De cómo George Lucas acabó siendo el tío Gilito, por Ángel

El amigo Ángel, del imprescindible blog El Mundo de Ángel, ha tenido la amabilidad de participar en el especial Star Wars con este personal e impagable texto que me ha enviado. Disfruténlo.
Muchas gracias por participar Ángel.

George Lucas era un rebelde, un visionario, un revolucionario casi casi como el pato Lucas que luchó por su sueño contra todo y contra todos, después hubo un pato Howard del que nadie quiere acordarse y acabó siendo un tío Gilito más preocupado por el dinero y exprimir su producto que en hacer buenas películas.

Rodó “La guerra de las galaxias” (después se volvió avaricioso y se inventó eso de episodio IV: Una nueva esperanza) contra viento y marea, contra las opiniones de sus amigos y solo gracias a Alan Ladd Jr. logró llegar a buen puerto. Ladd se peleó con la productora hasta límites inimaginables para que Lucas llevara a cabo su idea, su sueño.

“La guerra de las galaxias” es historia del cine, es leyenda, es la película que lo cambió todo. Es la película que abrió los ojos hacia el merchandaising (muy listo Lucas renunciando a mucho a cambio de quedarse con los derechos de muñequitos, posters, camisetas, maquetas…) e hizo del cine un negocio más allá de la propia película. Prácticamente nadie creyó en el sueño de Lucas. Se dice que De Palma se le rió en la cara cuando vio la película en un pase previo, que su mujer estaba aterrada (aunque se le pasaron todos los miedos con el divorcio años después) y que sólo Spielberg dijo que aquello sería un éxito sin precedentes. Y el resto ya sabeís que es historia…

La película inició una de las sagas más exitosas de la historia del cine, una saga de aventuras con la que se compara al resto de películas de género. Lucas hizo un mix de viejas historias de piratas, de héroes medievales, de samurais, de princesas en apuros y caballeros al rescate, de pícaros y de criaturas monstruosas y robóticas y nos lo presentó en un envoltorio único, moderno, casi perfecto. Estabamos ante una película de aventuras definitiva, llena de momentos emocionantes y variados, con acción a múltiples niveles, con malvados peligrosos y héroes valientes, una lucha entre el bien y el mal con la que los espectadores se emocionaron, se divirtieron gracias a las calculadas dosis de humor. Lucas podía ser un director limitado, pero supo sacarle a la historia todo el partido que tenía y darle al público una auténtica joya. Quién no recuerda ese primer plano con el que se inicia “La guerra de las galaxias”, con ese destructor imperial apareciendo por la parte superior de la pantalla, debe ser sin duda uno de lo mejores planos de la historia del cine.

Generaciones y generaciones de fans sucumbimos a la fuerza, al lado oscuro, a Darth Vader, a Luke, a Han, a Leia, a C3PO, a R2D2, a… y seguimos rendidos a ellos, con pasión infantil. Después llegaron dos secuelas más: la magistral y muy oscura “El imperio contraataca” con ese final abierto que tanto nos descolocó a los que éramos muy jóvenes y seguramente a los mayores y un “Retorno del Jedi”, donde Lucas infantilizó la saga casi a extremos imperdonables con esos ewoks odiosos destinados a vender muñequitos a mansalva. Aún así le perdonamos porque vimos peleas de jedis, acción espacial y batallas terrestres…

Lucas que sólo dirigió la primera parte, se dedicó a ser productor ejecutivo de las dos siguientes, tocándoles un poco las narices a los directores y expandiendo su imperio creando una empresa de efectos especiales, la Industrial Light & Magic, referencia mundial en su ámbito, la Skywalker Sound y junto a su amigo Spielberg crearon el personaje de Indiana Jones, otra de las franquicias más rentables de la historia del cine y entonces…

Pasaron muchos, muchos años y Lucas decidió retomar la saga contándonos la vida de Anakin Skywalker y como se convirtió en Vader. Y todos acudimos en masa, ilusionados y volvimos a ver Jedis y a los Sith y batallas…pero algo no acababa de cuadrar. “La amenaza fantasma” era una película demasiado infantil, con un bufón horrible llamado Jar Jar, con un malo carismático pero desaprovechado, con un guión absurdo (a quién le importaba la federación de comercio) y con un Lucas demasiado preocupado por lo digital (las maquetas de la primera trilogía parecían tener más vida que los decorados y personajes digitales de la nueva) y muy poco por unos actores que dan la sensación de tomárselo a broma, con escenas como la carrera de vainas que apuntan a videojuego, …aún así vimos la mejor pelea de Jedis que se ha visto nunca y muchos le perdonamos el desliz. La segunda parte de esta trilogía fue “El ataque de los clones”, menos infantil, un poco más oscura y distraída y una tercera parte “La venganza de los Sith” donde Lucas apuntó más alto, donde vimos la exterminación de los jedis, la corrupción de Anakin y el destino de Obi Wan…y quedamos bastante satisfechos, aunque yo por lo menos siempre pensé que las guerras clon sería algo más épico y que nos contarían en esta saga en lugar de darle un papel secundario y desarrollarlas en series de dibujos animados.

