y los Hermanos Tweedledee y Tweedledum aparecen porque tiene que aparecer, ya que aportar, poco.

La historia posee rasgos de Alicia en el País de las Maravillas y su secuela A Través del Espejo (si no, poco sentido tendría que se titulara como se titula) pero, aunque no me considero un experto sobre los libros, creo que juegan con ellos como les da la gana, lo más fiel sería el hecho de que la batalla final (que la hay, faltaba más) tenga lugar sobre un tablero de ajedrez.
Leo por diversos sitios que lo que se ha querido hacer con esta nueva versión de Alicia es lo mismo que hizo Spielberg con Peter Pan. No sé yo, en lo más que se parecen así a bote pronto es que tanto Peter como Alicia no tienen recuerdos de su pasado en los mundos de fantasía. Mientras en la cinta dirigida por Spielberg tenía especial importancia la pérdida y recuperación del espíritu juvenil de Peter a través de su viaje de vuelta a Nunca Jamás, en la nueva cinta de Burton podemos deducir que a través de su regreso al Pais de las Maravillas, ya con la mayoría de edad, Alicia adquiere el valor para tomar decisiones y creer en sí misma, sin que nadie deba decirle cómo actuar en la vida (no olvidemos que estamos en la época victoriana y que la obra original contiene elementos críticos hacia la misma). Salvo eso, poco más saco de todo lo que nos cuenta la nueva cinta Disney. El guión de Woolverton se preocupa más por querer ser una fantasía épica que por crear conversaciones metafóricas e ingeniosas.

La mayor decepción viene al comprobar que quien se sienta en la silla de dirección es Tim Burton, el que parecía ser el director idóneo para llevar al cine la obra de Carroll. El director que nos ha encandilado más de una vez con sus películas es incapaz de crear aquí una trama consistente. Si, encontramos detalles característicos, y algunas gotas de humor negro no aptas para los más pequeños, pero poco importa eso cuando la película llega a aburrir, y eso es imperdonable. Ya podemos decir que la Disney está detrás, que ha impuesto esto o aquello, pero el ritmo, la realización de las escenas y el desarrollo del film lo ha compuesto el director, que parece más preocupado en dejarnos embobados antes tan coloridos y mágicos escenarios que en los personajes que los habitan. Curiosamente, lo que más me gustó del film fue el principio, cuando tenemos a Alicia con 19 años en la fiesta de compromiso, porque una vez entra al País de las Maravillas la película decae, por mucho efecto especial o personaje pintoresco que tenga.
Me gustaría poder destacar alguna escena o momento de importancia, pero no recuerdo ninguno, bueno si, el breve flashback que rememora las primeras visitas de Alicia (y que da más rabia, pues demuestra lo grande que hubiera sido un film que se ciñera a los libros) y también me gustó el guiño a “Fantasía” cuando el Galimatazo aparece de igual forma que aparece el Demonio en el fragmento “Una noche en el Monte Pelado”. Si recuerdo bien, sin embargo, el sonrojante momento de la delidanza (o como se escriba), posiblemente la peor escena que podemos encontrar en una película de Burton, encima protagonizada por su actor fetiche, ahí es nada. Se pasan todo el film mencionando el dichoso baile y lo bueno que era el Sombrerero llevándolo a cabo. Vamos, que tenía que ser algo espectacular. Pues cuando llega, inesperadamente, el momento del baile, no podía dar crédito, resulta que en el País de las Maravillas el baile tradicional es ¡¡¡ el break dance !!! Para rematar la faena, cuando aparecen los títulos de crédito lo hacen con la música de Avril Lavigne. Después de ver eso lo tuve claro, “Alicia en el País de las Maravillas” es peor que “El Planeta de los Simios”.

La Dirección Artística es el punto fuerte del film, creando un mundo de ensueño rico en detalles, con algún rasgo, y guiño, burtoniano interesante pero de poca relevancia.
La Banda Sonora de Danny Elfman es estupenda, con el tema principal para Alicia como punto de apoyo.
El elenco interpretativo está muy descompensado, la mejor a mi parecer es la esposa del director, Helena Bonham Carter, a la cual dotan con un enorme cabezón para ser la Reina Roja, la que debería haber sido verdadera protagonista de la cinta, personaje incomprendido al que todos temen pero del que se mofan a sus espaldas. El mejor personaje de la cinta para mi gusto. Mia Wasikowska está correcta como Alicia, teniendo en cuenta que es una chica de 19 años que se encuentra en un mundo extraño. La chica da vida a una joven contraria a las reglas de la época, siendo así una freak más dentro del Universo Burtoniano. Johnny Depp es el Sombrerero Loco, algo que exigía todo fan. Para mi gusto es la peor interpretación que ha hecho el actor en una cinta de Burton, incluso diría que deja que el maquillaje actúe por él, consiguiendo resultar una mezcla entre Madonna, Bunbury y Bowie. Sobre el histrionismo que se le critica yo no lo veo en exceso, creo que está mucho más histriónico, y más Sombrerero, como Willy Wonka. Más histriónica se encuentra su compañera digital, la Liebre de Marzo, obsesionada en lanzar tazas de té para enriquecer el visionado en 3D. Anne Hathaway optó por ser Alicia pero se conformó siendo la Reina Blanca, etérea y elegante, completamente de blanco. Crispin Glover es Stayne, el brazo armado de la Reina Roja, con la cual tiene una relación afectiva. Stephen Fry presta su voz al Gato de Cheshire, personaje bien tratado que tiene momentos cómicos conseguidos. Michael Sheen hace lo propio con el Conejo Blanco, excusa para volver a llevar a Alicia al País de las Maravillas, mientras Alan Rickman es la Oruga Sabia, otro personaje bien representado.

La película ha resultado ser un éxito y afianza la relación entre Disney y Burton, el cual dirigirá “Maléfica”. Esperemos que le salga mejor que la presente, tener como protagonista a la mala debe ayudar.

“Alicia en el País de las Maravillas” encabeza la lista de decepciones en lo que va de año. No esperaba algo tan flojo de Burton, me cuesta decirlo.

Lo Mejor: La dirección artística que da vida al País de las Maravillas. Bonham Carter como Reina Roja.

Lo Peor: ¡¡ Es aburrida !!

Anuncios

10 pensamientos en “Alicia en el País de las Maravillas (Alice in Wonderland), de Tim Burton

  1. Deliranza, el sonrojoso bailecito se llama deliranza. La gota que colma el vaso. Estoy MUY de acuerdo en todas tus apreciaciones, pero yo añadiría que Mia Wasikowska como Alicia deja mucho pero que mucho que desear, carisma cero, fuerza cero, matices y profundidad cero, inteligencia nula, un papel plano para una actriz estreñida.
    Pásate por la copa si te apetece, te reirás, más que con mi crítica de la peli ( no le llega a la tuya a la punta de pié, te felicito porque has sido muy exhaustivo en tu análisis) con un vídeo de una entrevista a Tim Burton y Johnny Deep con subtítulos ácido-críticos demoledores:

    http://lacopadecirce.wordpress.com/2010/04/22/dedicado-a-todos-los-detractores-de-tim-burton/

    Salu2!!

  2. Gracias por corregirme con respecto al nombre del dichoso bailecito que se marca Depp.
    Me pasaré por la copa a ver ese video de Burton y Depp, promete.

    Saludos 😉

  3. Pues bastante deacuerdo en todo. Un film visualmente (ciertamente) espectacular pero hueco y carente de emoción.

    Burton se salta a la torera los famosos diez mandamientos de Howard Hawks, aquellos cuyos nueve primeros decían: “No debes aburrir”, porque el director aburre y mucho (estuve a punto de dormirme y lo dice un fan de Tim Burton). La trama no tiene consistencia, está formada por una serie de escenas sueltas y Mia Wasikowska está bastante blanda. Tampoco los chistes hacen gracia (la repetitiva frasecita de “¡qué le corten la cabeza!”) y el baile final de Depp acabar por rematar al film. Duele más esta decepción después del triunfo que fue su magnífico musical “Sweeney Todd”.

    Por último señalar un apunte del comentario con el que no podría estar más deacuerdo: Si, “Alicia…” es peor que “El planeta de los simios” ¡Por lo menos aquella era entretenida!

    Saludos.

  4. Tim, tu antes molabas… Jamás te perdonaré por hacerme tragar semejante truño. Creo que hemos acabado para siempre.

    Cada vez que vea a un payaso bailando break pensaré : ¡YO TE MALDIGO TIM BURTON!

  5. Jesús y Alejandro, vamos a tener que citar a la Reina Roja y decir: “¡¡ Burton, que te corten la cabeza !!”.
    Por lo que a mi respecta, y creo que mucha gente pensará igual, creo que “Alicia…” ya no solo encabeza la lista de mayores decepciones del año, sino la de peores películas.
    Burton, te va a costar, y mucho, volver a ganarte nuestra confianza.

  6. si esa obra muy bonita la maestra nos dejo q hicieramos una obra y ya no el dia martes 24 1 2012 pasaron todos q iban hacer su obra y q nos quedamos al ultimo bueno y q la maetra sale a la direccion y nos estabamos preparando cuando de pronte empieza el relajo y no se callaban y q me dicen ya empieza orita se callan y q empezamos y empieza otra ves el relajo y yo y mi amiga q nos enojamos y azotamos el libro nos vamos a nuestra banca nos sentamos y empezamos a llorar de coraje ayyyyyyyyy q feyo

  7. Pues sinceramente la adaptación esta perfecta según mi gusto, ¿para qué queremos la adaptación según el libro si ya ha sido adaptada varias veces y es más de lo mismo? Habría sido una copia de la pelicula de Disney con actores reales y menos mal que no se hizo eso, porque la película estuvo magnifica y todas las personas con las que he hablado coinciden conmigo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s