El principal problema es que a Lucas la trilogía clásica da la sensación de importarle muy poco, dadas las inconsistencias argumentales que muchos se empeñan en justificar aunque resulta del todo ridículas y que demuestran también que Lucas no lo tenía todo tan planeado como nos quiso vender siempre. No son pocos los fans de la saga que declaran que la nueva trilogía para ellos no existe…yo no llego a ese extremo pero tiendo a verlas como algo separado, si el propio Lucas las ha separado con esas inconsistencias e incongruencias, pues yo también puedo hacerlo.

Acaso se hablaba en la trilogía original de Qui gon Jinn, mentor de Obi Wan en la nueva trilogía y personaje que descubrió cómo los jedis podían fundirse con la fuerza, acaso no se dice en “El imperio contraatada” que Yoda fue el maestro de Obi Wan, acaso no le dice Leia a Luke que recuerda a su verdadera madre (no la adoptiva), porque en “La venganza de los Sith”, Leia y Luke son dos recién nacidos cuando se los llevan ante la muerte de Amidala…debe tratarse pues de un bebe con prodigiosa memoria, es que Obi Wan tiene alzheimer que no reconoce a R2 y a C3PO, como envejeció tan rápido Obi Wan…cuando dejó a Luke parecía tener unos 40 y 18 años aproximadamente después es un anciano (y que nadie me diga que fue por que en ese planeta había dos soles..que no está más moreno, está más mayor)…

Ahora el tío Gilito, sigue empeñado en vendernos más historias prescindibles, más videojuegos, más series de televisión, más muñecos, en reeditar sus películas con cambiso sustanciales, modificándolas una y otra vez para desespero de los fans más clásicos (imperdonable ese cambio que hizo en el final de “El retorno del Jedi con motivo de la edición en DVD).

Y ¿sabéis cual es el problema? que yo, aún sigo emocionándome cuando oigo el ruido de un sable de luz…

Anuncios

5 pensamientos en “De cómo George Lucas acabó siendo el tío Gilito, por Ángel

  1. Gracias a ti, amigo por dejarme colaborar de nuevo en esta casa…y gracias a Alejandro por leerse el tocho que me he marcado y por “casi” equiparme al Jedi principal!!

  2. Jajajajaja, vaya Alejandro, gracias por llamarme Jedi, tendré cuidado en no creermelo, no vaya a pasarme como a Hamill. Sobre lo que dices de que los fans no nos dejamos cegar por nuestro fanatismo, espéra a leer el comentario del Episodio I, he intentado defenderlo lo mejor posible.

    Ángel, es un placer, y un honor, contar con tu colaboración. El texto ya digo que me parece magnífico. Espero que te gusten las fotos que he elegido para acompañarlo.

    Saludos !!

  3. El problema de Lucas es que no sabe escribir un guión con consistencia y madurez. Por eso “El imperio contraataca” es la mejor de todas, porque contó con dos guionistas de provada solvencia, Kasdan y Brackett. Luego está su manía de captar al público infantil, para no dejar a nadie fuera de taquilla, y por eso nos mete a los peluches de los ewoks y al insufrible Jar Jar Binks. No obstante un buen aficionado nunca dejaría de lado ninguna de las 6 entregas, porque como bien dices “yo sigo emocionándome cuando oigo el sonido de un sable de luz”. Además “La venganza de los Sith” es impresionante porque nos regala ese momento imaginado de cuando Anakin se pone la máscara de Darth Vader. Porque para que ese momento sea mágico, hay que ver las películas en el mismo orden que se estrenaron.

  4. Muy buen escrito Angel. La verdad es que el batacazo entre “El impero contraataka” y “el retorno del JEdi” es importante, pero nada comparable a lo de las precuelas, aunque siempre he pensado que tampoco están tan mal como algunos dicen. Vale no están a la altura de las originales, pero tienen sus momentos. Y el Yoda CGI no mola, me quedo con la marioneta de todas todas.

    Lo que no soporto son las nuevas versiones de la Star Wars original, esa a la que le añadieron efectos especiales por ordenador, monstruos y demás. Me quedo con la original-original, estaba perfecta, no necesitaba de nada más.

    Saludos!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s